Compendio Didáctico Peritos judiciales en Materia de Prevención de Riesgos Laborales

Canal público / Prevención de riesgos laborales

Thanks for your subscription!
1055 vistas
0 Gustos
0 0
Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo. Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. Ejemplos prácticos y Análisis pericial en los campos de la Seguridad en el Trabajo, Higiene industrial y Ergonomía/Psicosociología Aplicada. En este último campo, capítulo nueve, destacaremos el caso sobre acoso laboral realizado por la Dra. Nuria Pastor Ramos (Grupo Esoc).

Compartir en redes sociales

Compartir enlace

Use permanent link to share in social media

Compartir con un amigo

Por favor iniciar sesión para enviar esto document ¡por correo!

Incrustar en su sitio web

Seleccionar página de inicio

1. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales Ejemplos prácticos y Análisis pericial Seguridad en el Trabajo, Higiene industrial y Ergonomía/Psicosociología Aplicada

4. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo “Sólo el tiempo puede revelarnos al hombre justo; al perverso se le puede conocer en un solo día.” » Sófocles (495AC-406AC) Poeta trágico griego

142. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 137

141. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 136

8. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo trabajo y situaciones de riesgo, como en el nivel y rigurosidad del reproche exigido desde dichas instancias. C) CONTENIDO de la Circular 1.- Además de consignar en el empresario al autor típico de este tipo de delitos (autor directo), se configur a la participación en condición de «cooperador necesario» como la principal modalidad delictiva en este tipo penal. Con ello se abre el abanico de los sujetos imputables más allá de los eventuales autores directos de la omis ión de facilitar los medios necesarios ( Art. 316-318 Código Penal ). 2.- En la misma línea se preconizan criterios claramente extensivos a la hora de determinar, por parte de la acusación pública, el eventual elenco de sujetos responsables (Apartado II.1.1)recomendando la exigencia de responsabilidades respecto de «aqu ellos sujetos intervinientes en los procesos productivos» susceptibles de estar relacionados con la generación de situaciones de riesgo. De este mo do, se incluyen y justifican de manera no exhaustiva en la circular la eventual responsabilidad, bien en lo que respecta a los delitos de riesgo a los de resultado o a ambos, de los técnicos de Servicios de Prevención, Recursos Preventivos, Proyectistas, Jefes y Directores de Obra, Coordina dores de Seguridad y Delegados de Personal/ Comités de Seguridad y Salud. 3.- Se limita la eventual efectividad de la delegación de funciones en el ámbito preventivo laboral a la concurrencia de los requisitos de los deberes de elección (capacidad y formación del delegado), instrumentalización (dotación de medios necesarios) y de control (a implementar por el delegante). 4.- Se reconoce tanto a los acuerdos de constitución del servicio de prevención propio como al concierto del Servicio de Prevención la condición de elementos claves a la hora de determinar las funciones de los técnicos de prevención que ejercen su actuación desde los Servicios de Prevención. Atendiendo al citado concierto, deberán considerarse específicamente los requisitos que, en relación con la inclus ión y delimitación exhaustiva de tales cometidos, establece el R.D. 337/2010 . En cuanto a los Recursos Preventivos, se pretende limitar su capacidad de decisión con respecto a las medidas preventivas a adoptar. 5.- Cuando hace referencia a los técnic os de la construcción, y al tratarse de un sector especialmente significativo en lo que se refiere a la siniestralidad laboral, la Circular in cluye dentro de los eventuales sujetos responsables, más allá del empresario, a los Proyectistas, Jefes de Obra y, especialmente, a la Dirección Facult ativa de la obra, redundando en la relevancia de las actuaciones de los Coordinadores de Seguridad y Salud1. A este respecto, resulta especialment e relevante la eventual apreciación de la imprudencia profesional de tale s técnicos lo que, en la práctica, justificaría la imposición de penas de inhabilitación profesional a la actuación. 3

9. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- En relación con el promotor de la obra, se vincula su eventual responsabilidad civil a la eventual cu lpabilidad de los técnicos por él designados (dirección facultativa y coordinadores). 7.- Consigna el concurso ideal ( Art. 77 C. Penal ) como la respuesta punitiva a aplicar con carácter general en los su puestos de concurrencia de delitos de riesgo con los de resultado (varios trabajadores expuestos a un riesgo, no todos ellos finalmente accidentados). 8.- Configura la versión dolosa del delito de riesgo ( Art. 316 C.P., multas y penas de 6 meses a 3 años de privació n de libertad) como la habitual en este tipo de supuestos descartando, de manera generalizada, la modalidad imprudente ( Art. 317 C.P. , multas y penas de 3 a 6 meses de privación de libertad). Asímismo , se pretende just ificar que la homogeneidad de tales modalidades delict ivas avala el respeto al principio acusatorio aun cuando no se formulen conclusiones alternativas a la hora de acusar subsidiariamente por ambos delitos. 9.- Se descarta la eventual relevancia de la imprudencia de la víctima a la hora de analizar los delitos de riesgo ( Art. 316-318 C.P. ) debido a que su finalidad o es otra que la de prot eger un bien jurídico colectivo (la seguridad y salud en el trabajo). Dicha contribución sí habrá de cons iderarse, por el contrario, en la apreciación de los delitos de resultado ( Art. 142,152 C.P ), si bien, como es natural, sólo con carácter exce pcional podrá la imprudencia del trabajador excluir la eventual responsabi lidad de los posibles intervinientes en la producción del resultado lesivo (m áxime si se conociere o tolerase tal imprudencia). Por el contrario, sí se re conoce la posible co ntribución causal de la conducta de la víctima a la ho ra de moderar, en su caso, el quantum indemnizatorio. 10.- Se propone el incremento de los baremos de indemnización — responsabilidad civil que tradicionalmente tomaban como base y de manera orientativa, los Baremos de Tráfico— considerando «razonable» incrementar dichas cantidades «entre el 20% y el 50%». Fuente:http://acerverablog.blogspot.com.es/ 2012/01/nueva-circular-42011- de-la-unidad-de.html Debemos entender “procesos judici ales” como: el conjunto de actos jurídicos que se llevan a cabo para aplica r la ley a la resolución de un caso. Se trata del instrumento mediante el cual las personas podrán ejercitar su derecho de acción y los órganos jurisdiccionales cumplir su deber de ofrecer una tutela judicial efectiva. Los actos jurídicos son del estado (como soberano), de las partes interesadas (actor y demandado) y de los terceros ajenos a la relación sustancial. Estos actos tienen lugar para aplicar una ley (general, impersonal y abstracta) a un caso concreto contro vertido para solucion arlo o dirimirlo. El proceso judicial sirve a la satisfacción de los intereses jurídicos socialmente relevantes, siendo el medio constitucionalmente instituido para ello. 4

13. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Anexo: Ley 1/2000, de 7 de ener o, de Enjuiciamiento Civil SECCIÓN 5 DEL DICTAMEN DE PERITOS Artículo 335 Objeto y finalidad del dictamen de peritos. Juramento o promesa de actuar con objetividad 1. Cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunst ancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean lo s conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal. 2. Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar , bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha actu ado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conoce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpliere su deber como perito. 3. Salvo acuerdo en contrario de las partes, no se podrá solicitar dictamen a un perito que hubiera intervenido en una mediación o arbitraje relacionados con el mismo asunto. Número 3 del artículo 335 introducid o en su actual redacción por el apartado siete de la disposición final tercera de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2012 Artículo 336 Aportación con la demand a y la contestación de dictámenes elaborados por peritos designados por las partes 1. Los dictámenes de que los litigantes dispongan, elaborados por peritos por ellos designados, y que estimen necesarios o convenientes para la defensa de sus derechos, habrán de aportarlos con la demanda o con la contestación, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 337. Número 1 del artículo 336 redactado por el apartado cuarenta y uno del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 2. Los dictámenes se formularán por es crito, acompañados, en su caso, de los demás documentos, instrumentos o materiales adecuados para exponer el parecer del perito sobre lo que haya si do objeto de la pericia. Si no fuese posible o conveniente aportar estos mate riales e instrumentos, el escrito de dictamen contendrá sobre ellos las indicaciones suficientes. Podrán, asimismo, acompañarse al dictamen los documentos que se estimen adecuados para su más acertada valoración. 3. Se entenderá que al demandante le es posible aportar con la demanda dictámenes escritos elaborados por peri to por él designado, si no justifica cumplidamente que la defensa de su derecho no ha permitido demorar la interposición de aquélla hasta la obtención del dictamen. 8

14. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 4. El demandado que no pueda apor tar dictámenes escritos con la contestación a la demanda deberá justif icar la imposibilidad de pedirlos y obtenerlos dentro del plazo para contestar. Número 4 del artículo 336 redactado por el apartado cuarenta y uno del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 5. A instancia de parte, el juzgado o tribunal podrá acordar que se permita al demandado examinar por medio de abogado o perito las cosas y los lugares cuyo estado y circunstancias sean relevantes para su defensa o para la preparación de los informes periciales que pretenda presentar. Asimismo, cuando se trate de reclam aciones por daños personales, podrá instar al actor para que permita su examen por un facultativo, a fin de preparar un informe pericial. Número 5 del artículo 336 introducido por el apartado cuarenta y uno del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 Artículo 337 Anuncio de dictámenes cuando no se puedan aportar con la demanda o con la contestación. Aportación posterior 1. Si no les fuese posible a las part es aportar dictámenes elaborados por peritos por ellas designados, junt o con la demanda o contestación, expresarán en una u otra los dictámen es de que, en su caso, pretendan valerse, que habrán de aportar, para su traslado a la parte contraria, en cuanto dispongan de ellos, y en todo caso cinco días antes de iniciarse la audiencia previa al juicio ordina rio o de la vista en el verbal. Número 1 del artículo 337 redactado por el apartado ciento cincuenta y nueve del artículo decimoquinto de la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 2. Aportados los dictámenes conforme a lo dispuesto en el apartado anterior, las partes habrán de manifestar si desean que los peritos autores de los dictámenes comparezcan en el juicio regulado en los artículos 431 y siguientes de esta Ley o, en su caso, en la vista de l juicio verbal, expresando si deberán exponer o explicar el dictamen o responder a preguntas, objeciones o propuestas de rectificación o intervenir de cualquier otra forma útil para entender y valorar el dictamen en relación con lo que sea objeto del pleito. Artículo 338 Aportación de dictámenes en función de actuaciones procesales posteriores a la demanda. Solicitud de intervención de los peritos en el juicio o vista 1. Lo dispuesto en el artículo ante rior no será de aplicación a los dictámenes cuya necesidad o utilidad se ponga de manifiesto a causa de alegaciones del demandado en la contestación a la demanda o de las alegaciones o pretensiones complementarias admitidas en la audiencia, a tenor del artículo 426 de esta Ley. 9

17. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Judicial, y a partir de ella se efectu arán las siguientes designaciones por orden correlativo. 2. Cuando haya de designarse perito a persona sin título oficial, práctica o entendida en la materia, previa citación de las partes, se realizará la designación por el procedimiento esta blecido en el apartado anterior, usándose para ello una lista de pers onas que cada año se solicitará de sindicatos, asociaciones y entidades apropiadas, y que deberá estar integrada por al menos cinco de aquellas personas. Si, por razón de la singularidad de la materia de dictamen, únicamente se dispusiera del nombre de una persona entendida o prác tica, se recabará de las partes su consentimiento y sólo si todas lo otorga n se designará perito a esa persona. Artículo 342 Llamamiento al perito designado, aceptación y nombramiento. Provisión de fondos 1. En el mismo día o sigu iente día hábil a la desi gnación, el Secretario judicial comunicará ésta al perito titu lar, requiriéndole para que en el plazo de dos días manifieste si acepta el cargo. En caso afirmativo, se efectuará el nombramiento y el perito hará, en la forma en que se disponga, la manifestación bajo juramento o prom esa que ordena el apartado 2 del artículo 335. 2. Si el perito designado adujere just a causa que le impidiere la aceptación, y el Secretario judicial la considerar e suficiente, será sustituido por el siguiente de la lista, y así sucesivamente, hasta qu e se pudiere efectuar el nombramiento. 3. El perito designado podrá solicita r, en los tres dí as siguientes a su nombramiento, la provisión de fondos que considere necesaria, que será a cuenta de la liquidación final. El Secretario judicial, mediante decreto, decidirá sobre la provisió n solicitada y ordenará a la parte o partes que hubiesen propuesto la prueba pericial y no tuviesen derecho a la asistencia jurídica gratuita, que procedan a ab onar la cantidad fijada en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones del Tr ibunal, en el plazo de cinco días. Transcurrido dicho plazo, si no se hubiere depositado la cantidad establecida, el perito quedará exim ido de emitir el dictamen, sin que pueda procederse a una nueva designación. Cuando el perito designado lo hubiese sido de común acuerdo, y uno de los litigantes no realizare la parte de la consignación que le correspondiere, el Secretario judicial ofrecerá al otro litigante la posibili dad de completar la cantidad que faltare, indicando en tal caso los puntos sobre los que deba pronunciarse el dictamen, o de recupe rar la cantidad depositada, en cuyo caso se aplicará lo dispuesto en el párrafo anterior. Artículo 342 redactado por el apartado ciento sesenta y dos del artículo decimoquinto de la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 Artículo 343 Tachas de los peritos. Tiempo y forma de las tachas 1. Sólo podrán ser objeto de re cusación los peritos designados judicialmente. 12

18. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En cambio, los peritos no recusables podrán ser objeto de tacha cuando concurra en ellos alguna de la s siguientes circunstancias: 1.º Ser cónyuge o pariente por consan guinidad o afinidad, dentro del cuarto grado civil de una de las partes o de sus abogados o procuradores. 2.º Tener interés directo o indirecto en el asunto o en otro semejante. 3.º Estar o haber estado en situació n de dependencia o de comunidad o contraposición de intereses con alguna de las partes o con sus abogados o procuradores. 4.º Amistad íntima o enemistad con cualquiera de las partes o sus procuradores o abogados. 5.º Cualquier otra circunstancia, de bidamente acreditada, que les haga desmerecer en el concepto profesional. 2. Las tachas no podrán formularse después del juicio o de la vista, en los juicios verbales. Si se trat are de juicio ordinario, las tachas de los peritos autores de dictámenes aportados con demanda o contestación se propondrán en la audiencia previa al juicio. Al formular tachas de peritos, se podrá proponer la prueba conducente a justificarlas, excepto la testifical. Artículo 344 Contradicción y valoración de la tacha. Sanción en caso de tacha temeraria o desleal 1. Cualquier parte interesada podrá dirigirse al tribunal a fin de negar o contradecir la tacha, aportando los documentos que consideren pertinentes a tal efecto. Si la tacha menoscabara la consideración profesional o personal del perito, podrá éste solicitar del tribunal que, al término del proceso, declare, median te providencia, que la tacha carece de fundamento. 2. Sin más trámites, el tribunal tendrá en cuenta la tacha y su eventual negación o contradicción en el mo mento de valorar la prueba, formulando, en su caso, mediante providencia, la declaración de falta de fundamento de la tacha prevista en el apartado anterior. Si apreciase temeridad o deslealtad procesal en la tacha, a causa de su motivación o del tiempo en que se formulara, podrá imponer a la parte responsable, con previa audiencia, una multa de 60 a 600 euros. Cuantías expresadas en los términos que contienen los anexos del R.D. 1417/2001, 17 diciembre, por el que se pr ocede a la conversión a euros de las cuantías establecidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 27 diciembre).Vigencia: 1 enero 2002 Artículo 345 Operaciones periciales y posible intervención de las partes en ellas 1. Cuando la emisión del dictamen requiera algún reconocimiento de lugares, objetos o personas o la real ización de operaciones análogas, las partes y sus defensores podrán presenciar uno y otras, si con ello no se 13

19. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo impide o estorba la labor del perito y se puede garantizar el acierto e imparcialidad del dictamen. 2. Si alguna de las partes solici tare estar presente en las operaciones periciales del apartado anterior, el tribunal decidirá lo que proceda y, en caso de admitir esa presencia, or denará al perito que dé aviso directamente a las partes, con antela ción de al menos cuarenta y ocho horas, del día, hora y lugar en que aq uellas operaciones se llevarán a cabo. Artículo 346 Emisión y ratificación del di ctamen por el perito que el tribunal designe El perito que el tribunal designe emit irá por escrito su dictamen, que hará llegar por medios electrónicos al tribunal en el plazo que se le haya señalado. De dicho dictamen se dará tras lado por el secretario judicial a las partes por si consideran necesario que el perito concurra al juicio o a la vista a los efectos de que aporte las aclaraciones o explicaciones que sean oportunas. El tribunal podrá acordar, en todo caso, mediante providencia, que considera necesaria la presencia del perito en el juicio o la vista para comprender y valorar mejor el dictamen realizado. Artículo 346 redactado por el apartado cuarenta y cuatro del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O. E.» 6 octubre).Vig encia: 7 octubre 2015 Artículo 347 Posible actuación de los peritos en el juicio o en la vista 1. Los peritos tendrán en el juicio o en la vista la intervención solicitada por las partes, que el tribunal admita. El tribunal sólo denegará las solicitudes de intervención que, por su finalidad y contenido, hayan de esti marse impertinentes o inút iles, o cuando existiera un deber de confidencialidad derivado de la intervención del perito en un procedimiento de mediación anterior entre las partes. Párrafo segundo del apartado 1 del artículo 347 redactado por el apartado ocho de la disposición final tercera de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2012 En especial, las partes y su s defensores podrán pedir: 1.º Exposición completa del dictamen, cuando esa exposición requiera la realización de otras operaciones, co mplementarias del escrito aportado, mediante el empleo de los documentos , materiales y otros elementos a que se refiere el apartado 2 del artículo 336. 2.º Explicación del dictamen o de alguno o algunos de sus puntos, cuyo significado no se considerase suficient emente expresivo a los efectos de la prueba. 3.º Respuestas a preguntas y obje ciones, sobre método, premisas, conclusiones y otros aspectos del dictamen. 4.º Respuestas a solicitudes de ampliación del dictamen a otros puntos conexos, por si pudiera llevarse a cabo en el mismo acto y a efectos, en cualquier caso, de conocer la opinió n del perito sobre la posibilidad y 14

15. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 2. Los dictámenes cuya necesidad o util idad venga suscitada por la contestación a la demanda o por lo alegado y pretendido en la audiencia previa al juicio se aportarán por las pa rtes, para su trasla do a las contrarias, con al menos cinco días de antelación a la celebración del juicio o de la vista, manifestando las partes al tr ibunal si consideran necesario que concurran a dicho juicio o vista los peritos autores de los dictámenes, con expresión de lo que se señala en el apartado 2 del artículo 337. El tribunal podrá acordar también en es te caso la presencia de los peritos en el juicio o vista en los términos señalados en el apartado 2 del artículo anterior. Número 2 del artículo 338 redactado por el apartado cuarenta y dos del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 Artículo 339 Solicitud de designación de peritos por el tribunal y resolución judicial sobre dicha solicitud. Designación de peritos por el tribunal, sin instancia de parte 1. Si cualquiera de las partes fuese ti tular del derecho de asistencia jurídica gratuita, no tendrá que aportar con la demanda o la contestación el dictamen pericial, sino simplemente anunciarlo, a los efectos de que se proceda a la designación judicial de perito, conforme a lo que se establece en la Ley de asistencia jurídica gratuita. Número 1 del artículo 339 redactado por el apartado cuarenta y tres del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 2. El demandante o el demandado, aunque no se hallen en el caso del apartado anterior, también podrán solicitar en sus respectivos escritos iniciales que se proceda a la designación judicial de perito, si entienden conveniente o necesario para sus interese s la emisión de informe pericial. En tal caso, el tribunal procederá a la designación. Dicho dictamen será a costa de quien lo haya pedido, sin pe rjuicio de lo que pudiere acordarse en materia de costas. Salvo que se refiera a alegaciones o pretensiones no contenidas en la demanda, no se podrá solicitar, con posterioridad a la demanda o a la contestación, informe pericial elaborado por perito designado judicialmente. La designación judicial de perito deberá realizarse en el plazo de cinco días desde la presentación de la contestación a la demanda, con independencia de quién haya solicitado dicha designación. Cuando ambas partes la hubiesen pedido inicialm ente, el tribunal podrá designar, si aquéllas se muestran conformes, un único perito que emita el informe solicitado. En tal caso, el abono de lo s honorarios del perito corresponderá realizarlo a ambos litigantes por part es iguales, sin pe rjuicio de lo que pudiere acordarse en materia de costas. Número 2 del artículo 339 redactado por el apartado cuarenta y tres del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 10

16. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 3. En el juicio ordinario, si, a consecuencia de las alegaciones o pretensiones complementarias permitidas en la audiencia, las partes solicitasen, conforme previene el apartado 4 del artículo 427, la designación por el tribunal de un perito que dictamine, lo acordará éste así, siempre que considere pertinente y útil el dictamen. Lo mismo podrá hacer el tribunal cuan do se trate de juicio verbal y las partes solicitasen en la vista design ación de perito, en cuyo caso se interrumpirá aquélla hasta que se realice el dictamen. Número 3 del artículo 339 redactado por el apartado cuarenta y tres del artículo único de la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil («B.O.E.» 6 octubre).Vigencia: 7 octubre 2015 4. En los casos señalados en los dos apartados anteriores, si las partes que solicitasen la designación de un perito por el tribunal estuviesen además de acuerdo en que el dictamen sea emit ido por una determinada persona o entidad, así lo acordará el tribunal. Si no hubiese acuerdo de las partes, el perito será designado por el procedim iento establecido en el artículo 341. 5. El tribunal podrá, de oficio, de signar perito cuando la pericia sea pertinente en procesos sobre declaración o impugnación de la filiación, paternidad y maternidad, sobre la capacidad de las personas o en procesos matrimoniales. 6. El tribunal no designará más que un perito titular por cada cuestión o conjunto de cuestiones que hayan de ser objeto de pericia y que no requieran, por la diversidad de su mate ria, el parecer de expertos distintos. Artículo 340 Condiciones de los peritos 1. Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias. 2. Podrá asimismo solicitarse dict amen de Academias e instituciones culturales y científicas que se ocupen del estudio de las materias correspondientes al objeto de la peri cia. También podrán emitir dictamen sobre cuestiones específicas las person as jurídicas legalm ente habilitadas para ello. 3. En los casos del apartado anterior, la institución a la que se encargue el dictamen expresará a la mayor brevedad qué persona o personas se encargarán directamente de prepararlo, a las que se exigirá el juramento o promesa previsto en el apartado segundo del artículo 335. Artículo 341 Procedimiento para la designación judicial de perito 1. En el mes de enero de cada año se interesará de los distintos Colegios profesionales o, en su defecto, de entidades análogas, así como de las Academias e instituciones culturales y científicas a que se refiere el apartado segundo del artículo anterior el envío de una lista de colegiados o asociados dispuestos a actuar como peritos. La primera designación de cada lista se efectuará por sorteo realizado en presencia del Secretario 11

20. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo utilidad de la ampliación, así como del plazo necesario para llevarla a cabo. 5.º Crítica del dictamen de que se trate por el perito de la parte contraria. 6.º Formulación de las tachas que pudieren afectar al perito. 2. El tribunal podrá también formular preguntas a los peritos y requerir de ellos explicaciones sobre lo que sea objeto del dictamen aportado, pero sin poder acordar, de oficio, que se amplíe, salvo que se trate de peritos designados de oficio conforme a lo dispuesto en el apartado 5 del artículo 339. (LECrim) Real Decreto de 14 de septiembre de 1882, aprobatorio de la Ley de Enjuiciamiento Criminal CAPÍTULO VII DEL INFORME PERICIAL Artículo 456 El Juez acordará el informe pericial cuando, para conocer o apreciar algún hecho o circunstancia importante en el sumario, fuesen necesarios o convenientes conocimientos científicos o artísticos. Artículo 457 Los peritos pueden ser o no titulares. Son peritos titulares los que tienen título oficial de una ciencia o arte cuyo ejercicio esté reglamentado por la Administración. Son peritos no titulares los que, care ciendo de título oficial, tienen, sin embargo, conocimientos o práctica es peciales en alguna ciencia o arte. Artículo 458 El Juez se valdrá de peritos titulare s con preferencia a los que no tuviesen título. Artículo 459 Todo reconocimiento pericial se hará por dos peritos. Se exceptúa el caso en que no hubies e más de uno en el lugar y no fuere posible esperar la llegada de otro sin graves inconvenientes para el curso del sumario. Artículo 460 El nombramiento se hará saber a los peritos por medio de oficio, que les será entregado por alguacil o porter o del Juzgado, con las formalidades prevenidas para la citación de los testigos, reemplazándose la cédula original, para los efectos del artículo 175, por un atestado que extenderá el alguacil o portero encargado de la entrega. Artículo 461 Si la urgencia del encargo lo ex ige, podrá hacerse el llamamiento verbalmente de orden del Juez, haciéndolo constar así en los autos; pero extendiendo siempre el atestado prevenido en el artículo anterior el encargado del cumplimiento de la orden de llamamiento. 15

21. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Artículo 462 Nadie podrá negarse a acudir al llamamiento del Juez para desempeñar un servicio pericial, si no es tuviere legítimamente impedido. En este caso deberá ponerlo en conocimiento del Juez en el acto de recibir el nombramiento, para que se provea a lo que haya lugar. Artículo 463 El perito, que sin alegar excusa fundada, deje de acudir al llamamiento del Juez o se niegue a prestar el informe, incurrirá en las responsabilidades señaladas para los testigos en el artículo 420. Artículo 464 No podrán prestar informe pericial acerca del delito, cualquiera que sea la persona ofendida, los que según el artículo 416 no están obligados a declarar como testigos. El perito que, hallándose comprendido en alguno de los casos de dicho artículo, preste el informe sin poner antes esa circunstancia en conocimiento del Juez que le hubiese nombrado incurrirá en la multa de 200 a 5.000 euros, a no ser que el hecho diere lugar a responsabilidad criminal. Párrafo 2.º del artículo 464 redactado por el apartado 4 del artículo cuarto de la Ley 38/2002, de 24 de octu bre, de reforma parcial de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sobre procedim iento para el enjuiciamiento rápido e inmediato de determinados delito s y faltas, y de modificación del procedimiento abreviado («B.O.E.» 28 octubre).Vigencia: 28 abril 2003 Artículo 465 Los que presten informe como peritos en virtud de orden judicial tendrán derecho a reclamar los honorarios e indemnizaciones que sean justos, si no tuvieren en concepto de tales peritos, retribución fija satisfecha por el Estado, por la Provincia o por el Municipio. Artículo 466 Hecho el nombramiento de peritos, el Secretario judicial lo notificará inmediatamente al Ministerio Fiscal, al actor particular, si lo hubiere, como al procesado, si estuviere a disposición del Juez o se encontrare en el mismo lugar de la instrucción, o a su representante si lo tuviere. Artículo 466 redactado por el aparta do cincuenta y dos del artículo segundo de la Ley 13/2009, de 3 de novi embre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 Artículo 467 Si el reconocimiento e informe perici ales pudieren tener lugar de nuevo en el juicio oral, los peritos nombrados no podrán ser recusados por las partes. Si no pudiere reproducirse en el juic io oral, habrá lugar a la recusación. Artículo 468 Son causa de recusación de los peritos: 1.ª El parentesco de consanguinidad o de afinidad dentro del cuarto grado con el querellante o con el reo. 2.ª El interés directo o indirecto en la causa o en otra semejante. 16

22. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 3.ª La amistad íntima o la enemistad manifiesta. Artículo 469 El actor o procesado que intente recusa r al perito o peritos nombrados por el Juez deberá hacerlo por escrito ante s de empezar la diligencia pericial, expresando la causa de la recusación y la prueba testifical que ofrezca, y acompañando la documental o designando el lugar en que ésta se halle si no la tuviere a su disposición. Para la presentación de este escrito, no estará obligado a valerse de Procurador. Artículo 470 El Juez, sin levantar mano, examinará los documentos que produzca el recusante y oirá a los testigos que pr esente en el acto, resolviendo lo que estime justo respecto de la recusación. Si hubiere lugar a ella, suspenderá el acto pericial por el tiempo estrictamente necesario para nombrar el perito que haya de sustituir al recusado, hacérselo saber y consti tuirse el nombrado en el lugar correspondiente. Si no la admitiere, se procederá como si no se hubiese usado de la facultad de recusar. Cuando el recusante no produjese los documentos, pero designare el archivo o lugar en que se encuentren, se reclamarán por el Secretario judicial, y el Juez instructor los exam inará una vez recibidos sin detener por esto el curso de las actuaciones; y si de ellos resultase justificada la causa de la recusación, anulará el info rme pericial que se hubiese dado, mandando que se practique de nuevo esta diligencia. Párrafo cuarto del artículo 470 redactado por el aparta do cincuenta y tres del artículo segundo de la Ley 13/2009, de 3 de novi embre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 Artículo 471 En el caso del párrafo segundo del artículo 467, el querellante tendrá derecho a nombrar a su costa un perito que intervenga en el acto pericial. El mismo derecho tendrá el procesado. Si los querellantes o los proces ados fuesen varios, se pondrán respectivamente de acuerdo entre sí para hacer el nombramiento. Estos peritos deberán ser titulares, a no ser que no los hubiere de esta clase en el partido o demarcación, en cuyo caso podrán ser nombrados sin título. Si la práctica de la diligencia peri cial no admitiere espera, se procederá como las circunstancias lo permitan para que el actor y el procesado puedan intervenir en ella. Artículo 472 Si las partes hicieren uso de la facultad que se les concede en el artículo anterior, manifestarán al Juez el nombre del perito, y ofrecerán, al hacer esta manifestación, los comprobantes de tener la cualidad de tal perito la persona designada. 17

23. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En ningún caso podrán hacer uso de dicha facultad después de empezada la operación de reconocimiento. Artículo 473 El Juez resolverá sobre la admisión de dichos peritos en la forma determinada en el artículo 470 para las recusaciones. Artículo 474 Antes de darse principio al acto pericial, todos los peritos, así los nombrados por el Juez como los que lo hubieren sido por las partes, prestarán juramento, conforme al artículo 434 , de proceder bien y fielmente en sus operaciones, y de no proponerse otro fin más que el de descubrir y declarar la verdad. Artículo 475 El Juez manifestará clara y determinad amente a los peritos el objeto de su informe. Artículo 476 Al acto pericial podrán concurrir, en el caso del párrafo segundo del artículo 467, el querellante, si lo hubiere, con su representación, y el procesado con la suya aún cuando estuviere preso, en cuyo caso adoptará el Juez las precauciones oportunas. Artículo 477 El acto pericial será presidido por el Juez instructor o, en virtud de su delegación, por el Juez municipal. Podrá también delegar en el caso del artículo 353 en un funcionario de Policía judicial. Asistirá siempre el Secretar io que actúe en la causa. Artículo 478 El informe pericial comprenderá, si fuere posible: 1.º Descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo, en el estado o del modo en que se halle. El Secretario extenderá esta descripción, dictándola los peritos y suscribiéndola todos los concurrentes. 2.º Relación detallada de todas las op eraciones practicadas por los peritos y de su resultado, extendida y autoriza da en la misma forma que la anterior. 3.º Las conclusiones que en vista de tales datos formulen los peritos, conforme a los principios y reglas de su ciencia o arte. Artículo 479 Si los peritos tuvieren necesidad de destruir o alterar los objetos que analicen, deberá conservarse, a ser posible, parte de ellos a disposición del Juez, para que, en caso necesario , pueda hacerse nuevo análisis. Artículo 479 redactado por el apartado cincuenta y cuatro del artículo segundo de la Ley 13/2009, de 3 de novi embre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 Artículo 480 18

24. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Las partes que asistieren a las operaciones o reconocimientos podrán someter a los peritos las observaciones que estimen convenientes, haciéndose constar todas en la diligencia. Artículo 481 Hecho el reconocimiento, podrán los peri tos, si lo pidieren, retirarse por el tiempo absolutamente preciso al sitio qu e el Juez les señale para deliberar y redactar las conclusiones. Artículo 482 Si los peritos necesitaren descanso, el Juez o el funcionario que le represente podrá concederles para ello el tiempo necesario. También podrá suspender la diligencia hasta otra hora u otro día, cuando lo exigiere su naturaleza. En este caso, el Juez o quien lo represente adoptará las precauciones convenientes para evitar cualquier alte ración en la materia de la diligencia pericial. Artículo 483 El Juez podrá, por su propia inicia tiva o por reclamación de las partes presentes o de sus defensores, hacer a los peritos, cuando produzcan sus conclusiones, las preguntas que es time pertinentes y pedirles las aclaraciones necesarias. Las contestaciones de los peritos se co nsiderarán como parte de su informe. Artículo 484 Si los peritos estuvieren discordes y su número fuere par, nombrará otro el Juez. Con intervención del nuevamente nombrado , se repetirán, si fuere posible, las operaciones que hubiesen practicado aquéllos y se ejecutarán las demás que parecieren oportunas. Si no fuere posible la repetición de la s operaciones ni la práctica de otras nuevas, la intervención del perito úl timamente nombrado se limitará a deliberar con los demás, con vista de las diligencias de reconocimiento practicadas, y a formular luego con quien estuviere conforme, o separadamente si no lo estuviere con ninguno, sus conclusiones motivadas. Artículo 485 El Juez facilitará a los peritos los medi os materiales necesarios para practicar la diligencia que les encomiende, re clamándolos de la Administración pública, o dirigiendo a la Autoridad correspondiente un aviso previo si existieren preparados para tal objeto, salvo lo dispuesto especialmente en el artículo 362. 19

61. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Se celebró el juicio el día 9 de junio de 2011, ratifi cándose la parte actora en su escrito de demanda y oponiéndose las representaciones de las entidades demandadas en la forma que se recoge en el acta correspondiente. La actora acudió el 16 de marzo de 2010 al Servicio de Urgencias del HUCA que le diagnostica Crisis de ansiedad; en el Informe del citado servicio se hace constar que "acude hoy por problema a nivel de trabajo....". El 18 de marzo de 2010 la actora acude al CS La Eria con clínica de ansiedad y componente depresivo reactivo a problemas laborales, pautándole tratamiento. El 6 de abril de 2010 se emite solici tud de asistencia por accidente de trabajo a la actora, refl ejándose en el mismo que la actora sufrió un accidente de trabajo el 6-4-2010 cuando realizaba las siguientes tareas: "situación de malestar con crisis de ansiedad derivado de un conflicto laboral, interviniendo el servicio de Prevención de Riesgos laborales del Principado de Asturias." La Mutu a no consideró la dolencia como accidente de trabajo, emitiendo justif icante de asistencia médica el 6-4- 2010 como derivada de enfermedad común. En fecha 7 de abril de 2010 la actora inicio un proceso de Incapacidad Temporal derivado de enfermedad común con diagnostico de "Trastorno adaptativo depresivo. Co nsta informe del CSM de fecha 5-7- 2010 en el que se refleja que esta en tratamiento desde el 28 de abril de 2010 por "presentar sintomatología de gran angustia. Parece que llevaba 4 años soportando vejaciones por parte de su jefe de servicio, hasta que rompió. En la actualidad ha mejorado pero aún no lo suficientes, gracias al tratamiento farmacológico y al programa de relajación aquí. DX Trastrono de an siedad Mixto (MOOBING)." La actora fue dada de alta en CSM ERIA el 14- 12-2010 por mejoría y sin tratamiento alguno. La actora fue alta del proces o de IT el 2 de agosto de 2010 por mejoría que permite trabajar. Consta aportado en autos Informe Ps icológico de la actora, elaborado por doña Diana , en el que se concluye que: "Dña Mercedes presenta un Trastorno Mixto con ansiedad y estado de animo depresivo y un Trastorno de Estrés postraumático. Dña Mercedes carece de antecedentes de trastornos psicopatologicos de personalidad o de situaciones traumáticas a anteriores qu e pudieran causar o influir en su estado emocional presento o que haya podido dificultar su adaptación al entorno laboral.....La etiología de dicha alteración se ubica verosiblemente en la influencia de un estresor psicosocial en el contexto laboral, identificado por doña Mercedes como una situación de acoso hacia su persona por part e de su superior jerá rquico doña Angustias ...Los resultados obtenidos por Dña Me rcedes en la evaluación técnica realizada constituyen elementos cons istentes con una evaluación de acoso psicológico laboral...." pusieron en conocimiento de la Dirección de la Agencia Sanidad ambiental y Consumo a la calidad de las 56

62. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo relaciones interpersonales que suponían un perjuicio para su salud. Ante la citada comunicación la Dirección solicitó la actuación urgente del Servicio de Prevención de Riesgo s Laborales para que realizase una evaluación del Riesgo comunicado y posteriormente asesoren sobre las posibles medidas preventivas acorde con la naturaleza y magnitud del riesgo identificado durante el proceso. El psicólogo Técnico del Servicio de Prevención emite informe el 26 de abril de 2010 del siguiente tenor: "La trabajadora doña Mercedes ... que ocupa el puesto de Jefa de Sección de Arbitraje dentro del servicio de consumo adscrita a la agencia ambiental de consumo de la Consejería de Salud Y Servicios Sanitarios presentó a finales de marzo una comunicación de riesgo psicosocial derivada de su relación con su superior inmediato. El Área de Psicosociología Aplicada del Servicio de Prevención del Principado procedió a investigar dicha situación y durante nuestra actuación la trabajadora sufrió una ruptura definitiva de la sintomatología que venía manifestan do y derivada de la situación laboral. En ese momento se le recomendó que acudiera con el parte de accidente a la Mutua correspondientes la cual no consideró la dolencia como accidente lo que obligó a la trabajadora a acudir a los servicios de salud de la seguridad social. Ac tualmente se esta negociando por parte de los responsables de este servicio dicha situación con la Mutua. A finales de la semana pasada se hizo entrega de nuestro informe de cara a planificar la intervención y las medidas para eliminar y/o controlar los riesgos identificados. Se prevé un plan estratégico en firme a finales del presente mes garantizando por parte de los responsables y técnicos de este servicio el cont rol de los riesgos que motivaron el malestar de la trabajadora. Obviamen te es importúnate que no sólo la garantía de unas buenas condiciones de trabajo sino que la trabajadora se recupere de la sintomatología manifestada." Por parte de la Junta de Personal Fu ncionario de la Administración del Condado se solicitó en fecha 10 de mayo de 2010, que la Inspección General de Servicio proceda a la apertura inmediata de expediente informativo al respecto de los hecho s denunciado referidos la Servicio de Consumo de la Agencia de Sanidad ambiental y consumo. Se tramitó el correspondiente expedi ente que obra en autos, constando aportado EVALUACION DE RIESGOS LABORALES EN SERVICO DE CONSUMO de fecha 17 de mayo de 2010, que se da por reproducido. La Técnico no valoro en su informe el MOBBING. La Consejería de Salud y Servicio s Sanitarios remitió Informe del Secretario General Técnico a Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Oviedo en contestación al escrit o de dicho juzgado de fecha 3 de marzo de 2011, en el que se les solici taba certificado explicativo de la causa de cese de doña Angustias , como Jefa de Servicio de Consumo de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo, en el que se informa 57

63. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo en el apartado 5: " Finalmente, y pese a que del Informe mencionado no se desprende ninguna situación de acoso laboral, en el mismo se hace referencia en lo que se refier e a doña Angustias , que existen una serie de factores de riesgo psicosoc ial derivados del estilo de mando, conflicto de rol, interés por el trabajador y ambigüedad de rol, susceptibles de originar estrés y ansiedad en los as trabajadores/as dependiente..." La actora presentó escrito en fecha 18 de octubre de 2010 que calificó como recurso de alzada contra la desestimación presunta por silencio administrativo de la solicitud de reconocimiento de accidente en acto de servicio, reiterando lo solicitado en el escrito de 17 de julio, por considerar que concurrían las mismas circunstancia que en Dña Trinidad . Por resolución de 2 de noviembre de 2010 se desestimó e recurso de reposición interpuesto por la actora contra la desestimación presunta de la solicitud de reconocimiento de accidente en acto de servicio por carecer de objeto la mencionada pr etensión al pertenecer la solicitante al Cuerpo Superior de Administra dores de la Administración del Condado y no tener como sistema de previsión social el de MUFACE. Iniciado expediente de valoración de contingencia determinante de I.T. del proceso iniciado el 7 de abril de 2010, para que se declare derivado de accidente de trabajo, se reso lvió finalmente por la Dirección Provincial, previo informe propuest a del Equipo de Valoración de Incapacidades de fecha 5 de agosto de 2010, por Resolución de fecha 6 de agosto de 2010, declara el carácter común de la Incapacidad Temporal iniciada por el actor en fecha 7 de abril de 2010, determinando como responsable de dicha prestación al INSS. El art. 156.2.e) de la LGSS dispo ne que tendrán la consideración de accidentes de trabajo las enfermedades no incluidas en el artículo siguiente (relativo a la enfermeda d profesional) que contraiga el trabajador con motivo de la realizac ión de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de su trabajo. Es por lo tanto necesario, no solo que se contraiga la enfermedad con motivo del trabajo, sino que, además, sea el trabajo la causa exclusiva de que se haya contraído (en ese sentido se pronuncia la STSJ del País Vasco de fecha 29.12.2006 , y 5 de febrero de 2008 ). La actora alegaba en la reclamación previa y en la demanda la existencia de acoso moral en el trabajo o mo bbing por parte de su superior jerárquica en la entidad para la que presta servicios. El acoso moral en el trabajo implica toda una serie de conductas o actitudes hostiles, consistentes en atentar contra las condiciones de trabajo, con la correspondiente pérdida de funciones, el atentar contra la dignidad, que implica la pérdida de salud; y configuran una situación de acoso 58

64. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo que somete al trabajador a un trato degradante, conculcando el derecho a la integridad moral e interdicción de tratos degradantes que protege el artículo 15 de la Constitución Española, así como el artículo 4.2.e) del Estatuto de los Trab ajadores (derecho básico a la consideración debida a la dignidad ), constituyendo sin duda causa justa para que el trabajador pueda ej ercitar, entre otras, la acción de daños y perjuicios, basado en un incumplimiento de las obligaciones de la empresa. Es necesario delimitar lo que constituye acoso y lo que son las tensiones ordinarias que subyac en en toda comunidad de personas, de las que no puede decirse que se encuentre exenta el entorno laboral, si tenemos en cuenta el permanente dinamismo con que se desenvuelve el trabajo en general y que genera por sí mismo tensiones físicas y psíquicas, desencadenantes de padecimientos para el trabajador en atención a la propia sensibilidad que pueda tener. De este modo, no todas las situaciones que revelen un conflicto entre un trabajador y su superior jerárqui co o entre trabajadores de igual categoría han de calificarse, sin más, como acoso moral, sin perjuicio, obviamente, de que tales prácticas abusivas encuentren respuesta a través de otras vías previstas legalm ente. Para recibir la consideración jurídica propia de acoso ha de envolverse la actuación empresarial desde el prisma de una presión que ha de ser maliciosa y con cierta continuidad en el tiempo, con clar o objetivo degradante para la personalidad del trabajador afectado por la conducta. La doctrina se ha cuidado de distinguir entre lo qu e propiamente es el acoso laboral de otras figuras o situaciones, como el ejercicio arbitrario o discrecional de las facultades empresariales, su sceptible de ser corregido mediante las acciones o reclamaciones opor tunas, sin que tales actuaciones vayan encaminadas a atentar contra derechos fundamentales del trabajador ; lo que se conoce como el síndrome de «burnout», consistente en un agotamiento de ca rácter psíquico ante un eventual exceso de trabajo , las dificultades del mismo o la falta de expectativas o de reconocimiento profesional, o in cluso de la percepción subjetiva que pueda tener el propio trabaj ador , en la que pueden influir determinados rasgos o características de su personalidad, de que está siendo objeto de acoso o persecución. Por lo que no todo trastorno psíquico, aunque pueda estar más o menos relacionado con el trabajo, puede ser calificado de acoso. Pues bien, de la prueba practi cada, en concreto la documental medica aportada por la actora, el expediente tramitado por la Administración, la testifical practicada, en concreto la de sus dos compañeras de trabajo, y la perici al practicada a instancias de la actora, resulta acreditada la conexió n entre el trabajo y la afección psíquica que dio lugar al proceso de It; resultando el carácter exclusivo del origen laboral de dicha afección del hecho de que no consta ningún otro factor distinto al prop io trabajo como posible factor que 59

65. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo haya podido coadyuvar a la aparición de aquella; no constando antecedentes psiquiátricos de la actora o procesos anteriores de IT. En el acto de juicio se ha acreditado la concurrencia de los requisitos propios del acoso moral en el trabaj o o mobbing arriba referidos por parte de su superior (h ostigamiento dirigido a menoscabar su dignidad), así las testigos han depuesto que la superior trataba despectivamente a la actora (llamándola enanita ra rita), gritándola, insultándola, dirigiéndose a ella a través de terc eras personas, menospreciando su trabajo....... La actora, junto con otra s dos compañeras de trabajo, puso los hechos en conocimiento de la entidad para la que presta servicios la cual inicio expediente para averiguar los hechos, si bien en el Informe de la Técnico de Prevención no se va loró el mobbing, si depuso en la vista que el estilo de la jefatura no era sano; y la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios remitió Inform e del Secretario General Técnico a Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Oviedo en contestación al escrito de dicho juzgado de fecha 3 de marzo de 2011, en el que se les solicitaba certificado explicativo de la causa de cese de doña Angustias , como Jefa de Servicio de Consumo de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consum o, en el que se informa en el apartado 5: " Finalmente, y pese a que del Informe mencionado no se desprende ninguna situación de acoso laboral, en el mismo se hace referencia en lo que se refiere a doña Angustias , que existen una serie de factores de riesgo psicosocial derivados del estilo de mando, conflicto de rol, interés por el trabajador y ambigüedad de rol, susceptibles de originar estrés y ansiedad en los/ as trabajadores/as dependiente...". De hecho por parte de la Administración se procedió a cesar a dicha jefe de servicio habiendo depuesto don Aquilino que la causa fue el incorrecto ejercicio de su labor de jefatura. En todos los informes médicos de la sanidad publica, que por objetivos e imparciales se tienen en consideración, se hace referencia constantemente a la problemática laboral, y en el de fecha 24-5-2001 se recoge el dx de Trastorno ansiedad mixto Mobbing; coincidiendo con el informe psicológico realizado po r doña Diana (Psicologa), que fue ratificado en la vista, y que concluye que: "Dña Mercedes presenta un Trastorno Mixto con ansiedad y estado de animo depresivo y un Trastorno de Estrés postraumático. Dña Mercedes carece de antecedentes de trastornos psicopatologicos de personalidad o de situaciones traumáticas a anteriores qu e pudieran causar o influir en su estado emocional presento o que haya podido dificultar su adaptación al entorno laboral.... La etiologí a de dicha alteración se ubica verosiblemente en la influencia de un estresor psicosocial en el contexto laboral, identificado por doña Mercedes como una situación de acoso hacia su persona por parte de su superior jerárquico doña Angustias ... Los resultados obtenidos por Dña Mercedes en la evaluación técnica realizada constituyen elementos cons istentes con una evaluación de acoso psicológico laboral". 60

143. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Como he mos dicho anteriormente, lo s profesiogramas incluidos en los informes medico laborales e informes periciales, vienen definidos como el estudio de valoración de los requerimientos profesionales de la actividad profesional del trabajador sea cualificado o no, estableciéndose una escala de graduación de los mismos. El profesiograma es un documento té cnico en el que se especifican las características del puesto de tr abajo, y sus necesidades con las 138

26. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Estado para el año 2007, en la redacción dada por la disposición final octava de la Ley 48/2015, de 29 de octubre. Artículo 146.- Cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. 1. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, la cotización por las contingencias de accidentes de trab ajo y enfermedades profesionales se realizará mediante la aplicación de los tipos de cotización establecidos para cada actividad económica, ocup ación, o situación en la tarifa de primas establecida legalmente. Para el cálculo de dichos tipos de cotización se computará el coste de la s prestaciones y las exigencias de los servicios preventivos y rehabilitadores. 2. De igual forma se podrán establec er, para las empres as que ofrezcan riesgos de enfermedades profesionales, tipos adicionales a la cotización de accidentes de trabajo, en relación a la peligrosidad de la industria o clase de trabajo y a la eficacia de los medios de prevención empleados. 3. La cuantía de los tipos de cotización a que se refieren los apartados anteriores podrá reducirse en el supues to de empresas que se distingan por el empleo de medios eficaces de prevención. Asimismo, dicha cuantía podrá aumentarse en el caso de empr esas que incumplan sus obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo. La reducción y el aumento previstos en este apartado no podrán exceder del 10 por ciento de los tipos de cotización, si bien el aumento podrá llegar hasta un 20 por ciento en caso de reiterado incumplimiento de las aludidas obligaciones. La cotización por accidentes de tr abajo y enfermedades profesionales por parte de los empresarios y de los trabajadores por cuenta propia, en los términos establecidos en el Regl amento general sobre cotización y liquidación de otros derechos de la Seguridad Social, se efectuará mediante la aplicación de los tipos de cotización que correspondan a las actividades económicas de empresas y trabajadores y a las ocupaciones o situaciones de estos últimos, conforme a la tarifa de primas vigente (Art. 11 ,RD 2064/1995, de 22 de diciembre y DF10 ,Ley 17/2012, de 27 de diciembre ). (Ver tarifa de primas vigente en "Códigos CNAE ") Las primas adicionales a la cotización de accidentes de trabajo que el Gobierno pueda establecer para las empresas que ofrezcan riesgos de enfermedades profesionales podrán di versificarse, en los términos y condiciones fijados por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, en función de la peligrosidad de la industria o clas e de trabajo y de la eficacia de los medios de prevención aplicados, sin que dicha diversificación pueda suponer la exoneración de unas empresas y la asunción por otras del importe total de dichas primas adicionales. 21

51. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo “1- El contrato de trabajo podrá exti nguirse por decisión del empresario mediante despido basado en un incu mplimiento grave y culpable del trabajador. 2- Se considerarán incump limientos contractuales: (...) f) La embriaguez habitual o toxicomanía, si repercute negativamente en el trabajo.” Por otra parte, el artículo 58: Fa ltas y sanciones a los trabajadores: “1- Los trabajadores podrán ser sancionados por la dirección de las empresas en virtud de incumplimient os laborales, de acuerdo con la graduación de faltas y sanciones que establezcan en las disposiciones legales o en el convenio co lectivo que sea aplicable. 2- La valoración de las faltas y las correspondientes sanciones impuestas por la dirección serán siempre revisables ante la jurisdicción competente. La sanción de las faltas graves y muy graves requerirá comunicación escrita al trabajador, haciendo consta r los hechos que la motivan. A modo de ejemplo, en el convenio cole ctivo del metal, la graduación de faltas y sanciones viene desarrollado en el Capítulo IV: Código de Conducta Laboral: Se establece como falta leve (Art. 16.l): La embriaguez o consumo de drogas no habitual en el trabajo. Establece como falta grave (Art. 17.l): La embriaguez o el estado derivado del consumo de drogas, si supone alte ración en las facultades físicas o psicológicas en el desempeño de sus funciones o implica un riesgo en el nivel de protección de la seguri dad y salud de los trabajadores. Y considera falta muy grave (Art. 18.j): La reincidencia en falta grave, aunque sea de distinta naturaleza, si empre que las faltas se cometan en un periodo de dos meses, y haya mediado sanción. Mientras que el régimen de sanciones se regula en el artículo 19, en el que se establece: Por faltas leves: Amonestación por escrito Por faltas graves: Amonestación por escrito Suspensión de empleo y sueldo de 2 a 20 días Por faltas muy graves: Amonestación por escrito Suspensión de empleo y sueldo de 21 a 60 días Despido Y el artículo 20, Prescripción, establece que dependiendo de su graduación, las faltas pres criben a los siguientes días: Faltas leves: 10 días Faltas graves: 20 días Faltas muy graves: 6 46

74. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo profesionales. El trabajo debe tener la exclusividad causal de la que se denomina enfermedad ocasionada por el trabajo. Así lo han considerado Jueces y Tribunales en algunos casos que se han analizado a lo largo del segundo capítulo de este proyecto. TERCERA. El accidente de trabajo se encuentra recogido en el artículo 156 de la Ley General de la Seguridad Social, donde se define como “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecut e por cuenta ajena”. No obstante, y lo que ocupa a este proyecto, es la consideración de determinadas enfermedades comunes como ocasionada s por el trabajo, previstas en el artículo 156.2 e): “Las enfermedades, no incluidas en el artículo siguiente, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo”. CUARTA. El fundamento de considerar el estrés laboral como accidente de trabajo se encuentra en la acum ulación continua de una serie de factores estresores, que más adelante resultan en la materialización de un daño para la salud del trabajador. Desde luego la clave se encuentra en probar la relación de causalidad entre la realización del trabajo y el daño ocasionado por el mismo. QUINTA. A pesar de que los riesgos psicosociales en el trabajo son de difícil tratamiento judicial debido a su abstracción y poca concreción, los intérpretes y aplicadores del dere cho han dado respuestas similares a las distintas controversias acerca de l tratamiento del estrés laboral en la jurisprudencia. Cuando el estrés la boral se considera por los Tribunales Laborales Accidente de Trabajo, se hace una lectura de las diferentes condiciones que deben concurrir para dicha consideración. De un lado, el suceso debe situarse en el lugar y tiempo de trabajo (art. 156.3 LGSS), de acuerdo a varias consideraciones de algunos de los Juzgados de lo Social mencionados en el Capítulo 2 de este proyecto. No obstante, algunos Tribunales Superiores de Ju sticia, consideran necesario que el acto dañino tenga lugar en horario y lugar de trabajo. El requisito indispensable para poder considerar la materialización del estrés laboral como accidente de trabajo, es la rela ción causal entre el acto dañino y la realización del trabajo, además de que la enfermedad ocasionada por el estrés laboral no esté situada en la lista de enfermedades profesionales (art. 156.2 e). Fuente:https://riull.ull.es/xmlui/bitstream/ha ndle/915/1017/EL%20ESTRES%20LABORAL%20IMPACTO%20EN%20L A%20SALUD%20DE%20LOS%20TRABAJADORES.pdf?sequence=1 69

177. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     172

6. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Introducción. Las principales Funciones de los Peritos Judiciales en materia de Seguridad y Salud Laboral. Es una realidad palpable que, tras discurrir la época de la trasposición de la Directiva Marco a nuestro ordenamiento jurídico (89/391/CE) con la publicación de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, publicado en el BOE nº269, 10/11/1995, y con la exposición de motivos ambiciosa, enca minada a unas políticas proactivas de protección de los trabajadores y trabajadoras, no ha sido hasta épocas recientes, es decir con un bagaje de implantación superior a 20 años, la realidad de la confirmación del auge y aumento de la demanda de servicios de consultoría o información pe ricial. No sabemos bien si es debido a un aumento de la cultura preventi va, un auge en el conocimiento y reconocimiento de los derechos mínimos de la clase trabajadora, desarrollo de líneas de formación en sectores legales con la preparación de letrados y abogados para afrontar causas de demandas civiles y reclamaciones penales que evidentemente aumenta las potenciales carteras de servicios. De la misma manera ha influido en el aumento de las contrataciones de los Servicios Periciales, la continua preparación y especialización del Ministerio Fiscal, con la conformación de Un idades especificas en Materia de Seguridad y Salud Laboral. Queda pat ente la necesidad, cada vez mayor, que manifiestan los abogad os, de encontrar especialistas preparados para redactar y disponer de Informes Periciales imparciales técnicamente sostenibles y estructuras procesales correctas. No siempre resulta fácil encontrara especialistas en la materi a con formación en la redacción y construcción de pericias judiciales. Investigación de Accidentes vs Informe Pericial Aunque c iertamente se tiende a co nfundir estos dos conceptos, y no carece de toda lógica, debemos ser meticulosos y entender que una “Investigación de Accidentes”, si endo una técnica de Seguridad, únicamente persigue conocer las causas fácticas de los sucedido sin buscar culpables a priori (Método de Árbol de Causas), y sin embargo en el Informe Pericial, a parte de analizar e investigar hasta el último factor causal, si se tiende a señalar si las responsabilidades son atribuibles al “empresario” o a los “trabajadores” , diferenciando las “imprudencias profesionales” de las “imprudencias temerarias”. Dado que el empresario está obligado a responder civilmente tanto por sus actos como por los de sus subordin ados la responsabilidad penal y civil suele reclamársele al él, teniendo en cuenta que la misma podría concurrir con la de técnicos, directivos , mandos intermedios, etc. El daño, por su parte, tiene distinto s aspectos: las lesiones físicas, las psíquicas, las secuelas que dejan unas y otras, los daños morales en toda su 1

12. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo  aplicar los conocimientos teóricos y prácticos para elaborar el informe o dictamen pericial en el entorno judicial. Dentro de las funciones de perito judicial también cabe, como no, destacar la elaboración y entrega de un informe (Informe Pericial) que debe realizar el juez con los fundament os específicos para su designación, al igual que la promesa de confidenc ialidad, materiales que uso para explicar los diferentes casos, entre otros. En referencia a lo que viene marcado, sobre las condiciones de los peritos judiciales, en la Ley de En juiciamiento Civil (LEC) y la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), tenemos que: (LEC) Artículo 340 Condiciones de los peritos 1. Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias. 2. Podrá asimismo solicitarse dict amen de Academias e instituciones culturales y científicas que se ocupen del estudio de las materias correspondientes al objeto de la peri cia. También podrán emitir dictamen sobre cuestiones específicas las person as jurídicas legalm ente habilitadas para ello. (LECrim) Artículo 457 Los peritos pueden ser o no titulares. Son peritos titulares los que tienen título oficial de una ciencia o arte cuyo ejercicio esté reglamentado por la Administración. Son peritos no titulares los que, care ciendo de título oficial, tienen, sin embargo, conocimientos o práctica es peciales en alguna ciencia o arte. 7

55. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo resultado sería el mismo, siendo la conducta omisiva del empresario consistente en no llevar a la práctica la medida de proteger al trabajador (insistimos en que no se tomó ninguna medida para evitar el riesgo de atrapamiento, no existiendo además prot ección en el eje de transmisión) la causa eficiente y determinante del daño producido al trabajador; acontecimiento éste que no se hubiera producido de haberse cumplido por el empleador las condiciones mínimas de seguridad a que antes se ha hecho referencia. De esta manera, la actuación empresarial puede calificarse como la causa eficiente del daño producido al trabajador . Toma de Fuerza para aperos Agrícolas: Es un eje en rotación que transmite energía para el accionamiento de las máquinas acopladas al tractor, situado normalmente en la parte posterior del mismo. Además de este eje constituyen los componentes necesarios para dicho accionamiento, un árbol de transmisión articulado mediante juntas “cardan” para permitir el cambio de dirección y, un eje telescópico, denominado eje cardánico. La velocidad de rotación de la toma de fuerza depende del régimen de giro del moto r, en función de la necesaria para que la máquina pueda realizar la tarea requerida. De forma que a mayor velocidad del motor tiene a su salida mayor velocidad la toma de fuerza y, viceversa. En un principio la velocidad estaba normalizada solamente a 540 rpm. Con la aparición de los tractore s de gran potencia, se aumentó la velocidad normalizada a 1000 rpm. En los aperos accionados por la to ma de fuerza del tractor, puede producirse contacto con los element os móviles de la transmisión de potencia o con los elementos de trabajo . Los ejes acanalados y las juntas cardan pueden enganchar la ropa y atra er a la persona contra el eje que gira a gran velocidad, ocasionándole graves heridas e incluso la muerte. Este atrapamiento puede producirse, si empre que la toma de fuerza esté accionada: 9 Al subir o bajar del tractor por la parte posterior del mismo. 9 Al pasar de un lado a otro por encima de los elementos de la toma de 50

58. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo practicarle a dicho conductor falleci do la correspondiente autopsia, se remitieron al Instituto Nacional de To xicología muestras de orina, sangre y humor vítreo del fallecido para su análisis, dando como resultado una concentración de alcohol etílico en sangre de 1,02 g/l +/- 0,03 g/l y presencia en las muestras de orina de cannabinoides y cafeína. (Tras hacer referencia a la importante sentencia del TS de 18 de septiembre de 2007 ya trabajada sobre la diferencia entre imprudencia temeraria y profesional), En el supu esto concreto que nos ocupa, el causante conducía un tractor, sin hacer uso de la barra de seguridad, y existiendo indicios racionales de que circulaba a una velocidad inadecuada para el trazado de la vía, con el agravante de que la conducción se efectuaba con un nivel de alcoholemia de 1,02 g/l, siendo el máximo permitido de 0,5 g/l, po r lo que duplicaba la tasa máxima, existiendo además restos de cannabis en orina, por lo que , puesto que la mera conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas no necesariamente tiene que ser demostrati va de una imprudencia temeraria, hemos de analizar si concurrían además otras circunstancias que, a los ojos de un ciudadano medio, supusieran asunción de riesgo especialmente cualificado. Esta Sala ha de tener presente que conforme a la normativa vigente "No podrán circular por las vías objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial los conductores de vehículos ni los conductores de bicicletas con una tasa de alcohol en sangre superior a 0,5 gramos por litro, o de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos por litro", a ello se añade la presencia de cannabis, siendo evidente que la mezcla de las dos sustancias tiene una mayor repercusión en la merma de la capacidad de reflejos y facultad es del conductor, que circulaba a velocidad inadecuada, aumentando con ello el nivel de peligrosidad y riesgo de accidentabilidad, al que tamb ién coadyuva la no utilización de la barra de seguridad. (...) Su conducta poniéndos e al volante de un vehículo a motor con una elevadísima tasa de alcohol en sangre, se suma la conducción tras haber consumido estupefacientes y rebasand o la velocidad máxima permitida, por lo que siendo el accidentado cons ciente del peligro que entrañaba la conducción en esas condiciones, asum iendo el riesgo inherente a tales circunstancias adversas, era previsible que sufriera una pérdida de control del automóvil, saliéndose de la vía, como así ocurrió. Consecuentemente, debe apreciarse la concurrencia de imprudencia temeraria que contempla el art. 156.4 b) de la LGSS y la inexistencia de accidente laboral, al romperse el necesario e imprescindible nexo de causalidad entre la lesión y el trabajo. 53

87. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo reproducidas al igual que las no rmas internas correspondientes a características y usos de filtros y ma scarillas y a extracción localizada, operativa para el muestreo cont rol y evaluación del amianto en suspensión aérea, criterios a seguir po r el servicio de seguridad para la evaluación de contaminantes en ambi entes industriales de seguridad, e instrucciones de seguridad relativas a la prevención de los riesgos de exposición al amianto. El demandante pasó reconocimientos médicos ordinarios no semestrales generales y no específicos de asbestosis por los servicios médicos de la empresa, en fech as 06/12/1971, 28/ 09/1977, 19/12/1983, 14/11/1984, 13/03/1987, 25/11/1988, 12/12/1989, 14/11/1990, 04/11/1992, 18/10/1993, 26/01/1995, 03/ 03/1998. En fecha 20/11/2001 fue reconocido por el Dr. Francisco, en el informe médico consta hábito tabáquico, 40 años fumando, 2 paquetes, y RX en grosamientos pleurales bilaterales similar previa. En 03/12/2001 le fue practicado al demandante TAC de Torax con contraste intravenoso co n informe radiológico de: placas pleurales bilaterales con calficación probablemente en relación con enfermedad profesional por asbesto, lesión nodular pulmonar de aproximadamente 2 cm de diámetro mayor en lóbulo superior derecho adyacente a cava superior por lo que deberá descartarse CA de pulmón, no se evidencian adenopatías de tamaño significativo hiliares o mediastínicas, hiperinsuflación pulmonar, con areas más radiolucentes probablemente en relación con enfi sema centrolobulillar, no se evidencian lesiones focales hepáticas, suprarrenales dentro de la normalidad. En 16/11/2001 le fue realiz ado R.X. Torax, P-A y L con informe radiológico de: paciente EPOC co n hiperinsuflación pulmonar y opacidades basales bilaterales con cierta pérdida de volumen, no homogeneas probablemente en rela ción con bronquiestasias, se observa engrosamientos nodulares pleurales bilaterales probablemente en relación con enfermedad profesiona l por asbestos. Fue remitido por el Servicio de Neumología del Hospit al Arquitecto Marcide, al Servicio de Cirugía torácica del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de A Coruña, donde en fecha 11/04/2002 se le realizó intervención quirúrgica de toracotomía postero-lateral por 5° espacio interconstal, con hallazgos de pulmón enfisematoso co n gran inflamación, tumor en LSD intimamente adherido a mediastino, sobre vena cava superior, justo encima de v.Azigos, quedando pendi ente la anatomía patológica. En la Anatomía patológica realizada en fecha 17/04/2002 no se recoge hallazgo de fibras de am ianto, su diagnóstico fue de: lóbulo superior derecho: carcinoma epidermoide moderadamente diferenciado de 3cm. de diámetro máximo con infilt ración pleural, borde quirúrgico bronquial libre de tumor; 8 gangli os linfáticos intrapulmonares sin evidencia de tumor y fragmento de pericardio sin evidencia de tumor; en referencia a los ganglios linfátic os refiere: reacción gangliolar: histiocitosis sinual e hiperplasia folicular y antracosis. Tras radioterapia 82

88. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo posterior fue seguido en consultas externas de Cirugía torácica del H.J.Canalejo. Por resolución del INSS de 29/09/2002, D. Secundino, fue declarado afecto de incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio por contingencia de enfermedad profesional con el correspondiente derecho a prestación del 100% de su base reguladora de 2228,63 euros/mes, previo dict amen propuesta del EVI de 23/09/2002 en el que figura determinado el cuadro clínico residual siguiente: CA epidermoide PT4P NO- MO, lobectomía superior dcha en 4/02, radioterapia adyuvante finalizada en 7/02, ex fumador importante, antecedentes laborales de exposición al amianto, probable asbestosis pleural; y con las limitaciones orgáni cas y funcionales de disnea clase III y SD general. En fecha 27/09/03, tras acudir a Urgencias por disnea, ingresó en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Arquitecto Marcide con cuadro de infección respiratoria e hipoxemia moderada. Allí entre otros exámenes complementarios se la realizó TAC toráco- abdominal para excluir recidiva de su patología previa que no se encontró: cambios postquirúrgicos en campo pulmonar derecho con parenquima residual con bullas y bronquiectasias, y enfisema centroacinar que afecta también a hemitorax izq, placas pleurales múltiples en relación a asbesto, me diastínico, hígado y suprarrenales normales; y se le realizó también cultivo de esputo con resultado de presencia de aspergillus en estupo. El juicio diagnóstico al alta en fecha 13/10/2003 fue de infección respiratoria, CA epidermoide pulmonar intervenido, EPOC, enfisema, diabetes mellitus Tipo 2. En informe clínico de alta hospitalaria del demand ante de fecha 11/03/2003 en Hospital Arquitecto Marcide tras ingreso por probable infección respiratoria vs recidiva de CA bronquial, figura como juicio diagnostico el de: infección respiratoria, aspergilosis broncopulmonar, DM insulino dependiente, probable recidiva de CA bronquial, EPOC descompensado, asbestosis. Tras seguimiento médico posterior en informe de fecha 08/09/2004 se descarta recidiva de ca. Bronquial y se emite juicio diagnóstico de Aspergilosis broncopulmonar. En fecha 01/12/2005 tras ingreso en el Servicio de Urgencias del Hospital Arquitecto Marcide falleció emitiéndose informe médico con ju icio clínico de insuficiencia respiratoria global, EPOC severo, ca. epidermoide, y arpergilosis. En informe pericial aportado por las empresas demandadas ratificado en juicio Dr. Francisco co ncluye en relación a D. Secundino que se está ante un paciente, fumador habitual, diagnosticado y tratado por un carcinoma epidermoide del lóbulo superior del pulmón derecho, que presentaba además patología pleural benigna que podría achacarse a contacto con asbesto, una EPOC tabáquica y ningún signo de asbestosis, y que a raíz de los conocimientos médicos actuales es totalmente compatible la asociación entre el antecedente tabáquico del paciente y el cáncer de pulmón que padeció, por localización y tipo histórico. En ot ro informe pericial aportado por las 83

89. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo empresas demandadas también ratifica do en juicio, el Dr. Víctor refiere en resumen en relación a D. Secund ino que se trata de un paciente muy fumador, en contacto con el asbesto, que desarrolla una carcinoma epidermoide de pulmón en el lóbulo superior derecho que es el que más frecuentemente se relaciona con el tabaquismo y además en dicha localización, y en el que el estudio anatomopatológico evidencia enfisema y silicoantracosis tanto en el pulmón como en los ganglios linf áticos, sin que existan lesiones compatibles con asbestosis ni otros datos anatomopatológicos asociados a la exposición a asbest o. Ambos peritos coinciden en que las placas pleurales están consideradas como mero marcador de exposición al asbesto y que constitu yen una alteración pleural benigna. En el informe de valoración mé dica emitido en fecha 10/09/2002 por facultativo del EVI para el expedi ente de incapacidad y que en el apartado de deficiencias más significativas concluye las dolencias luego consideradas en el dictamen propuesta del EVI, figura en el apartado de exploración radiológica TAC Torácico de fecha 03/12/2001: placas pleurales bilaterale s con calcificación probable en relación con asbesto, lesión pulm onar nodular de aproximadamente 2 CM en adyacente a cara superior, y en el apartado de conclusiones: aporta informe de IZAR 14-8-02 en donde documentan que trabajó desde 1971 hasta 31-5-99, entiend o que trabajó en contacto con asbesto si bien, no lo es pecífica claramente el certificado, por lo que la patología podría considerarse derivada de E.P. En los informes médicos obrantes en el expediente administrativo de incapacidad no figura el resultado de la anatomía patológica. El problema que ha de resolverse en el presente recurso de casación para la unificación de doctrina , abordado ya por la Sala con reiteración, también en casación un ificadora, según luego se verá, consiste en determinar si debe reco nocerse o no una indemnización de daños y perjuicios por el fallecimiento de un trabajador cuando algo más de tres años antes del óbito había sido declarado en incapacidad permanente absoluta (IPA) por contingencia de enfermedad profesional y su viuda tiene reconoci da la correspondiente pensión por esa misma contingencia. La demanda por daños fue inicialm ente interpuesta el 5-10-2005 por el propio trabajador en petición de 180.400 €, según decía, "por los daños y perjuicios sufridos, por ahora y sin perjuicio de las reclamaciones que se puedan efectuar en el futuro por agravación de sus dolencias, derivadas de la exposición al am ianto". Tras el fallecimiento del demandante el 1-12-2005 y manteniendo la acción, como sucesores procesales, su viuda e hija, el Juzgad o de instancia, por sentencia de 31- 7-2007, después de rechazar la prescripción de la acción opuesta de contrario, desestimó íntegramente la demanda, absolviendo a las 84

90. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo empresas Izar Construcciones Navales SA, en liquidación, Navantia SA y a la aseguradora Musini de todos los pedimentos. La Sala de lo Social del TSJ de Galicia, en la sentencia (8-3-2012. R. 757/08) que es ahora impugnada en ca sación para la unificación de doctrina, desestimó el recurso de su plicación de la esposa e hija del actor inicial y, tras rechazar la peti ción de revisión del relato fáctico, confirmó aquella decisión de instan cia, en esencia, por considerar que no existía una acreditación convincente de la relación causal y directa entre el incumplimiento empresarial y el daño existente que debiera dar lugar a la indemnización solicitada. Para ello argumenta que "consta en el relato fáctico de la sentencia la existencia de hábi to tabáquico en el actor recurrente, que le ha ocasionado una EPOC, habiendo presentado una patología pleural con exposición al asbesto, lo que unido a que el actor no padezca de manera concluyente asbestosis pulmonar, sino una evidencia [sic] o probabilidad, lleva a concluir que no existe una evidencia clara de que el epidermoide que hoy [sic] presenta tenga su origen en la exposi ción que durante años ha tenido a las fibras del amianto, sobre todo cu ando, como señala el juez en el fundamento de derecho segundo de su sentencia uno de los peritos que se ha ratificado a presencia judi cial ha señalado que la variedad y localización del tumor no son los típicos y no se han encontrado en la anatomía patológica realizada fibras de amianto". Además, la sentencia impugnada da cuenta, en la inmodificada relación de hechos probados, transcrito s en su integridad en los antecedentes de la presente resolución, de que el causan te, nacido el 2-6-1945, ingresó en la Empresa Nacional Bazán (poste riormente Izar Construcciones Navales, SA) el 9-12-1971, inicialmen te como oficial 3.º electricista, causando baja el 31-5-1999 como consecuencia de un ERE. En la prestación de dichos servicios en los años 70 estuvo expuesto al amianto, junto con otros trabajador es pertenecientes al gremio de electricidad, puesto que para las envo lturas de los cables se utilizaba ese material que cubría a los tubos para estancarlos. El cordón de amianto se facilitaba en rollo y había que cortarlo y se deshacía, y por ello el trabajador también lo manipulaba en las empaquetadoras de los cables. Asimismo, por su corpulencia pr estó servicios en los cajeros de los alternadores de los buques, cerca de calderas y motores, espacios reducidos, estando también expuesto al amianto por inhalación. No usaba mascarilla, no se obligaba a los trabajadores al uso de las existentes de papel que sólo eran utilizadas cuando había humo. La empresa eliminó la utilización de ma terial de aislamiento con contenido de amianto en buques de nueva cons trucción desde 1980 y a partir de esa fecha sólo se manejaba amiant o para buques en proceso de reparación. No se ha acreditado que por la empresa se realizasen mediciones periódicas para controla r las concentraciones de fibras por centímetro cúbico en las zonas en que prestó servicios el causante, que 85

91. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo pasó un total de 12 reconocimientos médicos ordinarios no semestrales generales y no específicos de asbestos is por los servicios médicos de la empresa en fechas que van desde fina les del año 1971 al mes de marzo de 1998. El 29-9-2002 fue declarado en incapacidad permanente absoluta por enfermedad profesiona l, falleció el 1-12-2005, y se reconoció pensión de viudedad a su esposa en régimen de enfermedad profesional. En su recurso de casación, las recu rrentes, que concretan su petición indemnizatoria en 105.222,70 € para la viuda del trabajador y en 14.268,56 para la hija de ambos, denuncian la infracción del art. 1101 del Código Civil, en relación con los arts. 1104 y 1105 de la misma norma y con los preceptos de las disposic iones sobre prevención de riesgos que menciona (Dcto. 2414/1961; OOM M 15-3-1963, 12-1-1963, 9-3-1971, 15-12-1965, 21-7-1982, 31- 10-1984, entre otras), e invocan como sentencia referencial la dictada por la misma Sala de lo Social de Galicia en fecha 23 de octubre de 2005 (R. 405/04). En ella, el trabajador afectado había ingresad o en la empresa IZAR el 3-4-1959, como oficial 3.º de plomberos de tubo, en el centro de Plomberos de tubo en el área de astillero (nueva construcción). El 21-5-1969 cambió al Centro de Pintores y Albañiles y el 21-6-1969 regresó al centro anterior. En 1990 se le reconoce por sent encia una incapacidad permanente total por enfermedad común y días después causa baja en la empresa, que le había practicado reconocimi entos médicos los años 1960, 1975, 1977, 1980, 1983, 1984, 1985 , 1986 y 1987, aunque nunca fueron específicos sobre detección de asbe stosis. El trabajador, que padecía tuberculosis, bronquitis crónica, EPOC y, últimamente, neoplasia pulmonar con metástasis generaliza da, era fumador de dos paquetes de tabaco al día y falleció el 22-5-2001. La empresa demandada, dedicada a la construcción y repara ción de buques, utilizó el amianto en el forrado de buques y otras actividades estando en contacto el trabajador con el amianto mientra s desarrollaba las tareas de su profesión, sin que hubiese medidas de protección adecuadas. A partir de principios de los años ochenta, se sustituyó el amianto por otras fibras vegetales de vidrio. Sin embargo, se siguió manipulando el amianto en las tareas de reparación que exigían el "desforrado de piezas". Las medidas de protección utilizadas co nsistieron: en los años cincuenta se empleaba una mascarilla plástica con una carcasa de aluminio en la que se introducía algodón que hacía las funciones de filtro de partículas; desde 1966 empiezan a utilizarse mascarillas de goma de espuma; desde 1969 a 1970 empiezan a ut ilizarse mascarillas con filtro todavía no homologados; en 1977 se elabora la primera norma de prevención de riesgo de exposición a amianto S.23 titulada Instrucciones de seguridad para prevenir los riesgos de exposición al amianto. La Sala, en esta sentencia referencial, razona que los hechos acreditados suponen un incumplimien to culpable del empresario, al 86

92. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo haberse infringido normas reglament arias sobre seguridad e higiene en el trabajo, porque no se llevaron a cabo los reconocimientos médicos obligatorios, y otras medidas de segur idad en los trabajos expuestos a la inhalación de asbesto, pudiendo las dolencias padecidas estar causadas, o a lo menos agravadas, por la exposición al asbesto, concluyendo así que existe "un nex o de causalidad en términos de razonabilidad entre la muerte del trabajador y el incumplimiento empresarial, en el entendido de que, por las causa de la muerte, no se trata de dolencias directamente causadas por el asbesto, sino de dolencias con las cuales el asbe sto ha interaccionado, bien para adelantar su aparición, o bien para determinar una agravación". Concurre el requisito o presupuesto de contradicción entre sentencias exigido en el art. 217 de la Ley de Procedimiento Laboral (LPL/1995) para viabilizar el recurso de casación unificadora interpuesto, como también admite el Ministerio Fi scal en su informe. En ambos casos se discutía la posible responsabilidad de la empresa en los daños causados a los trabajadores, de rivados de la misma enfermedad profesional (asbestosis), como cons ecuencia de haber trabajado para la misma empresa durant e un largo período de tiempo (28 y 31 años, respectivamente), estando expuestos al amianto en los dos casos (como electricista y como plombe ro, respectivamente), sin que en ninguno de los supuestos se llevaran a cabo los reconocimientos médicos ni otras medidas de seguri dad. Los dos trabajadores eran fumadores habituales y habían sido declarados en incapacidad permanente (absoluta por enfermedad profesional en la recurrida, total por enfermedad común en la referencial, lo que, en todo caso, refuerza la contradicción) . Pudiera ser cierto, tal como pone de relieve la empresa en el escrito de impugnac ión del recurso para negar la existencia de contradicción, que el periodo real de exposición al amianto de los dos trabajadores fuera di ferente (9 años en la recurrida, 21 años en la de contraste, se dice ), pero esa hipotética diferencia, que, desde luego, no se desprende con seguridad de los datos fácticos de las sentencias comparadas, carece de relevancia a los efectos de la contradicción dado el notorio efecto letal que el contacto con ese producto puede producir en ambo s períodos. Y pese a todas las señaladas coincidencias, como vimos, la sentencia impugnada entiende que no existe una evidencia clara de que la patología del trabajador tuviera su origen en la ex posición a las fibras de amianto y, en consecuencia, desestima la demanda en reclamación de daños, mientras que la de contraste cond ena a la empresa al abono de una indemnización al haber causado la exposición al asbesto, o al menos agravado, las dolencias pade cidas por el trabajador. Debe advertirse, como ya hemos hecho recientemente (por ejemplo, STS/IV 24-1-2012, R. 813/11 , y 1-2-2012, R. 1655/11), qu e si bien esta Sala, 87

93. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo en otros supuestos simila res, había inadmitido diversos recursos de casación unificadora por falta del pr esupuesto de contradicción (así en SSTS de 30 y 31-10-2007, R. 1766/06 y 1215/06), la evolución trascendente que ha experimentado la jurisprudenc ia social desde la STS/IV 30-9-1997 (R. 22/97) hasta la más reciente de 30-6-2010 (Sala General, R. 4123/08) en esta materia de responsabilidad por daños derivados de accidentes de trabajo o de enfermedades profes ionales, en especial en temas de culpabilidad y de carga de la prueba, justifica el nuevo criterio en orden a la existencia o no de contradicción, al ponerse ahora el acento en el aspecto fáctico; a saber: en la existencia o no en la fecha de los hechos de las medidas necesarias para prevenir o evitar el riesgo cuya adopción compete a los deudores de seguridad. Es, por lo tanto, a partir de esta reconsideración de la doctrina tradicional en donde debe justificarse el cambio de criterio respecto de aquellas distintas situaciones anteri ores, en tanto que aquí, en las dos sentencias comparadas, la discrepa ncia radica fundamentalmente en que mientras la referencial consider a que la empresa, en la época en que se produjeron los hechos, incumplió un previo deber de prevención existente, la de recurrida, por el contrario, parece partir de que ese deber u obligación previa no debía considerarse existente, de ahí que centre la razón de su decisión en la ausencia de prueba sobre la relación causal entre la enfermedad, y su fatal desenlace, y el dilatado contacto con el amianto. El recurso, como también propone el dictamen del Mi nisterio Fiscal, debe ser favorablemente acogido porque, con independencia de que, como esta Sala tiene reiteradament e declarado en las resolución a las que enseguida aludiremos, no es posible negar la relación de causalidad física o material entre el trabajo relacionado con el polvo de amianto y la enfermedad profesional que aquejaba al causante y que determinó incluso el reconocimient o por el INSS de su incapacidad permanente absoluta por tal continge ncia, igual que luego la pensión de viudedad de su cónyuge, lo que, en primer lugar, conviene determinar en este proceso es si de la normativa vi gente durante el tiempo en el que prestó servicios para la empresa (entre el 9-12-1971 y el 31-5-1999: hecho probado 1.º) se podí a desprender la exigencia de una actuación empresarial cuyo incumpli miento pudiera llevar a considerar el daño como hecho imputable al obligado por aquellas previsiones, conforme a la doctrina de la imputa ción adecuada y, en definitiva, si de todo ello es posible deducir la exigencia de la responsabilidad reclamada. 2. En relación con esta importante cuestión, relativa a determinar si en la época de prestación de servicios a la empresa existía o no una normativa que exigiera de la entid ad demandada introducir medidas para controlar la salud de sus trabajadores frente a los riesgos del polvo 88

81. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo La sordera laboral es una enfermed ad que puede ser merecedora de una incapacidad laboral, la cual se puede obtener en: – Grado total: se da cuando la labor del trabajador exige de buena audición, tales como los puestos de teleoperador o de atención al público. – Grado absoluto: cuando afecte a ambos oídos en un grado elevado y también se presenten otras lesiones. – Grado de minusvalía: cuando se pierde la audición y se toman en cuenta los resultados de una audiometría para realizar el diagnóstico. Tomando en cuenta el grado de la pé rdida de audición, la hipoacusia grado minusvalia será clasificada como benigna, leve, severa, moderada o profunda. La pérdida de audición es componente de una invalidez permanente laboral. Igualmente, la incapacida d o minusvalía pueden obtenerse por sordera de un solo oído. Quienes padecen de sordera unilateral pueden conseguir una incapacidad permanent e total si se dedican a labores que exigen conducir, puesto que la incapacidad los hace incapaces de determinar la dirección de los soni dos. Por su parte, la sordera parcial se da cuando la capa cidad auditiva disminuye entre los 60 y los 90 decibelios y también será merecedora de un grado de minusvalía. ¿Cuáles son los grados de incapacidad permanente? – Incapacidad permanente parcial: se da cuando la situación de incapacidad es permanente, sin alcanz ar el grado total, y ocasiona el trabajador una disminución de, al menos, el 33 % de su rendimiento normal. Sin embargo, no le impide desempeña r las tareas fundamentales de su profesión. – Incapacidad permanente to tal: es la que inhabili ta al trabajador para la realización de las tareas de su prof esión, sin quitarle la posibilidad de 76

101. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo - Habitualmente crece en agua a temperaturas comprendidas entre 20- 50 ºC con un desarrollo óptimo entre 35 y 45 ºC. - En el caso de la legionella los focos de contaminación que con mayor frecuencia han sido relacionados con los brotes epidémicos son instalaciones de suministro de agua y de acondicionamiento del aire de los edificios como: circuitos de distribución de agua caliente sanitaria, sistemas de climatización, aguas termales de centros de rehabilitación y recreo, equipos de aerosolterapia. - Para que el microorganismo llegue a producir la enfermedad depende de dos factores: de la virulencia y de la inmunidad del huésped. Por ello, si bien es verdad que los individu os con sistema in munitario indemne tienen menos posibilidades de cont raer infecciones por patógenos oportunistas, también es verdad que expuestos a concentraciones suficientes del patógeno podrían desarrollar la enfermedad, y en el lado opuesto, aunque el trabajador padezca una enfermedad con alteración del sistema inmunitario tampoco desarrollaría la enfermedad sin exponerse al micr oorganismo patógeno. - La Mutua en sus alegaciones nos remite a determinaciones de Legionela negativas, realizadas en julio/2012, cuando el trabajador contrajo la enfermedad en noviembr e/2012 y el periodo de incubación de la legionela oscila entre 2-10 días (5-6 días lo más habitual), nunca de 4 meses, por lo que se solicitó al In stituto Vasco de Salud Laboral-Osalan documentación relativa a las tareas realizadas por el trabajador, a la evaluación de riesgos de su pues to de trabajo y a determinaciones realizadas en los días posteriores a la declaración de la enfermedad. - Dicha documentación pone de manifiesto: 1. Que en la evaluación de riesgo s está identificado el riesgo a exposición a agentes biológicos como legionela. 2. Que en los días previos a desarro llar la enfermedad realizó diversas tareas de mantenimiento como reparación de grifos de cocina y de cabina de hidromasaje nº 21 de las instalaciones. 3. Que en mediciones realizadas el 03/12 se obtuvieron determinaciones de 150 UFC/l en agua caliente sanitari a y de 100 UFC/L en cabina 21 de hidromasaje. Según el INSHT las determinaciones entre 100-900 se valoran como: riesgo moderado en torres de refrigeración, riesgo alto en instalación de agua cali ente y riesgo alto en humidificadores/nebulizadores. - Además de todo esto la Legionel a está incluida en el listado de Enfermedades Profesionales (Cód igo 3D0105) para "trabajadores 96

122. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo pretende liberar al juez de toda subo rdinación que no sea la que el juez deba estrictamente al Derecho. La imparcialidad "no es una caracter ística abstracta de los jueces y magistrados, sino que hace referenc ia concreta a cada caso que se somete a su decisión. Por ello la ley tiene que establecer una lista cerrada de situaciones objetivas que conviertan a los jueces en sospechosos. La mera concurrencia de una de estas situaciones (...) obliga al juez a abstenerse y pe rmite a la parte recusarlo...". La exigencia de un actuar imparcia l se hace extensiva a todo aquel que de una u otra forma intervenga en el proceso, es decir, la regla se hace extensiva a los testigos, a lo s peritos, etc., quienes se verán afectados por causales de inhabilida d en el evento que dicho requisito falte. Ello porque, la finalidad de esta prueba, como la del resto de las previstas en la Ley, consiste en ac reditar los hechos que fundamentan las pretensiones de las partes en el proceso, con la particularidad, de que el objeto de la prueba pericial son hechos que no son del común saber de las partes o del juez, de modo que el perito, mediante su informe, proporciona al tribunal los conocimientos técnicos necesarios para la valoración de los hecho s objeto de la controversia. Es decir, cuando el perito actúa conforme con los criterios válidos y vigentes en la disciplina que se trat e y los aporta al tribunal diciendo la verdad, se garantiza el mínimo neces ario de imparcialidad científica, objetiva, que debe concurrir en el trabajo de examen y emisión del dictamen pericial. Carnelutti hacía alusión a la impo rtancia que revestía el hecho de distinguirlos estableciendo que el testigo solo relata, refiere, narra hechos; en tanto que el perito expresa juicios debido a algún conocimiento propio de su profesió n y que el juzgador desconoce, considerando además que "el perito es un sujeto, el testigo es un objeto del proceso; el uno y el otro proporcion an al juez noticias, pero el origen de estas es diverso: la ciencia del perito se forma en el proceso, y la ciencia del testigo fuera del proceso, en el sentido de que el primero actúa para lograrla en cumplimiento de un encargo del juez y el segundo sin encargo alguno". Ello porque el testigo declara sobr e los hechos controvertidos respecto de los cuales ha tomado conocimiento, ya sea de modo presencial o de oídas, mientras que el perito aporta un conocimiento científico o técnico que se requiere para valo rar de mejor manera esos mismos hechos controvertidos. La labor del perito, inde pendientemente de cuál sea su calificación jurídica, está orientada a colaborar co n el tribunal en el esclarecimiento de los hechos, mientras que el testig o será siempre un tercero imparcial que declara sobre ciertos hechos porque los conoce. 117

123. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En base a lo anterior nuestra le gislación procesal civil reglamenta separadamente, y de modo distinto, la prueba pericial y la prueba testimonial. La prueba pericial se encuentra regulada de modo detallado en los artículos 409 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, en donde se regula el sistema de nombramien to de los peritos, aceptación y juramento de su cargo y la forma en que deben evacuar el informe pericial. Así, la iniciativa para rendir la prueba pericial corresponde a las partes, quienes deberán solicitar la designac ión de perito dentro del término probatorio. También se ha previsto la posibilidad de que sea decretada de oficio por el juez en cualquier estado del proceso o bien como medida para mejor resolver, debiend o oírse en todos aquellos casos en que la ley lo disponga o cuando exista la necesidad de consultar opiniones periciales. Debe citarse a una audiencia para proceder a la designación del perito, el que será nombrado de co mún acuerdo por las partes y a falta de acuerdo por el tribunal, quien debe rá elegirlo de las listas a las que se refiere el artículo 417. Los peritos deben aceptar el cargo y jurar desempeñarlo con fidelidad, practicando el reconocimiento y em itiendo el correspondiente informe pericial, sin que luego deban declar ar en una audiencia posterior sobre dicho dictamen, y teniendo las partes la posibilidad de formular observaciones a este último, y apre ciándose el valor probatorio del dictamen en conformidad con las reglas de la sana crítica. En la actualidad, la forma como nuestra legislación procesal civil protege la imparcialidad de la prueba pericial, es haciendo aplicable al perito las normas sobre inhabilidades de los testigos. Así, señala el artículo 417 del Código de Procedimiento Civil que "el perito que acepte el cargo, deberá declararlo así, jurando desempeñarlo con fidelidad ", mientras que el artículo 413 del citado cuerpo legal, dispone expresamente en su numeral Io, que no podrán ser peritos aquellos que sean inhábiles para declarar como testigos en el juicio. A su vez, el artículo 358 n° 6 del Código de Procedimiento Civil establece que son inhábiles para de clarar como testigos, "los que ajuicio del tribunal carezcan de la imparcialidad necesaria para declarar por tener en el pleito inte rés directo o indirecto", entendiendo la jurisprudencia, de modo reiterad o, que este interés debe ser de carácter patrimonial, lo que en el caso concreto que se comenta, ocurriría. 118

145. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- Análisis área Seguridad en el Tr abajo: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Atmósferas Explosivas. Dña. Ana Belén Luque Gallardo (GSL Prevención) Sentencia T.S.J. Cataluña 5814/2012 de 27 de julio ACCIDENTE ATMOSFERA EXPLOSIVA Según el informe de Inspección de Trabajo y acta de infracción, que alrededor de las 12:45 horas del 3 de septiembre de 2008, el trabajador Carlos Daniel se encontraba en la zona de salida del molino número 1 cosiendo uno de los sacos con el ma terial molturado. La trabajadora Elsa se encontraba en el laboratori o situado en la segunda planta que hay justo encima de las oficinas, de l que parte de sus ventanas dan justo delante del molino, realizando unas pruebas de gel en la mesa situada en el centro de la sala. En un momento dado, se produce una explosión en la zona del molino y la tamizadora provocando la rotura de las ventanas del laboratorio donde se encontraba la trabajadora accidentada, con las lesiones pr ovocadas consecuentes, así como quemando al trabajador Carlos Daniel, provocándole las lesiones respectivas ya referenciadas. El foco de la explosión es, por ta nto, el Molino Komodín K-315 Hierro, ubicado justo detrás de los módulos utilizados como oficinas en planta baja y laboratorio en planta primera. La zona más afectada del equipo es la de la tolva y la tamizadora, conjunto que se arrancó de su ubicación y cayó al suelo. La función del molino es la de molturar determinados productos: moltura producto sólido para disminuir su granulometría. El producto que se estaba manipulando el día del accidente era NAFTALENO METOXI FENIL2. En fecha 20/10/2008, el fabricante del molino (LLEAL) emitió un informe en el que refiere que no se detecta ninguna anomalía eléctrica en la instalación. En la revisión de mant enimiento número 11425, de 7 de julio de 2008, no se detectó ningún cambio ni alteración del sistema eléctrico ni se detecta ningún mal fu ncionamiento del mismo. Se verificó asimismo, que no se había realizado ningún cambio ni alteración en la instalación eléctrica suministrada por LLEAL, ni se detecta mal funcionamiento del sistema eléctrico. 140

193. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     (MMA) (Kg.) Altura total (cm.) 145 Anchura total (cm.) 186 Longitud total (cm.) 200 . -El titular del centro de trabajo donde tuvo lugar el accidente laboral es la empresa “Y”, sobre la que recae la responsabilidad de recoger la aceituna existente en la finca “X”, sita en la localidad portuguesa de “X”; que llegado el momento contrata a D. ª “Trabajador Accidentado”, siendo el objeto del contrato las labores de recogida de las aceitunas presentes en dicha finca. Es, por lo tanto, en estas instalaciones donde se produce el accidente objeto del presente informe, llevándose a cabo éste alrededor de las 13h del día X de X de 2015, cuando D º “Trabajador Accidentado” después de transcurrir gran parte de la mañana retirando lienzos co n su compañero D º “X”, facilitando la recogida y evitando así que el tractor lo s pisara al encontrarse estos cargados de aceitunas. 188

209. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     imprudencia temeraria sancionada en el Código Penal y la prevista en el accidente laboral, ya que la pr imera tiene por objeto proteger al colectivo social de los riesgos caus ados por conductas imprudentes, y la segunda sancionar con la pérdida de protección un riesgo específicamente cubierto, y esta diversidad de fines se traduce en que en este último supuesto, según cons tante doctrina, para que concurra la imprudencia temeraria, es precis o que se observe una conducta que asuma riesgos manifiestos, innecesari os y especialmente graves ajenos a la conducta usual de las gentes”. -STS Valencia nº 2635, 02/12/ 1992: La imprudencia temeraria, requiere asumir libre y conscientement e un riesgo cierto, de excepcional gravedad y debido a circunstan cias ajenas al trabajo. -STS Valencia nº 2635, del 03/12/1995: El TS ha diferenciado claramente la imprudencia profesional de la temeraria, por ejemplo, en Sentencia de su Sala Social 16/ 07/1986, indicando que debe reputarse temeraria la imprudencia cuando “el trabajador consciente voluntariamente contraría las órdenes recibidas. -STS País Vasco, nº 732, de 03/03/ 1998: En todo caso, la noción de imprudencia temeraria a los efectos estudiados puede ser definida con expresiones de la jurisprudencia antigua como “una imprudencia personal temeraria”, “una evidente temeridad”, “una falta de las más rudimentarias normas de criterio individual”, “una temeraria provocación o asunción de un riesgo innecesario”, con la clara conciencia y patente menosprecio del mismo”, “una imprudencia del tal gravedad que notoriamente revele la ausencia de la más elemental precaución... sin esa elemental y necesaria previsión de un riesgo posible, y la inmotivada, capricho sa o consciente exposición a un peligro cierto”. -STS País Vasco 22/02/2000: Dist inción fundamental entre la imprudencia temeraria y la profesio nal: la primera requiere plena conciencia del grave riesgo y om isión querida de las pautas más elementales para evitar la producci ón del daño, no siendo equiparable a la falta de toma de conciencia de la gravedad del riesgo, la minusvaloración de éste o el error en el modo adecuado de evitarlo, cuando la persona llega a esas va loraciones en contra del parecer habitual del común de las personas. -STS de Asturias nª 2411, 06/09 /2002: La imprudencia temeraria se configura como la infracción del deber de cuidado del trabajador, y dicha norma de cuidado implica deber de adoptar un comportamiento 204

210. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     adecuado que evita la producción del resultado dañoso y abstenerse de realizar acciones peligrosas. El concepto laboral de la imprudencia temeraria se ha ido configurando, tanto desde el punto de vista positivo, determinándose las cara cterísticas y elementos que lo conforman, como desde el punt o de vista negat ivo, excluyendo aquellas conductas que no se encuentran dentro del referido concepto. -STS Castilla La Mancha, nª 472 de 16/03/2006: Excluye la naturaleza laboral del accidente cuan do el trabajador incurre en dolo o imprudencia temeraria. Dicha imprudenci a ha de ser, per se, grave. Si la imprudencia no es temeraria sino simple, el accidente laboral sigue siéndolo pese a su concurrencia. La Ley conserva la naturaleza de laboral de los accidentes de trabajo en los que concurre imprudencia profesional y a los ocasionados por actuación de un tercero. La imprudencia profesional o simple, se conceptúa como la que se produce por la confianza que el ejercicio de trabajo aporta al trabajador. Esta imprudenc ia se entiende no rompe el nexo causal del accidente con el trabajo. -STS de 18/09/2007: Se trata de una conducta en la que su autor asume riesgos manifiestos, innecesari os y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas. Consiste en un patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible. -STS 18/09/2007: El Tribunal Supr emo concluye que “esta conducta merece el calificativo de temerariamente imprud ente, para revelar un claro menosprecio del riesgo co nocido y de la más elemental prudencia exigible en estas circunstancias”. -STS Madrid. Nº 730 de 21/09/2009: Para que quepa hablar de imprudencia temeraria como factor excluyente de la protección que la norma social otorga a los accidentes de trabajo, debe exigirse una conducta, que con claro menosprecio de la propia vida, se acepte voluntariamente correr un riesgo que le ponga en peligro grave, faltando a las más elementales normas de prudencia; a diferencia de la “imprudencia simple” en la que si bien no se agotan todos los actos necesarios para evitar un peligro, éste no sufre o se pretende sufrir, sino que se incurre en el mismo por una negligencia. La imprudencia temeraria supera a la imprudencia de tal gravedad, que notoriamente revela la ausencia de la más el emental precaución, sometiéndose el trabajador de forma inmotivada, ca prichosa y consciente a un peligro cierto. 205

211. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     -STS Aragón nº 970, 27/12/2010: La imprudencia temeraria, a la luz de lo dispuesto en el artículo 115 LGSS, se diferencia de la imprudencia profesional de manera palmaria en el precepto; esta última especial de imprudencia, que no rompe el nexo causal entre la lesión y el trabajo, es consecuencia del ejercicio habitual del trabajo y se deriva de la confianza que éste inspira por la re petición de unos mismos actos, en tanto que la imprudencia temeraria presupone una conducta en la que su autor asume riesgos manifiestos, innecesarios y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas; en otras palabras, puede concebirse como el patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible. -STS Galicia nª 1438, de 06/03/2012: El concepto de imprudencia temeraria no tiene en este ámbi to del ordenamiento la misma significación que en el campo p enal (sentencia de 30 de mayo de 1998), pues en el primer caso el efec to que provoca su concurrencia es la pérdida de protección cualific ada de un riesgo específicamente cubierto, en tanto que el Derecho Pe nal tienda a proteger el colectivo social de los riesgos causados po r conductores imprudentes”, aunque advirtiendo que “la imprudencia se configura en relación con las circunstancias de hecho que se dan en cada supuesto litigioso, y esas circunstancias concurrentes son de apreciación inicial del juzgador en cada caso concreto, para determinar si existe o no la causa de exclusión del presunción de laboralidad, y por eso no son posibles las declaraciones con vocación de generalidad”. .-¿Qué podemos concluir sobre las imprudencias temerarias? .Una imprudencia de un trabajador en materia de prevención de riesgos laborales puede ser tipificada como temeraria. En el caso de la imprudencia profesio nal o hay un pensamiento de omisión de evitación del riesgo, no sucede de forma voluntaria. En el caso de la imprudencia temeraria hay una omis ión premeditada de las medidas mínimas de seguridad, es decir, el trabajador desprecia la prudencia y asume voluntariamente los riesgos de rivados de su actuación, es una actuación personal y por tanto no es ningún caso un accidente laboral. .La imprudencia temeraria se produce cuando el empresario ha adoptado todas las medidas necesarias para evitar el accidente y por culpa de la negligencia voluntaria y aceptada del 206

214. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 7.- Análisis área Higiene Indus trial: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Expos ición Agentes Químicos. “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil”. Delito contra la seguridad de los trabajadores. Dña. Irene Weidner Aparicio // D. Osca r Nevado Alcoy // D. Jesús Ángel Ortiz Sierra (CORDIAL PREVENCION SL) INFORME PERICIAL JUDICIAL Sobre exposición a la utilización de productos tóxicos en el ambiente laboral y relación de causa-efec to con enfermedad catalogada de “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil”. Delito contra la seguridad de los trabajadores. ÍNDICE Página nº IDENTIFICACIÓN DEL PERITO. 1 DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD. 1 IDENTIFICACIÓN PARTE SOLICITANTE. 1 OBJETIVO DEL DICTAMEN PERICIAL. 2 ANTECEDENTES. 2 METODOLOGÍA SEGUIDA. VI.1.- VISITA A LAS INSTALACIONES DE LA EMPRESA AEROMAN, S.A., ENTREVISTAS CON EL ENCARGADO Y VARIOS TRABAJADORES, TOMA DE DATOS DEL CENTRO DE TRABAJO, ACTIVIDAD DESARROLLADA Y PRODUCTOS EMPLEADOS: VI.1.1.- Fecha de la visita y localización de la empresa y centro de trabajo. VI.1.2.- Entrevista con el Encargado del centro de trabajo. VI.1.3.- Entrevista con los trabajadores presentes en el centro de trabajo. VI.1.4.- Número de trabajadores. VI.1.5.- Jornada laboral. VI.1.6.- Instalaciones de centro de trabajo. 3 209

215. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo VI.1.7.- Actividad de la empresa. VI.1.8.- Maquinaria utilizada para la estampación. VI.1.9.- Productos utilizados para el sistema de impresión por AEROGRAFÍA. VI.1.10.- Incumplimientos detectados en medidas de protección generales. VI.1.11.- Elementos de protección individual utilizados. VI.1.12.- Incumplimientos detectados en medidas de protección individual. VI.2.- MEDICIONES DE LAS TLVs (Tre shold-Limit-Values/Valores Límite Umbral). VI.3.- NORMATIVA TOMADA EN CONSIDERACIÓN. VI.4.- BIBLIOGRAFÍA. RESULTADOS OBTENIDOS. 8 CONCLUSIONES. 10 Anexos 11 IDENTIFICACIÓN DEL PERITO. D. José GARCÍA PÉREZ, Licencia do en Ciencias Químicas por la Universidad de Valencia, Máster en Química Orgánica, Colegiado nº 365 del Colegio Oficial de Químicos de la Comunidad Valenciana, Perito Judicial en Prevención de Ri esgos Laborales, Miembro de la Asociación Nacional de Servicios de Prevención Ajenos (ASPREN) y de la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA), con despacho profesional en la Avda. de Federico Soto, nº 30 – 1º A, 03001 - Alicante. 210

224. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     nombre de ‘VersenexTM‘, también envasado en bidones de 270 litros. En los envases del citado producto de los tres fabricantes mencionados se indica expresamente que es un producto peligroso por ser nocivo, mediante la mención “Xn” y el pict ograma de la cruz de San Andrés. La distribución en exclusiva del Tricloroetano 1.1.1 fabricado por ICI (‘Glenkene LVTM’) y DOW CHEMICAL EUROPE (‘VersenexTM‘) se realiza en España por la empresa SIPESA, S.A. , que lo reenvasa y comercializa en recipientes de menor cabida, de 200, 10 y 2 litros bajo el nombre de ‘Suerfluid-K’, reflejando en el et iquetado los mismos pictogramas e indicaciones del fabricante. SIPESA, S.A. lo distribuye para su venta minorista, entre otros, a IBERTEX, S.A. La distribución en exclusiva del Tricloroetano 1.1.1 fabricado por SOLVAY (‘SolvethaneTM’) se realiza en España por la empresa RESINA, S.A., que lo comercializa en los mismos enva ses del productor en los que figuran las indicaciones del fabricante y co n el mismo nombre comercial. Lo distribuye para su venta minorista, entre otros, a GUZMÁN, S.A. y a ORTS SIMÓ, S.A. Según los albaranes y facturas de proveedores facilitadas por el Encargado de la empresa y que ha podido analizar este Perito, el Tricloroetano 1.1.1 utilizado es bajo el nombre de: ‘Suerfluid-K’ (fabricado por ICI y DOW CHEMICAL EUROPE y distribuido en España por SIPESA, S.A.), adquirido por AEROMAN, S.A. de su proveedor IBERTEX, S.A. en envases de 10 litros; y de ‘Solve thaneTM’ (fabricado por SOLVAY y distribuido en España por RESINA, S.A. ), adquirido por AEROMAN, S.A. de sus proveedores GUZMÁN, S.A. y ORTS SIMÓ, S.A., en envases de 10 litros. Todos los productos empleados antes reseñados tienen características comunes: son tóxicos y nocivos fund amentalmente a nivel respiratorio; pueden provocar alteraciones de las vías aéreas superiores con o sin aspiración, irritación de mucosas o in cluso lesiones cáus ticas de estas en función de su concentración, etc. Po r ello, en sus fichas técnicas se recomienda evitar el contacto con la piel y la inhalación de vapores, debiendo procurarse una buena aspiración al efectuar la aplicación y una ventilación suficiente de los loca les de trabajo. Con respecto al uso del Tricloroetano 1.1.1 además se recomienda evitar el contacto de este producto con una llama o ma teriales incandescentes, ya que puede descomponerse, con desprendimiento de ácido clorhídrico. 219

225. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     VI.1.10.- Incumplimientos detect ados en medidas de protección generales: Carencia de una nave especialmente diseñada para los fines de la estampación por AEROGRAFÍA, distinta y separada del local de trabajo, con objeto de evitar la difusión de los contaminantes usados a éste. Carencia de aspiración localizada sobre las mesas de trabajo. Insuficiencia manifiesta de ventilac ión forzada para la renovación del aire del local de trabajo. No evitación y riesgo de contacto del Tricloroetano 1.1.1 o de sus vapores con superficies sobrecalentadas (como es la superficie de la estufa de leña utilizada cuando hace frío), resistencias o arcos eléctricos y, en general, con puntos de ignición o fuentes de energía radiante (como lo son las superficies interiores de las 2 planchas ‘transfer’). VI.1.11.- Elementos de protección individual utilizados: Existen mascarillas adecuadas y homologadas, así como sus filtros correspondientes para recambio, a disposición de todos los trabajadores, según manifiesta el Encargado y puedo comprobar visualmente y con la docum entación que se me exhibe. El Encargado me comenta que, a pe sar de prescribir y aconsejar su utilización a todos sus trabajadores , éstos, por la incomodidad que supone la utilización constante de la mascarilla durante la jornada laboral, suelen prescindir de su utilización de manera total o parcialmente. Así ha sido de forma habitual. VI.1.12.- Incumplimientos detect ados en medidas de protección individual: A pesar de disponer de mascarillas adecuadas y homologadas, junto con los filtros correspondientes para su recambio, para proteger las vías respiratorias de los trabajadores, éstos, en contra de las recomendaciones del Encargado, prescinden total o parcialmente de utilizarlas. Carencia de guantes de protección para proteger las manos. Carencia de gafas ajustadas de segur idad o protección para proteger la visión. Observaciones: se permite a los trabajadores fumar en el local de trabajo durante la jornada labora l o en los tiempos de descanso, a 220

226. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     pesar de las contraindicaciones expresas de algunos productos, como, por ejemplo, en la ficha técnica del Tricloroetano 1.1.1 fabricado por SOLVAY con el nombre comercial de ‘SolvethaneTM’. VI.2.- MEDICIONES DE LAS TLVs (Tre shold-Limit-Values/Valores Límite Umbral): La A.C.G.I.H. (Conferencia Norteamericana de Higienistas Industriales del Gobierno) publica anualmente una relación de valores permisibles en el ambiente de trabajo (TLV) para agentes físicos y químicos y unos índices de exposición biológicos (BEI ), divulgando la información en que se basa para proponer dichos valo res (Documentation of Threshold Limit Values). Los TLV (Valores Límite Umbral) para agentes químicos expresan concentraciones en aire establecidas en el supuesto de la entrada de contaminantes y sustancias diversas en el organismo por vía respiratoria, por debajo de las cuales la mayoría de los trabajadores pueden exponerse sin sufrir efectos adversos . Debido a los variados efectos que las sustancias químicas pueden provoc ar en las personas expuestas, se definen diferentes tipos de valores TLV (TLV-TWA o media ponderada en el tiempo; TLV-C o valor techo; TLV- STEL o límites de exposición para cortos periodos de ti empo). Cuando se hallan presentes dos o más sustancias debe tenerse en cuenta el efecto combinado de ellas y, si no existe información en sentido contra rio, los efectos deben considerarse aditivos; si se conocen los efectos de las sustancias y éstos son exclusivamente independientes o locales, se considera que la mezcla supera el TLV cuando por lo menos uno de los componentes rebasa su TLV. Partiendo de lo anterior, los resultad os obtenidos de las mediciones de TLVs realizados (que figuran como Anexo 2 al presente INFORME PERICIAL) en el centro de trabajo de AEROMAN, S.A. no arrojan índices superiores a los permitidos. Si bien ese es el resultado, deber tenerse en cuenta que estos valores se establecen exclusivamente para la prác tica de Higiene Industrial, siendo sólo límites recomendables y, como tales, deben ser interpretados y aplicados. Por lo tanto, al ser solo valores de referencia, no pueden ser tomados de forma estricta y conclu yente. Máxime, teniendo presente que en las condiciones de trabajo en las que se han efectuado no puede decirse que se correspondan co n las reales, pues se recogieron las muestras con un número muy limita do de trabajadores, con la estufa o fuente de calor apagada, en una época del año (mayo) en que se 221

227. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     mantienen abiertas las ventanas y puerta de la nave -que solían permanecer cerradas de manera habitual y sobre todo en invierno, por las bajas temperaturas propias de la zona-, con un extractor no industrial en funcionamiento y con las 2 plan chas ‘transfer’ apagadas. Es posible estimar que en condiciones laborales reales se sobrepasaron estos límites, por la acción suma toria y combinada de los varios productos utilizados y aún sin ser concentraciones claramente ofensivas de forma aguda, pudiesen producir a medio o largo plazo trastornos que, en definitiva, provocasen la sintomatología que presentan los trabajadores afectados. VI.3.- NORMATIVA TOMADA EN CONSIDERACIÓN: Orden del Ministerio de Trabajo de 9 de marzo de 1971, por la que se aprueba la Ordenanza de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Convenio del Textil y de la Confecci ón, aprobado por Resolución de la Dirección General de Trabajo de 15 de julio de 1991. Real Decreto 2216/1985, de 23 de octu bre, por el que se aprueba el Reglamento sobre Declaración de Sustancias Nuevas y Clasificación, Envasado y Etiquetado de Sustan cias Peligrosas [derogado] (el Tricloroetano 1.1.1, según dicho Reglamento, está clasificado como “nocivo” y en su etiquetado deben figurar obligatoriamente las siguientes frases: “R 20/22-Nocivo po r inhalación, R 2-Mánténgase fuera del alcance de los niños y S 25-Evítese el contacto con los ojos“), y Real Decreto 363/1995, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento sobre notificación de sustancias nuevas y clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas [vigente]. Resolución de 30 de diciembre de 1993 de la Secretaría General de la Seguridad Social, por la que se declara provisionalmente la “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil” como enfermedad profesional, por entender que podía encuadrarse tanto en diversos números del apartado A) del Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo, que contiene la lista de enfer medades profesionales, como en el número 6 del apartado C) del referido Real Decreto. VI.4.- BIBLIOGRAFÍA: 222

228. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ‘Tratado de Química Orgánica: Química orgánica sistemática’, Volumen 1, Parte 1, autor F. Klages , versión de Vicente Gómez Aranda, Editorial Reverté, S.A. ‘Evaluación y control de los impactos generados por materiales y residuos no convencionales’, autor Rogelio Abburrá, Editorial Brujas, S.A. ‘Manual de uso de productos químicos’, Universidad Pública de Navarra, varios autores, Editorial Eunsa Ediciones Universidad De Navarra, S.A. ‘Riesgo Químico’, autor M.I. Arquer, publicado por el Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo. ‘El riesgo químico en las artes gráficas’, autor Manuel Domene, Editorial Prensa Técnica, S.A. ‘Ficha Técnica nº 7 de Seguridad Química del Tricloroetano 1.1.1’, publicada en 1990 por el Servicio Social de Higiene y Seguridad en el Trabajo -obra a los folios 276 y sigui entes del Tomo I Bis de la Pieza Separada de Productos Químicos-. En ella se indican, como precauciones generales, “evitar respirar vapores y usar ventilación adecuada o protecciones person ales a altas concentraciones ambientales”, y como recomendaciones de Higiene Industrial, además de las ya indicadas, la “extracció n localizada de los vapores en los focos de emisión del contaminan te, las operaciones de mezcla, trasvase y evaporización se realizarán en naves especialmente diseñadas para estos fines, distintas de los locales de trabajo, con objeto de evitar la difusión del contaminante a éstos y se evitará el contacto de este disolvente o de sus vapores con llamas desnudas, superficies sobrecalentadas, resistencias o arco s eléctricos y, en general, con puntos de ignición o fuentes de energía radiante”. Ficha “NTP 244: Criterios de valoraci ón en Higiene Industrial” publicada en 1987 por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. RESULTADOS OBTENIDOS. La actividad que desarro lla la empresa se concreta en la estampación de dibujos en diversas clases de te jidos por el sistema de impresión conocido como AEROGRAFÍA; técnica para la que utilizan pistolas neumáticas que se rellenan con una mezcla de productos ligantes y colorantes que se pulverizan sobre los tejidos dispuestos en mesas para lograr la estampación. 223

229. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Los productos que utiliza la empresa para tal actividad antes reseñados (‘Acramín FWN Líquido 01TM’, ‘Acraf ix FHNTM’, ‘Acramoll W-PastaTM’, ácido acético, ‘I-52’, ‘White Spirit’ y Tricloroetano 1.1.1 -bajo sus distintos nombres comerciales-) son todos ellos nocivos, presentando características comunes de toxi cidad fundamentalmente a nivel respiratorio. Ni el Encargado del centro de trabajo ni los 16 trabajadores que actualmente están dados de alta en plantilla, tienen los más elementales conocimientos químicos sobre los productos que habitualmente manejan, según resulta de las entrevistas realizadas a todos ellos. La actividad se desarrolla en una nave diáfana de 90 m2, con una puerta de acceso desde la calle y 3 ventanales al exterior, existiendo en el ventanal intermedio un extractor de aire no industrial -del que no consta fecha de colocación- insuficiente totalmente para renovar el aire, dadas las dimensiones de la nave . Existen 2 mesas de trabajo en las que se reparten los 8 operarios de cada turno, sobre las que no existe ningún sistema de aspiración forz ada. En invierno, se enciende una estufa de leña situada en el centro de la nave, careciéndose de sistema de refrigeración. Se utilizan para la estampación 2 planchas de ‘transfer’ que alcanzan altas temperaturas (pueden sobrepasar fácilmente los 200º C), utilizándose Tricloroetano 1.1.1 para su limpieza (según el Encargado y los trabajadores presentes en la visita, se rocía el producto sobre una tela colocada en las planchas que se cierran y, por la temperatura de trabajo que alca nzan de más de 200ºC, quedan limpias; operación que se repite varias veces al día). La nave carece de un habitáculo separado para realizar las tareas propias de estampación por AEROGRAFÍA, por lo que los productos nocivos utilizados pueden fácilmente difuminarse a todo el espa cio de trabajo, existiendo además superficies sobrecalentadas que su ponen riesgo evidente en contacto con el Tricloroetano 1.1.1 o sus vapo res, permitiéndose a los trabajadores fumar en el local de trabajo durante la jornada laboral o en los tiempos de descanso, a pesar de las contraindicaciones expresas de algunos productos. Aunque se dispone de mascarillas adecuadas y homologadas y de sus correspondientes filtros para recambio, a disposición de todos los trabajador es, éstos suelen prescindir de su utilización de manera total o parcialmente, por la incomodidad que supone la utilización constante de la mascarilla durante la jornada laboral; no se dispone de guantes ni de gafas de protección. Los productos nocivos utilizados antes referidos, dada su característica común de toxicidad fundamentalm ente a nivel respiratorio, pueden 224

230. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     comportarse como irritantes de vías respiratorias. En el Informe Pericial Médico Forense realizado por el Dr. Fidel el 28 de septiembre de 1993, (obrante a las actuaciones) se expone así que “En un primer momento, estos fenómenos irritativos tan solo producirían una clínica aparentemente insignificante, pero si la exposición se prolonga durante un tiempo suficiente, pueden dar lugar a pequeños procesos inflamatorios, depósitos fibroprote ináceos y pequeños cambios en el epitelio alveolar, como expresión de defensa de la mucosa frente a la agresión externa aérea. En algunos pacientes, por razones desconocidas, se produciría una activación de los fibroblastos intersticiales, observándose pacientes en los que conviven ambos procesos. El daño (...) sea focal, con relativa escasa respuesta del epitelio y que solo en una minoría de casos haya evolucionado a fibrosis, podría indicarn os que el agente causal presenta baja toxicidad (toxicidad baja y mantenida). / (...) no puede atribuirse la causa de la enfermedad a uno solo de los productos utilizados en el proceso productivo de las empresas aerográficas, sino a la acción conjunta de los tóxicos presentes en las fórmulas o a la posible aparición de compuestos químicos diferentes de los básicos a partir de su mezcla, entre los que se pueden destacar óxidos de carbono, óxidos de nitrógeno, cloro, fosgeno, etc., (...) / (...) que el ácido acético interactuando con el tricloroetano podría liberar pequeñas cantidades de cloro y fosgeno. Que cabe también la hipótesis de la descomposición térmica del tricloroet ano por el paso al aire mediante la estufa, ya que el tricloroetano con calor, a temperaturas por encima de los doscientos sesenta grados, puede liberar cloro y fosgeno. De igual manera ocurriría con molécula s que tuviesen presentes grupos aminos (por ejemplo sal poliamínica o poliamidamina), pudiéndose formar compuestos nitrosos vo látiles (como el NOx). (...)”. En el centro de trabajo de AEROMAN, S.A. visitado existen 2 planchas ‘transfer’ que alcanzan altas temper aturas –además de una estufa de leña utilizada en temporada invernal-, utilizándose Tricloroetano 1.1.1. para la limpieza de dichas plan chas, según se ha expuesto. La operación de limpieza de las 2 plan chas ‘transfer’ con Tricloroetano 1.1.1 en el mismo puesto de trabajo, conforme a la normativa de Higiene Industrial, está prohibida, por el alto riesgo que entraña, debiendo realizarse en un habitáculo o cabina independiente con aspiración forzada, no solo por la concentración ambiental que puede generar, sino también por las sust ancias que pueden liberarse en su descomposición al contacto con superficies calientes. Es evidente que 225

231. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     las planchas ‘transfer’ pued en actuar como fuente térmica posibilitadora de la reac ción química expuesta. Es evidente que las condiciones higiénico-laborales descritas anteriormente suponen un grave factor de riesgo para el desarrollo de las intoxicaciones laborales por ví a respiratoria, hasta el punto de suponer condiciones ideales para la aparición de cuadros tóxicos respiratorios. Dicho de otro modo: si las condiciones de seguridad hubieran sido distintas y adecuadas, nada de esto hubiera ocurrido. Si hubieran existido extractores indust riales, con una buena renovación del aire ambiental por hora, si hubiera habido campanas de extracción localizadas sobre los puestos de trabajo y si los trabajadores hubiesen utilizado mascarillas con filtro químico adecuado, así como otras medidas de protección personal, el desarrollo de la “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ar dystil” hubiera sido imposible. En todo caso, estimo que no pu ede atribuirse la causa de la enfermedad a uno solo de los productos utilizados en el proceso productivo, sino a la acción conjunta de los tóxicos presentes en los productos usados o a la posible aparición de compuestos químicos diferentes de los básicos, a partir de su mezcla o interacción con otros elementos que suponían un riesgo de provocar determinadas reacciones químicas, po r las deficientes condiciones ambientales del lugar de trabajo. Es obvio que la manipulación constant e de productos químicos irritantes que se realiza en el lugar de trabajo constituye una actividad peligrosa para la salud de los trabajadores. Es regla de conocimiento común que los productos químicos son sustancias peligrosas y tal peligro es por la utilización y peligrosidad intrínseca , ya que un producto inocuo mal usado puede ser peligroso y un producto tóxico bien empleado puede resultar inocuo. El riesgo de cont raer una enfermedad a consecuencia de una exposición habitual y cotidiana a las sustancias manipuladas o producidas en el proceso de fabricac ión viene dado tanto por la propia toxicidad de la sustancia, como de las concentraciones ambientales existentes y de los tiempos de exposición. Por normativa, siempre se debe primar la protección colectiva y se debe actuar controlando primero la di spersión en el aire, siendo en este sentido la medida más eficaz la extracción localizada sobre el foco emisor del contaminante, evitando así su inhalación por el trabajador y, en segundo lugar, haber procedido a la instalación de una ventilación 226

232. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     forzada o extracción general del aire para, posteriormente, actuar sobre las personas con medios de protección personal idóneos, como son, como mínimo, las mascarillas (q ue, aun disponiéndose de ellas y de sus correspondientes filtros en número suficiente, parece que los mismos no las usaban o usaban solo parcialmente). Resulta indiscutible el deber de control de dicha actividad que incumbía e incumbe a la empresa, en tanto garante de salvaguardar la salud de sus trabajadores, que asum e como creadora del riesgo. El referido deber obliga a aplicar todas las medidas necesarias de prudencia, control y supervisión al real izar su actividad industrial, para descartar o mantener dentro de límites tolerables los riesgos originados, entendiendo por tales límites aquéllos que no pongan en peligro la salud de los trabajadores; en resumen, debía saber cómo usar correctamente los referidos productos y ordenar su utilización en debida forma. Es opinión del Perito que suscribe que la patología conocida como “Neumopatía Intersticial Difusa” o “S índrome Ardystil” fue causada, con bastante probabilidad, por la exposi ción de los trabajadores afectados a elementos o agentes tóxicos en el ambiente laboral. CONCLUSIONES. Trabajaban de 8 a 16 personas, en 2 turnos de 8 horas cada uno, lo que supone 16 horas de actividad AEROGRÁFICA en la nave. Se han utilizado productos químicos (ácido acético, ‘Acramín FWN Líquido 01TM’, ‘Acrafix FHNTM’ y ‘Acramoll W-PastaTM’ fabricados por BAYER) que no se comercializaban para su empleo en impresión por AEROGRAFÍA. Se han utilizado, además de los an teriores, otros productos químicos tóxicos. Se ocultó comunicar al inicio de la actividad que en el centro de trabajo se utilizaban productos tóxicos. Insuficiencia manifiesta de ventilac ión forzada para la renovación del aire del local de trabajo. El extractor instalado en la nave no es industrial, siendo manifiestamente insu ficiente para renovar el aire del 227

233. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     interior del local. Requerido su r eemplazo por uno industrial de mayor potencia para la renovación del ai re del interior del local, no se subsanó, incumpliéndose con tal requerimiento. Carencia de cabina o habitáculo especialmente diseñado para los fines de la estampación por AEROGRAF ÍA, distinta y separada del local de trabajo, con objeto de evitar la difusión de los contaminantes usados a éste. Carencia de aspiración localizada sobre las mesas de trabajo. Existe una estufa de leña, de cons trucción “casera”, que se enciende durante todo el día en el invierno. Existe riesgo de contacto del Tricloroetano 1.1.1 o de sus vapores con superficies sobrecalentadas (como es la superficie de la estufa de leña utilizada cuando hace frío), resistenc ias o arcos eléctricos y, en general, con puntos de ignición o fuentes de energía radiante (como lo son las superficies interiores de la s 2 planchas ‘transfer’). Se formaba una neblina de los productos químicos utilizados. Existen mascarillas con sus correspondientes filtros para recambiar a disposición de los trabajadores, pe ro no todos los operarios hacían siempre uso de las mismas. Las condiciones higiénico-laborales del centro de trabajo suponen un grave factor de riesgo para el desa rrollo de intoxicaciones laborales por vía respiratoria. Si tales condiciones higiénico-laborales hubieran sido adecuadas el desarrollo de la “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil” hubiera sido altamente improbable. En opinión del Perito informante, no puede atribuirse la causa de la enfermedad a uno solo de los productos utilizados en el proceso productivo, sino a la acción conjunta de los tóxicos presentes en los mismos o, incluso, a la posible aparición de compuestos químicos diferentes a partir de su mezcla o interacción por las deficientes condiciones ambientales del lugar de trabajo. El riesgo de contraer la enfermedad viene dado tanto por la exposición habitual y cotidiana a las sustancias manipuladas o producidas en el proceso de fabricación, como por las concentraciones ambientales existentes y los tiempos de exposición. Incumbe a la empresa aplicar todas las medidas necesarias de control y supervisión al realizar su actividad, para descartar o mantener dentro de 228

243. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 238

2. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo © Compendio Didáctico. 2018 Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo El Real Decreto 2063/2008 del Ministerio de Cultura sobre el ISBN, publicado en el BOE número 10, del 12 de enero de 2009, en su “Disposición derogatoria única a)”, deroga la obligatoriedad de consignar el ISBN en las publicaciones, fijada por Decreto 2984/1972. Autores: Dña. Ana Belén Luque Gallardo (GSL Pre vención) Dña. Josefa Úbeda Marin (PREVENMUR) D. Alejandro Ríos Santos (PREVENTOR SL) D. J orge López Rodríguez (Director Técnico PREVENTEL SL) D. Francis co J esús Cobo Martos (Equipo Técnic o en prev ención Procarion SL) Dra. Dña. Nuria Pa stor Ramos (G rupo ESOC) D. Carlos Mojón Ropero (Grupo Procarion SL) Dña. Irene Weidner Aparicio // D. Oscar Nevado Alcoy // D. Jesús Ángel Ortiz Sierra (CORDIAL PREVENCION SL)

34. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Cuadro de enfermedades profesionales Grupo 1: Enfermedades profesionales causadas por agentes químicos. Grupo 2: Enfermedades profesionale s causadas por agentes físicos. Grupo 3: Enfermedades profesionales causadas por agentes biológicos. Grupo 4: Enfermedades profesionales causadas por inhalación de sustancias y agentes no comprendidas en otros apartados. Grupo 5: Enfermedades profesionales de la piel causadas por sustancias y agentes no comprendidos en alguno de los otros apartados. Grupo 6: Enfermedades profesionales causadas por agentes carcinogénicos. La nueva lista de EP aporta im portantes cambios estructurales y de contenido, entrando a ser consideradas como EP. enfermedades que no lo eran a tenor de la lista de 1978. Estos cambios han supuesto una adaptación al progreso, la convergencia con las recomendaciones europeas, mayor diversidad en el perfil de morbilidad a través del anexo II, mayor visibilidad del cáncer ocupaciona l, mayor visibilidad de patologías prevalentes como es el caso de las enfermedades profesionales respiratorias o músculoesqueléticas y la incorporación de patologías por sobrecarga de funciones biológicas, como es el caso de los nódulos de cuerdas vocales. En efecto, la lista vigente presenta un a estructura mixta, en la línea de las listas propuestas por la OIT y la Unió n Europea, que al menos desde el punto de vista teórico tiene más ventajas que desventajas. Sin embargo cabe destacar la falta del enfoque preventivo, aspecto que se recoge posteriormente en la Orden TAS 1/2007 reflejando uno de los aspectos que se incentivaban en las recomendaciones europeas, la falta de concreción de los sucesos o tempor alidad que deban activar el proceso de actualización o el poco peso que se concede al fomento del conocimiento que permita generar evidencia científica para la elaboración de propuestas de actualización. En España, mientras los accidentes de tr abajo de tipo traumático son, pese a las altas cifras todavía existentes, cada vez menos, las enfermedades del 29

42. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 5) Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª). Auto de 28 de enero 2009 JUR\2009\112341 Recurso de casación para la unificación de doctrina núm. 1977/2008 Accidente de trabajo. Corte con Maquinaria. El trabajado, con categoría profesional de aserrador, utilizando una sierra de tablones que ya conocía y había usado anteriormente, procedió a cortar un tabloncillo para leña estando la máquina en marcha; lo colocó manualmente en la zona de corte, momento en el que por causas desconocidas se puso en marcha el mecanismo de bajada de pistón y le atrapó la mano izquierda, con la cual además no pudo activar el mecanismo de parada por encontrarse situado precisamente a su izquierda. Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio , por el que se establecen las disposiciones mí nimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de equipos de trabajo (BOE 07.08.97) Artículo 2. Definiciones. A efectos del presente Real Decreto se entenderá por: a) Equipo de trabajo: cualquier máquin a, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo. b) Utilización de un equipo de trabajo: cualquier actividad referida a un equipo de trabajo, tal como la puesta en marcha o la detención, el empleo, el transporte, la reparación, la transformación, el mantenimiento y la conservación, incluida, en particular, la limpieza. c) Zona peligrosa: cualquier zona situada en el interior o alrededor de un equipo de trabajo en la que la pr esencia de un trabajador expuesto entrañe un riesgo para su se guridad o para su salud. d) Trabajador expuesto: cualquier trabajador que se encuentre total o parcialmente en una zona peligrosa. e) Operador del equipo: el trabajador encargado de la utilización de un equipo de trabajo. La sentencia recurrida valora el mo do en que ocurrió el accidente, así como el hecho de que la máquina no tenía libro de instrucciones ni de mantenimiento y fue modificada desp ués del accidente instalándose un pulsador de parada de emergencia, pa ra llegar a la conc lusión de que el accidente no se debió a una imprudenc ia temeraria del trabajador sino a la conducta omisiva del empresario, qu e infringió la medida de seguridad concreta para impedir la introducci ón de las manos con la máquina en marcha en la zona de corte. 37

44. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 7) Tribunal Superior de Justicia de Galicia (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 3856/2010 de 19 julio AS\2010\1913 Recurso de Suplicación núm. 1959/2010 Accidente de trabajo. Caída a distinto nivel. El trabajador se subió a un andamio tubular con ruedas, formado por tres cuerpos con una altura de 4,5 metros, para darle material a un compañero y al apoyarse en un tablón intermedio situado a 2,5 metros de altura se desequilibró intentando agarrarse al falso techo de pladur que se rompió, cayendo el trabajador al suelo, provocándole lesiones permanentes no invalidantes. Debe tenerse presente que el hecho de que (según afirma la parte recurrente) dependa del trabajador la forma de acceder al andamio (...) no supone que deba se r calificada de impr udente (y mucho menos temeraria) la conducta del trabajador. Al respecto de todo ello, debe partirse de la doctrina del TS co ntenida en su sentencia de 18 de septiembre de 2007 (ya analizada en primer lugar en este trabajo, nos remitimos a ella en su definición de imprudencia profesional y temeraria). Y en el supuesto de hecho que nos ocupa, el único comportamiento del demandante que podría dar lugar a considerar su actuación como imprudencia temeraria resultaría el ap oyarse en un tablón intermedio al subirse al andamio. Y siendo así, no pu ede estimarse ni siqu iera la presencia de un supuesto de imprudencia profes ional, y mucho menos de un caso de imprudencia temeraria, ya que el co mportamiento del trabajador no se revela en absoluto temerario, no pudiendo tampoco tener encaje en el concepto de imprudencia profesional, sin que sea posible así calificar de temerario su proceder, al exigir se una conducta que, con claro menosprecio de la propia vida acepte voluntaria y deliberadamente correr un riesgo innecesario que la ponga en peligro grave, que como tal rompería el nexo causal si fuera de una gravedad extraordinaria y no justificada (...) A la vista de todo parece fuera de toda duda que la ausencia de medidas preventivas fue la causa del accidente, concurriendo la necesaria relación de causalidad entre la infracción imputable a la empresa y el daño producido. 39

45. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 8) Tribunal Superior de Justicia de Aragón (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 46/2012 de 10 febrero AS\2012\263 Recurso de Suplicación núm. 15/2012 . Caída a Distinto nivel. El demandado D. Emilio, junto al trabajador Leovigildo fueron requeridos por el Encargado de Servicios (D. Mauricio) para que le ayudaran a sustituir una malla de una criba que se había dañado. Cuando se encontraban en el almacén donde se guardaban las mallas metálicas, D. Mauricio advirtió que no portaban el calibre necesario para poder seleccionar la que debían sustituir. Cuando dicho trabajador fue a buscar el calibre referido con anterioridad, el Sr. Emilio subió hasta la altura de unos 1,70 metros por el lateral de la estantería apoyándose en los diferentes travesaños de las mismas para coger la malla, no utilizando la escalera necesaria. En el momento en que el Sr. Emilio tenía parcialmente sacada la malla de su apoyo y se había trabad o con otras almacenadas en la misma altura, regresó el Sr. Mauricio , quien al ver dicha situación, subió por el otro lateral de la estantería para intentar bajar la malla, no utilizando la escalera metálica necesaria En dicho momento, cuando se encontraba, tanto el Sr. Emilio como el Sr. Mauricio , subidos ca da uno en un lateral de la estantería, el travesaño al que estaba sujeto el Sr. Emilio cedió y éste perdió el equilibrio y cayó al suelo, al caer se golpeó la cabeza con otra criba almacenada lo que le ocasionó un corte en la cabeza y se golpeó la espalda (prueba testifical: Sr. Mauricio y Sr Leovigildo ). La sentencia de instancia descarta la existencia de imprudencia temeraria en el trabajador accidentado y califica de imprudencia profesional la conducta de este. La doctrina unific ada y consolidada hace referencia a la que: Es claro que, en singulares ocasiones, la conducta del trabajador accidentado, puede, determinar no sólo la graduación de la responsabilidad del empleador, sino también, incluso, su exoneración. Pero como antes se ha expuesto, en el ca so que examinamos la conducta del trabajador no reúne el carácter temera rio, que de concurrir afectaría a la misma existencia del accidente de tr abajo, configurado en el artículo 115.4.b) LGSS. La imprudencia profes ional o exceso de confianza en la ejecución del trabajo no tiene, en el supuesto que nos ocupa, entidad 40

71. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo empresa. Por resolución del INSS del 12 de enero de 2007, se le reconoció al trabajador una “IP Total de su profesión habitual de oficial de 1ª derivada de enfermedad común” . Contra la misma, el trabajador presentó reclamación previa solicitando que la contingencia de la incapacidad se declarara como derivaba de accidente de trabajo, siendo ésta desestimada. No satisfecho con el resultado, el trabajador presentó demanda ante el Juzgado de lo Social núm. 3 de Barcelona contra el INSS con la misma pretensión, pero fue desestimada por sentencia de 26 de mayo de 2011. Má s tarde, el trabajador presentó recurso de suplicación contra la sentencia anterior, que también fue desestimado. Contra la misma sentencia dictada en suplicación, se formalizó el recurso de casación para la unificación de doctrina, alegando la infracción de los artículos 156 y 156.3 LGSS. La sentencia que recurrió el trabajador sostenía que no era necesario acreditar el vínculo causal. En este caso, el trabajador venía sufriendo dolores desde hacía un año sin relación con el trab ajo. No obstante, y de acuerdo con la doctrina sentada por el Tribunal, “no se exige que la lesión sea consecuencia del trabajo, sino que haya surgido en el lugar de trabajo y con ocasión de prestars e el mismo”. La presunci ón del artículo 156.3 LGSS, que destaca el Tribunal, hace re ferencia “no solo a los accidentes en sentido estricto o lesiones producid as por la acción súbita y violenta de un agente exterior, sino también a las enfermedades o alteraciones de los procesos vitales que pueden surg ir en el trabajo”. De esta forma, la presunción del artículo 156.3 LGSS no se excluye porq ue el trabajador hubiese experimentado las dolencias con anterioridad a su trabajo, ya que lo que se valora en estos casos no es el trabajo en sí como la acción que produce la lesión cardía ca. En este caso se atiende al trabajo como un factor que desencadenó una crisis de ansiedad y estrés, y esta consideración puede un irse a la del artículo 156.3, no pudiendo quedar excluida por el simple hecho de que la enfermedad se padecía anteriormente; y aunque así fuera, “es la crisis y no la dolencia previa la que hay que t ener en cuenta a estos efectos”. El Tribunal Supremo estimó el recurso de casación para la unificación de doctrina, confirmando así la pretens ión del demandante, declarando el carácter de accidente de trabajo de la contingencia objeto del litigio. 66

83. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En audiometría efectuada en 1998 presentaba el actor una pérdida auditiva binaural del 6%. En 2002 pr esentaba hipoacusia bilateral, En 2003 la sociedad de prevención PPPdetectó hipoacusia y, declarando apto al trabajador, recomendó la utilización de protección auditiva. En el reconocimiento médico realizado en diciembre de 2004 se volvía a recomendar protección auditiva, declarando al trabajador apto. En 2006 se hace referencia a una pérdida auditiva en el oído izquierdo del 48%. En 2007 se señala una pérdida bi aural del 39,7% y en abril de 2008 del 50,7%. La doctrina, de forma reiterada, ha señalado que para la concesión de la indemnización de daños y perj uicios, derivada de un accidente de trabajo o de enfermedad profesional como aquí se trata, debe quedar acreditada una culpabilidad grave por parte de la empresa, de mayor entidad que de la que pueda derivar un recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad, pues si no, en todo accidente de trabajo que proceda un recargo por falta de medidas de seguridad, procedería asimismo la in demnización de daños y perjuicios, y ya la estimación del recarg o de prestaciones conllevaría automáticamente la indemnización de daños y perjuicios, lo cual, evidentemente no tiene por qué conc urrir en todos los supuestos de accidente de trabajo, siendo por ello necesario, conforme quedó expuesto, que quede acreditada una mayor culpabilidad en el empresario, en la producción del accidente. Por ello debe de valorarse la existencia o no de sanción por incumplimiento de medidas de seguridad por parte de la empresa, o, al menos, la existencia o no de una actuación inspectora en materia de averiguación del siniestro que ocas ionó al trabajador las lesiones definitivas que presenta, no constando en los hechos probados la existencia de actuación inspectora , y mucho menos de imposición de sanción por omisión de medidas de seguridad. Igualmente debe valorarse si las em presas adoptaron algún tipo de medida preventiva o de seguridad a fin de eliminar, o, al menos, disminuir los riesgos que para los tr abajadores pudieran derivarse del trabajo, constando al efecto en el relato fáctico que el trabajador recibió formación en materia de seguridad; fue informado de todos los riesgos de su puesto de trabajo de oficial primero mecánico, se comprometió a informar a la empresa de cualquier situación que supusiera un riesgo de accidente o enfermedad profesional y a aportar cualquier sugerencia que pudiera ayud ar a mejorar la seguridad y salud dentro de la empresa sin que conste que lo hiciera (hechos probados décimo a decimoquinto);la empresa proporcionó al trabajador protección auditiva e información de como y cuando utilizarla (hecho probado decimosexto), realizaba la s tareas de mantenimiento de 78

84. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo maquinaria pesada normalmente con la máquina parada(hecho decimosexto); la empresa recibía de la sociedad de prevención externa información en cuanto a la aptitud del trabajador sin que se le ofrecieran mas detalles médicos (hecho décimo séptimo). En este orden de cosas cabe añadir que el trabajador desde que en el 2002 comenzó a prestar servicios para la empresa Comercial, S.L. y tal como consta en los apartados cuarto quinto y sexto del relato fáctico de la sentencia, fue sometido a diferentes reconocimientos médicos, llevándose a cabo los años 2004, 2006 y 2007, siendo declarado apto sin hacer indicación alguna a la empresa, y sólo en el efectuado el 23 de abril de 2008 fue declarado apto haciéndose la indicación de que no puede trabajar sin elementos de prot ección adecuados, y es sabido que a la empresa se le informa si el trabajador es o no apto para desempeñar el puesto de trabajo sin que tenga conocimiento de los datos de la audiometrías efectuadas al trabajador en los citados reconocimientos médicos, en todo ca so se le indican correcciones del puesto de trabajo o medidas de seguridad que debe adoptar y tal como queda dicho, el trabajador fue declarado apto, y es en aquel informe de 2008 donde se propone equipos de protección auditiva, siendo finalmente declarado en inva lidez permanente total para su profesión habitual derivada de enfermedad profesional en mayo de 2009. Pues bien de estos datos fácticos el Juez de instancia colige la inexistencia de responsabilidad empresarial en orden a la reclamación de los daños y perjuicios objeto de la demanda, al no apreciar la existencia de culpa en la producción del hecho dañoso analizado y a este respecto se ha de recordar que una reiterada doctrina del Tribunal Constitucional (SSTC núm. 44/1989, de 20 de febrero y 175/85, de 15 de febrero) tiene señalado que corresp onde en exclusiva a los Jueces y Tribunales ponderar los distintos elementos de prueba y valorar su significado y trascendencia en ord en a la fundamentación del fallo contenido en la sentencia. Y esta libe rtad del Órgano Judicial implica que pueda realizar inferencias lógicas de la actividad probatoria desplegada por las partes, siempre qu e aquéllas no sean arbitrarias, o absurdas, esto es, el Juez de instan cia es soberano para la apreciación de la prueba, con tal de que dicha apreciación sea razonada, exigencia que también ha puesto de manifiesto la doctrina constitucional (S.T.C. 24/1990, de 15 de febrero). Ello quiere decir que la resolución judicial ha de contener el razonamiento sobre las conclusiones de hecho, a fin de qu e las partes puedan conocer el proceso de deducción lógica del juic io fáctico seguido por el Órgano Judicial. La vigente Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la Jurisdicción Social ha recogido expresamente esta doctrina en su artículo 97.2, al disponer que la s entencia, apreciando los elementos de 79

85. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo convicción, habrá de declarar ex presamente los hechos que estime probados, haciendo referencia a los fundamentos de derecho "a los razonamientos que le han llevado a esta conclusión". En el presente caso el Juez a quo tr as analizar el RD 286 /06 de 10 de marzo sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido, que impone al empresario unos deberes concretos: evaluación de las exposición al ruido (art. 6), puesta a disposición de protección auditiva (art 7); limitar la exposición al ruido (art. 8); información y formación de los trabajadores (art 9) y vigilancia de la salud (art. 11) y ponerlos en relación con los hechos declarados probados, ha establecido que no existe una acreditación convincente de la relación causal y directa entre un incumplimiento empresarial y el daño existente, que deba dar lugar al resarcimiento de los daños y perjuicios, sin que tal modo de proceder pueda tacharse de arbitrar io, por lo que en definitiva el recurso debe ser desestimado y la resolución recurrida en la que se declara que no concurre una infr acción equivalente a culpa que pueda ser imputada a las empleadoras conecta da causalmente al resultado dañoso, confir mada en su integridad. 80

126. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo encontrada e implementada fue la re paración de la zapata y la fabricación de pernos con un ra dio de acordamiento adecuado. Esquema del conjunto motor auxiliar transmisión mecánica que comanda la turbina de aspiración. El motor tiene acoplada a través de un embrague centrífugo una caja de transferencia (ejes paralelos), la cual transmite la potencia a través de un cardán a una caja escuadra (ejes perpendiculares) donde acopla una turbina de aspiración. Mediante la aplicación del Análisis de Causa Raíz, se analizan las distintas raíces físicas, humanas y late ntes, es decir se investiga sobre los distintos factores que afectan la Conf iabilidad Operacional, por lo tanto al proponer, evaluar e implementar acciones correctivas o soluciones, se va a estar mejorando la Confiabilidad Operacional. 121

159. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     legalmente obligado a ello con la empresa HKK, que es la que se compromete a observar todas las normas de prevención, por la que Leche Pasteurizada es en este caso mera usuaria de tal servicio. La evaluación de riesgos y las medidas de prevención y de seguridad adoptadas en las instalacione s de alta tensión de la planta de Leche Pasteurizada, tan solo puede llevarse a cabo por técnicos especialistas en la manipulación de instalaciones de alta tensión, en este caso por la empresa HKK. En cuanto al conocimiento de HKK de la existencia del automatismo, en los informes de la inspección de trabajo así como la investigación del accidente elabor ada por el INSHT, confirman los testigos que si eran conocedores por parte de HKK de la existencia del automatismo. Por lo que el encargado de HKK Juan Francisco debía de haber replanteado antes del comienzo de las tareas de mantenimiento los procedimientos a seguir para realizar un trabajo seguro. Solvay INGENIERÍA, S.L. fue la empresa que diseño e instaló el automatismo, así como los planos unifilares y la ceda donde constaba la información del automatismo. La empresa HKK, S.L, mantenía un contrato de prestación de servicio con la empresa Leche Pasteuri zada de la cual esta última es usuaria de las instalaciones de alta tensión de la fábrica, realizando las labores de mantenimiento y revisión HKK, siendo esta empresa la que estaba legalmente autorizada para las labores de ma ntenimiento. El automatismo se encuentra autorizado y legalizado, siendo una medida de protección y prevención. Sobre el deber de coordinación e información con la empresa subcontratada, es decir, con la empresa encargada del mantenimiento de la instalación eléc trica de alta tensión en virtud del contrato arriba señalado, hay que tener en cuenta que es de aplicación lo dispuesto en el art. 24.2 de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales ya que el empresar io titular del centro de trabajo tienen que adoptar las medidas necesarias para que aquellos otros empresarios que desarrollen actividade s en su centro de trabajo reciban la información y las instrucciones adecuadas, en relación con los riesgos existentes y con las medidas de protección y prevención correspondientes, así como sobre las medidas de emergencia a aplicar, para su traslado a sus respectivos trabajadores. De modo que, el empresario principal asume una obligación de informar, cuyos destinatarios directos son los empres arios ajenos al centro de trabajo. 154

160. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Pero no sólo debe realizar las funciones de coordinación de las actuaciones de los empresarios present es en el centro de trabajo, sino que, además atendiendo a la inform ación que debe suministrar, es también responsable de evaluar los riesgos del centro y de poner en marcha las medidas de protecci ón precisas, incluidas las de emergencia. Mientras que los restan tes empresarios presentes en el centro de trabajo asumen las obligaciones de informar al empresario principal de los riesgos específi cos que puedan aportar al medio ambiente laboral común, de cooperar en la puesta en práctica de las medidas de seguridad programadas, y de transmitir la información que reciben a los trabajadores y sus representantes. Sin embargo, el empresario principal no tiene la obligación de facilitar a los empleados de estos terceros empresarios los medi os de protección necesarios para la ejecución de las actividades en condiciones de seguridad, ya que estamos hablando de un empresario titular del centro y de distinta actividad a la que subcontrata. En el art. 7.2 y 3 del RD 171/2004 relativo a la información La información deberá ser suficiente y habrá de proporcionarse antes del inicio de las actividades y cuando se produzca un cambio en los riesgos propios del centro de trabajo que sea relevante a efectos preventivos. Y la información se facilitará por escrito cuando los riesgos propios del centro de trabajo sean califica dos como graves o muy graves. El encargado general de la planta de Leche Pasteurizada dice que la empresa conocía el automati smo ya que este estaba puesto desde años anteriores y ya se habían realizado labores de mantenimiento. También asegura qu e informo a la empresa HKK y les indicaron donde está toda la docu mentación de la instalación, hay mucha información en cuanto a la automatización del proyecto de 2001 y en la revisión de 2007. El técnico del servicio de prevención de Pasteurizada indicó no saber de la automatización al no ser actividad propia de su empresa, y tampoco sa bía que al cerrar un interruptor se cerraba automáticamente el otro. El trabajador de Leche Pasteurizada testigo del accidente y encargado de la instalación eléctrica de baja tensión de la planta, afirmó que si conocía la asociación del automatismo y que a través de la documentación, y con el esquema unifilar se sabe la asociación. Tamb ién manifiesta que induce a pensar que hay que comprobar con más detalle, teniendo que ir a la documentación que se encuentra en la celda. No siendo esa documentación para especialista sino para usuario, y que la documentación hay que comprobarla todos los años cuando se realizan estas labores de mantenimiento. 155

162. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     trabajos y no puede adoptar medidas al respecto por desconocerlos. Por tanto es a HKK a quien le corresponde. Queda evidenciado que los trabajadores de HKK conocían la existencia del automatismo, y que es te estaba instalado años antes del accidente. Que disponían de un esquema unifilar, y una documentación más extensa donde se explicaba la asociación del automatismo eléctrico. Por lo que la empresa incumplió con lo dispuesto en el RD 614/2001, no cumpliendo con las cinco reglas de oro. La evaluación de riesgos y las medidas preventivas a adoptar en las instalaciones de alta tensión de la planta de Leche Pasteurizada, tan solo se puede llevar a cabo por técnicos especialistas en la manipulación de instalaciones de alta tensión, en este caso HKK. Por lo que Leche Pasteurizada solo se limita a elegir la empresa que le dará los servicios contratados. La empresa que instalo el automa tismo es la que a su vez realizó los planos unifilares y la ceda donde constaba la información del automatismo, de manera que Leche Pasteurizada desconoce si estos están bien o mal explicados en la ci tada documentación al no ser estos expertos. Pero si lo son la empresa subcontratada HKK. El día del accidente se evidencia que los trabajadores aun disponiendo de equipos de protección individual esto no hicieron uso de ellos. Si los hubieran port ado no se habrían producido las quemaduras de 45% del piel quem ada que sufrió el trabajador accidentado ni tampoco habría caído de la plataforma en la que estaba trabajado. Las lesiones sufridas por el tr abajador son por om isión imprudente de las cinco reglas de oro, al alza r las tomas de tie rra como fuente de riesgo de lesiones, y por no utilizar los epis necesarios para la citada actividad. El encargado de los tr abajos debía haber consultado la información del esquema y profundizado en la información en detalle obrante en la celda. Y se debían ha ber dado instrucciones y elaborado un procedimiento para trab ajos en esta instalación. No se puede responsabilizar al Leche Pasteurizada incluyendo sus funciones en las de las instalaciones eléctricas de alta tensión de las cuales subcontratan por no tener conocimientos técnicos y medios suficientes para la autogestión de lo s mismos. Y aun conocimiento de la instalación del automatismo desconoce su funcionamiento. Es HKK el que debía hacer una evaluación de los trabajos teniendo en cuenta la instalación de alta tensión de Leche Pasteurizada. 157

171. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     mismo día del accidente sus otros do s compañeros buceadores D. JWG y D.JCD . El cambio de equipo completo de buceo y de comunicación, por el sistema Neguille, que incluso solicitaron los propios buceadores, dada la poca profundidad existent e en la zona de trabajo donde se produjo el accidente y por el ex cesivo peso e hiperventilación innecesaria, no influyó en nada en el accidente, puesto que le mismo no reprodujo por un fallo en la comu nicación, sino por una peligrosas e innecesaria colocación de la mano izquierda del trabajador accidentado sujetando la eslinga, lo que propició que quedase atrapada entre la llave y la celosía, cortándole ésta los dedos de la mano izquierda con uno de los perfiles que forman el entramado de la misma. Por ello, encontrándonos plenamente ante la inexistencia de falta de medidas de seguridad e higi ene en el trabajo, o existiendo las mismas éstas no hubieran sido ca usa del accidente de trabajo (Art. 42.5.d de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre) se puede deducir perfectamente la no relación de causa-efecto existente entre la omisión de las medidas de seguridad , con infracción de los preceptos que el informe de la inspección de trabajo menciona, y el accidente acaecido, por lo que no debe de resultar exigible a la empresa demandante la responsabilidad a la que alude el artículo 123 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en cuanto que determinan que le empresario deberá adoptar las medidas necesarias para que la utilización de los luga res de trabajo no originen riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores, ya que como hemos mencionado a lo largo de la ex posición del presente escrito no existe un claro incumplimiento de normas esenciales de seguridad e higiene, pues si bien al empresario le compete la labor “in vigilando” es notorio que la actitud del trabajador fue la normal de su actividad, lo que nos debe de llevar a declarar el accidente como un caso fortuito, como aquel suceso “que no se hubiera podido preverse, o que previstos, fueran inevitables”, tal como se recoge en el artículo 1105 del Código Civil. Bien es cierto que el caso fortuito es un concepto impreciso y no son los que se puedan calcular en una conducta prudente, por eso, no todo accidente de trabajo lo es por violación de normas legales o reglamentarias, exis tes situaciones que son imposibles de prever y que, a pesar de las más elementales normas de prudencia o cumplimientos de órdenes o prec auciones reglamentarias suceden, 166

194. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     El trabajo que realizaba D º “Trabajador Accidentado” junto con su compañero, es un trabajo monótono, desarrollado en pareja, que consiste en retirar los fardos repletos de aceitunas, a cierta distancia del tractor, evitando así que los lienzos sean pisados por éste. Esta acción se realiza a lo largo de toda una hilera (aprox. 150 m), procediend o a repetir la acción en cada hilera paralela existente en la finca. La tare a del accidentado es repetitiva, deben retirar los lienzos periódica y constantem ente, y continuar de esta manera hasta el final de la hilera, de cuyo punto debe n volver, sin realizar trabajo alguno, al comienzo de una nueva, siempre alejados de la maquinaria. Es, al final de su tarea en una de las hileras, cuando al proponerse volver andando hasta el comienzo de una nueva,... 189

216. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD. El Perito informante viene a expresar qu e es su voluntad la de asistir bien y fielmente a la Justicia y, de acuerd o a lo dispuesto en el art. 335.2 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, manifiesto expresamente, bajo promesa de deci r verdad, que he actuado y, en su caso, actuaré con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualesquiera de las partes, y que conozco las sanciones penales en las qu e pudiera incurrir si incumplo mi deber como Perito. IDENTIFICACIÓN PARTE SOLICITANTE. El presente INFORME PERICIAL se re aliza a petición de la ACUSACIÓN PARTICULAR personada en el Rollo de Sala nº 29/02, seguido ante la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Alicante, representada por la Procuradora D.ª María Teresa Ripoll Moncho, quien actúa como representante legal de diez TRABAJADORES de la empresa AEROMAN, S.A., radicada en la localidad de Alcoy (Alicante), cuyas identidades están relacionadas en Encargo Profesio nal suscrito para la realización del presente INFORME PERICIAL, unido como Anexo 1 al mismo. OBJETIVO DEL DICTAMEN PERICIAL. El presente INFORME PERICIAL tiene por objeto determinar si los referidos DIEZ TRABAJADORES de la empresa AEROMAN, S.A., con el sistema y método de trabajo desarrollados en la actividad ejercida por la citada empresa, estuvieron expuestos a productos tóxicos en el ambiente laboral y, en su caso, si existe relación de causa-efecto entre dicha exposición y las patologías desa rrolladas de afectación pulmonar, diagnosticadas como “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil”. 211

217. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ANTECEDENTES. ANÁLISIS DE LA DOCUMENTACIÓN OBRANTE A LAS ACTUACIONES DEL PROCEDIMIENTO ABREVIADO Nº 61/97 DEL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 3 DE ALCOY (ALICANTE), PASADAS AL ROLLO DE SALA Nº 29/02 DE LA SECCIÓN 3ª DE LA AUDIENCIA PROVINCI AL DE ALICANTE, de la que se ha facilitado copia completa a este Perito. Del análisis de la reseñada documentación se extrae que, entre los años de 1989 a 1993, en determinadas empresas ubicadas en Alcoy, Muro de Alcoy y Cocentaina, se usaba un sistema de impresión con pistolas neumáticas para la estampación de dibujos en diversas clases de tejidos, conocido como AEROGRAF ÍA. Para ello, se realizaba una mezcla con diversos productos ligantes y colorantes que se vertía en las pistolas y, una vez puestas las planti llas correspondientes sobre los tejidos dispuestos en mesas, se pulverizab a la mezcla sobre ellos con las pistolas, quedando estampado el dibujo. Las actuaciones se iniciaron a raíz de denuncia de la Fiscalía de Alicante comunicando el fallecimiento de una trabajadora de la empresa Ardystil y de la enfermedad contraída por otras dos -al parecer- por desempeñar su trabajo empleando aerosoles sin una ventilación suficiente y sin usar mascarillas. De las reseñadas actuaciones cabe destacar el Informe Pericial Médico Forense realizado por el Dr. Fidel el 28 de septiembre de 1993 (obrante al Tomo 2 bis 1 de la pieza de producto s químicos, folios 181 y siguientes), en el que se concluye que result aron afectados los siguientes trabajadores que, en diferentes periodos, prestaron servicios en la empresa AEROMAN, S.A. y con el siguiente resultado (extraído del Listado obrante al Tomo I Bis de la Pieza Separada de Informes Médicos, folios 442 y siguientes): D. Lucio: falleció el 16-10-1992 a cons ecuencia de B.O.N.O. y fibrosis pulmonar que causó insu ficiencia respiratoria progresiva hasta su fallecimiento. Dejó esposa y dos hijos. 212

218. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     D. Luis Pedro: sufrió neumopatía con indicios de B.O.N.O. (Bronquiolitis Obliterante con Neumonía Organi zada) y curó en 1.143. días, quedando disnea a moderados esfuerzos, así como fibrosis residual. Ello condiciona su futura actividad laboral, en que debe rechazar ambientes con polvo. (Consta que también trabajó en AEROTEX). D. Gabino: sufrió neumopatía con incipiente B.O.N.O. (Bronquiolitis Obliterante con Neumonía Organiza da) y curó en 199 días y puede trabajar evitando ambientes con polvo. Dª. Virginia: contrajo neumopatía, curando en 217 días y con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. (Consta que también trabajó en AEROTEX). D. Rosendo: contrajo neumopatía y curó en 217 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. D. Luis Miguel: contrajo neumopatía y curó en 165 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. D. Cosme: contrajo neumopatía y curó en 196 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. D. Domingo: contrajo neumopatía y curó en 223 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. Dª. María: contrajo neumopatía y curó en 415 días, quedando con pérdida de capacidad pulmonar y debiendo en su actividad laboral futura evitar ambientes con polvo. (Consta que también trabajó en AEROTEX). D. Jesús: contrajo neumopatía y curó en 237 días, quedando con afección pulmonar y debiendo evitar en su actividad laboral futura ambientes con polvo. D. Carlos Alberto: contrajo neumopatía y curó en 105 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. (Consta que también trabajó en ARDYSTIL). D. Juan: contrajo neumopatía y curó en 115 días, con la secuela laboral de evitar ambientes con polvo. (Consta que también trabajó en ARDYSTIL). 213

234. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     límites tolerables los riesgos origin ados, evitando poner en peligro la salud de los trabajadores. La patología conocida como “Neu mopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil” padecida, con dife rente sintomatología e intensidad o gravedad fue causada, con bastante probabilidad, por la exposición de los trabajadores afectados a elementos o agentes tóxicos en el ambiente laboral. 229

242. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 237

72. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo TS (Sala de lo Social), sentencia de 6 de marzo de 2007 (RJ 2007\1867). Un trabajador prestaba sus servicios como conductor para una determinada empresa de mudanzas. Un día la empresa encargó al trabajador y otro compañero que desplazaran unos muebles desde Ponferrada hasta Murcia. Partieron desde por la mañana temprano, llegaron a su destino, y una vez terminaron su trabajo, se dirigieron hasta un hotel donde cenaron y pasaron la noche. A la mañana siguiente, el compañero del trabajad or en cuestión se acercó hasta su habitación para partir de nuevo, sin emba rgo, el trabajador no contestaba. Pasado un rato, llegó la policía que derribó la puerta de la habitación, encontrándose al traba jador fallecido en el suelo. La autopsia desveló que la muerte fue causada por una hemorragia encefálica. El puesto de conduc tor se encuentra sometido a las circunstancias estresantes de la ca rretera, el llegar a tiempo para cumplir con el servicio y entregar los objetos en buen estado, etc. Además, en ocasiones deben pernocta r fuera de casa, como en este caso. El INSS reconoció el derecho a las prestaciones por viudedad para la esposa del fallecido, por conting encias comunes. La esposa presentó reclamación previa para que el suce so se calificara como accidente de trabajo, pretensión que el INSS rech azó. Ante la negativa, la esposa interpuso demanda ante el Juzgado de lo Social núm. 1 de Ponferrada, que fue desestimada por la sentencia de 2 de marzo de 2005. Por ello, presentó contra dicha sentencia recurs o de suplicación ante la Sala de lo Social del TSJ de Castilla-León, que también desestimó el Tribunal. Finalmente, la esposa del trabajad or fallecido presentó contra la sentencia de 24 de septiembre de 2001 recurso de casación para la unificación de doctrina, alegando la infracción del artículo 156.1 y 156.3 LGSS. Sin embargo, y ya conociendo el contenido de los mismos, no se probó relación alguna entre la realización del trabajo y el daño o el fallecimiento del trabajador. Y es que el trabajo, en este caso, no actuó como una circunstancia que ocasionó el accidente. Además, el fallecimiento se produjo fuera de la prestación de sus servicios, por lo que tampoco podría considerarse como accidente in itinere. El trabajador no se encontraba de cami no al trabajo, sino alojado en un hotel en tiempo de descanso para pa rtir al día siguiente. Por todo lo analizado, el Tribunal desestimó el recurso de casación para la unificación de doctrina presentado po r la viuda del trabajador fallecido para que se considerara la contin gencia como accidente de trabajo. 67

66. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo FALLO del tribunal. Que estimando la demanda interpue sta por DOÑA Mercedes , frente al INSTITUTO NACIONAL DE SEGURIDAD SOCIAL, frente a la TESORERIA GENERAL DE LA SEGURI DAD SOCIAL, frente al CONDADO CONSEJERIA DE SALUD Y SERVICIOS SANITARIOS DEL PCONDADO , frente al SESPA, y frente a MUATAL debo declarar y declaro que el proceso de incapacidad temporal iniciado por DOÑA Mercedes , en fecha 7 de abril de 2010 y finalizado el 2 de agosto de 2010 deriva de accidente de trabajo, condenando a los demandados a estar y pasar por esta declaración y a las consecuencias inherentes a la misma. TSJ La Rioja (Sala de lo Social, Sección 1ª), sentencia núm. 191/2005 de 6 de octubre (AS 2005\3399). Un trabajador prestada sus servicios como aparejador para la Consejería de Vivienda, Obras Públicas y Transporte de la Comunidad Autónoma de La ....... El día 2 de noviembre del año 2004, el Director General de Vivienda le comunicó al trabajador que antes de que iniciara el disfrute de su periodo de vacaciones, debía hacerse cargo de un trabajo determinado. Ante esta situación, el trabajador presentó un “informe propuesta” en el que exponía su carencia de conocimientos técnicos y científicos pa ra realizar el trabajo específico que le habían encomendado, así como la falta de medios materiales y personales. El mismo trabajador había sufrido baja el 10 de noviembre de 2003, inició un periodo de IT por contingencias comunes con diagnóstico de depresión reactiva. El 8 de octubre de 2004 causó alta por una mejoría que le permitió la realización de su trabajo, sin embargo, recayó el día 22 de diciem bre de 2004. Es importante tener en cuenta estos antecedentes del trabajador para comprender mejor cómo afecta la propuesta del Director a su bienestar en el trabajo. El 24 de mayo de 2004, el INSS declaró en una resolución el carácter de enfermedad común de la IT sufrida por el aparejador. No satisfecho con la valoración, el mi smo presentó reclamación previa, que fue desestimada por la Dirección Provinci al del INSS. El trabajador presentó formalmente una demanda ante el Juzgado de lo Social nº1 de La ...... contra la Mutua, el INSS, la TGSS, ent re otros, por la negativa a calificar 61

67. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo el inicio de su IT el día 10 de noviembre de 2003 como consecuencia de contingencias profesionales. El fallo de la sentencia de 31 de marzo de 2005 estimó la demanda del trabajador, declarando que la contingencia de IT fue por Accidente de Trabajo. Las partes demandadas respondi eron interponiendo recurso de suplicación ante el presente Tribunal Superior de Justic ia de La ......, alegando la infracción del artículo 156.1 y 156.2 e) LGSS por aplicación indebida. Llegados a este punto, el Tribunal analizó las siguientes circunstancias: si la contingencia que dio lugar al periodo de IT el 10 de noviembre fue enfermedad común, o accidente de trabajo como pretendía el trabajador y como bien declaró la sentencia de 31 de marzo de 2005. Hay que atender al concepto de Accidente de Trabajo que ofrece el art. 156 LGSS. De él se desprende la importancia de la relación causal entre la lesión o da ño ocasionado y la realización del trabajo. Por otra parte, atendiendo al artículo 156.2 e), los síndromes ansioso-depresivos como el del ap arejador, deberán ser considerados accidente de trabajo, ya que éste se desencadena por culpa de una serie de agresiones externas relacionadas con el trabajo. En este caso, la presión del Director para que el trabajador se hiciese cargo del trabajo antes de sus vacaciones, y además la carencia por parte del trabajador de conocimientos y medios para su realización, le llevó a aumentar su nivel de estrés y a sufrir de nuevo el síndrome ansioso- depresivo. Por tanto, la relación causal entre el trabajo y el daño ocasionado se encuentra en dicho momento, cuando un superior solicita a un trabajador la realizac ión de un trabajo que realmente no sabe ejecutar. De esta forma, y at endiendo a lo anterior, el Tribunal confirmó de nuevo la sentencia de 31 de marzo de 2005, desestimando los recursos de suplicación interpue stos por las partes demandantes, y declarando el carácter de accidente de trabajo de la IT del trabajador. TSJ del País Vasco (Sala de lo Social), sentencia de 11 de octubre de 2005 (AS 2005\2742). En este caso, se trata de una trab ajadora que prestaba sus servicios de telefonista en una determinada empres a privada que tenía cubiertas las contingencias derivadas de Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional con una mutua. Por moti vos de salud relacionados con su trabajo nocturno de telefonista, la trabajadora se incorporó el día 22 de abril de 2003 a otro puesto de auxiliar administrativo por una adscripción temporal. Empezó a prestar servicios en su nuevo puesto sin conocimientos ni formación al resp ecto, lo que inició una relación conflictiva con compañeros de trabajo. El día 22 de septiembre de 2003, un médico inspector elaboró un in forme médico sobre la trabajadora que remitió al responsable médico de la empresa. En él expresaba que la trabajadora presentaba un “trastorno de ansiedad derivado a un 62

68. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo conflicto generado durante y como co nsecuencia del trabajo”. El día 24 de septiembre de 2003 la telefonista causó baja por incapacidad temporal por contingencia de enfer medad común, con diagnóstico de crisis de ansiedad. Una vez dada de alta el día 13 de diciembre, la empleada fue trasladada a otro pues to de trabajo, esta vez de su misma categoría profesional. Ante la resolución del INSS que declaró la baja derivada de enfermedad común, la trabajadora interpuso una reclamación previa el 16 de junio de 2004, que fue desestimada. Por ello, interpuso demanda ante el Juzgado de lo Social nº1 de San Sebastián, que con fecha de 13 de diciembre de 2004, falló a favor de la telefonista declarando que la baja por IT derivó de accidente de trabajo. Y es que de acuerdo con el artículo 156.2 e) LGSS, las enfermedades que no se encuentren encuadradas en la lista de enfermedades profesionales, y siempre y cuando exista relación exclusiva entre la enfermedad y la ejecución del trabajo, podrán ser tratadas como accidente de trabajo. En este caso, se trata de que no es suficiente con que el trabajo infl uya en la enfermedad, sino que debe de tratarse del único factor que inci da en ella, que sea el único factor causal, y que no confluyan varias caus as. De esta forma la Sala estimó que sí debía atribuirse la situ ación de incapacidad temporal a contingencia profesional, ya que se causó por culpa de un trastorno de ansiedad producido por la situación conflictiva presentada en su medio laboral, a consecuencia de la as ignación de su nuevo puesto de trabajo y la carencia de formación y conocimientos acerca del mismo. Por lo que respecta a la empresa, és ta interpuso recurso de suplicación ante el TSJ de País Vasco contra la sentencia de 13 de diciembre de 2004 que estimó el carácter profesio nal de la IT. Sin embargo, el recurrente no obtuvo éxito ya que el Tribunal desestimó el recurso, confirmando la sentencia anterior: la baja que causó la trabajadora entre el 24 de septiembre y el 13 de diciembre 2003 provenía de accidente de trabajo. TSJ Islas Canarias, Las Palmas (Sala de lo Social, Sección 1ª), sentencia núm. 1081\2008 de 22 de julio de 2008 (JUR\2009\55020). El trabajador prestaba sus servicios para el Ayuntamiento de Santa María de Guía, con la categoría profesional de policía local. El demandante estuvo de baja por trastornos neuróticos desde el 8 de octubre de 2000 hasta el 1 de marzo de 2001, por la que más adelante causó un proceso de IT el 24 de octubre de 2002, diagnosticándosele síndrome 63

69. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo ansioso depresivo. Ante la resolución de la Dirección Provincial del INSS del 16 de julio de 2003 en la que se calificaban contingencias comunes, el policía local interpuso reclamac ión previa por considerar que se trataba de contingencias profesionale s; sin embargo, la pretensión fue desestimada. Más adelante, el 9 de febrero del año 2005 se declaró al trabajador en incapacidad permanente total para la ejecución de su profesión habitual de policía local, por contingencias comunes: el trabajador sufría un trastorno adapta tivo y de personalidad. Al igual que en la situación anterior, no conforme, el policía local interpuso de nuevo reclamación previa, que fue desestimada con fecha 28 de abril de 2005. Después de las reclamaciones previas interpuestas y de su desestimación, el trabajador presentó demanda contra el INSS, que igualmente desestimó la Sala conf irmando así la pretensión de la Dirección Provincial del INSS. Pero, no satisfecho con el resultado, el trabajador presentó recurso de suplicación ante éste Tribunal alegando la infracción del artículo 156.2 e) LG SS. En su análisis, algunas de las enfermedades comunes que el trab ajador contrae con ocasión del trabajo, y siempre que no se encuentren en la lista de enfermedades profesionales, pueden tener consideración de AT. Se debe acreditar “fehacientemente” la relación de causalidad. En el documento se hacía constar que “el trabajador quiere que su padecimiento de trastorno adaptativo y de personal idad, constando como limitaciones orgánicas y funcionales síntomas depresivos reactivos a situación conflictiva laboral y abstinencia al cohólica, derivan de acoso laboral por parte del Ayuntamiento”. Sin emba rgo, no consta prueba alguna que pruebe tal pretensión del trabajad or. Por todo ello, el Tribunal Superior de Justicia desestimó el re curso de suplicación del trabajador, declarando que no existían las condicio nes para la calificación de la IT como de contingencias profesionale s. Así se confirma el carácter común de la enfermedad y de la IT. TS (Sala de lo Social), sentencia de 18 de enero de 2005 (RJ\2005\1567). En este caso, se trata de un trabajador que prestaba servicios como ertzaina para el Gobierno Vasco. Es te venía prestando sus servicios con normalidad, hasta que el demandan te empezó a recibir insultos y presiones por parte de radicales del entorno abertzale. Debido a los constantes acontecimientos amenaz antes, el trabajador decidió trasladarse con su familia hasta otro lugar donde, a pesar de las intenciones del ertzaina, siguió recibiendo presiones y amenazas. Fue el 5 de noviembre de 2011 cuando el trabajador causó baja por IT derivada de enfermedad común, después de haber experimentado una “reacción aguda a estrés”. El diagnóstico de los profesionales médicos fue de “trastorno adaptativo con alteración mixta de las emociones y de la conducta”. El 24 de abril de 2002, el trabajador 64

76. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro. A tales efectos, se incluyó en el anexo 1, cuadro de enfermedades profesionales (codificación), grupo 6, dentro de las enfermedades profesionales causadas por agentes ca rcinógenos y, en concreto, por el amianto un nuevo subagente, el cánc er de laringe, (pasando de ser agente causante sospechoso a conf irmado) enumerándose asimismo las principales actividades asociadas a ese subagente. Por su parte, del anexo 2, lista complementaria de enfermedades cuyo origen profesional se sospecha y cuya incl usión en el cuadro de enfermedades profesionales podría contemplarse en el futuro (codificación), se suprime el cáncer de laringe produc ido por la inhalación de polvo de amianto, ya que pasa a incluirse en el citado anexo 1, procediéndose asimismo a la nueva numeración del grupo 6 del anexo 2. 71

107. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo La diseminación, generalmente, re quiere de alguna actividad que altere el substrato sobre el que se desarrolla: en algunos casos esta diseminación es propia del rese rvorio por ejemplo, el propio funcionamiento de la refrigeració n y en otros casos resulta de la actividad humana al limpiar el reservorio. En el caso de la Legionella los focos de contaminación que con mayor frecuencia han sido relacionados con los brotes epidémicos son las instalaciones de suministro de agua y de acondicionamiento del aire de los edificios en los que se dan las condiciones óptimas para el desarrollo del agente. Entre ellos: Circuitos de distribución de agua caliente sanitaria (grifos, cabezales de ducha, sifones y tramos ciegos), sistemas de climatización y torres de refrigeración, aguas termales de centros de rehabilitación y recreo, equipos médicos de aerosolterapia y fuentes decorativas. En estos sistemas la supervivencia y multiplicación de la bacteria se relaciona, además de la existencia de una temperatura óptima para su desarrollo, con la presencia de lodos, materiales de corrosión y otros microorganismos como amebas, algas y otras bacterias que le sirven de substrato y además, le ofrecen cierta protección frente a los tratamientos habituales de desinf ección, que habitualmente consisten en la elevación de la temperatura y el uso de desinfectantes químicos. En la siguiente figura se muestra la relación entre las temperaturas de diseño de los diferentes equipos, el estado de desarrollo de la bacteria y la probabilidad del riesgo de multiplicación y como se ve en el esquema, los focos de contaminació n más probable son: las torres de refrigeración, los cabezales de las duchas y los Yacuzz i, dado que sus temperaturas habituales de trab ajo coinciden con las de máxima multiplicación de la bacteria. 102

108. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Ya que, como hemos dicho previame nte, el mecanismo de transmisión de la Legionella es la vía aérea, pa ra que la bacteria se disemine, es necesario que se genere un aerosol. Así, por lo que respecta a las instalaciones de suministro de agua, el aerosol se crea en los grifos y en los cabezales de la ducha. En las instalaciones de acondicionamiento de aire los puntos más importantes son las torres de refrigeración y los humidificadores (aunque su papel en el origen de la enfer medad parece menos importante). 103

110. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo - Real Decreto 664/1997 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos. En concreto, el Real Decreto 865/2003 tienen como objeto la prevención y control de la Legionel osis mediante la adopción de medidas higiénico-sanitarias en aque llas instalaciones en las que la legionella es capaz de proliferar y diseminarse y diferencia acciones preventivas tanto en el diseño y montaje de las instalaciones como en el mantenimiento y explotación y contempla en el artículo 9, la conexión con la ley de Prevención de Riesgos laborales (ley 31/1995 de 8 de noviembre) y con el Reglamento de los Servicios de Prevención, y en particular con el Real Decreto 664/1997 de 12 de mayo sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos. Así mismo clasifica las instalacio nes en función del riesgo como: - Instalaciones de alto riesgo: torres de refrigeración y condensadores evaporativos. Sistemas de circuito de retorno. Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad y centrales humidificadores industriales. - Instalaciones de menor riesgo: sistem as de instalación interior de agua fría de consumo humano. Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua. Humectadores. Fu entes ornamentales. Sistemas de riego por aspersión en el medio urbano. Sistemas de agua contra incendios. Elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre. - Equipos de riesgo de terapia respiratoria. - Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este Real Decreto las instalaciones ubicadas en edificios dedicados al uso exclusivo de viviendas. Con carácter general, las medidas preventivas irán encaminadas a impedir el desarrollo de la bacteria, modificando las condiciones de vida que le son favorables y a redu cir la exposición minimizando la generación de aerosoles y por tanto, son dos los principios fundamentales en cuanto a medidas pr eventivas: uno, la eliminación o reducción de zonas sucias mediante un buen diseño y el mantenimiento de las instalaciones y otro, el contro l de la temperatura del agua y la desinfección continua de la misma. 105

111. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo A nivel de protección individual de be utilizarse la mascarilla de protección biológica FFP3 en mani obras de elevado riesgo de exposición a Legionella. Con carácter obligatorio, los titula res tanto de las instalaciones de mayor como de menor riesgo serán responsables de disponer de un registro de mantenimiento, en el que anotarán las operaciones de mantenimiento, reformas etc., así co mo control analítico de la calidad microbiológica físico-química del agua. Hay que señalar que a nivel estata l hay cinco comunidades autónomas que se rigen por este Real Decreto 865/2003 como son Canarias, Ceuta y Melilla, La Rioja, Baleares, Murc ia y País Vasco y el resto de las comunidades autónomas han creados sus propios Reales Decretos en los que basan la regulación jurídica de la prevención y control de la Legionelosis. La responsabilidad derivada de es tas infracciones puede determinar responsabilidades de tipo penal, ad ministrativa, civil o en materia de Seguridad Social. Y para finalizar, según el artículo 123 de la L.G.S.S. "todas las prestaciones económicas que tengan su ca usa en accidente de trabajo o enfermedad profesional se aumentarán según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por 100, cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución re glamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de segurid ad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus cara cterísticas, de la edad, sexo y condiciones del trabajador". Fuente: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script =sci_arttext&pid=S0465-546X2014000200008# f1 Marta Dorronsoro Dorronsoroy José Manuel Vicente Pardo 106

219. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Según el referido Informe Pericial Médico Forense realizado por el Dr. Fidel, dicho Perito admite la exis tencia de la enfermedad catalogada de “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil”, si bien precisa textualmente “que no todos los trabajadores la contrajeron ni los que sí lo hicieron, la sufrieron con la mi sma intensidad y gravedad”, pero afirma “que todos presentaron un cuadro clínico similar”, que según dicho Perito “podríamos resumir y generalizar como: Epistaxis, adelgazamiento, opresión torácica, tos no productiva y disnea, encontrándose con un patrón biópsico pulmonar generalmente definido como fibrosis intersticial y/o intraalveolar o bien bronquiolitis obliterante”. Asimismo, dicho Perito considera “probado que la patología arriba referida, la neumopat ía intersticial difusa, fue causada por la exposición de los trabajadores afectados a elementos o agentes tóxicos en el ambiente laboral”. METODOLOGÍA SEGUIDA. VI.1.- VISITA A LAS INSTALACIONE S DE LA EMPRESA AEROMAN, S.A., ENTREVISTAS CON EL ENCARGADO Y VARIOS TRABAJADORES, TOMA DE DATOS DEL CENTRO DE TRABAJ O, ACTIVIDAD DESARROLLADA Y PRODUCTOS EMPLEADOS: VI.1.1.- Fecha de la visita y locali zación de la empresa y centro de trabajo: se realiza a las 9:00 horas del día 14 de mayo de 2002, en el centro de trabajo que tiene la empr esa –coincidente con su domicilio social- que está ubicado en Cote s Baixes C/G nº 10, 03802 – Alcoy (Alicante). VI.1.2.- Entrevista con el Encargado del centro de trabajo: Me recibe quien dice ser uno de los socios de AEROMAN, S.A., D. Jesús Manuel, quien tiene encomendadas funciones de Encargado en el centro de trabajo. De la entrevista realizada a D. Jesús Manuel, socio de AEROMAN, S.A. y Encargado del centro de trabajo, és te manifiesta que, a pesar de la actividad ejercida, carece de lo s más elementales conocimientos químicos sobre los productos que manejan. De la documentación solicitada y faci litada por el Encargado se refleja, en el apartado correspondiente a los datos de producción y/o 214

220. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     almacenamiento del centro de trabajo comunicados en 1990 a la Administración, que no emplea ni almacena su stancias peligrosas incluidas en el Real Decreto 2216/ 1985, de 28 de octubre, sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas (esto es incierto, pues conforme se especifi cará seguidamente, resulta que se utilizan habitualmente productos noci vos clasificados como sustancias peligrosas; entre otros, Tricloroetano 1.1.1). En dicha comunicación se reseñó también que no realizan operaciones y actividades con exposición de los trabajadores a agentes químicos, físicos y biológicos. La omisión ‘voluntaria’ de tales menciones en dicha comunicación debió obedecer, sin duda, a evitar los rigurosos controles que, previsiblemente, derivarían de la declaración del uso o almacenamiento de productos o la realización de actividades generadoras de peligro para los trabaj adores. Ello no obstante, el 18 de abril de 1991, los Técnicos de Segurid ad e Higiene que visi taron el centro de trabajo con motivo de la comunicación de su apertura, tras la toma de muestras de estampación aerográfica con pistola y resultado de éstas por debajo de los límites reglam entarios, se limitaron a recomendar una buena ventilación de la nave y a que se procediera a instalar ventilación mecánica o extractor que realizara 40 renovaciones del aire por hora -ya que el extractor inst alado, marca y modelo HXM 400, no industrial, que es el que sigue instal ado actualmente- no era suficiente, sin que se atendieran tales requerimientos. VI.1.3.- Entrevista con los trabajadores presentes en el centro de trabajo: De la entrevista realizada a los trabajadores del turno de mañana cabe concluir que coinciden básicam ente con las manifestaciones del Encargado del centro de trabajo re specto de la actividad ejercida, maquinaria y productos utilizados, condiciones de las instalaciones, medios de protección de que disponen y utilización parcial o nula de los mismos por su incomodidad; ca rencia, asimismo, de los más elementales conocimientos químicos sobre los productos que habitualmente manejan. VI.1.4.- Número de trabajadores: 16 trabajadores en plantilla a la fecha de la visita realizada, según documentación que me exhibe el Encargado. 215

221. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Los controles de salud de los trabajadores los efectúa la Mutua de Levante, S.A. que, a tenor de la actividad desarrollada, debía efectuar un reconocimiento médico genérico y otro específico; dado que se ocultó a la Administración –según se ha señalado anteriormente- la adecuada información sobre el tipo de actividad desarrollada por los trabajadores, en consecuencia, la Mutua tampoco conocía la misma, por lo que dicha Mutua solo ha venido realizando los reconocimientos médicos genéricos. VI.1.5.- Jornada laboral: se trabaja en 2 turnos de 8 horas cada turno. El primer turno va de 8:00 a 14:00 hora s y el segundo turno va de 14:00 a 22:00 horas. Cada turno está compuesto por 8 trabajadores. VI.1.6.- Instalaciones de centro de trabajo: el local de trabajo es una nave diáfana de 90 m2, con una puerta de acceso desde la calle de 4 metros de alto por 4 metros de ancho, aunque únicamente se utiliza una puerta abatible encastrada en la misma de 2 metros de alto por 1,20 metros de ancho. Dispone de 3 ventanales al exterior en su lado Oeste de 1 metro de alto por 1,60 metros de ancho, situados a una altura de 0,90 metros de la rasante del suelo. En el ventanal intermedio existe un extractor de aire no industrial, del tipo de los que se utilizan en cocinas, del que no consta fecha de colocación (el Encargado dice que lo ignora). El caudal de renovación de aire que puede proporcionar el extractor no industrial instalado resulta, sin duda alguna, totalment e insuficiente dadas las dimensiones de la nave. A la fecha de la visi ta, el reseñado extractor estaba en funcionamiento. Según manifiesta el Encargado, el sistema de calefacción utilizado para calentar el local en invierno y por las bajas temperaturas que me dice son propias de la zona, es una es tufa de leña –de construcción “casera”- situada en el centro de la nave. En el momento de la visita, observo que la estufa está en dicha ubicación y apagada. Existen 2 mesas de trabajo de 2 por 2 metros, repartiéndose los 8 operarios de turno entre las mismas , que están situadas a ambos lados de la estufa de leña situada en el c entro de la nave. No existe ningún sistema de aspiración forzada localizado sobre las mesas de trabajo. 216

222. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Se carece de sistema de refrigeración. VI.1.7.- Actividad de la empresa: estampación en tejidos por el sistema de pintando por pistola; sistem a de impresión conocido como AEROGRAFÍA. VI.1.8.- Maquinaria utilizada para la estampación: 2 planchas de ‘transfer’, marca Epson, modelo S04050. VI.1.9.- Productos utilizados pa ra el sistema de impresión por AEROGRAFÍA: mezcla vertida en pi stolas neumáticas de diversos productos ligantes y colorantes (‘Acramín FWN Líquido 01TM’, ‘Acrafix FHNTM’ y ‘Acramoll W-PastaTM’, fabr icados por BAYER) pulverizados sobre los tejidos; también se em plea en las mezclas ácido acético (fabricado por BAYER). Se utilizan también petróleo refinado (en sus diversas presentaciones: de ‘I-52’, ‘White Spirit’, etc.), agua y Tricloroetano 1.1.1 para la limpieza. El ‘I-52’, según la Ficha Técnica del fabricante, es un disolvente tipo Nafta derivado del petróleo. Toxicidad, entre otros, a nivel respiratorio. Pueden producirse alteraciones de la s vías aéreas superiores con o sin aspiración, irritación de mucosas, etc. El ‘White Spirit’, según la Ficha Técnica del fabricante, es equivalente al ‘I-52’. El ácido acético, según la Ficha Técnica del fabricante, es moderadamente irritante por vía oral , inhalatoria, entre otras; puede provocar lesiones cáusticas en las mucosas en función de su concentración. La inhalación causa un a gran irritación de la mucosa respiratoria. El ‘Acramín FWN Líquido 01TM’, según la Ficha Técnica del fabricante, es una Poliamidamina de baja toxici dad; frecuentemente irritante. El ‘Acrafix FHNTM’, según la Ficha Técnica del fabricante, es una sal poliamínica en solución acuosa, pr obablemente irritante por piel y mucosas. En la hoja de datos de seguridad DIN proporcionada por la División de Colorantes de BAYER -obrante al folio 52 de la Pieza separada de Productos Químicos- se hace constar “Medidas de precaución, almacenaje y manipu lación. Equipo de protección personal: En caso de ventilación insu ficiente, usen equipo respiratorio adecuado” -y al folio 141 continúa- “H igiene laboral: Evítese el contacto con la piel y la inhalación de vapores. Procúrese una buena aspiración 217

223. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     al efectuar la aplicación y una vent ilación suficiente de los locales de trabajo”. El ‘Acramoll W-PastaTM’, según la Ficha Técnica del fabricante, es una dispersión acuosa de copolímeros de Butil-acrilato -resina acrílica-, moderadamente irritante po r vía inhalatoria, entre otras. En la hoja de datos de seguridad DIN facilitada por la División de Colorantes de BAYER -obrante al folio 57 de la Pieza Separada de Productos Químicos- se hace constar “Higiene laboral: Evítes e el contacto con la piel y la inhalación de vapores. Procúrese un a buena aspiración al efectuar la aplicación y una ventilación suficiente de los locales de trabajo”. El ácido acético, ‘Acramín FWN Líquido 01TM’, ‘Acrafix FHNTM’ y ‘Acramoll W-PastaTM’ utilizados son fabricados por BAYER. Según las indicaciones del etiquetado de BAYE R, estos productos están destinados a ser usados en métodos de estampación tradicional o "lionesa" en máquinas rotativas. En dicha técnica de estampación tradicional los productos se aplican en pasta, mediante presión de una rasqueta o varilla o por cilindros y a través de moldes con los dibujos a estampar. Conforme a las indicaciones del etiq uetado de BAYER, tales productos no están destinados a ser usados en el sistema de impresión por AEROGRAFÍA. Tanto para limpiar las manchas que quedan en las telas fuera de las plantillas, como para li mpiar las pistolas neumáticas que se usan para pulverizar la pintura, se emplea –en diversa medida- Tricloroetano 1.1.1 (producto fabricado por SOLVAY, ICI y DOW CHEMICAL EUROPE). El Tricloroetano 1.1.1 (también conocido como metilcloroformo, es un compuesto orgánico en forma de líquido incoloro de olor dulce, producido industrialmente para su uso como disolvente para limpiar partes metálicas en componentes electrónicos y también como ingrediente de adhesivos) lo fabrican: SOLVAY, que lo comercializa con el nombre de ‘SolvethaneTM’ (según la Ficha Técnica del fabricante - véase folio 49 del Tomo I de la Pieza Separada de Productos Químicos- se absorbe fundamentalmente por vía respiratoria; es irritante, puede causar manifestaciones respiratorias; se hace constar que “Los vapores de Solvethane no son inflamables pero al contacto de una llama o materias incandescentes, pueden descomponerse, con desprendimiento de ácido clorhídrico. Por este motivo es aconsejable utilizar locales ventilados y no fu mar en su interior”); ICI, que lo comercializa con el nombre de ‘Glenkene LVTM’ envasado en bidones de 270 litros; y, DOW CHEMICAL EURO PE, que lo comercializa con el 218

250. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     trabajo, incluyendo tareas y respon sabilidades, y con una guía de políticas y criterios para el Empleo; el Control de Personal; el Desarrollo de Personal y Remuneración, los Beneficios y la Evaluación. Estas políticas y criterios marcan los proced imientos a aplicar en los diferentes ámbitos de la gestión de personal. Entre otros, la petición de permisos, turnos, vacaciones, etc., el dis eño de los planes de formación individualizados del/la empleado/a, la asistencia a eventos, jornadas, congresos u otras actividades formativas, etc. Los procedimientos diseñados para la gestión de recursos humanos se actualizan de forma continua, entre otros aspectos, en función de la normativa de aplicación como por ej emplo la Ley 7/2007, de 12 de abril que aprueba el Estatuto Básico del Empleado Público o la Resolución de 28 de diciembre de 2012, de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, por la que se dictan instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo del personal al servicio de la Administración General del Estado y sus organismos públicos. Tiene como base el IV Convenio Colectivo Complexo Hospitalario Universitario en adelante (CCCH) del 2010 cuyo ámbito funcional y geográfico es la Entidad de Derecho Público Complexo Hospitalario Universitario y los centros y dispositivos de los corresp ondientes centros a él adscritos. La evaluación de riesgos laborales llevada a cabo por el Servicio de Prevención Propio del Complexo Hospitalario Universitario, revisada y actualizada en junio de 2012, recoge respecto del puesto de Personal Médico los riesgos moderados de Estrés/Burnout derivados de las características del puesto de trabaj o y de la organización del mismo. Como medidas preventivas, el centro ha implantado un sistema de turnicidad antiestrés, un programa de formación para la adquisición de estrategias individuales para el afront amiento del estrés y un servicio de atención psicológica al personal , dependiente del Servicio de prevención propio. ** Se adjunta Documento 2. Fichas de riesgo del perfil “Personal Médico” La evaluación de riesgos psicosocia les de la empresa ha sido llevada a cabo muy recientemente (diciembre de 2012) por el Servicio de Prevención Propio del Complexo Hospitalario en colaboración con los representantes de los trabajadores en el 2012 utilizando el método de 245

253. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     programa de formación, el 31 mayo de 2011, D. R se dirige al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para conocer cómo solicitar auditoría docente al Servicio de cirugía torácica del Complexo Hospitalario Universitario .; hecho que llevó a cabo el 5 de junio a través de un correo electrónico a un miembr o de la Comisión Nacional de la Especialidad de Cirugía Torácica , alegando baja calidad de la formación recibida. No consideró op ortuno comentar o solicitar a sus tutores, de forma previa a la pr esentación de la reclamación, la subsanación de las posi bles deficiencias detect adas porque, por su experiencia anterior en otros centro s educativos, nunca los comentarios o críticas habían sido bien acogidos , volviéndose siempre en su contra, tal y como finalmente habría sucedido en este caso, a su modo de ver. Por ello, no se reunió con el jefe de l servicio, D. Juan Miguel y con su tutora, la Dª. Rosana más que a post eriori, concretamente el 14 de junio de 2011, apenas transcurrido un mes del inicio del programa. En la misma transmitió su malestar por la calidad del programa formativo y les informó de la reclamación planteada, lo que –según relata D. R- fue recibido muy negativamente por parte de sus responsables, siendo incluso objeto de recriminación, responsabilizándole de las posibles consecuencias que dicha acción po dría acarrear, tanto para su persona como para el servicio, lo que percibió como una amenaza, y por lo que decidió solici tar a la dirección del c entro que lo apartasen del servicio, lo que fue denegado. Desde el momento que los componentes del Servicio de Cirugía Torácica son conocedores de la demanda de auditoría, D. R detecta una actitud muy distante y tensa con él por parte de todos, docentes como otros MIR. Considera que la jefa tura del servicio es la responsable de poner a los otros residentes en su contra, hasta el punto de no querer ninguno realizar guardias con él. Es te extremo es negado tanto por D. Juan Miguel y Dª. Rosana, como por los compañeros de programa. Estos últimos aceptan sólo haber mostrado su extrañeza por el contenido y las formas de la reclamación presentada. No se entiende el llevar a cabo esta acción, apenas transcurrido un me s desde el inicio de la formación, y sin un intento previo de comunicaci ón con los responsables del mismo, para que pudieran subsanar cualquier deficiencia detectada. Existen discrepancias acerca de la valoración de la calidad de la docencia y de la evaluación, pero todos afirman contar solamente con el plan de formación de la especialidad de cirugía torácica elaborado por la Comisión Nacional de la Especialid ad, publicado por el Ministerio de 248

254. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Sanidad y de acceso público, y no la adaptación realizada por el Complexo Hospitalario Universitario ., así como no haber recibido el itinerario formativo en cirugía general, ni el plan individual de formación con el protocolo de supervisión de sus actividades y el cronograma de entrevistas de evaluación. Las razones alegadas por los miembr os del servicio para no querer llevar a cabo guardias con D. R son la falta de compañerismo, de compromiso con el trabajo e interés, al mostrar más interés por criticar, buscar defectos y boicotear el programa, más que por trabajar y formarse. Además de impuntual, se muestra poco colaborador frente a las tareas encomendadas, dejando de hacer muchas de ellas bajo el pretexto que no están contempladas en el programa formativo o en la definición del puesto de trabajo, teniendo que ser suplidas por sus compañeros. Asimismo, y al contrario del resto de miembros, no acepta organizar de forma consens uada las vacaciones para no perjudicar el Servicio, siempre en pro de su prop io interés. Del mismo modo, ningún miembro del Servicio afirma haber presenciado ninguna situación de abuso de autoridad, en la que se ha blara a gritos, ni que a D. R ni a ningún otro miembro se le redujesen las responsabilidades, tareas, etc.. sin justificación, ni descalificaciones o críticas constantes, supervisión excesiva, etc. Varios de los entre vistados afirman haber presenciado burlas, mofas y difusión de comentar ios maliciosos, pero en este caso, de D. R hacia Dª Rosa na y D. Juan Miguel. Los comentarios parecen haber sido constantes, y prueba de ello serían unos comentarios en la red social Twitter. D. R, al comprobar que sus peticiones no son atendidas, como por ejemplo el extender su rotación inic ial de cirugía torácica hasta el mes de agosto, la asistencia a congreso s sin presentar comunicación o el acceso a sus evaluaciones, decide ampliar la queja presentada en junio el 22 de agosto de 2011 y volver a presentarla el 27 de noviembre de ese año. Frente a esas reclamacione s, tanto desde Recursos humanos del Complexo Hospitalario Universitario ., como por parte del jefe del Servicio, se aduce que las negativas no responden más que a la aplicación de las normas y procedim ientos recogidos en el sistema de gestión del programa de formació n de los médicos residentes de acceso público, aportando pruebas de denegaciones similares a otros MIR, tanto de años anteriores como del actual programa, extremo que es confirmado por los residentes. Se insiste que los iti nerarios formativos 249

255. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     son marcados por el Ministerio de Sanidad y pueden ser personalizados por el Centro Universitario, pero nunca pueden ser marcados por el alumno. Ante la menor participación en oper aciones y la peor valoración del desempeño recibida por D. R en Cirugía Torácica respecto de otros servicios como Cirugía General, los responsables entienden que no responde más que a la actitud mant enida por el residente durante su estancia en el Servicio, no entendiend o las causas de la misma, salvo la clara intención de provocar su sa lida del Complexo Hospitalario Universitario . y la obtención de una plaza mejor a su juicio para obtener la formación en cirugía torácica. Desde su punto de vista, las constantes trabas a cualquier decisión adoptada po r la jefatura del servicio, no sólo no facilitaron su proceso formativ o, sino que atrasaron e incluso impidieron el acceso a determinad as experiencias como por ejemplo las guardias en cirugía general y digestiva en el Hospital Meixoeiro, adscrito al Complexo Hospitalario Un iversitario . De la evaluación se resalta que recibe 0 puntos en los apartados de puntualidad/asistencia, nivel de responsabilidad, relaciones con el paciente y la familia, y relaciones con el equipo de trabajo. Preguntado a D. B, de la Comisión Nacional de Docencia de Cirugía Torácica, el mismo confirma exclus ivamente haber comunicado a D. R que la queja respecto a la descoordinación docente en el Servicio está muy bien fundamentada, pero en ning ún momento entró a valorar la certeza de la misma y, mucho menos, que sea prueba de una situación de hostigamiento laboral en el Servicio. Por otro lado, los doctores Heraclio y Saturnino estarían de ac uerdo en la mala situación de la Unidad Docente de Cirugía Torácica, con deficiencias en la formación y falta de entrega de la documentac ión legalmente prevista. Situación que consideran debe denunciars e para que se adopten medidas correctoras. No obstante, niegan apoy ar la idea de que esa situación docente sea causa suficiente para abandonar el programa o para denunciar a los responsables por acoso. En enero de 2012, la Comisión Nacion al de Docencia y de la Unidad de Acreditación del Minist erio resuelve recomendar al servicio de cirugía torácica del citado Complexo el mantenimiento de su programa y planificación formativa, así como ratifi car la gestión docente del mismo. Se ofrece a D. R optar a otra plaza en otra unidad docente, pero es rechazada al entender el residente que no puede ser él la persona 250

256. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     penalizada por la mala docencia y un cambio de unidad sería tanto como asumir que el equivocado sería él. En su opinión, este intento de cambio de programa no sería más que una forma de castigo hacia su persona, como un ‘destierro’. La actitud negativa y crítica consta nte de D. R hacia el programa y hacia la labor docente de su tutora en diversos foros públicos, incluso en Twitter, así como las dificultades de comunicación con él, provocan en Dª R una gran sensación de indefensión y una importante ansiedad con repercusiones a nivel laboral y person al, de tal modo que, por primera y única vez en su carrera, decide el 28 de diciembre renunciar a la tutorización. Ante la negativa de otros docentes a asumir la tutorización de D. R, D. J Miguel, es designado su tutor. El jefe del servic io afirma estar viviendo una verdadera situación de hostigam iento y provocación por parte del residente, que no estando satisfecho con las continuas descalificaciones en público, mensajes en Twitter, sonrisas socavonas cuando se cruzan, etc., decide demandarle por hostig amiento laboral. Muestra mensajes de D.R en la mencionada red social tales como: 31 de mayo "que tu jefe entre deprisa al ascensor, t enc uentre d frente en el y ponga cara d susto NO tiene precio! Para todo lo d mas existe MasterCard"; La estrategia ahora es confundir...Divide y reinarás!!!!Jajajajaja; el 3 de julio de 2011 "Ya empezamos!!! Un Mir Colombiano plantea la creación de la primera asociación de residentes ex tranjeros en España"; el 26 de junio "Ya viene capítulos de infarto, ma ñana a redactar libretos con mis guionistas. Eso sí yo soy el director de esta obra. Tendrá un final feliz!; 18 de junio: "A la gerencia... Que será que ya no me cita la Directora Médica, se aburrirá de mi???; 15 de ju nio "7 días laborales para acabar con esta farsa...Insisto que no hay mal que dure 100 años ni mir que lo resista!!!!Paciencia o pedir baja?; 5 de junio "Q cargo de conciencia... es d esos días q siento q me pagan por no hacer nada y ver lo q no me gusta...contando los días pasa salir d aquí ; 2 de junio "1er día de exilio en el H. M, esto me pasa por disident e...Pero no será por mucho tiempo...lo del exilio, ya se acerca el asilo". Frente a la exposición de los mensajes publicados, D. R justifica que, a pesar de lo inapropiado de los mensajes, éstos no han respondido más que a la puesta en marcha de un mecanismo de defensa frente a la situación de decepción y ansiedad vivida, teniendo incluso que ser tratado a partir de abril de 251

262. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     independencia e imparcialidad de acue rdo a los requisitos jurídicos de buenas prácticas profesionales en la el aboración de Informes Periciales. También DECLARO conocer las respon sabilidades civiles, penales, disciplinarias y asociativas que comporta la aceptación del cargo de perito y la realización del presente informe, al amparo del artículo 335.2 de la Ley de Enjuiciamient o Civil, que reza así: “Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar, bajo juramento o prosea de decir verdad, que ha actu ado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomand o en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea su sceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que cono ce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpli ere su deber como perito” Nuria Pastor Ramos Dra. Psicología de la Salud 257

7. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo extensión, el daño económico emer gente (como los mayores gastos a soportar por el lesionado y su familia en transportes, hospedajes, etc.) y el lucro cesante, cuya manife stación es la pérdida de ingresos de todo tipo, incluso la pérdida de las expectativas de mejora profesional. Si todos esos conceptos deben ser indemn izados y a todos ellos abarca la indemnización total concedida, es claro que la compensación de las diversas indemnizaciones debe ser efectuad a entre conceptos homogéneos para una justa y equitativa reparación del daño real (Sentencia TS, Sala de lo Social, de 17/07/2007, Rec. 4367/2005 ). Es decir, a pesar de existir varias acciones (reclamación de prestacion es de Seguridad Social, recargo de prestaciones y eventual responsabilida d civil), para evitar enriquecimiento injusto han de acumularse todas las posibles compensaciones, dando lugar a una indemnización, aunque es ta se obtenga por diferentes reclamaciones. El año 2011, fue crucial en la prepar ación del sector fiscal, con respecto a la Seguridad y Salud de los Trabaj adores. La promulgación de la Circular (4/2011) supuso un increment o en la actuación fiscalizadora del Ministerio Público en los delito s contra la seguridad y salud laboral promoviendo no sólo una mayo r actuación represora, sino también mayor rigurosidad penal en tal ejercicio. A) CUESTIONES PROCESALES de la Circular: a) Descarta la modalidad imprudente en la comisión de este tipo de delitos. b) Mayor control de los Fiscales sobre este tipo de procesos. Así, de manera reiterada, se pregona la necesidad de incrementar las Diligencias de Investigación incoadas por el Minister io Fiscal, se refuerza la llamada «intervención activa del Fiscal» dura nte la instrucción del procedimiento llegándose a valorar la imposición, en casos justificados, de medidas cautelares como la petición de prisión provisional a los presuntos responsables. c) Restringe el juicio de faltas por no considerarlo «el adecuado para la persecución de las infracciones deriva das de la siniestralidad laboral», limitándose las conformidades a supuestos excepcionales. B) Otros OBJETIVOS de la Circular: a) Se Instrumentaliza el principio de unidad de actuación del Ministerio Fiscal. b) Se establecen criterios vinculantes pa ra las actuaciones de los Fiscales en materia de siniestralidad laboral. c) Dispone criterios y fundamentos doctrinales para guiar la acción acusatoria del Ministerio Fiscal pretendiendo ordenar tal acción, así como potenciarla y motivarla tanto en lo refe rente a la presencia y actuación de los Fiscales en procedimientos penales incoados a raíz de accidentes de 2

43. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6) Tribunal Superior de Justicia de Asturias (Sala de lo Social). Sentencia núm. 2411/2002 de 6 septiembre AS\2002\3028 Recurso de Suplicación núm. 2875/2001. Incidente durante Manifestación de huelga. El actor (miembro del Comité de Empresa de Al, S.A.) inició proceso de incapacidad temporal derivado de contingencia común originado por el accidente sufrido cuando al participar en una manifestación contra el cierre de su centro de trabajo, le explosionó el petardo que manipulaba en la mano derecha, provocándole herida contusa, avulsión, herida en la palma de la mano, fractura de la falange. La Constitución Españo la reconoce en su art. 28.2 el derecho de huelga como un de recho fundamental, en los siguientes términos: «Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las gara ntías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad». Por otro lado tenemos que, El trabajador que realiza huelga parcial durante la jornada de trabajo y se produce baja por I.T. Durante los días de permanencia en esa situación, el importe del subsidio se reduce en la misma proporción en que se ha reducido la jornada ordinaria de trabajo. La imprudencia temeraria se configura como la infracción del deber de cuidado del trabajador, y dicha norm a de cuidado implica el deber de adoptar un comportamiento adecuado que evita la producción del resultado dañoso y abstenerse de realiz ar acciones peligrosas. El concepto laboral de la imprudencia temeraria se ha ido configurando, tanto desde el punto de vista positivo, determinándose las características y elementos que lo conforman, como desde el punto de vista negativo, excluyendo aquellas conductas que no se encuentran dentro del referido concepto. Es evidente que la acción de explotar petard os en una manifestación, no puede afirmarse que sea consecuencia del ejerci cio habitual de un trabajo, ni se deriva de la confianza que éste inspira. 38

35. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo trabajo vinculadas a la exposición a tales riesgos, tanto ergonómicos como psicosociales aumentan considerable mente. Pues bien, pese a que las observaciones hasta ahora realizadas son datos ya constados, el nuevo cuadro de enfermedades profesionale s incluido en el Sistema de la Seguridad Social a través del Real Decreto1299/2006, de 10 de noviembre, no contempla en modo alguno los síndromes, daños y patologías de origen “psicológico. En consecuencia, parte de las críticas por obsolescencia imputadas a la anterior lista reglamentaria sigue siendo predicable de la actual, de modo que continua la brec ha existente entre el concepto de “enfermedad profesional” –patolog ías de origen laboral catalogadas reglamentariamente como tales- y el de “ enfermedad del trabajo ” – patologías que se sabe tienen un orig en laboral pero, por poder concurrir potencialmente otras causas, no se ac epta su inclusión en un listado de calificación automá tica-. La no inclusión de estas patologías de origen psicosocial a la lista de EP es un revé s para el avance de la prevención de riesgos laborales pero no contradice lo previsto en la Recomendación de la Comisión Europea, pues di cha comisión no ha querid o, o podido, ir más allá de un estadio previo al reconocimient o jurídicoformal de tales patologías como de origen profesional, pues se limitó a recomendar a los Estados miembros que promoviesen “la in vestigación de las enfermedades relacionadas con una actividad profesiona l, en particular para los trastornos de carácter psicosocial relacionados con el trabajo”. Una recomendación interesante como gesto, pero de efectos bastante más limitados al no exigir obligado cumplimiento. Esta vía, la de la recomendación, es la utilizada por la Estrategia Española de Seguridad y Salud que promueve la creación de una Red de laboratorios públicos orientados a analizar, desde todas las perspectivas, los riesgos ligados a la in troducción de las nuevas tecnologías, la expansión de nuevas formas de or ganización del trabajo y la aparición de estos riesgos emergentes, que no nuevos. Actualmente en España, los incumplimientos laborales relacionados a factores de riesgo psicosocial pueden ser tratados a través de distintos procesos administrativos, como es el caso de distintos protocolos de actuación para casos de acoso en el trabajo, acoso sexual, etc., necesitando, a menudo, recurrir a la ví a judicial de reconocimiento, con el agravante de que, por lo general debe ser el trabajador el que consiga demostrarle al juez, en cada caso, qu e en su situación concreta tiene un origen laboral, con la dificultad que muchas veces esto conlleva. La aparición de estos riesgos, y las dolencias a ellos asociadas, difícilmente son reflejo de la exposición a un solo tipo de factores de riesgo, sino que a menudo derivan de la influencia de un amplio y heterogéneo conjunto de ellos -ambientales, organizativos, relacionales, condiciones de trabajo, diversidades culturales, etc.- con la consiguiente complejidad que ello suscita para las políticas de prev ención de riesgos. Ahora bien, la complejidad no es sinóni mo de imposibilidad técnica, ni mucho menos 30

36. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo indica la ausencia de obligatoried ad en su inclusión en la acción preventiva a partir de la LPRL, co mo ya tiene firmemente asumido la doctrina judicial recaída en esta materia -STSJ, Sala Social, Cataluña, 9.11.2005, Madrid, 5.10.2005, Cantabria, Sala Social, 27.7. 2006...- , y también expresa la firma de diferentes Acue rdos Comunitarios como el Acuerdo Marco Europeo sobre gestión del es trés laboral o el Acuerdo Marco Europeo sobre violencia y acoso, firmado el 26 de abril de 2007. De la triple tipología de riesgos de origen psicosocial que hoy están científicamente acreditados -las diferentes modalidades de estrés laboral; STSJ Murcia 24.5.2004..., las relativas a las diferentes formas de violencia psicológica en el trabajo; STS Soci al 15.1.2005..., y las relativas a las adicciones o dependencias- la doctrina judicial, a través de los distintos Tribunales Superiores de Justicia, y la jurisprudencia, a través del Tribunal Supremo, han afirmando con total rotund idad la corrección de tutelarlas a través de la referida asimilación al accidente de trabajo, ya que no se pueden considerar como enfermedad profesional al no encontrarse dentro de la lista de enfermedades profes ionales, como ya hemos comentado varias veces a lo largo del texto. Las enfermedades por riesgos psicosoc ial no han sido incluidas en esta nueva lista. Esto se deba probablem ente al carácter multicausal de las mismas, que dificulta enorm emente establecer un nexo causal claro con el medio laboral en el momento actual. Se debe promover la investigación, como asi indica la Recomendación Europea, en este sentido. Para identificar una EP es fundamental pensar en ella, por lo que resulta básica una adecuada formación, de to dos los profesionales implicados, en materia de salud laboral., incluyendo los profesionales del Sistema Nacional de Salud. Consideramos que deberían in vertirse todos los medios disponibles para asegurar dicha formación. ¿Qué son los PANOTRASS? Son las llamadas Patologías No traumáticas de la Seguridad Social causadas por el Accidente de Trabajo. La orden TIN 1448/2010 de 2 de junio y que desarrolla el RD 404/2010, de 31 de marzo, crea un fichero informático de patologías no traumáti cas causadas por el trabajo, basado en la definición del artículo 156 de la LGSS. Es fundamental pues que se pruebe que la enfermedad ha tenido causa exclusiva la ejecución del trabajo. Las diferentes entidades ge storas (INSS e ISM) y colaboradoras (Mutuas de Accidentes de Trabajo) a tr avés de un aplicativo informático, que ha creado la Dirección de Or denación de la SS, comunicarán y gestionarán los PANOTRASS. El objetivo de este nuevo sistema es conocer aquellas patologías no traumáticas (no tengan un claro or igen en el mecanismo causal en el 31

37. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo puesto de trabajo, como por ejempl o determinados dolores de espalda como cervicalgias o lumbalgias) y además no tienen cabida en el actual cuadro de enfermedades profesionales , pero sin embargo está probado que su causa exclusiva se encu entra en el trabajo que el sujeto viene realizando. Artículo 158.- Concepto de accident e no laboral y de enfermedad común. 1. Se considerará accidente no laboral el que, conforme a lo establecido en el artículo 156, no tenga el carácter de accidente de trabajo. 2. Se considerará que constituyen enfermedad común las alteraciones de la salud que no tengan la condic ión de accidentes de trabajo ni de enfermedades profesionales, conforme a lo dispuesto, respectivamente, en los apartados 2.e), f) y g) del artículo 156 y en el artículo 157. Artículo 159.- Concepto de las restantes contingencias. El concepto legal de las restantes contingencias será el que resulte de las condiciones exigidas para el reconocimiento del derecho a las prestaciones otorgadas en consideración a cada una de ellas. Artículo 160.- Riesgos catastróficos. En ningún caso serán objeto de pr otección por el Régimen General los riesgos declarados catastróficos al amparo de su legislación especial. Recargo de las prestaciones económicas en caso de accidente de trabajo y enfermedad profesional El Art. 123 ,Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre , establece que todas las prestaciones económicas qu e tengan su causa en "Regulación y concepto de accidente de trabajo padecido por trabajador por cuenta ajena " o enfermedad profesional se aument arán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por 100, cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamen tarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de ad ecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador. 32

39. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo temeraria presupone una conducta en la que su autor asume riesgos manifiestos, innecesarios y especi almente graves ajenos al usual comportamiento de las personas; en otras palabras, puede concebirse como el patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible, definida como aq uella conducta del trabajador en que excediéndose del comportamiento norm al de una persona, se corra un riesgo innecesario que ponga en peligro la vida o los bienes, conscientemente. Se detuvo ante una señal en rojo del semáforo, pero antes de que se encendiera la luz verde, inició la marcha accediendo a la rotonda, resultando impactado por otro vehículo que circulaba en el cruce. El actor era consciente del peligro, y a pesar de conocerlo, reanudó la marcha asumiendo un riesgo inminente ; conocía perfectamente el peligro concreto y era previsible que en tales circunstancias (horas de gran circulación) la reunión de la marcha 6 cuando le estaba prohibida, podía desencadenar una colisión, como ocurrió. Esa conducta merece el calificativo de temerari amente imprudente, por re velar un claro desprecio del riesgo conocido y de la más elemental prudencia exigible. 2) Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª). Auto de 31 mayo 2011 JUR\2011\275282 Recurso de casación para la unificación de doctrina núm. 3725/2010. Ejemplo de Accidente de Trabajo. Caída a distinto nivel. El trabajador accidentado estaba reparando la cubierta de una nave, subido a ella y atado con un arnés. “En distintos puntos de la cubierta existían espacios no cubiertos por planchas metálicas, sino por plástico translúcido, que permitía el paso de luz natural a la nave, actuando de lucernarios. El empresario había tapado estos lucernarios con planchas metálicas pero sin anclarlas o fijarlas. El Sr. Noelia se desplazó sobre la cubierta hacia el otro lado. Se soltó el arnés para poder desp lazarse y cruzó al otro lado. Cayó por el lucernario al pisar sobre el mism o, provocando la caída al suelo su fallecimiento, por rotura de cuello”. La sentencia recurrida descarta la imprudencia temeraria que sostiene la empresa y afirma que la única causa del accidente fue la omisión de las necesarias medidas preventivas. Los hechos probados dan cuenta de que el trabajador no había recibido form ación suficiente para la actividad a desarrollar y era la primera vez que trabajaba en altura; el equipo de trabajo era insuficiente (...), los luce rnarios estaban mal iluminados, y el 34

33. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional. En tales disposiciones se establecerá el procedimiento que haya de observarse para la inclusión en di cho cuadro de nuevas enfermedades profesionales que se estime deban ser incorporadas al mismo. Dicho procedimiento comprenderá, en todo caso, como trámite preceptivo, el informe del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. ¿Dónde se califican las En fermedades Profesionales? Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la seguridad social y se establecen criterios para su notificación y registro. Artículo 3.- Calificación de las enfermedades profesionales. La calificación de las enfermedades como profesionales corresponde a la entidad gestora respectiva, sin perjuicio de su tramitación como tales por parte de las entidades colaboradoras que asuman la protección de las contingencias profesionales, de conformidad con las competencias y sistema de recursos recogidos en el Real Decreto 1300/1995, de 21 de julio, por el que se desarrolla, en materia de incapacidades laborales del sistema de la Seguridad Social, la Ley 42/1994 , de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social, y normas de desarrollo. Corresponde también a la entidad gestora la determinación del carácter profesional de la enfermedad respecto de los trabajadores que no se encuentren en situación de alta. De unos años a esta parte se han producido avances considerables en los procesos industriales, con la cons iguiente introducción de nuevos elementos y sustancias. Este cambio en el nuevo sistema productivo ha supuesto la aparición de nuevos factor es de riesgo, incluso de nuevos tipos de riesgos que hasta esa fecha no existían o existían en baja proporción. Por ello parece razonable que parale lamente se incrementen el número de las llamadas “enfermedades profesionales”, pues nuevos son los productos y materiales con que se trabaja, nuevos los tipos de agentes –físicos, químicos, biológicos...–, así como tambi én nuevos y, en principio, mejores son los conocimientos y avances ci entíficos para su diagnóstico y detección. Consecuentemente, si son nuevos son los “mapas de riesgos” hasta ahora conocidos en los lugares de trabajo, también lo debían ser los “cuadros patológicos” ligados a aquéllos, debiendo la regulación existente al respecto mantenerse adaptada de un modo permanente, y flexible, a tales nuevas realidades de riesgos y patolo gías, así como a las nuevas demandas sociales de protección frente a ellas. 28

70. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo solicitó al INSS considerar la IT que había iniciado como derivada de accidente de trabajo, sin embargo, la pretensión del trabajador no fue admitida. No satisfecho con la reso lución, presentó reclamación previa, que también fue desestimada en reso lución de 11 de septiembre de 2002. El siguiente paso del traba jador fue interponer recurso de suplicación contra la anterior sentenc ia de instancia de 10 de junio de 2003 del Juzgado de lo Social núm. 1 de San Sebastián, que determinó como contingencia de la IT enferme dad común. Igualmente, el recurso de suplicación fue desestimado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco con sentencia de 11 de noviembre de 2003, lo que confirmó íntegramente el contenido de la sentencia de instancia ya mencionada. Contra la sentencia de suplicación, el trabajador recurrió en casación para la unificación de do ctrina, alegando la infracción del artículo 156.2 e) LGSS que ya se ha estudiado y analizado a lo largo de éste proyecto. De acuerdo con el trabajador, la causa de la enfermedad por la que causó baja fue la realización de su trabajo, la prestación de sus servicios, y por tanto, encaja dentro del supuesto del artículo 156.2 e) LGSS. Sin embargo, las alegaciones del INSS partían de que la enfermedad que padecía el trabajador era causa de una serie de factores objetivos y personales que no tenían relación con el trabajo. No obstante, en la fundamentación jurí dica de la sentencia recurrida se afirmó lo siguiente: “los episodio s padecidos por el demandante se hallan conectados con su profesión, pu esto que es ésta la determinante de las agresiones materiales y verbal es”. De esta forma, el Tribunal resolvió y estimó el recurso de casaci ón para la unificación de doctrina que interpuso el trabajador, decl arando que la IT derivaba de accidente de trabajo. TS (Sala de lo Social), sentencia de 18 de diciembre de 2013 (RJ 2013\8476). Litigio acerca de un trabador que ejercía funciones de oficial de 1ª en la siderometalúrgica. El trabajador, desde hacía un año, venía padeciendo episodios de dolor torácico sin relación con el esfuerzo que hacía en su trabajo. En consecuencia, éste inicio un periodo de IT el 15 de septiembre de 2005, con posterior alta médica el 13 de noviembre de 2006 y propuesta de IP derivada de enfermedad común. La IP fue reconocida más adelante, cuando durante su jornada de trab ajo experimentó episodios de dolor torácico, que lo obligaron tambié n a consultar al médico de la 65

73. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo El tratamiento judicial del “Síndrome de Burnout” como Accidente de Trabajo: Sentencia del TSJ de Cataluña de 20 de enero de 2005. El litigio en cu estión versa sobre una ma estra que prestaba sus servicios como tal en un colegio privado concertado. Durante el transcurso de sus funciones y el tr ato y atendimiento a los alumnos, la trabajadora desarrollaba un deterioro tanto físico como mental que finalmente terminó por impedirle la pres tación de sus servicios. En este caso, la mutua con la que el cole gio privado tenía contratada la cobertura de contingencias profesionales, recurrió la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social que falló a favor de la pretensión de la maestra al reconocerle la inca pacidad permanente absoluta por accidente de trabajo. El fundamento del recurso de la mutua era la falta de causalidad, “la relación causal entre el trabajo y su enfermedad” no estaba clara. Si n embargo, y a pesar del recurso interpuesto por la mutua del colegio, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña as eguró que las dolencias de carácter psicológico y físico que sufría la maestra habían sido “normalmente gestadas de manera lenta y acumulativa”. No se trata de una enfermedad que geste en un día, sino de factores de carácter laboral que van actuando día a día sobre la salud y el bienestar de la trabajadora, en este caso. Por tanto, y dado lo anterior, el Tribunal recoció la incapacidad perma nente absoluta a la maestra, entendiendo que el cansancio y deteri oro había sido ocasionado por la realización de su trabajo, de manera que le había afectado hasta impedirle la realización de la acti vidad laboral. Estos síntomas son característicos del Síndrome de “Burnout” o de quemarse por el trabajo. Conclusiones. PRIMERA. El estrés laboral supone para el individuo una situación derivada de la incapacidad del mismo para enfrentarse a lo que considera un exceso de demanda, o bien porque no dispone de los recursos, o porque dispone de ello s pero no sabe gestionarlos. El individuo debe abordar y desarrollar las estrategias de afrontamiento. Saber gestionar el estrés es la mejo r manera de reducirlo, e incluso de eliminarlo. SEGUNDA. Este riesgo psicosocial en el trabajo, y más concretamente todos aquellos factores que lo gener an, pueden dar luga r a lo largo del tiempo a determinadas patologías que, tratándose de enfermedades, podrán ser calificadas como accid ente de trabajo siempre y cuando exista el vínculo causal entre la realización del trabajo y la dolencia ocasionada, y no se encuentr en en la lista de enfermedades 68

77. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo ANTECEDENTES HISTÓRICOS La enfermedad profesional, como daño para la salud derivado de las condiciones en que se desarrolla el trabajo, es un problema que desde hace varias décadas ha intentado solucionarse por los distintos Estados y Organismos Internacionales (OIT, OM S...), si bien el estudio de la relación existente entre algunas enf ermedades y diferentes actividades tiene precedentes muy an tiguos. Así pues, existe n trabajos de Platón, Lucrecio, Hipócrates, Galeno o Avicena describiendo algunas enfermedades relacionadas con distinta s actividades. En este sentido es destacable la aportación del creador de la medicina del trabajo Bernardo Ramazzini que en su obra “De morbis artificium diatriba” publicada en 1690 describe los riesgos derivados de hasta 54 profesiones distintas proponiendo el término “higiene” en este campo. Aunque es a partir de esta fech a cuando podemos empezar a hablar de los primeros estudios formales sobre la materia, no será hasta el siglo XIX cuando se aprueben las primeras disposiciones sobre higiene en el trabajo en países como Inglaterra (1802), Alemania (1839) y Francia (1841), ante las condiciones infrah umanas en que se desarrollaba el trabajo durante la Revolución Industrial. En nuestro país la evolución de la regulación de la Enfermedad Profesional se resume de la siguiente manera: • En 1873 se aprueba la primera norma sobre Seguridad e Higiene que exigía determinadas condiciones higiénicas en el trabajo y prohibía, entre otras medidas, el trabajo de menores de 10 años en fábricas y minas. • La Ley de Accidentes de Trabajo de 1900 que, por el principio de “unidad conceptual” entre el Accid ente de Trabajo y la Enfermedad Profesional, establecía la indemn ización por Enfermedad Profesional declarada judicialmente. • La Ley de Bases de Enfermedades Profesionales de 1936 que no llego a ver la luz, pero que es importan te ya que incluía 21 enfermedades y permitía que los tribunales reco nocieran otras relacionadas con determinadas actividades industriales. • Aprobación en 1941 del seguro obligatorio de silicosis. • Decreto de Enfermedades Profesionales de 10 de enero de 1947 y normativa de desarrollo que aborda por primera vez la regulación material de la Enfermedad Prof esional con autonomía frente al Accidente de Trabajo, estableciendo un cuadro de Enfermedades Profesionales susceptible de ser ampliado. • Decreto de 13 de abril de 1961, que recoge una lista cerrada de Enfermedades Profesionales, incluyen do la asbestosis dentro de las enfermedades sistémicas. 72

116. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo declarar la temeridad o deslealtad de la tacha, introduce un sistema de garantías en cuanto a la reputación y prestigio personal o profesional del perito, ya que permite la imposición de multas por parte del tribunal, a aquella de las partes que actuó co n tal carácter. La petición de la declaración de temeridad o deslealtad se hará por el perito en el acto del juicio de forma oral. Abstención y recusación de los peritos designados por el órgano judicial. Lo s peritos judiciales, a diferencia de los peritos de parte pueden ser obje to de recusación. La recusación tiene como finalidad poner de mani fiesto aquellas circunstancias personales del perito que reflej en su falta de objetividad e imparcialidad, y todo ello con carácter previo a la actuación del perito y para impedir que emit a su dictamen. Además de las causas de recusación recogidas con carácter general en la Ley Orgánica del Poder Judicial (arts. 219 y ss. qu e básicamente recogen causas por vínculo matrimonial o parentesco con las partes o sus letrados y procuradores, interés directo o indirecto en el pleito, tener enemistad manifiesta, etc...), el art. 124 reco ge algunas causas específicas: 1.- Haber dado anteriormente sobre el mismo asunto dictamen contrario a la parte recusante, dentro o fuera del proceso. 2.- Haber prestado servicios como tal perito al litigante contrario o ser dependiente o socio del mismo. 3.- Tener participación en la sociedad o empresa que sea parte del proceso. La abstención (a rt. 105 LEC) es la obligación que tiene el perito de apartarse del Procedimiento si concurre alguna de las causas expuestas. El Careo de peritos El careo de peritos como tal no esta contemplado en la Ley, que solo lo contempla para los testigos. Realmente bajo la figura del careo, lo que realmente se busca es la ratificación conjunta de todos los peritos. En construcción y cada vez mas, much os jueces aprueban la llamada “pericial conjunta”. Incluso co munidades autónomos, como la valenciana, a través de resoluciones de sus juntas de magistrados, establecen esta forma de ratificación y defensa de la pericial como prioritaria. Personalmente somos partid arios de este tipo de prueba, si bien esta no esta exenta de dificult ades como luego veremos. Para que el careo tenga una minima utilidad lo habitual es que el juez determine: Que hechos son controvertidos y cuales no lo son. Se evita así entrar reiteraciones y se centra el debate en las discrepancias que los diferentes informes tengan. Debe establecer una forma racional de preguntas. Habitualmente se analiza cada discrepancia con un turno de preguntas de cada letrado a cada perito, y uno posterior de repreguntas. Se puede y debe soli citar a cada perito que determine porque no esta de acuerdo con las conclusiones del otro (discrepancias de hecho, técnicas, etc) Para que es ta forma de prueba funciones se necesita algo obvio, como que el juez, que es quien va a arbitrar la 111

118. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Incluirá la caracterización de la información utilizada como punto de partida para el análisis. Inclui rá los resultados del estudio. Debe de ser claramente comprensible, minimizando o explicando los tecnicismos. El juez, los abogados y otros profanos deben entenderlo, de forma suficiente. Contenido: Objeto. Es decir, finalidad del informe. Alcance. Cuestiones que plantea el so licitante y son la base del estudio. Antecedentes. Hechos desarrollados con anterioridad a la realización del informe pericial y que sirven de base para su realización. Consideraciones preliminares. Todo lo que se considera básico para explicar los principios en los que se basa el estudio, bases teóricas de la tecnología utilizada, procedimient os etc. que dan la base para entender como se han extraído las evidencias y se ha llegado a las conclusiones del informe. Documentos de referencia. Todos lo s documentos que se citen y que sirvan de base para just ificar el informe pericial, normas de obligado cumplimiento, buenas prácticas profesionales, etc. Terminología y abreviaturas. Se in cluirán definiciones, términos y abreviaturas que se usen posteriorm ente en el documento para explicar el estudio. Análisis. Es decir, información que permite llegar a las conclusiones: Legislación, reglamentación y normativa. Investigación realizada. Referencias, documentos y muestras de evidencias. Razonamientos y justificaciones. Conclusiones. Es decir, la finalidad máxima para la qu e se requiere el informe. Interpretación técnica y experta sobre los puntos incluidos en el apartado Alcance. Anexos. Cualquier documento, nota , fotográfica, etc. que ayude a entender o reforzar el contenido del informe. El informe pericial no es algo qu e responsa a una estructura cerrada. Realmente es la expresión de un estudio previo que responde a la aplicación de unas técnicas relaci onadas en un área de conocimiento determinada, Así pues admite distin tos medios de expresión tales como la escritura, la imagen o el sonido . Incluso cada vez una mezcla de varias, máxime cuando las nuevas tecnologías nos permiten hacer desde reproducciones de estructuras o incendios, hasta desarrollos computacionales. También hay que distinguir el concepto de “utilidad” de un informe pericial El valor procesal de un informe pericial pasa por la necesidad de ser ratificado y entendido en juicio. Si n embargo su utilidad se puede materializar por ejemplo por acuerd os previos entre las partes que 113

241. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 4.- SITUACION INICIAL. 236

237. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo trabajadores tales medios para reducir el riesgo que entrañe dicha manipulación. A tal fin, deberá evaluar los riesgos tomando en consideración los factores indica dos en el anexo del presente Real Decreto y sus posibles efectos combinados. También tenemos que en conformidad con los artículos 18 y 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales , el empresario deberá garantizar que los trabajadores y lo s representantes de los trabajadores reciban una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la manipulación manu al de cargas, así como sobre las medidas de prevención y prote cción que hayan de adoptarse en aplicación del presente Real Decreto. 232

244. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 5.-Referencia normativa: NORMA ISO 11228 – ERGONOMICS – MANUAL HANDLING Las tres partes que componen esta norma establecen recomendaciones ergonómicas para diferentes tareas de ma nipulación manual de cargas: levantamiento y transporte (parte 1) , empuje y tracción (parte 2) y manipulación de pequeñas cargas a frecuencias elevadas (parte 3). Estas normas proporcionan informació n interesante para diseñadores de productos, empresarios, trabajadores y para cualquier otra persona involucrada en este tipo de trabajo o en el diseño y organización de los puestos de trabajo. Así mismo, cada una de las partes proporciona uno o varios métodos de evaluación específicos de los riesgos que tratan. NORMA ISO 11228-2:2007. Ergonomics -- Manual handling -- Part 2: Pushing and pulling Esta parte de la norma proporciona dos métodos para identificar los riesgos potenc iales asociados con las tareas de empuje y tracción. Además, propone recomendaciones para la reducción del riesgo. El procedimiento de evaluación del riesgo identifica dos métodos con los qu e valorar y evaluar los riesgos emergentes de las tareas de empuje y tracción. El método 1 es más sencillo y fácil de aplicar para la s situaciones más corrientes de un entorno laboral habitual. No obstante , si este método no se ajustase adecuadamente a la situación o a la población a evaluar, entonces debería utilizarse el método 2. El método 1 proporciona una lista de chequeo simple y unas tablas psicofísicas con valores máximos de fuerza con las que evaluar de forma rápida una tarea. El método 2 se basa en las características específica s de la población y la tarea para establecer unos niveles límite de fuer za. Esta norma es de aplicación a fuerzas ejercidas con todo el cuerpo para mover o parar un objeto que se encuentra enfrente del operador, realizadas por una sola persona que se encuentra en posición de pie, utilizando las dos manos y sin ayudas externas. 239

59. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Riesgos Psicosociales. Rec onocimiento de contingencias causadas por situaciones de aco so moral o laboral como “Accidentes de Trabajo”. Factore s estresores en el trabajo. Ejemplos Prácticos. “Síndrome de Burnout” La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) recoge las medidas encaminadas a conseguir que el trabajador efectivamente disfrute de una adecuada salud integral. Así, además de establecer la obligación para el empresario de proteger a sus trabajadores contra las condiciones de trabajo que puedan producirle daños físicos, como las características generales de los locales, instalaciones, equipos, productos y demás útiles existentes en un determinado centro de trabajo o las relacionadas con la naturaleza de los agentes físicos, qu ímicos y biológicos (art. 4.7 a), b) y c) de la LPRL), también establece la obligación de protegerlos contra otras condiciones de trabajo que pueden afectar a su salud psíquica y social, aunque no lo especifique con estos últimos términos, como aquellas relacionadas con la organización y ordenación del trabajo (estilo de mando, distribución de la jornada, ritmo o la monotonía de trabajo...- art. 4.7 d) de la LPRL -), que son las causa principal de materialización de los riesgos psicosociales y los efectos de los mismos. Como es bien sabido por todos, las “enfermedades psicosociales” no se encuentran tratadas por el cuadro de Enfermedades Profesionales Real Decreto 1299/2006 de 10 de Noviembre . Por su parte, el artículo 14.2 de la LPRL exige al empresario garantiz ar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo y el artículo 15.1.g). incorpor a entre los principios de la acción preventiva el de planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales de trabajo. Se exige, por tanto, una protección de la salud en sus tres dimensiones. Un a protección que también se deriva de algunos artículos del ET como el 4.2.e) –dignidad, incluidos el acoso discriminatorio, sexual, y por razón de sexo-, la propia normativa de Seguridad Social con la idea de a ccidente de trabajo o las sanciones recogidas en el Texto Refundido de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social. Si bien, la todavía inexistente regulación específica en 54

79. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo además de certificado digital SILCON o certificado Clase 2 emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda o por alguna de las Autoridades de Certificación relacionadas en dicha oficina virtual de la Seguridad Social. A través de un reconocimiento automático de la enfermedad profesional. Según el artículo 157 de la LGSS (Ley General de la Seguridad Social) un trabajador tiene derecho a la cobertura por enfermedad profesional si dicha enfermedad ha sido contraída a consecuencia del trabajo en las actividades que se especifican en el cuadro de enfermedades profesionales aprobado por RD 1299/2006 y está provocada por la acción de los elementos o sustancias que se indiquen en dicho cuadro. Y también po r aplicación del art. 156 de la LGSS que reconoce que las enfermedades no catalogadas en el cuadro de enfermedades profesionale s, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, serán consideradas accidente de trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo causa exclusiva en la ejecución del mismo. En la actualidad el sistema de notificación CEPROSS recaba info rmación de las patologías sufridas por los trabajadores que están inclui das en el cuadro de enfermedades profesionales. Si bien, se pretende amplia r esta información incluyendo las enfermedades reconocidas en aplicación del citado art.156 de la LGSS. El sistema PANOTRATSS se ha diseñado con el objetivo de comunicar las patologías no traumáticas causad as por el trabajo. Esta base de datos recogerá las enfermedades no incluidas en la lista de enfermedades profesionales que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siem pre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecució n del mismo. También contendrá las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente. El cont enido del fichero está declarado en la Orden TIN 1448/2010, de 2 de junio. Atención en los ejemplos siguientes, anteriores a la publicación del RDL 8/2015, al cambio en la Legisl ación pertinente a la Seguridad Social con el Real Decreto Legislativo 8/ 2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refu ndido de la Ley General de la Seguridad Social, que efectivamente varió los artículos 115 y 116 donde antiguamente se definía los conceptos de A.T. y E.P. Actualmente quedan definidos estos conceptos en los artículos 156 y 157. 74

100. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En el expediente de determinación de contingencia desde la Mutua, se aportó un informe médico poniendo de manifiesto los antecedentes personales del trabajador y mediciones de Legionella negativas realizadas en agua caliente sanitaria en la ducha exterior y en la entrada del circuito de la ducha de lo s chicos y en el agua de la piscina en el spa y en hidroterapia. Estas mediciones se realizaron durante el mes agosto de 2012. No se nos envió la descripción del puesto de trabajo ni la evaluación de riesgos. Por ello le fue solicitada al Servicio de Salud Laboral, la descripción del puesto de trabajo y tareas, así como la evaluación de riesgos preceptiva sobre el mismo. En el informe recibido del Servicio de Salud Laboral se contesta a estos extremos solicitados: 1. Descripción del puesto de trabajo: técnico de mantenimiento. 2. Descripción de las tareas del puesto: técnico polivalente en mantenimiento: realiza todo tipo de tareas de mantenimiento en las instalaciones. Se trata de instalac iones de termas, spas, centro de estética (con cabinas de hidrom asaje), instalaciones deportivas (gimnasio) e instalaciones de restaura ción. En los días previos a la fecha de inicio de los síntomas (11/11/2012) realizó diferentes tareas de mantenimiento como reparación de gr ifos de cocina, de la cabina de hidromasaje 21 de las instalaciones y otros. 3. Toma de muestras de agua en diferentes puntos del circuito solicitadas por parte del Servicio de Salud Pública, siendo positiva a Legionella Pneumophila serogrupo 1 (150 UFC/L) en una muestra de retorno y siendo igualmente posi tiva a Legionella Pneumophila serogrupo 1 (100 UFC/L) en una mu estra tomada en la cabina de hidromasaje 21. 4. Evaluación de Riesgos del puesto realizada por el área técnica del Servicio de Prevención en el que se identifica el riesgo de exposición a agentes biológicos Legionella. Criterios de causalidad - La Legionella es una enfermedad bacteriana producida por la Legionella Pneumofila, patógeno oportunista que para causar una enfermedad debe estar presente en el lugar (reservorio), debe alcanzar un número suficiente para causar la infección (amplificación) y debe pasar al ambiente en estado infectivo (diseminación). 95

109. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Normativa medidas de control y prevención Como en cualquier otro ámbito de la prevención de riesgos laborales la posibilidad de contaminación por agentes biológicos debería ser tenida en cuenta en la fase de diseño de las instalaciones, en particular, las de climatización del aire y por supuesto, evitando el poner en riesgo a trabajadores especial mente susceptibles. Es difícil disponer de métodos de prevención y control de Legionella totalmente eficaces, fundamentalm ente por dos razones: por un lado, porque la Legionella es una bacteria ubicua en el ambi ente en el que la erradicación sería prácticamente impo sible y por otra parte porque es una bacteria más resistente que otro s microorganismos a la acción de los medios físicos o químicos de control habitualmente empleados. Diferentes autores han estudiado la eficacia in vitro de diferentes productos y métodos, como ozono, peróxido de hidrógeno comparando su eficacia con el cloro, otros han hecho estudios con el aumento de temperatura y la radiación ultravioleta y el uso de iones metálicos como cobre o plata, sin emba rgo, estos estudios realizados in vitro son poco extrapolables a las situaciones reales de diseño. Por todo lo señalado anteriormente, el aspecto preventivo debe basarse en los Reales Decretos legi slativos y normas UNE que tienen por objeto proporcionar criterios para la prevención de la contaminación de ciertas instalaciones y equipos por la bacteria Legionella y para el control de su multiplicación ambi ental, entre los cuales destacamos: - Informe UNE 100-030-94 sobre climatización: "Guía para la prevención del la Legionella en instalaciones. - Real Decreto 1751/1988 de 31 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmic as en los edificios (RITE) y sus instrucciones técnicas complem entarias (ITE) que establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones térmicas de los edificios. - Real Decreto 909/2001, de 27 de julio para la prevención de la Legionelosis. - Real Decreto 865/2003, de 4 de ju lio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la Legionelosis. - Real Decreto 1218/2002, de 22 de novi embre por el que se modifica el RD 1751/1988. 104

121. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo aprueba el Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral (Vigente hasta el 11 de Diciembre de 2011). Artículo 95 1. Podrá el Juez o Tribunal, si lo estima procedente, oír el dictamen de una o varias personas expertas en la cuestión objeto de l pleito, en el momento del acto del juicio o, terminado éste, como diligencia final. Número 1 del artículo 95 redactado por el apartado sesenta y cuatro del artículo décimo de la Ley 13/2009 , de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 2. Cuando en un proceso se discut a sobre la interpretación de un convenio colectivo, el ór gano judicial podrá oír o recabar informe de la comisión paritaria del mismo. 3. Cuando en el proceso se ha ya suscitado una cuestión de discriminación por razón de sexo, or igen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, el Juez o Tribunal podrá recabar el dictam en de los organismos públicos competentes. Número 3 del artículo 95 redactado por el apartado sesenta y cuatro del artículo décimo de la Ley 13/2009 , de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial («B.O.E.» 4 noviembre).Vigencia: 4 mayo 2010 CONTROL DE LA IMPARCIALIDAD DE LA PRUEBA PERICIAL. LA OBJETIVIDAD DEL INFORME PERICIAL COMO GARANTÍA DE UN DEBIDO PROCESO La imparcialidad es un elemento esencial del debido proceso, que afecta la actitud del juez con las partes, incidiendo específicamente en la forma como ejerce el juez su ac tividad en los casos concretos que se le someten a su conocimiento. A través de la garantía de la imparcialidad, se busca que no se desdibujen en el ánimo del juez su carácter de tercero, evitando que concurra a resolver un asunto si ex iste la mera sospecha de que, por determinadas circunstancias, favorecerá a una de las partes, dejándose llevar por sus vínculos de parentesco , amistad, enemistad, interés en el objeto del proceso o estrechez en el tr ato con uno de los justiciables, sus representantes o sus abogados. De lo que se trata, en explicación de Montero Aroca, es evitar en la declaración del Derecho Objetivo todo designio anticipado o la prevención para no cumplir con rectitud la función jurisdiccional. No debe ser confundida con la inde pendencia, ya que esta última se refiere a una cuestión previa, de orga nización, a través de la cual se 116

149. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     - Zona de oficinas y laboratorio. Of icinas en planta baja y laboratorio en la primera planta. - Zona de almacenamiento de los diferentes materiales - Zona de molturación y envasado. La zona de oficina y laboratorios es el lugar en el que habitualmente se encuentra Elsa (trabajadora acci dentada), realizando labores de administración en oficina y de toma de muestras en el laboratorio. En el momento del accidente se encontr aba de pie junto la mesa del laboratorio realizando las pruebas de gel en el centro de la sala. Al explosionar una parte del molino, por las ondas producidas se rompe el cristal de la ventana que está frent e al equipo. Es en este momento es cuando se proyectan algunos crista les realizando pequeños cortes en las manos y en la cara, además de go lpearse ella con la mesa sobre las piernas por el susto tras oír el ruido exterior. La zona de almacenamientos, luga r destinado al apilamiento del material suministrado por ORTEVE, S.L. además del material para el posterior envasado del producto: Saco s, bolsas, plásti cos, palets de madera... lugar en el que se encuentra Carlos Daniel (el otro trabajador accidentado). La zona de molturación y envasado, se ubica el molino KOMODÍN-K315, junto a varias envasadoras. Es también en este lugar donde los trabajadores colman los sacos más pequeños y bolsas de forma manual. 5.- GESTIONES REALIZADAS Se visita el lugar del accidente, nave de la empresa PROCESOS A TERCEROS, S.L. y se comprueba la siguiente documentación: - Fichas de seguridad actualizadas de los productos químicos que se molturan. - Manuales de instrucciones y cert ificados de conformidad de los diferentes equipos de trabajo. - Certificado del mantenimiento periódico (instalación eléctrica) del molino por parte de la empresa contratada. 144

150. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     - Formación e información a los trabajadores sobre el puesto de trabajo. - Procedimientos de trabajo y limpieza de equipos e instalaciones de la empresa “PROCESOS A TERCEROS, S.L”. - Plan de prevención de la empresa (Evaluación de Riesgos y Planificación Preventiva), realizad a por el servicio de prevención PERADEJORDI E INFORMES, S.L. - Documento en el que se evalúen y desarrollen las formas de actuación en el caso de emergencias varias. La visita se realiza en compañía de D. Juan Gómez Rodríguez con DNI 22356798-W, responsable de la empres a PROCESOS A TERCEROS, S.L. Durante la visita nos informan los trabajadores que periódicamente se producen pequeñas explosiones, sin ca usar daños personales, pero, a veces, sí pequeños daños materiales. Comentan que suele coincidir tras realizar la limpieza del interior del molino. Por lo que, tras analizar el procedimiento utilizado y los producto s usados, la causa principal es el producto con el que se lleva a cabo la limpieza puesto que tras el uso del mismo se producen las reacciones. 6.- FUENTES Y NORMATIVAS - Ley 31/95 del 8 de Noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (BOE, 10 de Noviembre 95). - Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de Agosto, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social BOE Nº189 08/08/2000. - Real Decreto 486/97, de 14 de Abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de Seguridad y Salud en los Lugares de Trabajo. - Real Decreto 1215/97, del 18 de Juli o, por el que se establecen las disposiciones mínimas de Seguridad y Salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. - Real Decreto 485/97, del 14 de Abri l, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo. - Real Decreto 2267/2004, de 3 de Dici embre, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad contra Incendios en los establecimientos industriales. BOE nº 303/17/12/2004. 145

151. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     - Real Decreto 681/2003, de 12 de Junio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo. - Real Decreto 374/2001, de 6 de Abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo. 7.- RESULTADOS OBTENIDOS Tras comprobar la documentación: - En la fichas de seguridad del naftaleno metoxifenil - 2 no aparece el tolueno. Sí aparece dicho disolvente en algunos de los productos de limpieza utilizados para el interior del molino. - Los manuales de instrucciones y ce rtificados de conformidad de los diferentes equipos de trabajo están entre la documentación y disponibles para la consulta de quien lo considere conveniente. - La formación e información a los trabajadores es la primera que impartió el SPA y no se realizó post eriormente ningún reciclaje. Elsa, la persona designada en este caso, carece de no tener formación (PRL, Primeros Auxilios, Emergencias y Evacuación...). - Los procedimientos de trabajo de la empresa “PROCESOS A TERCEROS, S.L”, están incompletos, pues no ap arecen los productos utilizados para la limpieza de los equipos. - La empresa dispone de Plan de prevención (Evaluación de Riesgos y Planificación Preventiva), sin embarg o no se está llevando a cabo la integración del mismo en el centro. - No existe documento ATEX, tal y co mo aparece reflejado en el Plan de Prevención. - No existe un documento en el que se evalúen y desarrollen las formas de actuación en el caso de emergenc ias varias, y así aparece reflejado entre las medidas correctoras de la planificación preventiva. - Tras conversación mantenida con lo s trabajadores se observa que la limpieza del interior del molino, tr as la molienda del NAFTALENO METOXI FENIL-2, se realiza con un producto que entre sus componentes está el 146

152. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     TOLUENO. Este último es un buen di solvente orgánico de la sustancia anteriormente comentada. De ahí la s pequeñas explosiones periódicas tras la limpieza del molino. En el caso de realizar la limpieza del molino con el disolvente y quedar restos del mismo, bien po r no secarlo completamente o por molturar de forma muy rápido el NAFTALENO, ha ce que ambos reaccionen y se produzcan las pequeñas explosiones. Por lo que la causa principal del ac cidente es el incumplimiento del procedimiento de limpieza indicado por la empresa fabricante del equipo. Ya que en el caso del naftal eno metoxifenil-2 es suficiente con agua. En caso de estar compacto el material y no se pueda retirar con agua se debe utilizar etanol (alcohol etílico (11.3g/100g) Por tanto “PROCESOS A TERCEROS, SL” no está llevando a cabo las funciones de seguridad y salud correspondiente al art.6.f, art 14.2 y art. 15.1 de la Ley P.R.L 8.- CONCLUSIONES - Se debe integrar la prevención en la empresa, para esto es necesario la elaboración de un procedimiento de trabajo adecuado, completando el mismo con un procedimiento de limpieza de los equipos para que no queden restos de producto de limpieza en el interior de los mismos y puedan reaccionar con las sustancias anteriormente molturadas. - Se debe elaborar un documento ATEX para valorar las zonas de riesgos de los diferentes trabajos y situación de los trabajadores para la realización de los mismos. - Se debe elaborar un plan de emer gencia e incluir si mulacros. También es imprescindible la formación de los trabajadores para que sean conocedores de cómo actuar en diferentes casos. Ya que “ PROCESOS A TERCEROS , S.L. ” está incumpliendo el art.6.f “ Condiciones de trabajo o medidas preventivas específicas en trabajos especialmente peligrosos, en particular si para los mismos están previstos controles médicos especiales, o cuando se presenten riesgos derivados de determinadas características o situaciones especiales de los trabajadores.” , art 14.2 “ En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá 147

154. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     10.- ANEXOS: 10.1. -Anexo I: UBICACIÓN DEL MOLI NO Y LA OFICINA EN EL CENTRO DE TRABAJO 10.2.- Anexo II: DIBUJO EN 3D DE UNA INSTALACION K-315 CON ALIMENTADOR VISINFÍN (TK)   149

212. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     trabajador se ha producido. Puntualizamos las palabras “voluntaria” y “aceptada” para diferenciar la imprudencia profesional de la temeraria. No es lo mismo sufrir un accidente por repetividad de una tarea que por anular una medida de seguridad, conociendo las consecuencias que puede acarrear la misma. Para pode tipificar un comportamiento de temerario e im prudente del trabajador en un accidente laboral, el empresario debe haber cumplido con sus obligaciones y deberes en materia pr eventiva y de este modo, no tener ningún tipo de responsabilidad en los hechos ocurridos. .En definitiva, siempre que un trabajador provoque un riesgo que era inexistente de una forma frívola, caprichosa, consciente y despreciando la más mínima prudenc ia o previsión estaremos hablando de una imprudencia temeraria. -Conclusiones: .La imprudencia temeraria es la conducta del trabajador que corre un riesgo innecesario que pone en peligro su integridad física de forma consciente y voluntaria, ob viando las más elementales normas de precaución, prudencia y cautelas exigibles a toda persona. .Después de las sentencias revisadas y la diferenciación entre imprudencia temeraria y profesiona l, nos falta resolver la pregunta inicial: ¿Puede ser tipificada co mo temeraria una imprudencia del trabajador en materia de prevención de riesgos laborales? Si consultamos el significado de tipificar en el diccionario de la real academia española, encontramos las siguientes definiciones: -Ajustar varias cosas semejantes a un tipo o norma común. -Dicho de una persona o de una cosa: representar el tipo de la especie o clase a que pertenece. -En la legislación penal o sancionatoria, definir una acción u omisión concretas, a las qu e se asigna una pena o sanción. Por lo tanto, aunque podemos catalogar una imprudencia como temeraria, sería contraproducente que legalmente estuvieran tipificadas unas imprudencias concretas. 207

41. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 4) Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 1506/2006 de 2 octubre AS\2006\3085 Recurso de Suplicación núm.770/2005. Se niega la calificación como Accidente de Trabajo (In Mision) El citado trabajador fallecido (cam ionero profesional) sufrió accidente de circulación (...) en la carretera N-301, como consecuencia de la salida de vía por el margen derecho, chocando el camión articulado contra la bionda(Dicho de una valla metálica de protección: Que tiene un perfil que forma doble onda.) arrollando la tela metálica de cerramiento de la autovía y un poste “SOS”, impactando finalmente contra el pilar de hormigón de sustentación de un puente elevado sobre la vía. El conductor, antes del accidente, conducía dando bandazos y haciendo “eses”, con ocupación ocasional de los dos carriles de circulación. En la autopsia, los resultados de muestras de fluidos, eran compatibles con cocaína, dihidrocodeína, heroína y aprazolam. Pudiéndose traer a colación la Sentencia del TS de 20 de noviembre de 1975: “Se entiende por temeraria la imprudencia en que ha incidido el operario cuando en su actuar está po niendo de manifiesto que, consciente de la situación en que se encuentra , acepta, por su sola voluntad, la realización de un acto arriesgado e in necesario para su actividad laboral y que lleva a cabo con menosprecio de cualquier cuidado que le aconseje su evitación; por el contrario, será conducta imprudente profesional, aquella en que se incide cuando el trabajador, ante la inminencia del riesgo que acompaña a su actuación, se cree capaz de superarlo con la propia capacidad y habilidad personal , o no le ha prestado la debida atención, por hallarse atenuada su voluntad y 10 en su caso sus movimientos reflejos, por la repetición del mismo acto, la facilidad en que en otras ocasiones lo ha superado fe lizmente, o porque confiaba en su suerte”. Visto lo expuesto, habiéndose apre ciado la velocidad, la manera de conducción (bandazos y haciendo “eses”), con ocupación ocasional, apreciándose sustancias, con tan trágicas consecuencias, impiden catalogar la imprudencia del conduc tor como profesional, debiéndose configurar como temeraria, siendo la causa única, directa e inmediata del accidente. 36

82. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo dedicarse a una profesión u oficio di stinto. Dentro de esta incapacidad existen casos especiales, determinados por la edad (mínimo 55 años), la falta de preparación general o especializada y circunstancias sociales y laborales de residencia, que dificultan la obt ención de otro empleo diferente al habitual. – Incapacidad permanente absoluta : inhabilita por completo al trabajador para realizar cualquier tipo de oficio o profesión. – Gran invalidez: se usa para el trabajador perjudicado por una incapacidad permanente, con la pres encia de pérdidas anatómicas o funcionales, por lo que necesita de la ayuda de otra persona para realizar actividades como vestir se, asearse, comer o tomar sus medicamentos. En este caso: El SPA elaboró, en abril de 2008, un análisis y evaluación del puesto de trabajo del actor. En el mismo se individualizó, como factor de riesgo, la exposición al ruido industrial debi do al motor de la grúa de celosía y al perado y cargue de arrabio, proponiéndose mediciones de la exposición al ruido, formación, información y equipos de protección individual. En aplicación de los protocolos s eñalados por el citado análisis, se procedió a la medición de la exposi ción al ruido en las condiciones más desfavorables, esto es, en las tareas de mantenimiento de la grúa de celosía, operación llevada a cabo un máximo de 2 horas, 2 veces al mes. Se concluyó que no existía exposición a agentes ototóxicos en el ambiente laboral, siendo el nivel di ario de exposición al ruido el equivalente a 101,4 dB (A). El actor recibió, en noviembre de 2002 formación en relación con el plan específico de prevención para la limpieza de torpedos, rotura y preparación de chatarra de arrabio. El demandante fue formado, en noviembre de 2002 y en diciembre de 2003 en relación con los riesgos del sector y los riesgos del puesto de trabajo. El cuadro clínico que se tuvo en cuenta para la declaración de incapacidad permanente fue el consignado en el dictamen propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades, de 25 de marzo de 2009: HIPOACUSIA PERCEPTIVA BILATERAL COPATIBLE CON TRAUMA SONORO CRÓNICO CON PÉRDIDA AUDI TIVA BILATERAL DE INTENSIDAD MODERADA. 77

103. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo • Intensidad y duración Pasos para la adscripción de una Enfermedad como Enfermedad Profesional 1. Averiguar la causa el origen de la enfermedad 2. Averiguar si tiene causa exclusiva en el trabajo que se realizaba 3. Averiguar vinculación necesar ia con sustancias o elementos habitualmente manipulados en el puesto de trabajo 4. Averiguar la adscripción en el listado Anexo I de a) Enfermedad, b) Agente causal y c) Trabajo con exposición a ese agente. No cabe identificar la enfermeda d profesional con la enfermedad contraída por razón del trabajo; el concepto de esta es mucho más restringido al precisarse, según lo dicho, que además de dicho requisito, tanto la enfermedad, como la causas que lo produce, sean algunas de las que figuran en el listado oficial de enfermedad profesional. Nuestro sistema de clasificación de enfermedad profesional se basa en un sistema de lista cerrada, si bi en la lista de la s actividades es orientativa y enuncia las principale s actividades causales. Dicho esto, cuando la enfermedad o la causa qu e lo producen no están incluidas en dicha lista oficial, y, pese a que pueda quedar acreditado que la misma viene ocasionada por la realizac ión de un trabajo, su calificación no será la de enfermedad profesional y sí la de accidente de trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 115.2e LGGS que referencia las denominadas "enfermedades del trabajo" exigiendo eso si que tenga por causa exclusiva la realización del trabajo. Sin olvidar que el RD 1299/2006 refle ja la figura de la sospecha de enfermedad profesional, bien cuando desde el médico de atención primaria o del servicio público de salud se sospecha en el seguimiento de un paciente que este presenta una posible enfermedad profesional (comunicándolo a la Entidad Gestora a través de Unidad Salud Laboral o Inspección SPS) o bien cuando desde el Servicio de Prevención se sospecha en el seguimiento de un paciente que este presenta una posible enfermedad profesional. Pues bien y en cuanto al proceso que nos ocupa resulta: 98

112. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo UNE 197001:2011 Criterios generales para la elaboración de informes y dictámenes perici ales. Pruebas Periciales impropias. UNE-EN 62740:2015 Análisis de causa raíz. (Root cause analysis (RCA)) UNE-EN 60812:2008 Técnicas de análisis de la fiabilidad de sistemas. Procedimiento de análisis de los modos de fallo y de sus efecto s (AMFE) Análisis modal de fallos y efectos. Anexos: Informe Pericial y Elaboración de Profesiogramas. La norma UNE 197001:2011 describe el índice para la realización de informes periciales. La norma UNE 197001:2011 publicada en Marzo de 2011 tiene por objeto el establecimiento de las consideraciones generales que permitan precisar los requisitos formales que deben tener los informes y dictámenes periciales, sin determinar los métodos y procesos específicos para la elaboración de los mismos. La adopción de la norma permit e dar una estructura común a los informes periciales y destacar como profesionales cualificados a quienes la adoptan al mostrar qu e se preocupan por permanecer actualizados en su profesión. Es un compendio derivado de la experiencia en la realización de informes de profesionales experimentados. La norma marca que el informe pericial contemple las siguientes generalidades: Título: Identificando al document o de forma clara e inequívoca. Documento: Identificación y código nu mérico único, es decir, que un mismo perito no pueda repetir es e número para otra pericial. Índice. Cuerpo del informe. Anexo (si se necesita) Todas las páginas del documento deben de estar numeradas. Respecto de la identificación se define expresamente que: Es el elemento que contiene los da tos para identificar el informe o dictamen pericial. Su contenido debe: Incluir el título y código único de referencia. Identificar el destinatario del documento y número de expediente o procedimiento si lo hubiera. 107

127. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Principios generales del análisis de causa raíz El objetivo primario del ACR es ident ificar los factores que resultaron en la naturaleza, la magnitud, la ubicación, el momento (las consecuencias) de un evento o más para poder identificar comportamientos, acciones, inaccion es o condiciones necesarias que cambien. De esa manera prevenir la reiteración de eventos dañinos similares y poder identificar las lecc iones a aprender para promover el logro de mejores consecuencias. (Se define el "éxito" como la certeza casi absoluta de la prevención de la reiteración de un evento.) Para ser efectivo, un ACR debe real izarse en forma sistemática, por lo general como parte de cualquier in vestigación, con conclusiones y causas raíces que sean compro badas por medio de evidencia documentada. Pueden haber más de una causa ra íz por evento o problema, la dificultad se encuentra en demostra r la persistencia y mantener el esfuerzo para resolverlos. El propósito de identificar todas las soluciones a un problema es prevenir la reaparición al menor costo, de la manera más simple. Si existen alternativas que son igualmente efec tivas, siempre se elegirá la del menor costo. Las causas raíces identificadas van a depender de la manera en que se defina el problema o el evento. Se requiere una efectiva declaración del problema, así también como una efectiva descripción del evento. Para ser efectivo, el análisis de be establecer la secuencia de eventos o línea del tiempo para entender las relaciones entre los factores contribuyentes (causales), la causa raíz y el problema o evento definido. El análisis de causa raíz ayuda a tr ansformar una cultura reactiva (que actúa en consecuencia a problema s) a una cultura proactiva que resuelve problemas antes de que ocurran o escalen a problemas mayores. Además, reduce la frecu encia en que ocurren los problemas. Los ACR pueden ser recibidos como una amenaza en varias culturas y ambientes. Un cambio de cultura siempre encuentra resistencias. En casos así, se debe trabajar en brin dar soporte constante de la gestión de ACR para lograr efectividad y éxito, así también como utilizar políticas no punitivas al encontrar problemas. Proceso general para realizar y docum entar un análisis de causa raíz de una acción correctiva El ACR representa la parte más crític a de una acción correctiva, ya que dirige la acción correctiva a la ve rdadera raíz del problema. Reconocer la causa raíz es secundario al objetivo de la prevención (no es el fin en sí 122

161. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Habiéndose sido colocado el au tomatismo del equipo en el año 2001, no se determinar si se info rmó expresamente en el año 2007, pero que si se hizo en el 2004. Además de encontrarse la documentación sobre la instalación en que figura el seccionador automático está en la celda de los interruptores, al alcanc e de cualquiera, y también está el cartel unifilar en el que se muestra la instalación. En cuanto información entregada a las empresas subcontratistas, solo se evidenciar que son riesgos relacionados con las instalaciones generales de la empresa tales como, peligro por carretillas, riesgo de caídas, golpes, uso de epis y emergencias y evacuación, entre otros. Y en relación a la evaluación de riesgos de HKK, no aparecen descritas las instalaciones objeto de es tudio ni las particularidades de las mismas. Es una relación de actividades genéricas y no relativas al centro de transformación citado. Examinando los registros de Ep is entregados a los trabajadores, estos disponían de: Casco aislante de electricidad EN50365-2002, pantalla facial contra arco el éctrico EN166-2001, vestuario de protección de riesgo eléctrico IEC 61482-2:2009, calzado aislante de electricidad Clase 0, EN50321-1995, cinturones y arneses anticaída, pértigas y banquetas. El día del accidente los trabajadores no disponían de estos EPIS. En concreto el trabajador no disponía de cinturón anticaida, ni pantalla facial ni vestuario de protección de riesgo eléctrico. HKK no aplicó las 5 reglas de oro, al alzar las tomas de tierra quedando el circuito cerrado y con tensión. Conclusiones Una vez analizada toda la do cumental arriba citada, se determina que el accidente se pr oduce por la concatenación de errores cometidos por los trabajadores de HKK, así como errores de coordinación entre ambas empresas. Podemos determinar que Leche Pa steurizada es una mera usuaria del servicio no tiene responsabilidad directa. Ya que el concierto que tiene con la empresa HKK es para mantenimiento y son ellos los responsables de evaluar, planific ar y adoptar las medidas necesarias para que no se prod uzcan accidentes. Leche Pasteurizada no se dedica a la actividad de mantenimiento eléctrico de alta t ensión por lo que se trata de un empresario Titular y no Principal. Desconoce las circunstancias de estos 156

163. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     El deber de coordinación e información con la empresa subcontratada, es decir con la em presa encargada del mantenimiento eléctrico de alta tensión en virtud del contrato de prestación de servicio que había entre ambas es de aplicación lo dispuesto en el art. 24.2 de la Ley 31/95 cuando se subcontrata ac tividades o servicios diferentes a la actividad de la empresa. Por tanto la empresa Leche Past eurizada su responsabilidad se limita a elegir la empresa que llevará a cabo los servicios de mantenimiento. Declaración de objetividad El técnico que suscribe el pr esente informe promete haber dicho la verdad y haber actuado con objeti vidad en la obtención y el estudio de la información en la que se basa el presente informe, de acuerdo a lo establecido en el Art. 335 de la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil. Murcia, 1 de marzo de 2018 158

195. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ...el accidentado para junto al recogedo r de fardos y se percata de que la trampilla de vaciado del recogedor pe rmanece abierta vaciando aceitunas mientas la pala se encuentra llena, lo que hace que D º “Trabajador Accidentado” introduzca las manos en la trampilla para evitar el derrame de la aceituna, acción innecesaria y prevista por la empresa , ya que se posee tendido un lienzo bajo la pala para recoger todas aquellas aceitunas que en el vaciado no caen directamente del recogedor a la misma. El tractorista está permanentemente comunicado con otro operario que se encuentra a una distancia segura de la máquina, el cual le indica en el momento adecuado el cierre de la compuerta, tarea frecuente y sencilla que hace necesaria y suficiente la comunicaci ón entre tractorista y dicho operario para su éxito. Siguiendo este protocolo, el operario en el momento en el que se encuentra llena la pala, le pide al tractorista que cierre la trampilla. Trampilla 190

196. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Operario que comunica con el tractorista – Trampilla – Accidentado (Recreación) 191

197. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Lienzo recogedor de aceitunas – Cierre de la trampilla – Accidentado (Recreación) Es, D º “Trabajador Accidentado”, quien una vez introducidas las manos en la trampilla, ve atrapada la derecha con el resultado de la amputación de tres de los dedos. Según las declaraciones de los testigos, la práctica de la recogida de los fardos y manipulación del cajón desde el interior del tractor se realizaba asiduamente, habiendo recibido información de los riesgos inherentes a dicho puesto de trabajo, según estipula el artículo 18 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, especialmente de aquéllos relacionados con el cajón recogedor y resto de la ma quinaria presente en el centro de trabajo. La mañana del día en el que ocurrió el accidente (xx/xx/2015), la empresa impartió una charla en la que se pusieron de relieve el procedimiento de trabajo, las tareas de cada operario y los riesgos existentes, así como las medidas preventivas para evitar que dichos riesgos se convirtieran en accidentes laborales o enfermedades profesionales. .La normativa de Seguridad y Salud Laboral, a través del artículo 18 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, insta a la empresa a “adoptar las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban todas las informaciones necesarias en relación con: 192

25. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Concepto de Accidente de Trabajo y Enfermedad Laboral. Cotizaciones. Tarifas de primas de Riesgo. Imprudencia Temeraria o Imprudencia Profesional. Ejemplos Prácticos. Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, po r el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. Aprovechamos este capitulo inicia l para la comprensión exacta de los conceptos de Accidente de Trabajo y Enfermedad profesional, ya que bascula alrededor de estas dos acepci ones el correcto desarrollo de los futuros informes periciales llegando a resultados útiles para los fines para los que fueran contratados. El cambio en la Legislación pertinente a la Seguridad Social con el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, cambió nuestro conocimiento respecto a los artículos 115 y 116 donde antiguamente se definía los conc eptos de A.T. y E.P. Actualmente quedan definidos estos conceptos en los artículos 156 y 157. Al comienzo del documento legislativo tenemos las normas preliminares: TÍTULO I Normas generales del sistema de la Seguridad Social CAPÍTULO I Normas preliminares Artículo 1.- Derecho de los españoles a la Seguridad Social. El derecho de los españoles a la Seguri dad Social, establecido en el artículo 41 de la Constitución, se ajustará a lo dispuesto en la presente ley. Artículo 2.- Principios y fines de la Seguridad Social. 1. El sistema de la Seguridad Social, configurado por la acción protectora en sus modalidades contributiva y no contributiva, se fundamenta en los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad. 2. El Estado, por medio de la Seguridad Social, garantiza a las personas comprendidas en el campo de aplicación de esta, por cumplir los requisitos exigidos en las modalidades contributi va o no contributiva, así como a los familiares o asimilados que tuvieran a su cargo, la protección adecuada frente a las contingencias y en las situ aciones que se contemplan en esta ley. Artículo 3.- Irrenunciabilidad de los derechos de la Seguridad Social. Será nulo todo pacto, individual o co lectivo, por el cual el trabajador renuncie a los derechos que le confiere la presente ley. Concepto de “cotizaciones”. Tarifa de Primas de Riesgo. En materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales será de aplicación la tarifa de primas establ ecida en la disposició n adicional cuarta de la Ley 42/2006, de 28 de diciembr e, de Presupuestos Generales del 20

27. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo La cuantía de las cuotas por acci dentes de trabajo y enfermedades profesionales resultante de la aplicación de la tarifa de primas vigente y, en su caso, de las primas adicionales a qu e se refieren los apartados anteriores, podrá reducirse en el supuesto de empresas que se distingan en el empleo de medios eficaces de prevención. Asimismo, dicha cuantía podrá aumentarse para las empresas que in cumplan sus obligaciones en materia de seguridad y salud laboral, en los supuestos y condiciones que determine el Ministerio de Trabajo e Inmigración. La reducción y el aumento previstos en este apartado no podrán exceder del 10 por 100 de la cuantía de las re spectivas cuotas, si bien el aumento podrá llegar hasta un 20 por 100 en caso de reiterado incumplimiento de las aludidas obligaciones. La tarifa de primas por contingencia s profesionales vigente se regula en la DA4 ,ley 42/2006, de 28 de diciembre , en redacción aportada por DF8 ,Ley 48/2015, de 29 de octubre I. La cotización a la Seguridad Soci al de los empresarios, cualquiera que sea el régimen de encuadramiento, y, en su caso, de los trabajadores por cuenta propia incluidos en los Regímenes Especiales de Trabajadores del Mar y de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, por las contingencias de accidentes de trab ajo y enfermedades profesionales se llevará a cabo, a partir del 1º de enero de 2016, en función de la correspondiente actividad económica, oc upación o situación, mediante la aplicación de la siguiente tarifa: En orden a la aplicación de lo establ ecido en el apartado Uno anterior se tendrán en cuenta las siguientes reglas:  Primera. En los períodos de baja por incapacidad temporal y otras situaciones con suspensión de la re lación laboral con obligación de 22

57. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Según constante doctrina, para que co ncurra la imprudencia temeraria es preciso que se observe una conduc ta que asuma riesgos manifiestos innecesarios y especialmente graves ajenos a la conducta usual de las gentes, y, por ello, la transgresión de normas reglamentarias no puede calificar automáticament e la temeridad en el ámbito laboral. Y más concretamente, en relación con la ingesta de bebidas alcohólicas o de cualquier clase de drogas, la jurisprude ncia a partir de la STS de 31-03-1999 ha reiterado que “la Sala no puede hacer una declaración general, como esencia se propugna, sobre si una determinada tasa de alcoholemia puede configurarse como la imprudencia que rompe la relación de causalidad. La imprudencia se configura en relación con las circunstancias de hecho que se dan en cada supuesto litigioso, y esas circunstancias concurrentes son de apreciación in icial del juzgador en cada caso concreto, para determinar si existe o no la causa de exclusión de la presunción de laboralidad”. Partiendo de los hechos del presente ca so, el Juzgador de instancia ha entendido que concurre una causa excl uyente del concepto de accidente de trabajo, por imprudencia temeraria o extraprofesional del trabajador (el estado en que conducía, provoca descoordinación, falta de equilibrio, niveles mínimos de atención...). Y la Sala comparte su criterio, pues como indicó el TS en su sentencia de 16 de julio de 1985, debe considerarse temeraria la imprudencia cuando el trabajador consciente y voluntariamente contraría las órdenes del patrono, o las más elementales normas de precaución, prudencia y cautela exigibles a toda persona normal. 14) Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 838/2011 de 3 febrero AS\2011\1026 Recurso de Suplicación núm. 7030/2009 No calificación como Accidente de Trabajo. Seguridad Vial Tractor Agrícola. El Sr. Arsenio sufrió un accidente de circulación en el denominado (...) cuando, al regresar a su domicilio tras finalizar las tareas agrícolas que llevó a efecto en las fincas de "Ebre, S.A.T", volcó el tractor agrícola que conducía, propiedad de (...), saliéndose de la vía el citado vehículo como consecuencia a la pérdida de control del tractor ante la fuerte proyección hacia el lado derecho, resultando fallecido el trabajador a causa del impa cto el trabajador con el suelo. Tras 52

131. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo cuáles no. Es importante considerar los usos tanto intencionados como no intencionados. Los usos no int encionados son un tipo de entorno hostil. A continuación debe crearse un diag rama de bloques del sistema. Este diagrama ofrece una vi sión general de los principales componentes o pasos en el proceso, y como estos están relacionados entre sí. Esto recibe el nombre de relaciones lógi cas, alrededor de las cuales puede desarrollarse un AMFE. La creación de un sistema de codificación para identficar las diferentes partes o proc esos es muy recomendable y útil. El diagrama de bloques debe ser incluido siempre con el AMFE. Antes de comenzar el AMFE debe crearse una hoja de trabajo con las necesidades y que contenga la inform ación importante sobre el sistema como fecha de revisión o nombre de los componentes. En esta hoja de trabajo todos los ítems o funciones o el título deben ser listados de una forma lógica, basada en diagramas de bloques. Paso 1: Severidad o Gravedad Determinar todos los modos de fallos basados en los requerimientos funcionales y sus efectos Ejemplos de modos de fallos son: cortocircuitos eléctricos, corrosiones o deformaciones. Es importante apuntar que un fallo en un componente puede llevar a un fallo en otro componente. El modo de fallos debe ser listado en términos técnicos y por función. Así, el efecto final de cada modo de fallo debe tenerse en cuenta. Un ef ecto de fallo se define como el resultado de un modo de fallo en la función del sistema percibida por el usuario. Por lo tanto es necesario dejar constancia por escrito de estos efectos tal como los verá o experi mentará el usuario. Ejemplos de efectos de fallos son: rendimiento bajo, ruido y daños a un usuario. Cada efecto recibe un número de se veridad (S) que va desde el 1 (sin peligro) hasta el 10 (crítico). Estos números ayudarán a los ingenieros a priorizar los modos de fallo y sus efectos. Si la severidad de un efecto tiene un grado 9 o 10, se debe considerar cambiar el diseño eliminando el modo de fallo o protegiendo al usuario de su efecto. Un grado 9 o 10 está reservado para aquellos efectos que causarían daño al usuario. 126

147. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo DICTAMEN PERICIAL Villanueva de Algaidas, a 25 de Noviembre de 2017 1.- IDENTIFICACIÓN DEL PERITO El presente informe ha sido realizado en gabinete por: 1.- Dña: María del Pilar Gómez Rodríguez con DNI: 89652314-P, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Seguridad en el Tr abajo, Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología aplicada por la Un iversidad de Málaga. Ingeniero de Puertos, Caminos y Canales por la Universidad de Madrid 2.- D. Antonio Alberto Pérez Montes con DNI: 45362791-F, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología aplicada por la Universidad de Gr anada. Ingeniero Químico por la Universidad de Cádiz. 142

208. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     B La concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo del accidentado o de un tercero, salvo que no contenga ni nguna relación con el trabajo. Es, a partir de esta definición, do nde surge la duda a la pregunta planteada más arriba. ¿Qué dife rencia entre imprudencia del trabajador (4b) e imprudencia profesional (5a)? ¿Qué ha de suceder para poder clasificar una impr udencia de una forma u otra? . Jurisprudencia existente sobre “Imprudencia temeraria” e “Imprudencia profesional”: -STS de 10/12/1968: define la imprudencia temeraria como “la conducta que implica la inobservan cia de las más elementales medidas de precaución”. -STS de 23/10/1971: es imprudencia temeraria “el actuar con menosprecio del riesgo cierto que se deriva del trabajo o de una determinada tarea”. -STS de 20/11/1975: se entiende por temeraria la imprudencia en que ha incidido el operario cuan do en su actuar está poniendo de manifiesto que, consci ente de la situación en que se encuentra, acepta, por su sola voluntad, la re alización de un acto arriesgado e innecesario para su actividad laboral y que lleva a cabo con menosprecio de cualquier cuidado que le aconseje su evitación; por el contrario, será conducta imprudente profesional, aquella que se incide cuando el trabajador, ante la inminencia del riesgo que acompaña a su actuación, se cree capaz de supe rarlo con la propia capacidad y habilidad personal, o no le ha presta do la debida atención, por hallarse atenuada su voluntad y ensu caso sus movimientos reflejos, por la repetición del mismo acto, la facili dad en que en otras ocasiones o ha superado felizmente, o porque confiaba en su suerte”. -STS 09/04/1985: “...sólo las imprudencias personales y temerarias pueden romperé la relación causal, de tal manera que únicamente aquellos comportamientos graves abiertamente contrarios al actuar propio de una persona de diligenc ia normal pueden dar lugar a un cambio de signo en orden a las responsabilidades derivadas de un hecho laboral...” -STS 16/07/1988 (RJ 1988/3595): “Pese a la identidad de denominación, no es totalmente equivalente el concepto de 203

263. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo       ** Documento 1. Organigrama Simplificado Complexo Hospitalario Universitario . (Servicio de Salud)     258

5. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Prólogo El prólogo es el escalón previo que sirve para juzgar, expresar o mostrar algunas circunstancias importantes sobre la obra, que el prologuista quiere destacar o desea hacer énfas is para animar a la lectura. Cuando se trata de seguridad y salud laboral, ya no se trata solo de evitar el peligro y eliminar riesgo s para la seguridad y salud de los empleados. Se trata de la preserva ción preventiva de la salud y el trabajo humano en las condiciones en que el trabajo y el medio ambiente cambian constantemente: procesos más rápidos, nuevas tareas y tecnologías, más presión de tiempo, riesgos desconocidos emergentes son efectivamente solo algunas de las características estudiadas por los profesionales de nuestro Sector. Todos los integrantes de los servicios de Prevención Ajenos , sujetos siempre a acreditación por la autoridad competente intentamos velar por el cumplimiento e implantación de la normativa de pr evención de riesgos laborales. La investigación en el co nocimiento de las ca usas últimas de los Accidentes laborales y Enfermedades Profesionales creemos que es de gran utilidad para el diseño futuro de medidas preventivas y acciones correctiva que eviten situaciones de riesgo futuras. Con fecha 16/10/2017 dio comienzo el proyecto formativo desarrollado conjuntamente por la Federación Nacional ASPA y ASPA Andalucía con la participación de ITP y de Técnicos de Prevención Riesgos Laborales, con interés en ampliar sus estudios sobr e “Peritaje Judicial en Materia de PRL” culminando con la redacció n de este “compendio didáctico” desarrollado con las aportaciones realizadas por los alumnos y demostrando una vez más como el trabajo en común puede dar frutos de gran utilidad para consultas po steriores. Los alumnos inicialmente anónimos, compañeros de profesión de diferentes SPAs, finalmente pondrán sus nombres a un bonito e interesante, aunque siempre mejorable, Compendio didáctico, resultado de la suma del esfuerzo de todos . D. Miguel Ángel Nogales Presidente ASPA Andalucía

40. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo hecho de que el trabajador se desenganchara el arnés para desplazarse no implica a una conducta temeraria, sino al contrario, revela lo inadecuado de las medidas de segurid ad. No se acepta la sentencia de contraste, pues pone de relieve la diferencia existente entre las conductas de los respectivos empresarios en materia de prevención de riesgos laborales. 3) Tribunal Superior de Justicia de C. Valenciana (Sala de lo Social). Sentencia núm. 2635/ 1992 de 3 diciembre AS\1992\6427 Recurso de Suplicación núm. 2334/1991 . Accidente de trabajo. Seguridad Vial. El trabajo se desarrollaba en la Urbanización Unica, J. Ramón circulaba en un turismo (...) por el camino de la Urbanización B.......... En las cercanías del chalet núm.6 se produjo la salida del vehículo de la vía, produciéndose la muerte del conductor a causa del accidente. La empresa había incumplido la obligación prevista en el Convenio Colectivo del Sector, no contratando la Póliza del Seguro de Vida e Invalidez Permanente a favor de sus trabajadores. Además, olvida el recurrente que la im prudencia sólo excluye el carácter laboral del accidente si se califica de temerari a, tal como expresamente establece la LGSS ya citada, y, por ot ro lado, la imprudencia profesional, salvo que se repute temeraria como se vio, tampoco excluye el carácter laboral del accidente, por expresa previsión normativa. El TS ha diferenciado claramente la imprudenci a profesional de la temeraria, por ejemplo, en Sentencia de su Sala So cial de 16/7/1986, indicando que debe reputarse temeraria la imprudencia cuando “el trabajador consciente y voluntariamente contraría las órdenes recibidas del patrono, o las más elementales normas de precaución, pr udencia y cautela exigibles a toda persona normal”. La imprudencia te meraria, requiere asumir libre y conscientemente un riesgo cierto, de excepcional gravedad y debido a circunstancias ajenas al trabajo. Es ta misma Sala ya entendió en Sentencia de 16/10/1992 que el simple hecho de circular a una velocidad inadecuada, no implica de por sí una imprudencia temeraria. En el presente litigio, la presunta veloci dad inadecuada, que ni siquiera se concreta, no podría considerarse te meraria, pudiendo haberse producido, lo que ni siquiera está probado, una mera imprudencia simple que no excluiría el carácter laboral del accidente. 35

49. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Conviene señalar, finalmente, que nunc a se presume que un accidente de trabajo tenga causa en la imprudencia extraprofesional del trabajador, según doctrina constante del Tribunal, con especial mención a las de 15 de febrero de 1965, que viene referida a un caso en que se imputaba que el accidente se debió a la embriaguez del trabajador. (...) Pregunta clave cuya contestación se revela con claridad a la luz de la doctrina expuesta y de las concretas circunstancias conc urrentes en ese momento: no hubo imprudencia temeraria (habría sido, a lo más, profesional), con lo que su muerte ha de reputarse derivada de accidente laboral. El primer elemento que conduce a esa conclusión radica en el hecho de que don Moisés se incorporaba a trabajar, como lo vení a haciendo normalmente, en labores que tienen de por sí un riesgo de caída al vacío. En esa tesitura, pronto se advierte que hay una reducción de las defensas naturales que tiene cualquier persona para los peligros, ya que le hace confiarse de que tiene capacidad y conocimientos suficientes para sortearl os sin daño alguno. En esa tesitura, el hecho de que hubi era ingerido alcohol en cantidades suficientes como para dar la tasa de alcohol en sangre que consta acreditada no altera la conclusión expuesta, pese a que no conste que normalmente bebía lo mismo, y ello por una doble razón: en primer lugar, porque no se ha probado que esa concreta tasa fuera necesariamente expresiva de que su nivel de conscienc ia, equilibrio o reflejos estuviera alterado, sin que pueda presumirse, si n más, del hecho de que sobrepasara los niveles exigidos en materia de co nducción de vehículos de motor, y tampoco hay constancia de que, de hecho, el alcohol que consumió repercutiera en sus facultades de percepción y reacción o en su sentido del equilibrio. La alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada li tro de sangre (g/l) o su equivalente en aire espirado. ¿Cuando beber es un delito? Según el capítulo IV del Código Penal, ponerse al volante con una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l de aire espirado (1,2 g/l en sangre) es un delito que se castiga con tres a seis meses de prisión o multa de seis a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. Tambi én incluye privación del derecho a conducir de entre uno y cuatro años (si te retiran el carné de conducir tendrás que hacer un curso de reciclaje). El consumo de alcohol y drogas es un problema real en las empresas, los estados miembros de la UE no dispo nen de leyes o normativas específicas frente a esta problemática en las empresas. La única justificación para realizar estudios de drogas en los trabajadores, sería en el marco de un Programa Preventivo, que implique participación de los representantes sindicales, y gestionado por los Servicios Médicos de la empresa. 44

50. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Únicamente tras acuerdo en Comité de Seguridad y salud, y con la implantación de un Programa Prev entivo por escrito, consensuado y aprobado por todas las partes, sería po sible una intervención de este tipo. Así pues, el programa prev entivo debe ir más allá una simple detección de drogas, y todo ello con un Consentimiento informado en todo detalle por parte del trabajador. En este sentido, por ejemplo, en Ca talunya, en 2002 se firmó el convenio para la pr evención y el tratamiento de las drogodependencias en el ámbito laboral, en el que se remarca: El proceso diagnóstico debe tener como fin principal el soporte terapéutico precoz a las personas que lo necesitan . Este proceso debe ser conocido y aceptado voluntariamente por los usuari os, y ha de respetar las exigencias de confidencialidad establecidas en la ley de prevención Cualquier intervención en el ámbito labo ral, sea preventiva o asistencial, se debe hacer en colaboración con los interlocutores sociales, y con las debidas garantías de confidencialidad. Por tanto, se va a considerar improcedente la elaboración de procesos de detección de consumo de drogas sin antes haberse consensuado con sindicatos y patronal el ámbito de aplicación, los parámetros sobre los que deberá circunscribirse el mismo, y el procedimiento y efectos de los mismos. Además, detrás de todo estudio de es te tipo, debería existir un programa de tratamiento y rehabilitación, ya qu e tal como indica el Convenio, el proceso diagnóstico tiene como fin el proceso terapéutico. Otras consideraciones adicionales: Métodos de detección El número de drogas de abusa distinta s que un individuo puede consumir es muy elevado. El método más empleado para detección de drogas en la determinación en orina de las drogas más comunes (cocaína, opiáceos, anfetaminas, cannabis) quedando muchas sin determ inarse con los sistemas rutinarios. Los test urinarios son cualitativos, no cuantitativos. Es decir, sólo indican consumo. No traducen Abuso, dependencia ni Grado de Afectación tóxica. Así pues, un resultado positivo no nos permitirá indicar si afecta a su capacidad laboral, ni si estaba bajo los efectos del tóxico durante la jornada de trabajo. Otro problema de estas pruebas son los falsos positivos. Así, a modo de ejemplo, un antitusígeno que cont enga codeína puede dar positivo a Opiáceos, o el consumo de antiinflam atorios que contengan ibuprofeno pueda dar falsos positivos por cannabis. En sentido contrario, un resultado Nega tivo solo indicaría la ausencia de consumo en días precedentes. TRATAMIENTO LEGAL: ACTUACIÓN DISCIPLINARIA DE LA EMPRESA El Estatuto de los trabajadores nos establece el marco de actuación de una empresa ante una situación de este tipo: En su artículo 54: Despido disciplinario nos indica: 45

80. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Ejemplos prácticos: Agentes Físicos: (Hipoacusia Laboral en operario de fundición) Sentencia T.S.J. Asturias 2519/2012 de 5 de octubre RESUMEN: Indemnización de daños y perjuicios derivados de enfermedad profesional: No se ha acreditado suficientemente la existencia de culpa de la empresa, o la relación causal entre un incumplimiento empresarial por falta de medidas de seguridad y las lesiones definitivas que presenta el trabajador (pérdida de audición), por lo que no cabe el reconocimiento de la indemnización solicitada. El ruido excesivo lesiona el oído in terno, por lo que existe una alta probabilidad de que una exposición repetida a elevados niveles de ruido cause hipoacusia, la cual no es otra cosa que la disminución de la sensibilidad auditiva en una persona. Quienes están expuestos continua mente a ruidos agudos son más propensos a sufrir de hipoacusia. Se ha demostrado que estos son más nocivos que los tonos graves. Puesto que los tonos agudos prevalecen en el medio industrial, en sus trabaj adores se registran más casos de hipoacusia relacionada con el trabajo. La hipoacusia como enfermedad ocupacional La hipoacusia está reconocida co mo una enfermedad profesional. El riesgo de padecer hipoacusia como enfermedad profesional se incrementa si en el ambiente laboral no se toman las medidas preventivas adecuadas. Para quienes trabajen en ambientes industriales es importante tener en cuenta que la pérdida auditiva se produce de manera progresiva y se diagnostica cu ando el daño ya es irreversible. Aunque la pérdida de la audición es la causa más frecuente, el ruido también genera estrés, fatiga y pérdida de la capacidad de comunicarse y reaccionar; que en períodos prolongados pueden originar accidentes y producir problemas digestivos, nerviosos y circulatorios. El principal síntoma es la hipoac usia parcial o completa, que puede empeorar con el tiempo por la cont inua exposición, y en ocasiones está acompañada de ruido en el oído. 75

99. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Agente Biológico: Enfermedad profesional por exposición a Legionella. Valoración de la determinación de contingencia A propósito de un caso de sospecha de enfermedad profesional, elevada desde el Servicio de Prevención, sobre Incapacidad Temporal de 22/11/2012 con diagnóstico de Neumonía bilobar por Legionella, en trabajador en centro termal de talasoterapia, con tareas polivalentes de mantenimiento con Alta Médica Laboral 18/01/2013, y cuestionándose si la baja lo es por Contingencia Común contingencia en la que permaneció de baja o por Contingencia Profesional como se postula. El paciente fue citado a reconocimiento médico. Previo a la valoración definitiva del caso se estudiaron las referencias científicas a la enfermedad, la docu mentación aportada por la Mutua, y la solicitada al Servicio de Salud Laboral. Varón de 53 años que ingresó el 12/11/2012 en el hospital con un cuadro de disnea progresiva, tos persistente. Como antecedentes personales, el trabajador era HIV +, fumador de un paquete al día y VH C genotipo I. Como tratamiento habitual tomaba: Kivexa 1-0-0, Ka letra 4c/día y Omeprazol. En RX presentaba un infiltrado alveolar en LID y en segmento posterior del LSD. En la analítica, la antigenuria fue po sitiva para Legione lla, con lo que se llegó al diagnóstico de Neumonía bilobar por Legionella. Fue tratado con Levofloxacino, Azitromicina, sueros y oxígeno, siendo la evolución satisfactoria y cursando alta hospitalaria el 26/11/2012. Actividad laboral El trabajador realizaba tareas como técnico polivalente de mantenimiento en un centro de Ta lasoterapia y Spa, y ha venido realizando esta tarea en los últimos 6 años. Dado que se trata de una enfermeda d de declaración obligatoria, el 14/12/2012 se comunicó desde la Unidad de epidemiología de la Subdirección Territorial de Salud Pú blica a la Unidad de Salud laboral (Osalan) y ante la tardanza en la declaración del caso por parte del Servicio de Prevención de la empresa, fue la propia unidad de Salud Laboral la que inició el trámite de declaración de sospecha de enfermedad profesional. 94

105. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo enfermedad profesional en el Re al Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre según el código 3D0105. La Legionella puede producir dos tipos de enfermedades: 1. La enfermedad del Legionario, que se trata de una forma severa de neumonía. Tiene un periodo de incubación de 2-10 días, puede aparecer afectación de otros órganos como riñón, hígado, tracto gastrointestinal y sistem a nervioso y una proporción de casos fatales del 15-20%. 2. La Fiebre de Pontiac, cuyo periodo de incubación es de uno o dos días, una incidencia del 95%, present a una sintomatología gripal, puede haber pleuritis, pero no neumonía, no hay afectación de otros órganos y ausencia en general de casos fatales. La Legionella es ubicua en medios ac uáticos naturales como lagos, ríos o arroyos y así llega a lo s sistemas potabilizadores de agua, pudiendo ser transportada a los edificios donde pu ede colonizar las instalaciones de suministro de agua y los sistemas de acondicionamiento del aire. Crece en agua a temperaturas comprendidas entre 20 y 50 ºC, con un desarrollo óptimo entre 35 y 45 ºC. Por debajo de 20 ºC permanece latente, sin multiplicarse y no sobr evive por encima de los 60 ºC. Otros factores que tienen influencia en su de sarrollo son el pH del agua (entre 2-9.5), la presencia de L-cisteína y sales de hierro y además se ha comprobado que algas y protozoos le otorgan un grado mayor de protección adicional frente a los tratamientos del agua. Su supervivencia en el aire es cort a ya que tiene poca resistencia a la desecación y a la radiación ultravioleta. Exposición a legionella: riesgos para la salud y focos de contaminación En general, existen dos tipos princi pales de organism os que pueden causar infecciones en el hombre: LOS PARÁSITOS OBLIGADOS como son los virus y algunas bacterias que prec isan invadir células vivas para su crecimiento y reproducción y LO S SAPRÓFITOS FACULTATIVOS que pueden utilizar tanto materia orgáni ca muerta como células vivas. Dentro de estos saprófitos facu ltativos se encuentran patógenos primarios habitualmente encontrados en huéspedes vivos y patógenos oportunistas que se encuentran no rmalmente en el ambiente y sólo causan la enfermedad en circunstancias extraordinarias. 100

106. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Riesgos para la salud Para que un microorganismo llegue a producir una enfermedad depende de dos factores: la virulenc ia y la inmunida d del huésped (un individuo sano es capaz de evitar ca si todas las infecciones excepto las causadas por los patógenos más virule ntos, mientras que los individuos con afectación de su sistema in munitario pueden ser atacados con facilidad por patógenos oportunistas). En el caso de la Legionella la princi pal vía de transmisión de la infección es la inhalación de aerosoles líquid os que contengan la bacteria. No ha sido documentada la transmisión entre personas ni la infección por la ingestión de agua contaminada. Para causar la enfermedad la ba cteria debe ser virulenta, estar presente en cantidades suficientes, se r dispersadas desde sus reservorios y alcanzar el fondo del pulmón. Una vez allí, la bacteria puede evadir las defensas del huésped parasi tando las células fagocitarias. La Legionella es un agente oportuni sta capaz de causar la enfermedad en personas especialmente suscepti bles. Los factores de riesgo individual son los siguientes: edad avanzada (mayor de años), sexo masculino, tabaquismo (existe una relación muy importante entre el tabaquismo y el desarrollo clínico de la Neumonía por Legionella), individuos inmunodeprimidos o inmunocomprometidos, padecer diabetes o cáncer y pacientes con enfermedades respiratorias crónicas. No obstante, los individuos sa nos, también pueden padecer la enfermedad si han sufrido una exposición a concentraciones suficientemente elevadas. Focos de contaminación Para causar una enfermedad transmitida por vía aérea el microorganismo debe estar presente en el lugar (reservorio), debe alcanzar un número suficiente para ca usar la infección (amplificación) y debe pasar al ambiente en estado infectivo (diseminación). Los reservorios, en el caso de los patógenos oportunistas son cualquier espacio que contenga suficientes nu triente y condiciones ambientales para mantener el desarrollo del micr oorganismo (depósitos de polvo, aguas estancadas y materiales humedecidos, por ejemplo). La amplificación de estos micr oorganismos ocurre cuando las condiciones les resultan óptimas y permiten un rápido crecimiento (el aporte continuado de nutrientes como algas o protozoos, el rango óptimo de temperatura, humedad o pH). 101

146. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo DICTAMEN PERICIAL Sentencia T.S.J. Cataluña 5814/2012 de 27 de Julio ACCIDENTE ATMÓSFERA EXPLOSIVA ÍNDICE 1.- IDENTIFICACIÓN DEL PERITO 2.- IDENTIFICACIÓN DEL SOLICITANTE 3.- OBJETIVO DEL DICTAMEN PERICIAL 4.- ANTECEDENTES 5.- GESTIONES REALIZADAS: 6.- FUENTES Y NORMATIVAS 7.- RESULTADOS OBTENIDOS 8.- CONCLUSIONES 9.- DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD 10.- ANEXOS: 10.1. -Anexo I: UBICACIÓN DE L MOLINO Y LA OFICINA EN EL CENTRO DE TRABAJO 10.2 -Anexo II: DIBUJO EN 3D DE UNA INSTALACION K-315 CON ALIMENTADOR VISINFÍN (TK) 141

235. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 8.- Análisis área Ergonomía: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Riesgos Ergonóm icos. Manipulación Manual de Cargas. D. Francisco Jesús Cobo Martos (Equi po Técnico en prevención Procarion SL) Informe Pericial. Riesgo Ergonómico Manipulación Manual de Cargas. 1.- Introducción El objeto del presente informe técnico es la realización de la Evaluación Técnica de las condicio nes de Manipulación Manual de Carga, de los operarios de carnicer ía del Matadero Municipal de la Ciudad Calabrias, según lo establec ido por el Real Decreto 487/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores, usando el sistema de ecuación de factores según la Norma ISO: ISO/CD 11228: Ergonomics - Manual handling Part 1: Lifting and carrying Fecha de estudio: 27/09/2013 2.- Descripción de tareas: Se trata de operarios del área de Matadero Municipal de la Ciudad Autónoma de Calabrias, comprendid os en una franja de edad entre 20- 50 años, lo cual ya de inicio va a condicionar la carga máxima permitida por persona. La estructura del estudio conforma una visión inicial de la situación intolerable de las cargas iniciales mayores de 80 Kg. por persona, hasta llegar a una distribución inicial de la misma con operaciones de troceado previo para su distribución final (Cuartos traseros y Delanteros/Canales). Las operaciones de mayor exposición a riesgos de sobrecarga personal son las que se ciñen en el ámbito de la distribución hasta los vehiculo nevera (Solamente la llegada ya que la carga interior se hace con con un brazo hidráulico) ya que nos enfrentamos con cargas a pulso, 230

240. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo se pueden multiplicar por un factor de corrección de 1,6, equivalente a tener un punto de partida un Peso Teórico máximo de 40 kg en lugar de 25 kg Naturalmente, el po rcentaje de la población cubierta en este caso sería mucho menor del 85%, aunque no está determinado concretamente el porcentaje. A continuación se explican como de determinan cada uno de los factores de la ecuación del INSHT para el calculo del Peso Aceptable (PA). 2. Ecuación para la manipulación manual de carga: Método INSHT. A modo de indicación general, el peso máximo que se recomienda no sobrepasar (en condiciones idea les de manipulación) es de 25 kg No obstante, si la población expuesta son mujeres, trabajadores jóvenes o mayores, o si se quiere proteger a la mayoría de la población, no se deberían manejar cargas superiores a 15 kg (Esto supone reducir los 25 kg de referenc ia multiplicandos por un factor de corrección de 0,6). En circunstancias especiales, trabajadores sanos y entrenados físicamente podrían manipular cargas de hasta 40 kg, siempre que la tarea se realice de forma esporádica y en condiciones seguras. Naturalmente, el porcentaje de población protegida sería mucho menor, aunque los estudios realizados hasta la fecha no determinan concretamente este porcentaje. No se deberían exceder los 40 kg bajo ninguna circunstancia. Debido a que los puestos de trabaj o deberían ser accesibles para toda la población trabajadora, ex ceder el límite de 25 kg debe ser considerado como una excepción. Leer más: http://www.monografias.com/trabajos43/manipulacion- cargas/manipulacion-cargas2.shtml#ixzz5AwVPK9cW 235

47. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo mejor que las propias palabras de la Sala, en su sentencia de 20 de noviembre de 1975: “se entiende como temeraria la imprudencia en que ha incidido el operario cuando en su actuar está poniendo de manifiesto que, consciente de la situación en qu e se encuentra, acepta, por su sola voluntad, la realización de un acto arriesgado e innecesario para su actividad laboral y que lleva a cabo con menosprecio de cualquier cuidado que le aconsejase su evitació n”, por el contrario, será conducta imprudente profesional, aquella en qu e se incide cuando el trabajador, ante la inminencia del ri esgo, se cree capaz de superarlo con la propia capacidad y habilidad personal, o no le ha prestado la debida atención, por hallarse atenuada su voluntad, y en su caso sus movimientos reflejos, por la repetición del mismo acto, la facilidad en que en otras ocasiones lo ha superado felizmente, o porque confia ba en su suerte que le permitiría superarlo sin daño personal. Bien es verdad que aquí sí hay base suficiente como para concluir que actuó en forma imprudente, dado el co ncreto modo en que le hizo llegar la corriente eléctrica, al no sujetar el cable con clavijas, sino pelándolo y anudando los hilos, a lo que luego se une que, para desconectarlo, lo cogiera con las manos sin advertir que estaba en una zona encharcada, pero esta clase de negligencia es claramente de tipo profesional, no existiendo base para po der deducir que fuera plenamente consciente de que, con ello, corría riesgo de recibi r la corriente eléctrica y lo aceptaba, siendo más razonable deducir que no fue consciente del peligro que le acechaba con ese modo de proceder. Diferencia entre Contacto Eléctrico Directo e Indirecto: El Reglamento actual (que sustituye al Reglamento del año 1973 ) fue aprobado según el Real Decreto 842/2002 del 2 de agosto de 2002 y publicado en el Boletín Oficial del Estado número 224 el 18 de septiembre de 2002 . 1 El Real Decreto 1053/2014, de 12 de diciembre, aprueba una nueva Instrucción Técnica Complementaria (ITC), la ITC-BT-52: "Instalaciones con fines espe ciales. Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos" y modifica otras instrucciones técnicas complementarias del REBT El REBT, en su instrucción técnica ITC-BT-01, Terminología, define como contacto indirecto: el contacto de personas o animales domésticos con partes que se han puesto bajo tens ión como resultado de un fallo de aislamiento. Como ejemplo pensemos en un contacto indirecto sufrido por un usuario al tocar una parte metálica de la instalac ión (en este caso, la carcasa de una lavadora) puesta en tensión por efecto de un fallo en el aislamiento de los conductores activos que alimentan el receptor. Por lo tanto, para que exista un riesgo de contacto indirecto debe producirse una ruptura del aislamient o de los conductores y su puesta en contacto con una parte metálica o conductora (bastidor de una máquina, carcasa o bandeja de conducción), qu e en condiciones de uso normal de la instalación carece de potencial. Obviamente, el procedimiento más ef icaz para prevenir accidentes eléctricos cuando se produzca un fallo de aislamiento consistirá en anular la alimentación eléctrica del circuito afectado antes de que un usuario (o 42

97. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo manipulen o empleen sustancias suscep tibles de producir polvos... que especialmente pongan en peligro la salud o la vida de los trabajadores, estarán sujetos a las prescripciones que se establecen en este capítulo.- ... 3. La manipulación y almacenami ento de estas materias, si los Reglamentos de pertinente aplicación no prescriben lo contrario, se efectuará en locales o recintos aislados y por el menor número de trabajadores posible adoptando las debidas precauciones.- 4. La utilización de estas sustancias se realizará preferentemente en aparatos cerrados que impidas la salida al medio ambiente del elemento nocivo, y si esto no fuera posible, las eman aciones, nieblas, vapores y gases que produzcan se captarán por medios de aspiración en su lugar de origen para evitar su difusión.- 5. Se instalará, además, un sistema de ventilación general, eficaz, natural o artificial, que renueve el aire de estos locales constantemente " (art. 133); y que " En los locales en que se produzcan sustancias pulvígenas pern iciosas para los tr abajadores, tales como polvo de sílice, partículas de cáñamo, esparto u otras materias textiles, y cualesquiera otras orgá nicas o inertes, se captarán y eliminarán tales sustancias por el pr ocedimiento más eficaz, y se dotará a los trabajadores expues tos a tal riesgo de máscaras respiratorias y protección de la cabeza, ojos o pa rtes desnudas de la piel.- Las Ordenanzas, Reglamentos de Trabajo y Reglamentos de régimen interior desarrollarán, en cada caso, las prevenciones mínimas obligatorias sobre esta materia " (art. 136). Ante la real existencia de las di sposiciones indicadas, la práctica totalidad en vigor cuando el trabaj ador prestaba servicios para la demandada, la empresa, para ev itar que se le pudiera imputar responsabilidad, debió articular una prueba conducente a demostrar que había tomado medidas de seguridad específicas frente a la exposición al amianto, y nada de es to hizo pues, partiendo de la base indiscutida de que el causante estuvo sometido a tal exposición durante un prolongado espacio de tiempo, de la lectura completa de la propia sentencia impugnada se desprende que existían importantes deficiencias en el cumplimiento de la normativa ya entonces vigente; sin que conste que tomara medidas cu ando se prestaron los servicios, pues, como igualmente se deduce de la sentencia en cuestión, y así lo hemos destacado en alguna de las resoluciones de la Sala antes referenciadas (TS 1-2-2012, R. 1655/11), no se han aportado a las actuaciones documentos que justifiq uen la prevención antes de 1977, como los referidos a los sistemas de limpieza, protección personal, etc. 2. Como así mismo hemos concluido en el citado precedente, " la existencia de una normativa que obligaba a la empresa a tomar medidas que, aun de carácter genérico en ocasiones, venían establecidas para evitar una cont aminación que en aquellos momentos ya se conocía como posible, y el hecho de que la empresa no haya acreditado haberla cumplido conforme a las exigencias contenidas en 92

185. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     -El Anexo I. 1.13 del RD 1215/1997 estipula que “El equipo de trabajo deberá llevar las advertencias y señalizaciones indispensables para garantizar la seguridad de los trabajadores”. .No hay constancia de que la maquinaria se sometiera a comprobaciones inicia les y/o periódicas después de cada montaje en un nuevo lugar o emplazamiento. Es, el artículo 4 del Real Decreto 1215/97, qui en requiere lo siguiente: “ 1.- El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos equipos de trabajo cuya seguridad dependa de sus condiciones de instalación se sometan a una comprobación inicial, tras su inst alación y antes de la puesta en marcha por primera vez, y a una nueva comprobación después de cada montaje en un nuevo lugar o emplazamiento, con objeto de asegurar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los equipos. 2.-El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos eq uipos de trabajo sometidos a influencias susceptibles de ocasionar deterioros que puedan generar situaciones peligrosas estén sujetos a comprobaciones y, en su caso, pruebas de carácter periódico, con objeto de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de seguridad y de salud y de remediar a tiempo dichos deterioros. Igualmente, se deberán realizar comprobaciones adicionales de tales equipos cada vez que se produzcan acontecimientos excepcionales, tales como transformaciones, accidentes, fenómenos naturales o falta prol ongada de uso, que puedan tener consecuencias perjudiciales para la seguridad. 3.-Las comprobaciones serán efectuadas por personal competente. 4.-Los resultados de las comprobaciones deberán documentarse y estar a disposición de la autoridad laboral. Dichos resultados debe rán conservarse durante toda la vida útil de los equipos. Cuando los equipos de trabajo se empleen fuera de la empresa, deberán ir acompañados de un a prueba material de la realización de la última comprobación. 180

169. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     en este caso no se contaba con dicho medio por lo que se utilizó un código de suministro de aire, denominado umbilical (un tirón, se procede a parar, dos tirones, baja; tres tirones, sube). Cuando dio la orden de subir quedo atrapado el sobrante del guante entre la cincha y la herramienta de trabajo, sufriendo amputación de dos dedos de la mano izquierda. • A continuación la Directora Provincial de la Dirección Provincial se la Seguridad Social de Málaga, resuelve de la siguiente manera. “Visto el expediente de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higi ene, iniciado a instancia de la inspección provincial de trabajo de Málaga contra la empresa “Buceos del Norte, S. L.”, solidaria con la empresa en el accidente de trabajo sufrido por el trabajador en virtud de lo dispuesto en el artículo 123 de la Ley General de la Seguridad Social aprobada por el R.D. 1/1994 de 20 de Junio y teniendo en cuenta los hechos: HECHOS Primero : La inspección de trabajo y seguridad social de la provincia de Málaga, con fecha 15/09/2013 emite informe en el que se afirma que D. Luís Merino Gómez, con número de afiliación a la SS 29101254789 sufrió un accidente de trabajo en fecha 31/08/2013 cuando prestaba servicios para la empresa referida. Segundo : Que el accidente sufrido por el trabajador ha dado lugar a las siguientes prestaciones: INCAPACIDAD TEMPORAL para las que se propone un recargo de 30% en virtud de lo establecido en los artículos 123 de la Ley General de la Seguridad Social y en el apartado 1.e) del RD 1300/1995 de 21 de julio, por ent ender que el accidente se produjo como consecuencia de la omisión de medias de seguridad e higiene en el trabajo. Las circunstancias del accidente se relatan en el referido informe, dándose 164

170. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     enteramente por reproducidas. Tercero : De la iniciación del expediente se dio traslado a las partes interesadas para qu e dentro del plazo legal establecido formularan alegaciones. • A continuación, la empresa “Buceo del Sol SL”, presenta demanda sobre impugnación resolución recargo de prestaciones dirigida contra la Dirección Provincial del INSS, la Dirección Provincial de la Tesorería de la SS y el accidentado. Los fundamentos de hecho en relación al fondo del accidente de trabajo ocurrido, (se obvian los fundamentos de hecho en relación a la Dirección Provincial del INSS y la Dirección Provincial de la Tesorería de la SS) que expone el graduado social que represent a a la mercantil “Buceo Sol SL” son: “Ante un trabajador de la amplia experiencia del accidentado y siendo oficial de primera buceador, no deja de ser más que una propia imprudencia simple, así como una plena y absoluta confianza del propio operario al comunicar bajo el agua el funcionamiento de la grúa, atrapándose el sobrante del guante entre la eslinga y la llave, y debido a la inmensa fuerza de este equipo de trabajo, dos dedos del operario quedaron atrapados sufriendo la amputación. Es decir, existe cierto grado de descuido en la co nducta del trabajador que conocía perfectamente que al dar la orden de izado la grúa levantaría la carga a su orden, debiendo estar el trabajador alejado del radio de acción de la eslinga antes de dar la orden de elevar. Dado el relato que hemos realizado, no existe una causa concreta que relacione a la entidad mercantil demandante con el accidente, puesto que la causa no se debió a la falta de formación del trabajador, sino a un total descuido por parte del mismo. El trabajador accidentado, haciendo caso omiso a la forma de sujetar la eslinga antes de que tire de ella la grúa, sujeta la misma por la parte existen entre la lla ve de estrías y la celosía, en lugar de sujetarla en una zona más alejada de la llave como se le había indicado e incluso haciendo hincapié en ese hecho, el día anterior y el 165

102. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo dedicados a la limpieza y mantenim iento de instalaciones que sean susceptibles de transmitir la legionela". - Por lo tanto es claro y objetivo establecer el siguiente nexo de causalidad: entre el agente patógeno y la patología provocada o enfermedad desarrollada, identificación del riesgo, e inclusión en el listado de enfermedades profesionales. Metodología para su valoración como enfermedad profesional La enfermedad profesional es en materia de seguridad social un constructo legal, es decir una figura regulada por la norma, que establece el concepto de enfermedad profesional, normativa legal que no es otra que la referida en el art. 116 del TRLGSS que define el concepto de enfermedad profesional y el RD 1299/2006 que recoge el cuadro o lista de enfermedades profesionales, y es en la metodología adecuada de análisis de los supues tos donde hayamos la base para su clasificación correcta. La definición legal de enfermedad pr ofesional viene referida en el art. 116 TRLGSS, de la siguiente manera: Se entenderá por enfermedad profesional "la contraída a consec uencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las dispos iciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional". El anexo I del RD recoge el Cuadro de Enfermedades Profesionales Para ser Enfermedad Profesional se precisa por tanto: - Que la enfermedad haya sido cont raída a consecuencia del trabajo. Que exista por tanto una relación probada de causalidad de la enfermedad con el trabajo. - Que se trate de una enfermedad listada (anexo I) • Enfermedad causada por exposición al agente contaminante - Que se haya desarrollado un trabaj o referenciado en el listado, como de riesgo (principales activi dades capaces de producirlas) - Que se haya estado expuesto a acciones, elementos o sustancias que en dicho cuadro se indican para cada enfermedad profesional. Demostrada presencia del agente causal • Exposición constatada al agente 97

104. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo El Grupo 3 es el correspondiente a las Enfermedades Profesionales causadas por Agentes Biológicos. Como agente infeccioso y subage nte o enfermedad causada se referencian las enfermedades in fecciosas y parasitarias no contempladas en otros apartados como la micosis, la legionella y la helmintiasis (Agente D, subagente 01). Y como principales actividades capa ces de producirla la enfermedad cita a los trabajadores dedicados a la limpieza y mantenimiento de instalaciones que sean susceptibles de transmitir la legi onella (Actividad 05). Conclusiones Por lo tanto es claro y objetivo establecer el siguiente nexo de causalidad: entre el agente patógeno y la patología provocada o enfermedad desarrollada, la identificac ión del riesgo en el desarrollo de una actividad con inclusión en el listado de enfermedades profesionales. Con todos estos datos, tras una revisión bibliográfica de la Legionella, así como de la legislación vigente y de las medidas de prevención y control en instalaciones de suministro de agua (INSHT), y las particulares circunstancias del caso presente, de la presentación de la enfermedad, su evolución y el desarrollo del trab ajo del paciente, con valoración de los riesgos y del agente causal de su enfermedad, se resuelve el caso como Enfermedad Profesional según el Código 3D0105. Introducción sobre la legionelosis Se trata de una bacteria Gramm nega tiva. Patógeno oportunista que se transmite por vía aérea y que fue de scubierta, tras haberse producido en Filadelfia en 1976 un brote epidémico en la convención anual de la Legión Americana. De los 4.000 asistentes, 221 contrajeron una neumonía como resultado de la expo sición a un agente infeccioso no identificado. De los 221 enfer mados murieron 34 personas. En 1977 el CDC (Centro de control de enfermedades) descubrió este agente causal, al que atribuyeron ot ros brotes epidémicos similares ocurridos con anterioridad, pero cuyo origen infeccioso no era conocido. En 1995 se crea en España la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RD 2210/1995, 28 de di ciembre. BOE de 24 de enero de 1996), y a partir de su publicación, la legionelosis fue incluida como Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO) y fue reconocida como 99

136. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo  Software: análisis de las funciones del software. Referencias Procedure for performing a failure mode effect and criticality analysis, 9 de noviembre de 1949, Procedimientos del ejército de los Estados Unidos, MIL-P-1629 «American Society for Quality - ASQ». Consultado el 2009. 131

138. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo  Declaración de Objetividad  Anexos. Compondrá este apartado los diferentes documentos obtenidos de nuestras investigaciones: fotografías, resultados de los análisis, documentación obtenida y relevante como prueba, catálogos de productos aplicados en la reparación propuesta, normativa infringida, etc) Por último hay que tener muy present e lo importante que resulta ser meticuloso y ordenado tanto en la fase de elaboración del análisis, como en la elaboración del documento y sobre todo entender que irá dirigido a jueces y abog ados, por lo que el lenguaje, sin dejar de ser técnico debe ser comprensible y sobre todo muy didáctico 133

181. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     agresiones de origen mecánico, calzado de protección, casco, etc., el primero de los cuales hubiera podido amortiguar, a priori, el alcance de la gravedad del accidente. .La normativa de Seguridad y Salud Laboral, a través del artículo 18 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, insta a la empresa a “adoptar las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban todas las informaciones necesarias en relación con: a) Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función. b) Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señala dos en el apartado anterior. c) Las medidas adoptadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de la citada ley (Medias de Emergencias)”. .En relación al artículo 19 de la citada ley, recoge que “ en cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada , en materia preventiva, tanto en el momento de su contratación, cualquiera que sea la modalidad o duración de ésta, como cuan do se produzcan cambios en las funciones que desempeñe o se introduzcan nuevas tecnologías o cambios en los equipos de trabajo. La formación deberá estar c entrada específicamente en el puesto de trabajo o función de cada trabajador, adaptarse a la evolución de los riesgos y a la aparición de otros nuevos y repetirse periódicamente, si fuera necesario”. .El artículo 15 de la Ley 31/1995, dispone “que el empresario aplicará las medidas que integren el deber general de prevención con arreglo, entre otros, al principio de planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del tr abajo, las condicio nes de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo. 176

259. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     pero no como «mobbing», por no reunir las características esenciales de éste. Hay que tener en cuenta que si estas situaciones no se resuelven con prontitud, posibilita rá que se cronifiquen, pudiendo evolucionar a una situación de acoso propiamente dicho. Asimismo, no se considerarán conductas de acoso aquellas que, aún pudiendo incluirse aparentemente en la definición, se concluya que por sus características no cons tituyen comportamientos violentos (por ejemplo, las amonestaciones «fundadas» por no realizar bien el trabajo, cuando no contengan de scalificaciones improcedentes) o bien, cuando las pruebas presentada s no sean consistentes, sin ser falsas .” La doctrina judicial mantiene qu e la existencia de cualquier conflicto entre superiorer e inferiores je rárquicos, no justifica, por sí sola, la presencia de un hostigamiento la boral con la obligada atribución de responsabilidad, ni siquiera en aquellos supuestos en los que la vinculación entre el trastorno a cons iderar tenga un origen profesional y no común; ya que no basta para just ificar el resarcimiento, la relación objetiva entre conflictos laborales y daños psíquicos, por cuanto el conflicto es inherente a las relacio nes laborales, y los daños psíquicos pueden estar motivados po r una especial sensibilidad del trabajador. Igualmente, es obligado deslinda r, adecuadamente, las conductas calificables como acoso moral de ot ros posibles desafueros cometidos por el superior jerárquico, ejercita ndo de forma abusiva sus poderes de dirección, pero no puede llegarse a la conclusión de que todo ejercicio abusivo de estas potestad es, o de tratamientos puntuales como tales, puedan ca lificarse de acoso; y ello obviamente, sin perjuicio de las respuestas que de sde la legalidad puedan obtenerse en contra de esas actuaciones jurídicas. “La calificación de acoso ha de re servarse para los casos en los que existe una repetición de determinadas conductas, con una cierta duración en el tiempo y puesta en práctica con la intención de minar la autoestima del trabajador, asocia do normalmente a la finalidad de hacerle romper la relación laboral; sin que resulte necesario que la finalidad tenga que estar predeterminada, por cuanto puede también establecerse y calificarse la situació n cuando la relación se enquiste en unos parámetros de ataques, repr oches y humillaciones repetidas y deliberadas, aunque resulta necesario que la conducta sea 254

54. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 12) Tribunal Superior de Justicia de Galicia (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 4152/2010 de 29 septiembre AS\2010\2329 Recurso de Suplicación núm. 2974/2007 . Accidente de trabajo. Amputación traumática. El trabajador codemandado D. Jaime, dedicado a la elaboración de vinos (...)se produjo el accidente cuando se realizaba la extracción de purin con el tractor agrícola de la empresa, marca (...) al intentar accionar la palanca de sujeción y, poner el pie en el soporte de la cisterna, o al intentar pasar la pierna por encima, el eje de la transmisión le enganchó la parte inferior del pantalón, que lo enrolló con la pierna, produciéndose el atropamiento en el tronco de fuerza del conjunto tractor-cisterna, provoc ándole amputación traumática de pierna izquierda. (Se trae una vez más a colación la se ntencia de 18 de septiembre de 2007, en la que se analiza el concepto de imprudencia temeraria y profesional, ya analizada en el primer caso del trabajo). Y en el supuesto de hecho que nos ocupa, el comportamiento del demandante, no puede considerarse de imprudencia temeraria ni profesional. En efecto, las condiciones en las que se produjo el accidente nos lleva necesariamente a ratificar los argumentos esgrimidos por el magistrado de instancia, debiendo manifestar la inexistencia de imprudencia temeraria por parte del tr abajador, ya que el comportamiento del trabajador no se revela en absoluto temerario (no pudiendo tampoco tener encaje en el concepto de impr udencia profesional), sin que sea posible así calificar de te merario su proceder, sea cu al fuere la hipótesis con la que se trabaje, ya que en ning ún caso nos encontramos con una conducta que, con claro menosprecio de la propia acepte voluntaria y deliberadamente correr un riesgo i nnecesario que la ponga en peligro grave, faltando a las más elementales normas de la prudencia, esto es, un patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible, que como tal, rompería el nexo causal si fuera de una gravedad extraordinaria y no justificada. Pero es que incluso si se acepta la do ctrina judicial más añeja del Tribunal Supremo sobre el particular, según la cual existe imprudencia temeraria cuando el trabajador, consciente y vo luntariamente, contraríe las órdenes recibidas por el empresario, o deje de guardar las más elementales normas de precaución, prudencia y cautelas exigidas a toda persona normal, el 49

202. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     realizó D º “Trabajador Accidentado”, po demos concluir que dicha evaluación se centra en los rodillos, parte móvil de máxima peligrosidad en el recogedor de fardo. El artículo 156 de la Ley de la Seguridad Social define, en los puntos finales de dicho artículo, el alcance de a ccidente laboral como: (y cito) 4. No obstante lo establecido en los apartados anteriores, no tendrán consideración de accidente de trabajo: a. Los que sean debidos a fuer za mayor extraña al trabajo, entendiéndose por ésta la que sea de tal naturaleza que no tenga relación con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente. En ningún caso se considerará fuerza ma yor extraña al trabajo la insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza b. Los que sean debido a dolo o imprudencia del trabajador accidentado. 5. No impedirán la calificación de un accidente como de trabajo: a. La imprudencia profesional qu e es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que éste inspire. b. La concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo del accidentado o un tercero, salvo que no tenga ninguna relación con el trabajo. Una vez constatado por el redactor de este informe que la empresa garantizaba la seguridad y salud de sus trabajadores en el centro de trabajo donde ocurrió el accidente, habida cuenta del sistema de gestión de prevención de riesgos laborales implan tado, cabe plantear la imprudencia temeraria del accidentado como causa de dicho accidente y por tanto la no existencia de principio de causalidad entre la inadecuada evaluación del riesgo de atrapamiento de la trampilla y la acción de introducir las manos por parte del accidentado, provocando de esta manera el atrapamiento de la derecha.   197

176. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     IV. Metodología Para la elaboración del present e informe me he basado en los siguientes elementos: a) Declaraciones realizadas por el trabajador accidentado D. º “Trabajador Accidentado”. b) Declaraciones realizadas por los trabajadores de la empresa “X” y testigos de lo acontecido, D. º “X”, D. º “X” y D. º “X”. c) Informe de la Inspección Pr ovincial de Trabajo y Seguridad Social de Huelva, elaborado po r el inspector de trabajo y seguridad social D. “X” (Se aporta como Anexo I) . d) Análisis del puesto de trabajo que D. º “Trabajador Accidentado” desempeñaba en el momento del accidente, elaborado en base a las declaraciones del propio accidentado y los testigos del accidente D. º “X”, D. º “X” y D. º “X”. 171

206. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     NO EXISTE PUES RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE LA INFRACCIÓN CITADA DE LA NORMATIVA EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES LLEVADAS A CABO POR PARTE DE LA EMPRESA QUE MANTENÍA CONTRADO POR CUENTA AJENA AL ACCIDENTADO EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE, Y RESULTADO DAÑOSO.       VIII. Declaración de objetividad e imparcialidad     Con el presente dictamen, manifiesto bajo juramento o promesa decir la verdad, que he actuado con la mayor objeti vidad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conozco las sanciones penales en las que podría incurrir si incurriera mi de ber como perito judicial. Lo que en concepto de dictamen tengo el honor de poner en conocimiento de Su Señoría a los efectos que se digne estimar oportunos y por ello expido el presente dictamen por duplicado y a un sólo efecto en X, a X de X de 2017.   201

273. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo suficiente 50 % insuficiente en algunos casos 0 % totalmente insuficiente 0 % - Satisfacción con el salario (Ítem 44) muy satisfecho 0 % satisfecho 100 % insatisfecho 0 % muy insatisfecho 0 % 268

38. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Fuente:http://eprints.ucm.es/21991/ 1/Accidentes_laborales_debidos_a_imprudencia temeraria_del_trabajador.pdf 1) Tribunal Supremo (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia de 18 de septiembre de 2007 . Ejemplo Accidente in itiner e (Seguridad Vial) donde se niega la calificación como Accidente de Trabajo. El actor sufre accidente de tráfico cuando se dirigía a su puesto de trabajo conduciendo el ciclomotor propiedad de la empresa, sobre las 9.30 horas en la rotonda de la Isla de la Cazuna, constando que el accidente se produce tras detenerse el actor en el se máforo e iniciar la marcha antes de que este se pusiera en verde, result ando impactado por un vehículo que circulaba en el cruce. El actor caus ó baja por IT con el diagnóstico de traumatismo craneoencefálico grave y tetraplejia; cursado el oportuno parte de accidente a la Mutua, por la misma se rehúsa al estimar que no concurren los requisitos mediante carta de fecha El actor está en situación de I. T. desde tal fecha si bien se tramita por enfermedad común. El actor insta el cambio de la contingencia a accidente de trabajo, formulado reclamación previa el 04.03.05 Y demanda el 20.05.05. La norma aplicable al caso es la LGSS art.115.4.b) (Anterior LGSS), que niega la consideración de accidente de trabajo a los que sean debidos a dolo o a imprudencia temeraria del trabajador (...) reduciremos nuestro análisis a la imprudencia temeraria, dado que no se ha imputado al recurrente la intención o propósito deli berado de causarse las lesiones. El concepto de imprudencia temeraria no tiene en este ámbito del ordenamiento la misma significación que en el campo penal, pues en el primer caso el efecto que provoca su concurrencia es la pérdida de protección cualificada de un riesgo específicamente cubierto, en tanto que el Derecho Penal tiene a proteger al colectivo social de riesgos causados por conductores imprudentes; también es cierto que la simple infracción de normas de tráfico no implica por sí sola una imprudencia temeraria. La imprudencia temeraria , se diferencia de la imprudencia profesional de manera palmaria en el precepto; esta última especie de imprudencia, que no rompe el nexo causal entre la lesión y el trabajo, es consecuencia del ejercicio habitual del trabajo y se deri va de la confianza que éste inspira por la repetición de unos mismos actos, en tanto que la imprudencia 33

29. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 2. En el supuesto de asimilación a trabajadores por cuenta ajena a que se refiere el artículo 136.2.q), la prop ia norma en la que se disponga dicha asimilación determinará el alcance de la protección otorgada. A) Concepto de “Accidente de Trabajo” . Real Decreto Legislativ o 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refund ido de la Ley General de la Seguridad Social. Artículo 156.- Concepto de accidente de trabajo. 1. Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. 2. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo : a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo. b) Los que sufra el trab ajador con ocasión o como consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical, así como los ocurridos al ir o al volver del lugar en que se ejerciten las funciones propias de dichos cargos. c) Los ocurridos con ocasión o po r consecuencia de las tareas que, aun siendo distintas a las de su grupo profesional, ejecute el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa. d) Los acaecidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza análoga, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo. e) Las enfermedades, no incluida s en el artículo siguiente, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo. f) Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven co mo consecuencia de la lesión constitutiva del accidente. g) Las consecuencias del accident e que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, qu e constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente 24

30. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo mismo o tengan su origen en afec ciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación. 3. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que son constitutivas de accidente de trabajo las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo y en el lugar del trabajo. 4. No obstante lo establecido en los apartados anteriores, no tendrán la consideración de accidente de trabajo: a) Los que sean debidos a fuerza mayor extraña al trabajo, entendiéndose por esta la que se a de tal naturaleza que no guarde relación alguna con el trab ajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente. En ningún caso se considerará fuerza mayor extraña al trabajo la insolación, el rayo y otros fenó menos análogos de la naturaleza. b) Los que sean debidos a dolo o a imprudencia temeraria del trabajador accidentado. 5. No impedirán la calificación de un accidente como de trabajo : a) La imprudencia profesional que sea consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se derive de la confianza que este inspira. b) La concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario , de un compañero de trabaj o del accidentado o de un tercero, salvo que no guarde relación alguna con el trabajo. http://prevenblog.com/cuando-un-accidente-en-e l-trabajo-deja-de-ser-accidente-de-trabajo/ En el art 156 de la LGSS que define el accidente de trabajo establece en su punto 4.b que no tendrán consideració n de accidente de trabajo aquellos que “...sean debidos a dolo o a imprudencia temeraria del trabajador accidentado” Pero por otra parte, el apartado 5. a del mismo artículo establece que no impedirá la clasificación de un accidente como de trabajo, “...la imprudencia profesional que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que éste inspira” Por tanto según la normativa nos encontramos con dos tipos de imprudencia, la temeraria y la profesional. Y en función de si el accidente se considera que se da con presencia de una o de la otra, su consideración como accidente de trabajo variará. 25

31. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Por tanto ya vemos de qué depende, pero llegado a este punto el mayor problema radica en la difi cultad de determinar qué tipo de imprudencia se ha dado, ya que hay diferente jurisprudencia al respecto. Según el artículo La Imprudencia del trabajador en el accidente de trabajo: claves jurisprudenciales publicado en la Revista del Ministerio de Trabajo y Inmigración num. 84 se expone que jurisprudencialmente y en materia laboral, en resumen, se consider a cada tipo de imprudencia de la siguiente manera: Imprudencia temeraria : Es la que se presupone un patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible al menos previsor. La conducta temerariamente imprudente excede de la normal de una persona, corriendo de modo voluntario un riesgo innecesario que pone en peligro la vida o los bienes; sometiéndose el trabajador de forma inmotivada, caprichosa y consciente a un peligro cierto. Imprudencia profesional: Es aquélla que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabaj o y se deriva de la confianza que éste inspira por la repeti ción de unos mismos actos o monotonía del trabajo que llevan a pérdidas momentáneas de atención susceptibles de causar el accidente. El dolo también comporta que un ac cidente en el trabajo deje de ser considerado accidente laboral, pero a diferencia de la imprudencia, en el dolo se aprecia la intencionalidad de la persona. Por tanto la diferencia qu e motiva que un accidente sufrido en el trabajo deje de ser considerado como accident e de trabajo reside en la temeridad del trabajador que los sufre. Para plasmar mejor estas diferencias, a continuación exponemos algunos ejemplos que la jurisprudencia nos ofre ce extraídos del mismo artículo de la revista del Ministerio de Trabajo e inmigración: Ejemplo 1 de imprudencia temeraria: Un trabajador que se encontraba efectu ando las tareas de instalación y fijación de las barandillas protectoras perimetrales de uno de los laterales de la primera planta de una nave. En un momento salió de la cesta porta- personas que le había elevado hast a la posición que ocupaba, para acceder a la primera planta y se precipitó al vacío de forma súbita e inesperada desde una altura de 6 metros. El Tribunal considera que se trataría de una imprudencia temeraria al haber abandonado la cesta porta-personas por un exceso de confianza, realizando una maniobra improcedente 26

86. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Agente Químico: Sentencia T.S. (Sala 4) de 5 de marzo de 2013 (Amianto) D. Secundino, con DNI núm. NUM000, nacido el NUM001 /1945, ingresó al servicio de la empresa entonces E. N. Bazan de C.N.M. S.A., (posteriormente Izar Construcciones Navales S.A.), el 09/12/1971, inicialmente como Oficial 3.ª Electricista, en el Centro de Electricidad de Buques. Ostentó posteriormente la categoría de 2.ª Oficial en el mismo Centro desde el 21/09/1985; cambió al Centro de Almacenes el 21/09/1987; y desde el 21/08/1996 tuvo reconocida la categorí a profesional de Oficial l.ª en el mismo Centro, pasando a la situació n de suspensión de contrato el 31/03/1999 y siendo baja definitiva el 31/05/1999 por expediente de regulación de empleo n° NUM002. En la prestación de dichos servicios D. Secundino, junto con otros trabajadores que pertenecían al gremio de electricidad, en los años 70 estuvo expuesto al amianto, puesto que para las envolturas de los cables se utilizaba amianto que recubr ía los tubos para estancarlos. El cordón de amianto se facilitaba en rollo y había que cortarlo y se deshacía, y el demandante por ello también lo manipulaba en las empaquetadoras de los cables. También por su corpulencia prestó servicios en los cajeros de los alte rnadores de los buques, cerca de calderas, y motores, espacios reduci dos, también estuvo expuesto al amianto por inhalación. No usaba ma scarilla, no se obligaba a los trabajadores al uso de las existentes de papel que sólo eran utilizadas cuando había humo. La empresa E.N. BAZAN C.N.M., S.A., eliminó la utilización de material de aislamiento con contenido en amianto en buques de nueva construcción desde el año 1980. A part ir de dicha fecha sólo se maneja amianto cuando se trata de buques en proceso de reparación y que proceden a desforrar los elementos de recubrimiento de calderas, tuberías, etc, recubiertas con materi ales con contenido en amianto y la sustitución por otros materiales exentos del mismo. No se ha acreditado que por la empresa E.N. BAZAN C.N.M., S.A. se realizasen mediciones periódicas para controlar la concentración de fibras por centímetro cúbico en las zonas en las que prestó servicios el Sr. Secundino. La E.N. BAZAN C.N.M., S.A. tuvo diferentes reglamentaciones sobre seguridad e Higiene en el trabajo que por ob rar en autos se dan aquí por 81

115. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo (cerrada), sino como una relación abierta, que exige que se pruebe la certeza de la causa que se aleg a, y, que determina importantes consecuencias, para el caso de que se haya alegado una causa con carácter temerario, y se haya meno scabado, la consideración personal o profesional del perito designad o por la parte (art. 344 LEC.). MOMENTO de la tacha (arts. 343.2 LEC), deberán ser en todo caso propuestas en el juicio nunca con posterioridad. LEGITIMACIÓN , podrá ser alegada causa de tacha respecto del o de los peritos de parte, los que sean contra parte en el litigio, sea cual sea la condición con la que hayan comparecido en el procedimiento (demandante, demandado, tercero interviniente, etc...), PRUEBA de la causa de la tacha que se haya alegado, el art. 343.2 LEC, exige que la misma se proponga en el mismo momento en que se alegue, pero limitándose las pruebas admisibles para ac reditar la falta de capacidad o de imparcialidad, a cualquiera de las admitidas en derecho, excepto la testifical. La tacha temeraria encuentra su encuadre positivo en el art. 344 de la LEC, el cual por lo nuevo de su regulación, merece una mención aparte. El art. 344 establece que “1.Cualq uier parte interesada podrá dirigirse al tribunal a fin de negar o cont radecir la tacha, aportando los documentos que consideren pertin entes a tal efecto. Si la tacha menoscabara la consideración profesional o personal del perito, podrá este solicitar del tribunal que, al término del proceso, declare, mediante providencia, que la tacha carece de fundamento. 2. Sin más trámites, el tribunal tendrá en cuenta la tacha y su eventual negación o contradicción en el momento de valo rar la prueba, formulando en su caso mediante providencia, la declaración de falta de fundamento de la tacha prevista en el apartado anterior. Si apreciase temeridad o deslealtad procesal en la tacha, a ca usa de su motivación o del tiempo en que se formulara, podrá imponer a la parte responsable, con previa audiencia una multa de diez mil a ci en mil pesetas”. En definitiva del precepto, se puede decir que: Se deja para el momento de la valoración de la prueba que se debe llevar a cabo en la sentencia, el de la admisión o no de la causa de tacha alegada. Y por lo tanto, es en ese momento, cuando hay que deci dir si se tiene en cuenta o no, a efectos de resolver el litigio, el dictamen o valoración del perito de parte. La contradicción o negación de la tacha, puede ser efectuada por “cualquier parte interesada”, co mo ya anteriormente se señaló (demandante, demandado, interviniente...), e incluso, y aunque el precepto no lo recoge expresamente, por el propio perito tachado, y ello por cuanto que, en ese momento, podrá el perito solicitar la declaración de la falta de fundament o de la tacha, aunque, cabe, que solicite la declaración de temeridad o deslealtad en escrito. La posibilidad, que el art. 344 de la LEC, prevé acerca de que se pueda 110

144. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo aptitudes y capacidades que requiere el mismo puesto de trabajo y los compara con los que cumple el trabajador. Relaciona las conexiones organizativas del puesto de trabajo desde 3 puntos de vista:  gestión del talento humano  gestión de la Seguridad ocupacional  gestión de la Salud Laboral Cuando un trabajador quiere solicitar una Incapacidad Laboral Permanente en los Tribunales, es bá sico aportar un informe médico pericial realizado por un Especialista en Medicina del Trabajo que debe incluir entre otros documentos el profesiograma como uno de los documentos fundamentales de dicho informe pericial. Si existe este documento en los informes médico pe riciales, se identifica claramente al profesional como Especialista en Medicina Laboral y que puede realizar los informes bien docum entados. Ello implicará una mayor calidad del informe pericial y por esto los Tribunales podrán calificar con mayor facilidad a nuestro favor. Por lo general, un profesiograma incluye: - La identificación del puesto y características generales. - La experiencia y formación previa necesaria (capacidad profesional). - La descripción de las tareas a realizar. - Los requisitos psicofísicos mínimos precisos. - Los medios técnicos necesarios ( herramientas, máquinas, sustancias químicas) - Las condiciones de trabajo, horario, y posibles riesgos derivados de la actividad. Para cada uno de los requerimientos profesionales se establecen cuatro grados de intensidad o exigencia que se deben evaluar por el profesional: Grado 1: baja intensidad o exigencia Grado 2: moderada intensidad o exigencia Grado 3: media-alta intensidad o exigencia Grado 4: muy alta intensidad o exigencia 139

178. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     V. Otros datos Teniendo en cuenta todos los documentos y pruebas recogidas que se indican en el punto IV: .-El titular del centro de trabajo donde tuvo lugar el accidente laboral es la empresa “Y ”, propietaria de la finca; que llegado el momento contrata a D. ª “Trabajador Accidentado”, siendo el objeto del contrato las labores de recogida de las aceitunas presentes en dicha finca. Es, por lo tanto, en estas instalaciones donde se produce el accidente objeto del presente in forme, llevándose a cabo éste alrededor de las 07h30 ́ a.m. del día X de octubre de 2016, siendo noche aún, cuando D. “Trabajad or Accidentado”, después de introducir 3 telones repletos de aceitunas, se disponía a hacer lo propio con el cuarto, cuando éste se escapa obligándole a meter el brazo izquierdo cuando el tractorista, D. “Trabajador Accidentado”, que manipulaba los ma ndos desde el interior de la cabina del tractor que transportaba el equipo, coloca la palanca en posición “anti natura”. Es, en ese momento justo, en el que los rulos horizontales del cajón invierten su sentido de giro, cuando el trabajador accidentado ayudaba a extraer el fardo de aceitunas, atrayendo el brazo izquierdo del ac cidentado hacia el interior de los rulos y produciéndose graves heridas (Evidencias gráficas de las heridas: Anexo II) . Según las declaraciones de los testigos, la práctica de la recogida de los fardos y manipula ción del cajón desde el interior del tractor se realizaba asiduamente, sin previamente haber recibido información de los riesgos inherent es a dicho puesto de trabajo, según estipula el artículo 18 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, especialmente de aquéllos relacionados con el cajón recogedor. De igualmente manera, la formación a la que todo trabajador tiene derecho en materia de prevención de riesgos laborales nunca fue facilita da, ni práctica ni teóricamente y por tanto, ni adecua da ni suficiente como dicha el artículo 19 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. 173

236. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo sobre los hombros, de cuartos traseros o delanteros con un peso mayor de 80 Kg (hasta 100 Kg). Se entenderá por manipulaci ón manual de cargas cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, como el levantam iento, la colocación, el empuje, la tracción o el desplazamiento, que por sus características o condiciones ergonómicas inadecuada s entrañe riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores. En la Unión Europea se han fijado mediante las correspondientes Directivas criterios de carácter gener al sobre las acciones en materia de seguridad y salud en los centros de trabajo, así como criterios específicos referidos a medidas de protección contra accidentes y situaciones de riesgo. Concretamente, la Directiva 90/269/CEE, de 29 de mayo, establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores. Mediante el presente Real Decreto se procede a la tran sposición al Derecho español del contenido de la Directiva 90/ 269/CEE, antes mencionada. Como principio máximo recogido en el Art. 3 del RD 487/1997 tenemos que el empresario deberá adoptar las medidas técnicas u organizativas necesarias para evitar la manipula ción manual de las cargas, en especial mediante la utilización de equipos para el manejo mecánico de las mismas, sea de forma automática o controlada por el trabajador. Cuando no pueda evitarse la necesidad de manipulación manual de las cargas, el empresario tomará las medidas de organización adecuadas , utilizará los medios apropi ados o proporcionará a los 231

28. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo cotización, continuará siendo de ap licación el tipo de cotización correspondiente a la respectiva ac tividad económica u ocupación.  Segunda. Para la determinación del tipo de cotización aplicable en función a lo establecido en la tarifa contenida en esta disposición se tomará como referencia lo previsto en su Cuadro I para identificar el tipo asignado en el mismo en ra zón de la actividad económica principal desarrollada por la empres a o por el trabajador por cuenta propia o autónomo, conforme a la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-2009), aprobada por Real Decreto 475/2007, de 13 de abril , y a los códigos que en la misma se contienen en relación co n cada actividad. (1)  Tercera. No obstante lo indicado en la regla anterior, cuando la ocupación desempeñada por el trabajador por cuenta ajena, o la situación en que éste se halle, se correspondan con alguna de las enumeradas en el Cuadro II, el tipo de cotización aplicable será el previsto en dicho Cuadro para la ocupación o situación de que se trate, en tanto que ésta difiera de l que corresponda en razón de la actividad de la empresa. La determinación del tipo de cotización aplicable será efectuada, en los términos que reglamentariamente se es tablezca, por la Tesorería General de la Seguridad Social en función de la actividad económica declarada por la empresa o por el trabajador autónomo o, en su caso, por las ocupaciones o situaciones de los trabajadores, con independencia de que, para la formalización de la prot ección frente a las contingencias profesionales, se hubiera optado en favor de una entidad gestora de la Seguridad Social o de una entidad colaboradora de la misma. El Gobierno procederá al correspondiente ajuste anual de los tipos de cotización incluidos en la tarifa recogida en la presente disposición, así como a la adaptación de las actividades económicas a las nuevas clasificaciones CNAE que se aprueben y a la supresión progresiva de las ocupaciones que se enumeran en la clas ificación contenida en la referida tarifa. CAPÍTULO III Aspectos comunes de la acción protectora Artículo 155.- Alcance de la acción protectora. 1. La acción protectora del Régim en General será la establecida en el artículo 42, con excepción de la prot ección por cese de actividad y las prestaciones no contributivas. Las prestaciones y beneficios se fa cilitarán en las condiciones que se determinan en el presente título y en sus disposiciones reglamentarias. 23

78. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo • Ley General de la Seguridad Social de 1966 y Texto Refundido de 1974, que establecen el concepto legal de Enfermedad Profesional actual, manteniendo la vigencia del Decreto del año 1961. • Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo, por el que se aprueba el listado de Enfermedades Profesionales, modificado por el Real Decreto 2821/1981 de 27 de noviembre, y por la Resolución de 30 de diciembre de 1993 de la Secretaria General para la Seguridad Social, por la que se considera provisionalmente como Enfermedad Profesional la detectada en industrias del sector de aerografía textil de la Comunidad Autónoma Valenciana. Actualmente esta materi a está regulada en:  Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. , que contiene la definición legal de Enfermedad Profesional. • Ley 31/1995, de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales y normas de desarrollo sobre riesgos específicos, que establecen y desarrollan el procedim iento para la comunicación e información a la autoridad competente de estos daños derivados del trabajo. • Ley 54/2003, de 12 de diciembre, reforma del marco normativo de la Prevención de Riesgos Laborales. • Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de Enfermedades Profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro. • Orden TAS 1/2007, 2 de enero, por la que se establece el modelo de parte de enfermedad profesiona l, se dictan normas para su elaboración y transmisión y se cr ea el correspondiente fichero de datos personales. • Ley 40/2007 de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social. Transmisión de la información. La cumplimentación y tran smisión del parte de enfermedad profesional se realizará únicamente po r vía electrónica, por medio de la aplicación informática CEPROSS (Comunicación de enfermedades profesionales, Seguridad Social), a la que se tendrá acceso a través de la oficina virtual de la dirección electrónica https://www.seg-social.es. Para el acceso a la aplicación mencionada, todos los agentes estarán representados por persona física ac reditada mediante usuario SILCON, 73

114. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 3. Las mismas penas se impondrán si el falso testimonio tuviera lugar ante Tribunales Internacionales que, en virtud de Tratados debidamente ratificados conforme a la Constitución Española, ejerzan competencias derivadas de ella, o se realizara en España al declarar en virtud de comisión rogatoria remitida por un Tribunal extranjero. Tacha de los peritos. Una de las novedades más interesantes de la LEC, es el especifico régimen que se establece en relación a los peritos designados por las partes enfrentadas en un determinado li tigio, es decir, aquellos peritos, que han sido buscados y contratados por los litiga ntes, con el fin de que elaboren un informe, que sustente y justifique, el ac ontecimiento que constituye el supuesto de hecho del efecto jurídico pretendido; es lo que la LEC denomina TACHA de peri tos, y se encuentra, como se ha dicho anteriormente, regulada en los arts. 343 y 344. Frente a la recusación (arts. 105 y 124 al 128 de la LEC), que promovida impide que el perito -que es posible que debiera haberse abstenido-, designado por el tribunal en alguna de las formas a que se refiere el art. 339 de la LEC, emita el informe, la tacha, no produce este efecto, (impedir que se efectúe la valoración), sino que implica, un pr ocedimiento para valorar y cuestionar no el dictamen emitido por un perito de parte, sino su interés en el pleito o su vinculación con las partes, con el fin de poner de manifiesto su falta de parcialidad o/y objetividad, y que, de progresar, determinará que la valoración o dictamen emitido por el perito de parte, no debe ser tenido en cuenta a efectos de resolver la controversia. Podemos decir que mien tras la tacha es posterior a la existencia de la pericial, la recusación evita la pericial en sí. La tacha del perito, se configura, así como un medio para evidenciar la falta de capacidad técnica del perito o su falta de idoneidad para la realización del un informe o valoración que sea decisiva para la resolución del pleito, en la medida , en que se ponga de manifiesto circunstancia que determine su falta de objetividad, y/o, desvele el “interés” del perito en que la parte que le ha solicitado el informe salga favorecida en el procedimiento. La importancia de la tacha como medio de control de la capacidad y de la parcialidad de los peritos, adquiere relevante importancia, cu ando el art. 343.1.5º de la LEC admite como causa de tacha “...c ualquier otra circunstancia, debidamente acreditada, que les ha ga desmerecer en el concepto profesional”. CAUSAS de la tacha. Se regulan en el art. 343 de la LEC, (parentesco, interés, relación de dependencia, amistad o enemistad) abriéndose la posibilidad de alegar y probar otras no expresamente previstas en el mencionado precepto, precisamente, con fundamento en el punto 1.5º (al que ya antes se ha hecho mención), por lo que no puede ser considerada la enumeración de la LEC como un “numerus clausus” 109

130. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Implementación En un AMFE, se otorga una prioridad a los fallos dependiendo de cuan serias sean sus consecuencias, la frecuencia con la que ocurren y con qué dificultad pueden ser localizadas. Un AMFE también documenta el conocimiento existente y las acciones sobre riesgos o fallos que deben ser utilizadas para lograr una mejora continua. El AMFE se utiliza durante la fase de diseño para evitar fallos futuros. Posteriormente es utilizado en las fases de control de procesos, antes y durante estos procesos. Idealmente, un AMFE empieza durante los primeros niveles conceptuales del proyecto y contin úa a lo largo de la vida del producto o servicio. La finalidad de un AMFE es eliminar o reducir los fallos, comenzando por aquellos con una prioridad más alta. Puede ser también utilizado para evaluar las prioridades de la gestión del riesgo. El AMFE ayuda a seleccionar soluciones que reducen los impactos acumulativos de las consecuencias del ciclo de vida (riesg os) del fallo de un sistema (fallo). Es utilizado en varios sistemas de calidad oficiales como QS-9000 o ISO/TS 16949.. Uso de AMFE en el diseño AMFE puede ofrecer un enfoque analítico al gestionar los modos de fallos potenciales y sus causas asoc iadas. Al tener en cuenta posibles fallos en el diseño de seguridad, coste, rendimiento, calidad o resistencia, un ingeniero puede obtener una gran cantidad de información sobre como alterar los procesos de fabricación para evitar estos fallos. AMFE otorga una herramienta sencilla para determinar que riesgo es el más importante, y por lo tanto que acci ón es necesaria para prevenir el problema antes de que ocurra. El de sarrollo de estas especificaciones asegura que el producto cumpli rá los requisitos definidos. Trabajo previo El proceso para conducir un AMFE es lineal. Se desarrolla en tres fases principales en las cuales las accio nes adecuadas deben ser definidas. Pero antes de comenzar con un AMFE es importante completar un trabajo previo que asegure qué información sobre la resistencia y la historia del producto son incluidas en el análisis. Un análisis de resistencia puede ob tenerse mediante una interfaz de matrices, diagramas de límites y di agramas de parámetros. Mucho de los fallos se deben a la interacción con otros sistemas y partes, ya que los ingenieros suelen centrarse solo en lo que controlan directamente. Para comenzar, es necesario describir el sistema y su función, ya que un buen entendimiento del mismo simplifica su análisis. De esta forma un ingeniero puede comprobar que us os del sistema son adecuados y 125

132. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Paso 2: Ocurrencia o Frecuencia En este paso es necesario observar la causa del fallo y determinar con qué frecuencia ocurre. Esto puede lograrse mediante la observación de productos o procesos similares y la documentación de sus fallos. La causa de un fallo está vista como un punto débil del diseño. Todas las causas potenciales de modo de fallos deben ser identificadas y documentadas utilizando terminología técnica. Ejemplos de causas son: algoritmos erróneos, voltaje excesi vo o condiciones de funcionamiento inadecuadas. Un modo de fallos recibe un número de probabilidad (O) que puede ir del 1 al 10. Las acciones deben de de sarrollarse si la incidencia es alta (>4 para fallos no relacionados con la seguridad y >1 cuando el número de severidad del paso 1 es de 9 o 10 ). Este paso se conoce como el desarrollo detallado del proceso del AMFE. La incidencia puede ser definida también como un porcentaje. Si un problema no relacionado con la seguridad tiene una incidencia de menos del 1% se le puede dar una cifra de 1; dependiendo del pr oducto y las especificaciones de usuario. Paso 3: Detección Cuando las acciones adecuadas se han determinado, es necesario comprobar su eficiencia y realizar una verificación del diseño. Debe seleccionarse el método de inspecci ón adecuado. En primer lugar un ingeniero debe observar los controle s actuales del sistema que impidan los modos de fallos o bien que lo detecten antes de que alcance al consumidor. Posteriormente deben identificarse técnicas de testeo, análisis y monitorización que hayan sido util izadas en sistemas similares para detectar fallos. De estos controles, un ingeniero puede conocer que posibilidad hay de que ocurran fa llos y como detectarlos. Cada combinación de los dos pasos anteriores recibe un número de detección (D). Este número representa la capacidad de los tests planificados y las inspecciones de eliminar los defectos y detectar modos de fallos. Tras estos tres pasos básicos se calculan los números de prioridad del riesgo conocido como (RPN). Números de prioridad del riesgo Los números de prioridad del riesgo no son una parte importante de los criterios de selección de un plan de acción contra los modos de fallo. Son más bien un parámetro de ayuda en la evaluación de estas acciones. Después de evaluar la severidad, incidencia y detectabilidad los números de prioridad del riesgo se pueden calcular multiplicando estos tres números: NPR = S x O x D. Esto debe realizarse para todo el proceso o diseño. Una vez está calcul ado, es fácil determinar las áreas 127

148. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     2.- IDENTIFICACIÓN DEL SOLICITANTE Dicho dictamen pericial se elabora a petición del Sr. José Rodríguez Calvo con DNI 25697813-X, graduado social y D. Manuel Gómez Fernández con DNI 12356798-W, abogado por parte de Elsa Blanco Ríos con DNI 25348965-Z, trabajadora de la empresa PROCESOS A TERCEROS, S.L. 3.- OBJETIVO DEL DICTAMEN PERICIAL El objetivo del presente peritaje es el estudio y la valoración por parte de la empresa del riesgo de explosió n en sus instalaciones, explicando el cómo solventar posibles incidencias, además de las faltas de medidas de seguridad que puedan influir en es te hecho. Tras provocar lesiones a dos trabajadores: Don Carlos Daniel (lesiones muy graves) y Doña Elsa (lesiones leves) el día 3 de Septiembre de 2008, en Avenida Principal 37 de Sentmenat (Barcelona). 4.- ANTECEDENTES La empresa PROCESOS A TERCEROS S.L., se dedica a la molturación de material sólido para disminuir su granulometría y al estudio básico de las sustancias en un laboratorio propio, además de la venta de los mismos. La empresa ORTEVE, S.L. es la em presa encargada de suministrar los diferentes materiales para su posterior molturación. PROCESOS A TERCEROS, S.L. cuenta con una empresa de revisión del funcionamiento e instalación eléctr ica de los equipos de trabajo, además de un Servicio de Prevenc ión Ajeno de Riesgos Laborales, PERADEJORDI E INFORMES, S.L, encar gado del asesoramiento preventivo sobre el propio centro de trabajo, diferentes equipos, puestos de trabajo, productos químic os utilizados, formación de los trabajadores, la integración de procedimientos de trabajos de forma segura en sus instalaciones, entre otras. El centro de trabajo se divide en tres zonas: 143

153. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. A estos efectos, en el marco de sus responsabilidades, el empresario realizará la prevención de los riesgos laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, con las especialidades que se recogen en los artículos siguientes en materia de plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de riesgos, información, consulta y participación y formación de los trabajadores, actuación en casos de emergencia y de riesgo grave e inminente, vigilancia de la salud, y mediante la constitución de una organización y de los medios necesarios en los términos establecidos en el capítulo IV de esta ley. El empresario desarrollará una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva con el fin de perfeccionar de manera continua las actividades de identificación, evaluación y control de los riesgos que no se hayan podido evitar y los niveles de protección existentes y dispondrá lo necesario para la adaptación de las medidas de prevención señaladas en el párrafo anterior a las modificaciones que puedan experimentar las circunstancias que incidan en la realización del trabajo. “ y art. 15.1 de la Ley P.R.L. “ El empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención previsto en el artículo anterior, con arreglo a los siguientes principios generales: Evitar los riesgos. Evaluar los riesgos que no se puedan evitar. Combatir los riesgos en su origen. Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud. Tener en cuenta la evolución de la técnica. Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro. Planificar la prevención, buscando un conjunto cohere nte que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo. Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual. Dar las debidas instrucciones a los trabajadores “ 9.-DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD Los técnicos que suscriben el pres ente informe prometen haber dicho la verdad y haber actuado con objetivi dad en la obtención y estudio de la información en la que se basa el presente documento, de acuerdo con lo establecido en el art. 335 de la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil. En Villanueva de Algaidas, 25 de Noviembre de 2017 148

168. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Málaga, con fecha 15/09/2013 según los datos recabados en la visita realizada al puerto de Málaga, el 31 de agosto del 2013 y posterior comprobación documental en las oficinas de La UTE Muelle SUCINTO manteniendo una entrevista con Don JC, responsable de seguridad y telefónicamente con Don MG, responsable de Buceos del Norte, S. L.; la empresa subcontratada por la UTE Muelle SUCINTO para la realización de los trabajos subacuáticos en la obra de la prolongación de l Muelle de Levante del puerto de Málaga, y con el propio ac cidentado, Don LMG, con el que se mantuvo conversación telefónica, el mismo día ya mencionado; y de la documentación e informes se constata. • El día 21 de julio, siendo las 10h 40 ́, el trabajador señalado, oficial de primera buzo, de construcción submarina, DNI XXXXXXXX-P, se encontraba solo sumergido entre 1,5 y 2 metros de profundidad, bajo el agua. Procedía a aflojar una barra DIWIDAG para posteriormente enganchar el encofrado a la eslinga de tela una grúa y proceder a su izado. Según declara el accidentado el desenroscado de dicha barra no se podía efectuar a mano, puesto que estaba compacta la barra y mu y dura por lo que requería del auxilio de la grúa para la llave, era necesario sujetar la cincha para que no se desprendiera y avisar al compañero que estaba en tierra para que diera la señal a la grúa de izado, la forma de comunicación habitual, es por radio, pero 163

48. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo animal doméstico) pueda tocar, sin sospechar nada, la parte conductora afectada y cerrar circuito, sufriendo el correspondiente choque eléctrico que ponga en riesgo su integridad física. Cuando la instalación eléctrica responde a un esquema de distribución TT (el más habitual), la aparamenta más ut ilizada para realizar esta operación es el interruptor diferencial. Se define el contacto directo como el contacto de personas o animales con partes activas de los materiales y equipos. Las partes activas son los conductores (fases y neutro) y piezas conductoras bajo tensión en servicio normal como, por ejemplo, el embarrado de un cuadro eléctrico consistente en pletinas de cobre desnudo. Un contacto directo se produce cuando un usuario toca directam ente las partes activas de la instalación como, por ejemplo, un embarrado o los conductores de fase y neutro con el aislamiento deteriorado. En la ITC-BT-24, Protección contra co ntactos directos e indirectos, del REBT, se contemplan las medidas pertinentes pa ra evitar este tipo de contactos. 10) Tribunal Superior de Justicia de País Vasco (Sala de lo Social). Sentencia de 22 febrero 2000 AS\2000\773 Recurso de Suplicación núm. 2651/1999 Accidente de Trabajo. Caída a Distinto nivel. Ingesta de Alcohol. El sujeto se encontraba trabajando en labores de revocado de la fachada lateral de un edificio de viviendas sito en (...) y encontrándose accedido al alto de un andamio de los colocados en la fachada se precipitó al vacío desde una altura aproximadamente de 20 m falleciendo como consecuencia del impacto. Según informe del Instituto Nacional de Toxicología, la presencia de alcohol etílico del fallecido era de 1,99 mg/l de alcohol en sangre. Doctrina y criterios aplicativos que ta mbién permiten efectuar una distinción fundamental entre la imprudencia teme raria y la profesional: la primera requiere plena conc iencia del grave riesgo y omisión querida de las pautas más elementales para evitar la producción del daño, no siendo equiparable a la falta de toma de conc iencia de la gravedad del riesgo, la minusvaloración de éste o el error en el modo adecuado de evitarlo, cuando la persona llega a esas valora ciones en contra del parecer habitual del común de las personas. 43

75. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Riesgos Ambientales. Higiene Industrial. Reconocimiento de Enfermedades profesionales causadas por situaciones de exposición a Agentes Físicos, Químicos o Biológicos. Antecedentes históricos. Ejemplos Prácticos. Tras un amplio proceso de diálogo político-social, se suscribió el día 13 de julio de 2006 un Acuerdo sobre medidas en materia de Seguridad Social, entre las cuales se incluía la aprobación de una nueva lista de enfermedades profesionales que, siguiendo la Recomendación 2003/670/CE de la Comisión, de 19 de se ptiembre de 2003, relativa a la lista europea de enfermedades profesio nales, adecuaba la lista vigente (Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo , por el que se aprobaba el Cuadro de enfermedades profesionale s en el Sistema de la Seguridad Social, modificado en su día por el denominado “Síndrome Ardystil”, Resolución de 30 de diciembre de 1993, de la Secretaría General para la Seguridad Social, por la que se consideraba provisionalmente como enfermedad profesional la detectada en industrias del sector de aerografía textil de la Comunidad Autónoma Valenciana.) a la realidad productiva actual, así como a los nuevos procesos productivos y de organización. Asimismo, se acordó modi ficar el sistema de notificación y registro, con la finalidad de hacer aflorar enfermedades profesionales ocultas y evitar la infradeclaración de tales enfermedades. El Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesiona les en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro, contiene el cuadro de enfermedades profesionales actualmente vigente en el sistema de la Seguridad Social. Desde esa fