El envejecimiento de la población y sus efectos en el mercado laboral español. CEOE

Canal público / Prevención de riesgos laborales

Thanks for your subscription!
1439 vistas
1 Gustos
1 0
El objetivo de este informe de la CEOE es analizar la evolución de la población en los últimos años, el envejecimiento de la misma y sus efectos en el mercado laboral español. Por ello, el análisis se concentrará en la población potencialmente activa, es decir entre 16 y 64 años. Se presta especial atención al periodo de crisis y se apunta las tendencias para los próximos años.

Compartir en redes sociales

Compartir enlace

Use permanent link to share in social media

Compartir con un amigo

Por favor iniciar sesión para enviar esto document ¡por correo!

Incrustar en su sitio web

Seleccionar página de inicio

1. Informes y estud I os e l envejecimiento de la población y sus efectos en el mercado laboral español abril 2016

35.

6. 6 Informes y estudios Las proyecciones apuntan a un acusado envejecimiento de la población española.

36. Diego de León, 50 - 28006 Madrid - Tel.: 915 663 400 - Fax: 915 622 562 - ceoe@ceoe.es ceoe.es

2. d epartamento de Asuntos e conómicos y e uropeos Copyright: ©CEOE 2016 Diego de León, 50 - 28006 Madrid Tel.: 915 663 400 - Fax: 915 622 562 ceoe.es Reservado todos los derechos. El contenido de esta publicación no puede ser reproducido en modo alguno, ni transmitido, ni registrado por ningún sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sin autorización escrita de CEOE, salvo para la inclusión de citas breves en artículos y revistas.

28. 28 Informes y estudios e l descenso de la población y su envejecimiento favorecen la evolución de las cifras del mercado de trabajo. Sin embargo, en el medio y largo plazo plantean retos relevantes para la sociedad española.

15. 15 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos e l envejecimiento de la población se está trasladando a la población activa . Entre 2002 y 2015 aumenta sensiblemente la población activa mayor de 35 años y disminuye entre los menores de 35 años.

34. 34 Informes y estudios e s necesario empezar a reflexionar sobre los cambios que las dinámicas demográficas generan y plantear soluciones, en especial, para nuestro sistema de pensiones.

20. 20 Informes y estudios (8) En este caso, el aumento de población de 377.700 personas entre 2008 y 2015 hace referencia al dato de población de la Encuesta de Población Activa (EPA) que considera a la población en viviendas familiares. Igualmente, el descenso de la población entre 16 y 64 años en dicho periodo (-871.300 personas) se refiere a la población de la EPA. Se han considerado estas cifras para homogeneizar la fuente con el dato de población activa que facilita la EPA. Considerando la población proveniente de las Cifras de población del INE, entre los años 2008 y 2015 la población aumentó en 780.600 personas mientras que el descenso de población en las cohortes de 16 a 64 años fue de 662.900 personas. En ambos casos se pone de relieve que la población entre 16 y 64 años desciende entre los años 2008 y 2015 mientras que la población total aumenta en dicho periodo. Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA. Evolución de la tasa de actividad por tramos de edad 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 100 80 60 40 20 0 tasa act. 2002 tasa act. 2008 tasa act. 2015 Volviendo de nuevo a la población entre los 16 y los 64 años, es interesante señalar que el incremento de la tasa de actividad se produce en todos los tramos de edad entre 2002 y 2008 y, en la mayoría de ellos, salvo entre los más jóvenes, entre 2008 y 2015, a pesar de la crisis económica. En este último periodo, entre 2008 y 2015, la población total aumentó en casi 378.000 personas, pero la población 8 entre 16 y 64 años descendió en 871.000 personas. Sin embargo, a pesar de este notable descenso de la po - blación en los principales tramos en edad de trabajar, la población activa entre 16 y 64 años sólo descendió en 141.000 personas, debido al aumento de la tasa de actividad, que pasó del 73,8% en 2008 al 75,5% en 2015.

10. 10 Informes y estudios 43,7 millones que se reducirá hasta los 40,9 millones de personas en 2064 (último año para el que están disponibles las previsiones). No obstante, como toda previsión, y principalmente las de medio y largo plazo, deben tomarse con cierta cautela. Tan relevante o más que el descenso de la población es el envejecimiento que se está produciendo en la misma Pero tan relevante o más que el descenso poblacional que se ha iniciado en los últimos años es el notable envejecimiento que se está produciendo y que continuará en los años venideros. De hecho, en el periodo entre 2002 y 2015, la población aumentó en más de 5,4 millones de personas, a pesar de los descensos de los tres últimos años. No obstante, este incremento de la población se ha producido de manera muy desigual entre unas cohortes de edad y otras, tal como se aprecia en el siguiente gráfico. Entre los menores de 15 años, la población aumentó en casi 1,1 millones de personas entre 2002 y 2015, mientras que en las cohortes entre 15 y 35 años de edad la población se redujo en 2,2 millones de personas. En conjunto, entre los menores de 35 años se produce una pérdida neta de algo más de 1,1 millones de personas en los últimos trece años. Por el contrario, entre las cohortes de más edad hay un notable incremento de población, de 4,9 millones de personas entre los grupos entre 35 y 64 años de edad y de 1,6 millones de personas adicionales entre la población con 65 o más años. Así, entre los mayores de 35 años, el incremento de población ha sido de más de 6,5 millones de personas, en contraste con el descenso de 1,1 millones de personas entre las cohortes menores de 35 años. 0 a 4 5 a 9 10 a 14 15 a 19 20 a 24 25 a 29 30 a 34 35 a 39 40 a 44 45 a 49 50 a 54 55 a 59 60 a 64 65 a 69 70 y más 1.500 1.200 900 600 300 0 -300 -600 -900 Variación en la población residente en e spaña entre 2002 y 2015 por intervalos de edad (millones de personas) Fuente: Elaboración propia a partir de las cifras de población del INE. Se considera la población residente a 1 de enero. Las proyecciones del I ne apuntan a un descenso y envejecimiento de la población en e spaña. s e prevé una disminución de 146.000 personas entre 2015 y 2017 y de 690.000 en 2025.

26. 26 Informes y estudios La variación de la tasa de ocupación ofrece un mejor diagnóstico de cómo ha evolucionado el empleo entre los diferentes tramos de edad Por tanto, la tasa de ocupación, definida como la ratio entre el número de ocupados y la población en edad de trabajar, ofrece un mejor diagnóstico de los efectos de la crisis sobre el empleo para los diferentes tramos de edad. Esta ratio muestra como la proporción de ocupados se reduce en todos los intervalos de edad entre 2008 y 2013, y también confirma que los efectos son sensiblemente más acusados entre los jóvenes, influidos en parte por una prolongación de la etapa formativa, y cómo la pérdida del empleo se va haciendo menos intensa entre los colectivos de más edad. e volución de la tasa de ocupación por tramos de edad 80 70 60 50 40 30 20 10 0 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 65-69 2002 2008 2015 2013 Fuente: Elaboración propia a partir de información de la EPA. De hecho, a pesar de la mejoría que se produce entre 2013 y 2015, las tasas de ocupación entre las cohortes más jóvenes, menores de 35 años, siguen siendo sensiblemente más reducidas que las que había en la etapa entre 2002 y 2008. Este efecto es más notable entre los menores de 25 años y está condicionado en parte por la preferencia por la formación, tal como se ha se - ñalado anteriormente. Sin embargo, entre las cohortes de edades interme - dias, entre 35 y 49 años, en 2015 ya se han recuperado tasas de ocupación similares a las del año 2002, y entre las de mayor edad, de 50 en adelante, se está en tasas próximas a las del año 2008.

13. 13 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Como se ha indicado anteriormente, estas previsiones deben tomarse con cierta cautela, sobre todo cuanto más nos alejamos en el tiempo, pero in - negablemente sí parecen mostrar que habrá sensibles cambios en la com - posición de la población por edades. Las tasas de mortalidad son bastante estables en el corto y medio plazo y los avances en la medicina debieran con - tribuir incluso a una reducción de las mismas. La tasa de natalidad también es una variable bastante estable en el corto plazo y, aunque se produjesen cambios notables, algo poco previsible, sus efectos necesitan mucho tiempo para reflejarse en las diferentes cohortes de edad, salvo en las más jóvenes. Por tanto, únicamente variaciones en los flujos migratorios, sensiblemente diferentes a las consideradas por el INE en sus proyecciones de población, podrían modificar, aunque sólo en parte, los resultados de dichas estima - ciones. Por ejemplo, para que en 2050 hubiese una ratio entre la población de 65 o más años y la población entre 16 y 64 años similar al de 2015, es decir, de 28,3, y teniendo en cuenta que la población mayor de 65 años se duplicará en ese periodo de tiempo, pasando de 8,5 millones a 16,5 millones de personas, sería necesario que la población de 16 a 64 años alcanzase los 58 millones de personas en 2050, es decir, casi 36 millones adicionales 4 a los 22,3 millones estimados por el INE para dicho año. (4) En el caso de las proyecciones de población de Naciones Unidas se estima que la población mayor de 65 años en 2050 será de algo más de 16 millones de personas. En este caso, para mantener una ratio de dependencia (mayores de 65 frente a población entre 15 y 64 años) similar al de 2015 (de 28,3) sería necesario que en 2050 hubiese una población entre 15 y 64 años de casi 57 millones de personas, es decir 33,5 millones de personas adicionales a los 24 millones que estima Naciones Unidas para España en dicho año. Ratio de dependencia : Población de 65 o más edad / Población de 15 a 64 Japón España Italia Portugal Grecia Corea del Sur Hong Kong (China) Alemania Austria Suiza Holanda China Bélgica Francia Econ. Avanzadas Canadá Reino Unido Dinamarca Nueva Zelanda Suecia Australia Estados Unidos Mundo 80 70 60 50 40 30 20 10 0 Año 2050 Año 2015 Fuente: Elaboración propia a partir de "UN World Populations Prospect: The 2015 Revision".

11. 11 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Las previsiones de población del INE apuntan a que este envejecimiento se - guirá acentuándose, tal y como se puede observar en las siguientes pirámides de población. Estableciendo una ratio entre la población entre 16 y 64 años, donde se concentra la mayor parte de la fuerza laboral, y la población mayor de 64 años, se obtiene que en 2002 por cada 100 personas entre 16 y 64 años había 25 personas con 65 o más años, una proporción de cuatro a uno. En 2015, esta ratio se ha elevado a 28 personas y para 2025 se prevé que esté en 35 personas. Aunque el envejecimiento de la población continuará y en 2050 habrá casi 74 personas mayores de 64 años por cada 100 personas entre 16 y 64 años, y en 2064 la ratio se situará en casi 76 personas, es decir, que por cada cuatro personas entre 16 y 64 años habrá tres personas con 65 años o más. Diferentes ratios muestran el envejecimiento de la población, tanto en los últimos años como a futuro. En 2002 había 58 personas con 70 años o más por cada 100 jóvenes menores de 20 años. En 2015 hay 68, y en 2064 habrá 249 personas con 70 o más años por cada 100 menores de 20 años Fuente: Elaboración propia a partir de las Cifras de Población y de las Proyecciones de Población del INE. 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5 0,0 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 3,5 4,0 4,5 90 y más 85 a 89 80 a 84 75 a 79 70 a 74 65 a 69 60 a 64 55 a 59 50 a 54 45 a 49 40 a 44 35 a 39 30 a 34 25 a 29 20 a 24 15 a 19 10 a 14 5 a 9 0 a 4 90 y más 85 a 89 80 a 84 75 a 79 70 a 74 65 a 69 60 a 64 55 a 59 50 a 54 45 a 49 40 a 44 35 a 39 30 a 34 25 a 29 20 a 24 15 a 19 10 a 14 5 a 9 0 a 4 Año 2025 Año 2002 Año 2015 Año 2050 Año 2064 Evolución de la pirámide de población en España (millones de personas)

30. 30 Informes y estudios Estos cambios en la población tendrán sus efectos en el mercado laboral a través de la población activa, en cuya evolución tiene un papel destacado la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo, así como la propia evolución de la población y el envejecimiento de la misma. Aunque también hay que destacar otros factores coyunturales derivados de la crisis por la que ha atravesado la economía en los últimos años, como un alarga - miento de la etapa formativa entre los jóvenes o una salida más prematura de la población activa entre los mayores de 60 años, principalmente entre los varones. Por ello, a partir de las proyecciones de población del INE, y considerando únicamente la población entre 16 y 69 años, que es donde se concentra la mayor parte de la población activa, se considera que la población se redu - cirá en aproximadamente 248.000 personas 9 entre 2015 y 2017. Como se ha señalado anteriormente, este descenso será desigual, con una pérdida de población de casi 770.000 personas en las cohortes de 20 a 39 años y un aumento de 465.000 entre los 40 y los 69 años. Con estas previsiones de evolución de la población, y si se mantuviesen las tasas de actividad del año 2015, se produciría un descenso de la población activa en 2017 de aproximadamente 333.000 personas con respecto a 2015. No obstante, si a este ejercicio se incorporan la evolución creciente de las ta - sas de actividad femenina y una cierta recuperación de las tasas de actividad, principalmente entre los más mayores, como consecuencia de la mejoría de la situación económica, entonces el descenso de la población activa se mo - derará hasta las 57.000 personas 10 entre 2015 y 2017. Este descenso vuelve a ser muy desigual por intervalos de edad, con una reducción de casi 700.000 (9) El descenso de 248.000 personas es la diferencia entre la población de 16 a 69 años en 2015 según las cifras de población del INE y las Proyecciones de población para el año 2017. La diferencia sería ligeramente menor, en concreto 235.000 personas, si se considerasen las cifras de población de la EPA (población en viviendas familiares) para 2015 y las estimaciones para 2017, a partir de las tasas de variación derivadas de las Proyecciones de población del INE diferenciadas por sexo y tramos de edad. (10) El descenso del conjunto de la población activa será de 57.000 personas con los supuestos señalados en el texto. El descenso de la población entre 16 y 69 años será algo superior a las 64.000 personas. Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA y de las Proyecciones de Población del INE 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 65-69 4.000 3.600 3.200 2.800 2.400 2.000 1.600 1.200 800 400 0 600 500 400 300 200 100 0 -100 -200 -300 -400 Población activa en 2015 y previsiones para 2017 (miles de personas) 2015 2017 (previsiones) variación (esc. dcha.)

27. 27 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos En la tasa de ocupación también se puede apreciar los efectos de la progre - siva incorporación de la mujer al mercado laboral Al igual que con la tasa de actividad, aquí también se produce un comporta - miento diferencial entre las mujeres y los varones, marcado por la incorpora - ción de las mujeres al mercado de trabajo, como ya se apuntó anteriormen - te. Entre los grupos más jóvenes, hasta los 34 años, el comportamiento entre 2008 y 2015 es similar en ambos sexos. Sin embargo, en los grupos de edad a partir de los 35 años, se observa cómo el descenso en la tasa de ocupación, entre 2008 y 2015, es bastante más reducido entre las mujeres, que incluso presentan crecimientos en los intervalos de edad de 50 a 64 años, en parte debido a una mayor incorporación de la mujer al empleo como respuesta a la caída de los ingresos familiares por la crisis. Por el contrario, entre los hombres el comportamiento es más homogéneo entre unos tramos de edad y otros. Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA Tasa de ocupación por tramos de edad y sexo. Años 2002, 2008 y 2015 100 80 60 40 20 0 varones-2002 mujeres-2002 varones-2008 mujeres-2008 varones-2015 mujeres-2015 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64

21. 21 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA. Tasa de actividad por tramos de edad y sexo. Años 2002, 2008 y 2015 100 80 60 40 20 0 varones-2002 mujeres-2002 varones-2008 mujeres-2008 varones-2015 mujeres-2015 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 La tasa de actividad femenina ha aumentado en 20 puntos porcentuales en los últimos veinticinco años, con incrementos tanto en los periodos de bonanza económica como en los de crisis La explicación se encuentra, tal como se ha destacado anteriormente, en la progresiva incorporación de las mujeres al mercado laboral. En el siguien - te gráfico se observa cómo entre 2002 y 2015 las tasas de actividad de los varones en los tramos centrales de edad se han mantenido relativamente estables, mientras que entre los 30 y los 64 años se produce un progresivo aumento de la tasa de actividad de las mujeres en todos los intervalos de edad. Este aumento de la tasa de actividad femenina se produce tanto en el periodo de bonanza (2002-2008), como en el posterior periodo de crisis (2008-2015). De hecho, el aumento de la tasa de actividad femenina viene produciéndose desde el inicio de los años ochenta y en los últimos veinticin - co años dicha tasa se ha incrementado en 20 puntos porcentuales. La tasa de actividad femenina ha ido en aumento desde el inicio de los años ochenta y en el último cuarto de siglo se ha incrementado en 20 puntos porcentuales.

33. 33 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos repunte de las tasas de actividad que se produzcan por la recuperación de la economía y por la progresiva incorporación de la mujer al mercado de traba - jo. No obstante, este descenso de la población activa junto con la creación de empleo prevista para los próximos años, favorecerán una acusada reducción de las cifras de desempleo, regresando a tasas de paro similares a los niveles pre-crisis (año 2007) en 2025 o incluso entre los años 2022 y 2023, depen - diendo de la intensidad del ritmo de creación de empleo. A corto plazo, las dinámicas poblacionales favorecen la mejora de las cifras del mercado de trabajo. Pero en el medio y largo plazo apuntan a cambios socioeconómicos que deben empezar a tenerse en cuenta Por tanto, a corto plazo estas dinámicas poblacionales contribuyen a reducir las tensiones en el mercado de trabajo y a la mejora de las cifras de desem - pleo. Sin embargo, en el medio y largo plazo plantean una serie de dudas e incertidumbres por sus efectos sobre el potencial de crecimiento de la eco - nomía y por las implicaciones que el envejecimiento de la población puede tener para la relación entre ocupados y pensionistas en el medio plazo, es decir, en la sostenibilidad del sistema de pensiones. Además, el envejecimiento de la población también tendrá efectos, entre otros ámbitos, sobre los hábitos de consumo y sobre la propensión al aho - rro, variables en las que existen apreciables diferencias entre unos grupos de edad y otros, o sobre las necesidades de atención sanitaria y de servicios sociales, que también son sensiblemente diferentes en unas edades que en otras. Cambios todos ellos sobre los que es necesario empezar a reflexionar e incluso plantear soluciones lo antes posible, en especial, en lo que se refiere a nuestro sistema de pensiones.

29. 29 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos e volución de la población en los próximos años y sus efectos en el mercado laboral A lo largo del presente informe se ha mostrado cómo ha ido evolucionando la población en España en los últimos trece años, pasando de un crecimiento vigoroso hasta 2008, para posteriormente ralentizarse sensiblemente a raíz de la crisis de la economía y comenzar a disminuir a partir de 2012. Igual - mente, se ha destacado el progresivo envejecimiento que se está dando en la población, con un acusado descenso de población entre las cohortes de 16 a 35 años y el notable incremento de la misma entre las de mayor edad. Adicionalmente, se ha incidido en cómo las proyecciones de población del INE apuntan a que dichas tendencias tendrán continuidad en los años veni - deros, es decir, la población seguirá reduciéndose, aunque a un ritmo más moderado que en los años 2013 y 2014, mientras que se acentuará el proce - so de envejecimiento de la misma. C orto PLAZ o Entre 2015 y 2017 se espera que la población en España disminuya en algo más de 146.000 personas, aunque de nuevo de forma muy desigual entre los diferentes intervalos de edades. Los descensos de población se producirán entre los niños de 0 a 9 años y en los intervalos de 20 a 39 años. Entre los 20 y los 39 años, la población disminuirá en aproximadamente unas 770.000 personas. Por el contrario, aumentará la población en los grupos de 10 a 19 años y en los mayores de 40 años. En concreto, entre los mayores de 40 años la población aumentará en algo más de 700.000 personas, de las cuales unas 240.000 se corresponden con los mayores de 70 años, continuando así el envejecimiento de la población. Fuente: Elaboración propia a partir de las Cifras de población y de las Proyecciones de Población del INE. Se considera la población residente a 1 de enero. 250 200 150 100 50 0 -50 -100 -150 -200 -250 -300 -350 0 a 4 5 a 9 10 a 14 15 a 19 20 a 24 25 a 29 30 a 34 35 a 39 40 a 44 45 a 49 50 a 54 55 a 59 60 a 64 65 a 69 70 y más Variación en la población residente en e spaña entre 2015 y 2017 por intervalos de edad (millones de personas)

12. 12 Informes y estudios Otra ratio que también nos muestra el envejecimiento de la población se obtendría al comparar la población mayor de 69 años frente a las cohortes más jóvenes, los menores de 20 años. En este caso, en 2002, por cada 100 jóvenes había 58 personas con una edad de 70 años o superior. En 2015, esa ratio se eleva a 68 personas con 70 o más años por cada 100 jóvenes, y se prevé que se sitúe en 91 en 2025. En 2050, las proyecciones del INE apuntan a que habrá 217 personas con 70 o más años por cada 100 jóvenes menores de 20 años, y en 2064 la ratio se elevará a 249 personas mayores de 69 años por cada 100 jóvenes menores de 20 años, una proporción de 2,5 mayores por cada joven. El envejecimiento de la población es un fenómeno generalizado en las eco - nomías avanzadas, aunque en España será más intenso Hay que señalar que el envejecimiento de la población es un fenómeno que se está produciendo a nivel mundial, si bien es sensiblemente más intenso en la mayoría de las economías avanzadas. A partir de las previsiones de población de Naciones Unidas, se puede observar cómo los ritmos de enve - jecimiento presentan notables diferencias entre unos países y otros. En este sentido, hay que destacar que España se encuentra entre los países donde el envejecimiento será más acusado. Utilizando la ratio entre población con 65 y más años frente a la población entre 15 y 64 años 3 , conocida también como ratio de dependencia, se puede apreciar que, en 2050, España será el segundo país del mundo con la ratio más elevada (69,5 personas de 65 o más años por cada 100 personas entre 15 y 64 años), tan sólo por detrás de Japón (cuya ratio será 70,9) y muy por encima de la media de las economías avanzadas (45,8). Además, también es interesante destacar la intensidad con la que aumentará esta ratio de dependencia en España, que entre 2015 y 2050 pasa de 28,3 a 69,5, un aumento de 41,2 puntos, entre los más acusados del mundo, úni - camente por detrás de Corea del Sur y Hong Kong y muy alejado de los 19,1 puntos que crece esta ratio entre las economías avanzadas y de los 13 puntos que crece en el conjunto del mundo. (3) Se considera la población entre 15 y 64 años, porque en muchas economías avanzadas la edad legal para incorporarse al mercado laboral son los 15 años. Por eso la ratio de dependencia aproxima la relación entre las personas en edad de trabajar (de 15 a 64 años) y la población que ya ha dejado el mercado laboral (65 y más años). En 2050, España será el segundo país del mundo con la ratio de dependencia más elevado, sólo por detrás de Japón y muy por encima de la media de las economías avanzadas.

25. 25 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Sin embargo, en los tramos centrales se aprecia que todos ellos muestran un comportamiento similar, con un suave decrecimiento de su población, una cierta estabilidad en el número de inactivos y de activos, y un cambio proporcional en la relación entre ocupados y desempleados, donde las tasas de paro que se situaban entre el 8% y el 10% principalmente en 2008, pasan a estar mayoritariamente entre el 20% y el 23% en 2013. El aumento del empleo en algunos intervalos de edad estuvo condicionado por el aumento de la población en dicho intervalo, no por un mejor compor - tamiento del mismo en el mercado laboral Por tanto, el mantenimiento del empleo o incluso aumento del mismo en determinados tramos de edad, entre 45 y 64 años principalmente, se debe a que la población en dichas cohortes ha aumentado sensiblemente, y a pesar del descenso en la proporción de ocupados, ha permitido un crecimiento de los mismos en términos absolutos. Por ejemplo, al comparar la población entre 50 y 54 años en 2008 y en 2013, se puede destacar un incremento del empleo de 120.000 personas. Pero ese aumento del empleo se debe exclusivamente al aumento de la población, que en dicho intervalo de edad es de 420.000 personas en esos cinco años, y no a que este grupo de población haya tenido un mejor desempeño en relación con el mercado de trabajo, ya que la proporción de ocupados frente al conjunto de la población descendió desde el 68,1%, en 2008, al 63,1%, en 2013. De hecho, si en 2013 se hubiese mantenido la misma estructura de población que en 2008, en relación con el mercado laboral, el incremento de población del 14,6% entre los 50 y los 54 años hubiese conllevado un incre - mento del empleo de 286.000 personas en ese intervalo de edad. Por tanto, se puede atribuir a la crisis la pérdida de 166.000 empleos en dicho intervalo de edad entre 2008 y 2013. Igualmente, el notable descenso del empleo en los menores de 35 años, ade - más de estar influido por los efectos propios de la crisis, como las dificultades para acceder a un puesto de trabajo y la vuelta o la prolongación de los estu - dios, también está condicionado por un destacado descenso de la población en dichas cohortes. Tomando como ejemplo la población entre 25 y 29 años, se observa que entre 2008 y 2013 el número de ocupados se reduce en 1.087.000 personas. Pero hay que tener en cuenta que en esos cinco años la población en dicho intervalo de edad descendió en 806.000 personas. De hecho, si en 2013 se hubiese mantenido la misma estructura de población que en 2008, en rela - ción con el mercado laboral, el descenso de la población del 22,3% hubiese conllevado la pérdida de 606.000 ocupados, aun en ausencia de crisis eco - nómica. Y, por tanto, la diferencia, es decir, la pérdida de 481.000 ocupados, sería lo atribuible al deterioro que ha experimentado el mercado laboral, en dicho intervalo de edad, por los efectos de la crisis. e l notable descenso del empleo en los menores de 35 años está condicionado por los efectos propios de la crisis y por la disminución de la población en dichas cohortes.

31. 31 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA y de las Proyecciones de Población del INE activos entre las cohortes de 20 a 39 años, y un aumento de más de 580.000 activos entre los grupos de 40 a 64 años. El descenso de la población activa y una notable creación de empleo en 2016 y 2017 llevarán a la tasa de paro por debajo del 18% en la parte final de 2017 Si a este escenario se le añade la creación de unos 850.000 empleos en esos dos años, según las previsiones de CEOE 11 , entonces la reducción del número de parados se ampliaría hasta superar las 900.000 personas, con lo que la tasa de paro en 2017 podría situarse en el 18,1% en media anual, y estaría por debajo del 18% en la última parte del año. LA r G o PLAZ o Teniendo en cuenta las previsiones del INE hasta 2025, hay que destacar nuevamente el descenso y envejecimiento de la población. Así, entre 2015 y 2025, la población se reducirá en torno a 620.000 personas. Destacan el descenso de población entre los más jóvenes, 1,3 millones entre las cohortes menores de 14 años, y en los tramos intermedios, con la disminución de 3,2 millones de personas en los intervalos entre 25 y 44 años de edad. Por el con - trario, la población mayor de 45 años aumenta en 3,3 millones de personas, concentrándose algo más de la mitad, 1,7 millones, entre los mayores de 65 (11) Las previsiones de CEOE de marzo de 2016 contemplan un crecimiento del empleo del 2,5% para el año 2016 y del 2,2% para el año 2017. Lo que supondrá la creación de unos 850.000 nuevos empleos entre los dos años. Población en 2015 y previsiones para 2025 (miles de personas) 0 a 4 5 a 9 10 a 14 15 a 19 20 a 24 25 a 29 30 a 34 35 a 39 40 a 44 45 a 49 50 a 54 55 a 59 60 a 64 65 a 69 70 a 74 75 a 79 80 y más 4.000 3.500 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 1.500 1.200 900 600 300 0 -300 -600 -900 -1.200 -1.500 2015 2017 (previsiones) variación (esc. dcha.) años. En conjunto, la población entre 16 y 64 años, donde se concentra la mayor parte de la población activa, se reducirá en algo más de 1,1 millones de personas. Con esta evolución de la población, y si se mantuviesen las tasas de activi - dad, por edades y sexos, en los niveles de 2015, conllevaría un descenso de

17. 17 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos que muy moderadamente. Así, en 2012 se alcanzó el máximo de la población activa con algo más de 23,4 millones de personas. A partir de entonces, la población activa ha descendido, tanto en 2013 como en 2014, cuando se ha reducido en tasas algo superiores al 1% cada año, mientras que en 2015 la tasa de descenso se ha moderado sensiblemente, apenas un 0,1%, situándose ligeramente por encima de los 22,9 millones de activos en 2015. En estos años, la población activa española prácticamente se ha estancado, y habría presentado crecimientos negativos de no ser por el notable aumento de las personas con doble nacionalidad 6 , mientras que se ha intensificado el descenso de la población activa extranjera, con tasas inferiores al -7% en 2013 y 2014 y más moderadas en 2015 (-2,6%). En el siguiente gráfico puede apreciarse claramente la evolución de la po - blación activa entre 2002 y 2015 y el envejecimiento que se produce en la misma, con un notable descenso de la población en las cohortes de menor edad, y el destacado incremento en los tramos intermedios y de más edad. (6) La población activa española, sin tener en cuenta la población activa con doble nacionalidad, habría presentado tasas de crecimiento negativo en 2013, 2014 y 2015. Mien - tras que la población activa extranjera, incluyendo en ella a las personas con doble nacionalidad (española y otra) habría mostrado descensos superiores al 5%, tanto en 2013 como en 2014, volviendo a tasas positivas de crecimiento en 2015. Es destacable el notable incremento de las personas con doble nacionalidad en los últimos trece años, pasando de 83.000 personas en 2002 a 240.000 personas en 2008 y a algo más de 600.000 en 2015. Por este motivo, los resultados varían apreciablemente dependiendo de donde se contabilicen, si entre la población española o entre la extranjera. Este crecimiento experimentado podría deberse, entre otros cuestiones, a la entrada en vigor de la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacio - nalización. Concretamente, a la aplicación de los artículos 61 y siguientes, relativos a la entrada y permanencia en España por razones de interés económico. 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 25.000 20.000 15.000 10.000 5.000 0 Población activa por tramos de edad (miles de personas) Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA. de 65 y más de 55 a 64 de 35 a 44 de 25 a 34 de 16 a 24 de 45 a 54 e n 2012 se alcanzó el máximo de la población activa con algo más de 23,4 millones de personas. A partir de entonces, ha ido descendiendo hasta estancarse.

7. 7 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos Introducción El objetivo de este informe es analizar la evolución de la población en los últi - mos años, el envejecimiento de la misma y sus efectos en el mercado laboral español. Por ello, el análisis se centrará en la población mayor de 16 años, es decir, la población potencialmente activa y, más concretamente, en la pobla - ción comprendida entre los 16 y los 64 años, que es donde se concentra la mayor parte de la población activa. Se prestará especial atención al periodo de crisis y se apuntarán algunas tendencias para los próximos años. En primer lugar, hay que señalar que la población activa, según la definición del Instituto Nacional de Estadística (INE), está compuesta por el conjunto de personas que suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios económicos o que están disponibles y hacen gestiones para incor - porarse a dicha producción. Es decir, la población activa está formada tanto por los ocupados como por los desempleados. Entre los factores que influyen en el comportamiento de la población activa se pueden citar: la progresiva incorporación de la mujer al mercado de traba - jo, la duración de la etapa formativa de los jóvenes y la vida activa entre los mayores. Estos factores, unidos al acusado envejecimiento de la población, están cambiando el panorama de la población activa en España y van a mar - car las pautas de su evolución futura. Además, hay que tener en cuenta la situación de la economía española. La larga y profunda crisis económica y financiera también ha cambiado el com - portamiento de los individuos según la edad, con consecuencias en la estruc - tura de la población activa y, por lo tanto, en su comportamiento a medio plazo. Todos los factores aquí apuntados, unidos a la prevista consolidación de la re - cuperación de la economía para los próximos años y su consiguiente creación de empleo, favorecerán una notable reducción de las cifras de desempleo. Dos ejercicios de simulación, uno a corto plazo y otro a largo, ilustrarán este proceso.

23. 23 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos En 2007, el número de ocupados alcanzó un máximo con más de 20,4 millo - nes de personas en promedio, lo que supuso el 91,7% de la población activa, mientras que la tasa de paro se situó en el 8,3%, con algo más de 1,8 millones de desempleados. A partir de ese momento y hasta 2013, se produjo un rá - pido y acusado aumento del número de parados, hasta más de 6 millones de media en 2013, con una tasa de paro del 26,2%, mientras que el número de ocupados se redujo en 3,4 millones hasta los 17 millones de trabajadores, lo que supuso el 73,8% de la población activa. En 2014, estas tendencias se han invertido, con la mejora de la economía en dicho año y el mayor dinamismo alcanzado en 2015, el número de ocupados ha aumentado en 716.000 per - sonas y el de desempleados ha descendido en 992.000 personas entre 2013 y 2015, reduciendo la tasa de paro hasta el 22,2%. Considerando los años 2008 y 2013, que en cierto modo pudieran conside - rarse el inicio de la crisis y el inicio de la recuperación (al menos en cuanto a crecimiento de la economía se refiere), y analizando los resultados por tra - mos de edad, se observa que estos cambios han sido más acusados entre los jóvenes, hasta los 35 años, que en los grupos de más edad. Entre los 20 y los 34 años, el descenso del número de ocupados fue muy notable, casi 2,8 millones menos entre 2008 y 2013, mientras que entre los 45 y 49 años el número de ocupados descendió en 68.000 personas, y entre los 50 y los 60 años aumentó en 224.000 personas. 2008 de 16 a 19 2013 de 16 a 19 2008 de 20 a 24 2013 de 20 a 24 2008 de 25 a 29 2013 de 25 a 29 2008 de 30 a 34 2013 de 30 a 34 2008 de 35 a 39 2013 de 35 a 39 2008 de 40 a 44 2013 de 40 a 44 2008 de 45 a 49 2013 de 45 a 49 2008 de 50 a 54 2013 de 50 a 54 2008 de 55 a 59 2013 de 55 a 59 2008 de 60 a 64 2013 de 60 a 64 2008 de 65 a 69 2013 de 65 a 69 Población de 16 a 69 años (miles de personas) y relación con la actividad 4.500 4.000 3.500 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 Fuente: Elaboración propia a partir de información de la EPA. inactivos parados ocupados

9. 9 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos 48 47 46 45 44 43 42 41 40 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 Entre 2008 y 2012, la población residente nacida en España aumentó en 733.000 personas, mientras que la población nacida fuera de España creció en 416.000 personas, en claro contraste con lo que venía sucediendo en los años previos. A partir de 2013, la población residente nacida en España prác - ticamente se ha estancado, ligeramente por encima de los 40,5 millones de personas, mientras que la población nacida fuera de España ha descendido en más de 400.000 personas entre 2012 y 2015. Así, entre 2002 y 2008, la población residente en España aumentó en 4,6 millones de personas, mientras que entre 2008 y 2012 lo hizo en algo más de 1,1 millones de personas, y entre 2012 y 2015 se ha producido un descenso de prácticamente 370.000 personas. Las proyecciones de población del INE apuntan a que durante los próximos años seguirá reduciéndose la población residente en España Para los próximos años cabe esperar que se prolongue el descenso de la po - blación en España, tal como apuntan las proyecciones de población elabora - das por el INE. Fuente: Elaboración propia a partir de las Cifras de población del INE y de sus Proyecciones de población. Para cada año se considera la población residente a 1 de enero. 2015 2016 2017 2018 2019 2020 2021 2022 2023 2024 2025 Población Estimaciones A partir de ellas, se prevé una disminución de la población de 146.000 perso - nas entre 2015 y 2017 1 , que se elevará hasta las 690.000 personas en 2025, año para el que se estima que la población se sitúe en algo menos de 45,8 millones de personas. Para 2050, la población residente en España 2 será de (1) Las diferencias de población entre 2017 y 2015 de 146.000 personas y entre 2025 y 2015 de 690.000 personas se corresponden con las diferencias entre las Proyecciones de población del INE para 2017 y 2025 respectivamente, frente al dato de las Cifras de Población de 2015. Comparando frente a la cifra de proyecciones de población para 2015 la diferencia sería ligeramente menor, de 133.000 personas entre 2017 y 2015 y de 670.000 personas entre 2025 y 2015. (2) Otras previsiones estiman evoluciones de la población algo diferentes. Así, la Comisión Europea prevé que en 2025 la población en España será de 45 millones, alcanzando un mínimo en torno al año 2035 con 44,4 millones de habitantes, para que posteriormente la población crezca hasta 45,6 millones en 2050 y 46,1 en 2060. Por su parte, Naciones Unidas estima un descenso más suave de la población hasta 46,1 millones en 2025, pero que se prolongará en el tiempo con 44,8 millones de personas en 2050 y 42,1 millones en 2065. Las proyecciones para 2100 son de poco más de 38 millones de habitantes. Población residente en e spaña entre 2002 y 2015 y previsiones hasta 2025 (millones de personas)

19. 19 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos el 82,8%, mientras que la femenina pasa del 54,7% del año 2002 al 64,5% en 2008, un aumento de casi diez puntos porcentuales. A partir de 2008, la tasa de actividad entre 16 y 64 años ha seguido crecien - do, aunque a ritmos mucho más moderados, hasta situarse en el 75,5% en 2015. En esta etapa, la tasa de actividad de los varones se reduce casi dos puntos porcentuales hasta el 80,9%, mientras que en las mujeres sigue au - mentando, aunque con menos intensidad, y alcanza el 70% en 2015. La tasa de actividad total (para la población de 16 y más años) alcanzó un máximo en 2012, para posteriormente descender debido al envejecimiento de la población Hay que tener en cuenta que se ha considerado la tasa de actividad entre la población de 16 y 64 años porque es donde se concentra la mayor parte de la población activa. Al analizar la tasa de actividad total, es decir, para la pobla - ción de 16 y más años, hay que señalar que el máximo de dicha tasa de acti - vidad se alcanzó en 2012 con el 60,4% de la población en edad de trabajar. A partir de ese año, se ha ido produciendo un suave descenso de la misma, que se prolongará en los próximos años debido a los efectos del envejecimiento de la población. Así, el aumento de población en las cohortes de mayor edad, especialmente entre los mayores de 70 años, conlleva un aumento del peso de dicho grupo en el cálculo de la población activa total, y dado que en estos intervalos (mayores de 70 años) la tasa de actividad es muy reducida, menos del 1% ya que la mayor parte de la misma son inactivos, sesga a la baja la tasa de actividad. 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Evolución de la tasa de actividad (Total, y de 16 a 64 años) Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA. Total de 16 a 64 años 80 75 70 65 60 55 50 44 40

24. 24 Informes y estudios inactivos parados ocupados El envejecimiento de la población puede alterar la percepción sobre la evo - lución del mercado laboral No obstante, estas dinámicas están nuevamente influidas por el envejeci - miento que se está produciendo en la población y pueden disimular, en par - te, la dureza de la crisis en algunos intervalos de edad y maximizarlas en otros. En el gráfico anterior se puede ver cómo entre los menores de 35 años la población retrocede sensiblemente en todos los grupos de edad, mientras que entre los mayores de 35 años se produce un aumento de población en todos los intervalos de edad. Desplazando los intervalos de población 5 años, que es el mismo tiempo transcurrido entre 2008 y 2013, se puede tener otra lectura adicional de los cambios en la composición de la población activa. El siguiente gráfico presenta los intervalos de edad entre 20 y 64 años en 2008 y cómo se comportan al desplazarse 5 años, pasando a ser los inter - valos entre 25 y 69 años en 2013. En primer lugar, se observa cómo dentro de cada intervalo de edad la población se mantiene, en general, bastante estable cinco años después, con una ligera reducción propia de los saldos vegetativos y migratorios. El primer grupo, con la población de 20 a 24 años en 2008, y de 25 a 29 en 2013, muestra un aumento notable de la población activa frente a los in - activos. Un comportamiento lógico por la incorporación de estudiantes al mercado laboral al finalizar su formación. Por el contrario, en los tramos de más edad se observa el fenómeno contrario, la salida de la población activa condicionada por el fin de su etapa laboral, o por las dificultades para rein - corporarse o incorporarse a un empleo. e volución de las cohortes de población entre 2008 y 2013 (miles de personas) 4.500 4.000 3.500 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 Fuente: Elaboración propia a partir de información de la EPA. 2008 de 20 a 24 2013 de 25 a 29 2008 de 25 a 29 2013 de 30 a 34 2008 de 30 a 34 2013 de 35 a 39 2008 de 35 a 39 2013 de 40 a 44 2008 de 40 a 44 2013 de 45 a 49 2008 de 45 a 49 2013 de 50 a 54 2008 de 50 a 54 2013 de 55 a 59 2008 de 55 a 59 2013 de 60 a 64 2008 de 60 a 64 2013 de 65 a 69

32. 32 Informes y estudios la población activa de aproximadamente 1,7 millones de personas, que es más acusado que el retroceso de la población en general, debido a la notable disminución de la población en los intervalos de edad donde las tasas de actividad son mayores (entre los 30 y los 44 años) y a pesar del aumento de población en cohortes de edad que presentan menores tasas de actividad, como son los más jóvenes y los más mayores. Sin embargo, contemplando un escenario de recuperación económica sos - tenido, se estima que se irá produciendo una progresiva mejoría de las tasas de actividad en todos los intervalos de edad, que será más intensa entre los jóvenes, que es el colectivo que más se ha resentido por la crisis, y entre los mayores de 60 años, debido al retraso en la edad de jubilación. Adicio - nalmente, se considera un crecimiento mayor de las tasas de actividad fe - menina, que seguirá estrechando su brecha frente a la masculina, ya que proseguirá la incorporación de la mujer al mercado laboral. En este caso, se tendría un descenso de la población activa mucho más moderado, de unas 150.000 personas en 2025, frente a las cifras de 2015. De nuevo con un claro desequilibrio por edades, con la pérdida de más de 2,6 millones de activos entre los 25 y los 44 años y el aumento de casi 1,9 millones de activos entre los 45 y los 64 años. Una creación promedio de empleo del 1,5% anual a partir de 2017 situaría la tasa de paro en el año 2025 por debajo de los niveles previos a la crisis Si a este descenso de la población activa, se le añade un incremento del em - pleo igual al del ejercicio anterior para 2016 y 2017 y del 1,5% anual a partir de dicho año 12 , se crearían unos 3,2 millones de empleos entre 2015 y 2025, y el descenso del número de desempleados sería cercano a los 3,4 millones de personas, con lo que la tasa de paro se situaría alrededor del 7,5% en 2025, mejorando los niveles previos a la crisis. Si el ritmo de creación de empleo fuese mayor, en torno al 2% anual a partir de 2017, manteniendo inalterados el resto de los supuestos, los niveles de desempleo pre-crisis se alcanzarían en 2023, donde la tasa de desempleo se situaría en el 7,5% de media. No obstante, estos resultados a más largo plazo siempre deben tomarse con mayor cautela, pues los factores que pueden influir en la evolución de las variables consideradas son diversos, pudiendo verse afectadas incluso las propias dinámicas poblacionales estimadas por el INE, por ejemplo, con un nuevo flujo de inmigración. En resumen, salvo que se produzcan notables variaciones en los flujos migra - torios, las previsiones del INE apuntan a un descenso de la población y a un notable envejecimiento de la misma para los próximos años, que conllevará el descenso y el envejecimiento de la población activa, a pesar del previsible (12) En este escenario se han considerado las mismas tasas de creación de empleo que en el anterior (2,5% para 2016 y 2,2% para 2017) lo que supondría la creación de unos 850.000 empleos en esos dos años. Para el año 2018 y los siguientes se ha considerado un crecimiento del empleo del 1,5% anual. No obstante, si la economía mantu - viese el dinamismo previsto para 2016 y 2017 la creación de empleo pudiera ser sensiblemente mayor. Además, si la evolución de la población activa fuese distinta a la considerada en este ejercicio, las tasas de desempleo también podrían variar. Por ejemplo, con una reducción más intensa de la población activa, las tasas de desempleo se reducirían más rápidamente. Contemplando un escenario de recuperación económica sostenido se estima que en 2025 la tasa de desempleo volvería a valores previos a la crisis.

8. 8 Informes y estudios e l envejecimiento de la población se traslada a la población activa e V o L u CIÓ n de LA P o BLACIÓ n y en V e J e CI m I ento de LA m I sm A Entre 2002 y 2008 se produjo un crecimiento muy dinámico de la población Cuando se analiza la evolución de la población en los últimos años, se pue - den distinguir varias etapas. Un primer periodo, entre 2002 y 2008, marcado por un crecimiento muy dinámico de la población, con avances promedio del 1,8% anual, impulsado por flujos muy positivos de los saldos migratorios, debido a la dilatada etapa de expansión económica. Entre 2002 y 2008, la población en España aumentó desde algo más de 41 millones de personas hasta casi 45,7 millones, destacando el notable incre - mento de la población procedente de otros países, que pasó de 2,3 millones en 2002 a casi 5,9 millones de personas en 2008. Un incremento de algo más de 3,5 millones, frente al aumento de casi 1,1 millones de la población resi - dente nacida en España en dicho periodo de tiempo. Fuente: INE (Cifras de población) y elaboración propia. Población a 1 de enero de cada año. 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 48 47 46 45 44 43 42 41 40 2,4 2,0 1,6 1,2 0,8 0,4 0,0 -0,4 -0,8 e volución de la población en e spaña entre 2002 y 2015 A partir de 2009 los crecimientos de población son cada vez menores, al - canzándose el máximo de población en el año 2012 A partir de 2009, cuando los efectos de la crisis son ya más intensos, los cre - cimientos de población son cada vez menores, se invierten las tendencias de los saldos migratorios y se alcanza un máximo de población en 2012, con 46,8 millones de personas. Desde 2013 se produce una pérdida neta de po - blación residente en España, principalmente por el descenso de la población extranjera, que se intensifica en 2014 y que se ha prolongado durante 2015, aunque de manera más moderada, situándose la población, en dicho año, ligeramente por debajo de los 46,5 millones de personas. Población (millones) Tasa crecimiento anual (esc. dcha.)

22. 22 Informes y estudios Los efectos de la crisis sobre la población y la población activa Como se ha comentado anteriormente, a medida que la crisis se ha ido pro - longando, el país se ha vuelto menos atractivo para la llegada de población foránea y los flujos migratorios se han invertido, lo que ha supuesto que des - de 2009 el crecimiento de la población se ralentizase notablemente y que en 2013 y en los años posteriores se haya producido un descenso de la misma. En la etapa de crisis se produce un notable cambio en la composición de la población activa entre ocupados y desempleados Por otra parte, la población activa también frenó su ritmo de crecimiento notablemente y han tenido lugar profundos cambios en su composición. En los gráficos anteriores se observa cómo la tasa de actividad se reduce nota - blemente entre los grupos de población más joven, de 16 a 19 años y de 20 a 24 años, principalmente. Las elevadas tasas de desempleo entre los jóvenes y las dificultades para encontrar un trabajo han favorecido la prolongación de los estudios o incluso el retomar los mismos, como vía para facilitar un mejor acceso al mercado laboral en el futuro. El descenso de la tasa de actividad también se produce en los grupos de más edad, de 65 a 69 años, y entre los varones de 60 a 64 años. En este caso, las dificultades de encontrar un empleo para las personas de más edad puede provocar un cierto efecto desánimo entre las mismas, así como hacerles op - tar, en algunas situaciones, por finalizar su vida activa, accediendo a jubila - ciones o prejubilaciones cuando su situación lo permite. Con todo, el cambio más notable que se ha producido en la población activa es el cambio en la composición entre ocupados y desempleados. Fuente: Elaboración propia a partir de información de la EPA. 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 24.000 20.000 16.000 12.000 8.000 4.000 0 Evolución de la población activa de 16 a 64 años (miles) desempleados ocupados

14. 14 Informes y estudios e L en V e J e CI m I ento de LA P o BLACIÓ n AC t IVA El envejecimiento de la población se traduce en un notable envejecimiento de la población activa El envejecimiento de la población se refleja en la población en edad de tra - bajar (entre 16 y 64 años, principalmente). En el gráfico siguiente se aprecia cómo la población entre 16 y 24 años ha mostrado una tendencia a la baja durante todo el periodo analizado (2002 a 2015), en el que se ha reducido en casi 1,2 millones de personas. Se observa también que la población entre 25 y 34 años es creciente hasta 2008, y a partir de dicho año comienza un pro - nunciado descenso, perdiendo casi 1,9 millones de personas en los últimos siete años. Por su parte, el siguiente tramo de edad, el comprendido entre 35 y 44 años, crece entre 2002 y 2012, pero se observa cómo invierte este comportamiento en dicho año y ya decrece a partir de 2013, descendiendo en casi 100.000 personas en los tres últimos años. En 2002 la población de 16 a 24 años era casi la misma que la población de 45 a 54 años. En 2015 hay más de 3,1 millones de personas más en el segundo grupo En cambio, los únicos tramos que ganan población durante todo el periodo son los de más edad, el de 45 a 54 años y el de 55 a 64 años. Es decir, el des - censo en la población joven se va trasladando paulatinamente a otros grupos de edad a medida que va pasando el tiempo. Hay que resaltar, a modo de ejemplo, que en 2002 la población entre 16 y 24 años era muy similar a la población entre 45 y 54 años, en ambos grupos había algo más de 5 millones de personas. Trece años más tarde, en 2015, hay cerca de 3,1 millones de personas más en el segundo grupo que en el primero (7,1 millones entre 45 y 54 años, frente a poco más de 4 millones entre las cohortes de 16 a 24 años). Fuente: Elaboración propia a partir de las Cifras de población del INE. Se considera la población residente a 1 de enero. 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 8.000 7.500 7.000 6.500 6.000 5.500 5.000 4.500 4.000 de 16 a 24 años de 45 a 54 años de 25 a 34 años de 55 a 64 años de 35 a 44 años e volución de la población de 16 a 64 años por tramos de edad (miles de personas) e ntre 2002 y 2015 la población entre 16 y 24 años se redujo en casi 1,2 millones de personas. Mientras que la población entre 45 y 64 años aumentó en 3,4 millones de personas.

18. 18 Informes y estudios El aumento de la tasa de actividad: la incorporación de la mujer al mercado de trabajo La progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral ha favorecido el aumento de la tasa de actividad entre la población de 16 y 64 años Otro aspecto relevante de la evolución de la población activa es la progre - siva incorporación de la mujer al mercado laboral. De hecho, el número de varones activos alcanzó un máximo en 2008, con 13,1 millones de personas, para disminuir paulatinamente hasta los 12,3 millones en 2015. Mientras, el conjunto de la población activa continuó aumentando hasta 2012, tal y como se ha señalado anteriormente, debido al crecimiento de la población activa femenina hasta dicho año, en el que se situó en 10,7 millones de personas, más de 3 millones adicionales a las mujeres activas en 2002. En los últimos tres años, 2013, 2014 y 2015, la población activa ha descendido como conse - cuencia de la disminución de la población, aunque en el caso de las mujeres este descenso ha sido muy moderado y en 2015 aún permanecen 10,6 millo - nes de mujeres activas. (7) La tasa de actividad se calcula como la ratio entre el número de personas activas (ocupadas o desempleadas) dividido entre el número de personas en edad de trabajar (16 o más años), expresado en tanto por ciento. Así, la tasa de actividad para un intervalo de edad (entre 16 y 64, por ejemplo) sería la ratio entre la población activa en ese intervalo de edad (16 y 64 años, en este caso) dividido por el número de personas en edad de trabajar en dicho intervalo de edad (en este caso, entre 16 y 64 años, que se corresponde con la población total entre 16 y 64 años). 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Evolución de la población activa por género (millones de personas) Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA. 25 20 15 10 5 0 Total Varones Mujeres Esta notable incorporación de la mujer entre la población activa tiene su re - flejo en el aumento de la tasa de actividad 7 entre los 16 y los 64 años. Este fenómeno se produjo con más intensidad entre los años 2002 y 2008, donde la tasa de actividad entre 16 y 64 años pasa del 67,7% hasta el 73,8%, favo - recido por el buen momento que atravesaba la economía española. En este periodo, la tasa de actividad masculina se incrementa desde el 80,5% hasta e n 2015 había en España 12,3 millones de hombres en activo, frente a 10,6 millones de mujeres activas.

16. 16 Informes y estudios Pob act-2002 16-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 65-69 4.400 4.000 3.600 3.200 2.800 2.400 2.000 1.600 1.200 800 400 0 Entre 2002 y 2015 aumenta sensiblemente la población activa mayor de 35 años y disminuye entre las cohortes más jóvenes Esta dinámica de envejecimiento de la población se ha trasladado a la pobla - ción activa, como se aprecia en el siguiente gráfico, donde tanto las líneas de población como las de población activa por edades se desplazan progresiva - mente hacia la derecha al pasar de 2002 hasta 2008 y posteriormente hasta 2015, ganando peso las cohortes de más edad. Fuente: Elaboración propia a partir de las Cifras de población del INE y de la EPA. Se considera la Población residente a 1 de enero. Pob act-2015 Pob act-2008 Pob 2015 Pob 2008 Pob 2002 Población y población activa por tramos de edad (miles de personas) Entre 2002 y 2008, la población activa crece intensamente en más de 4 mi - llones de personas, impulsada por la llegada de población extranjera Al igual que con el conjunto de la población, la población activa experimentó un notable crecimiento entre 2002 y 2008, pasando de más de 18,9 millones hasta casi 23,1 millones de personas, con crecimientos promedio del 3,3% anual. De nuevo, el mayor impulso provino de la población extranjera 5 , cuya población activa casi se triplicó durante esos seis años, pasando de 1,2 mi - llones a 3,4 millones de activos, lo que supuso un aumento de 2,2 millones, frente al incremento de 1,9 millones de activos entre la población española. Entre 2008 y 2012, el aumento de la población activa fue muy suave y ha pa - sado a tasas negativas a partir de 2012, moderándose las mismas en 2015 Entre 2008 y 2012, el crecimiento ha sido cada vez menor, un 0,4% de media anual, con un descenso de la población activa extranjera a partir del año 2010, mientras que la población activa española ha seguido creciendo, aun - (5) Estas cifras se calculan considerando entre la población activa española a las personas que tienen doble nacionalidad (española y otra). Si se incluye entre la población ex - tranjera a las personas con doble nacionalidad, entonces la población activa extranjera pasó de 1,3 millones de personas en 2002 a casi 3,7 millones en 2008, lo que supone un aumento de casi 2,4 millones de personas, frente al incremento de algo más de 1,7 millones de personas entre la población activa española.

3. 3 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos e l envejecimiento de la población y sus efectos en el mercado laboral español Resumen ejecutivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 04 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 07 El envejecimiento de la población se traslada a la población activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 08 Evolución de la población y envejecimiento de la misma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 08 El envejecimiento de la población activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 El aumento de la tasa de actividad: la incorporación de la mujer al mercado de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Los efectos de la crisis sobre la población y la población activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Evolución de la población en los próximos años y sus efectos en el mercado laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Corto plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Índice

5. 5 Departamento de Asuntos Económicos y Europeos 1. La creciente incorporación de la mujer al mercado de trabajo. La tasa de actividad de la mujer entre 2002 y 2015 aumenta en todos los intervalos de edad (de 30 a 64 años) y crece tanto en el periodo de bonanza como en el de crisis. 2. Los derivados de la crisis económica, como un alargamiento de la etapa formativa entre los jóvenes o una salida más prematura de la población activa entre los mayores de 60 años, principalmente entre los varones. • Para los próximos años , las previsiones del INE apuntan a que continuará el descenso de la población y el proceso de envejecimiento de la misma . Esto condicionará la evolución futura de la población activa y, por lo tanto, de las variables del mercado laboral. Estos factores, unidos a la prevista recu - peración de la economía para los próximos años y su consiguiente creación de empleo, favorecerán una notable reducción de las cifras de desempleo. Dos ejercicios de simulación, uno a corto plazo y otro a largo, ilustran este proceso. • A corto plazo (hasta 2017), teniendo en cuenta las cifras del INE de descenso poblacional y su efecto en la población activa, unido a la creación de unos 850.000 empleos entre 2016 y 2017 (según las previsiones de la CEOE), se estima una reducción del número de parados de más de 900.000 personas, con lo que la tasa de paro podría situarse por debajo del 18% al final de 2017. • En el ejercicio de simulación a largo plazo (hasta el año 2025), se ha prolon - gado el escenario de recuperación económica anterior, con un crecimiento medio del empleo del 1,5% anual a partir de 2018. En este escenario se considera una mejoría de las tasas de actividad. Así, en 2025, la tasa de paro se situaría alrededor del 8%, niveles previos a la crisis. Si el ritmo de crea - ción de empleo fuese mayor, en torno al 2% de media anual, los niveles de desempleo previos a la crisis se alcanzarían en 2023. No obstante, estos resultados a más largo plazo siempre deben tomarse con mucha mayor cautela , pues los factores que pueden influir en la evolución de las varia - bles consideradas son diversos, pudiendo verse afectadas incluso las propias dinámicas poblacionales estimadas por el INE. Por ejemplo, con un nuevo flujo de inmigración, si bien éste tendría que ser muy intenso. • En definitiva, estas dinámicas poblacionales a corto plazo contribuyen a re - ducir las tensiones en el mercado de trabajo y a la mejora de las cifras de desempleo. Sin embargo, en el medio y largo plazo plantean una serie de incertidumbres por sus efectos sobre el potencial de crecimiento de la eco - nomía y por las implicaciones que el envejecimiento de la población puede tener para la relación entre ocupados y pensionistas, es decir, en la sosteni - bilidad del sistema de pensiones. Además, el envejecimiento de la población también tendrá efectos, entre otros ámbitos, sobre los hábitos de consumo y sobre la propensión al ahorro, variables en las que existen apreciables dife - rencias entre unos grupos de edad y otros, o sobre las necesidades de aten - ción sanitaria y de servicios sociales, que también son sensiblemente dife - rentes en unas edades que en otras. Cambios todos ellos sobre los que es necesario empezar a reflexionar e incluso tomar medidas lo antes posible.

4. 4 Informes y estudios Resumen ejecutivo • El análisis de la evolución de la población en e spaña revela que su creci - miento fue intenso entre 2002 y 2008, favorecido por la llegada de inmigran - tes debido a la buena situación de la economía. Entre 2008 y 2012, con la crisis económica, se invierte la tendencia de los saldos migratorios y el cre - cimiento de la población es cada vez menor. Entre 2013 y 2015, la población ha descendido y las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntan a que esta tendencia continuará en los próximos años. • Este proceso ha venido acompañado de un progresivo envejecimiento de la población . Entre 2002 y 2015, la población entre 15 y 34 años se redujo en 2,2 millones de personas, mientras que se produjo un notable incremento en las cohortes de más edad, de 4,9 millones de personas entre los grupos entre 35 y 64 años de edad y de 1,6 millones de personas adicionales entre la población con 65 o más años. Así, entre los mayores de 35 años el incre - mento de población ha sido de más de 6,5 millones de personas en dicho periodo de tiempo. • Las proyecciones de población del INE apuntan a que España será uno de los países donde el envejecimiento será más acusado . A partir de las previsio - nes de población de Naciones Unidas, en 2050 e spaña será el segundo país del mundo con la ratio más elevada (69,5 personas de 65 o más años por cada 100 personas entre 15 y 64 años) , tan sólo por detrás de Japón y muy por encima de la media de las economías avanzadas (45,8). • Este envejecimiento de la población se ha trasladado a la población activa . A modo de ejemplo, en 2002 la población entre 16 y 24 años era práctica - mente igual a la población entre 45 y 54 años. Trece años más tarde, hay cer - ca de 3,1 millones de personas más en el segundo grupo que en el primero. • e l envejecimiento de la población puede alterar la percepción sobre la evo - lución del mercado laboral . Así, entre 2008 y 2013, la tasa de ocupación por edades y por sexo muestra un mejor diagnóstico de los efectos de la crisis sobre el empleo: 1. Edad: la proporción de ocupados se reduce en todos los intervalos de edad entre 2008 y 2013, si bien sus efectos son sensiblemente más acu - sados entre los jóvenes, influidos en parte por una prolongación de la etapa formativa. También cabe destacar que la pérdida del empleo se va haciendo menos intensa entre los colectivos de más edad. 2. Sexo: entre los grupos más jóvenes, hasta los 34 años, el comportamien - to de la tasa de ocupación es similar tanto en hombres como en muje - res. Sin embargo, en los grupos de edad a partir de los 35 años, se obser - va como el descenso de la tasa de ocupación es bastante más reducido entre las mujeres, que incluso presentan crecimientos en los intervalos de edad de 50 a 64 años. • Además del envejecimiento poblacional, la población activa se ha visto condicionada por otros factores, entre los que cabe destacar :

Vistas

  • 1439 Vistas totales
  • 1184 Vistas del sitio web
  • 255 Embedded Views

Acciones

  • 0 Social Shares
  • 1 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Veces compartido

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+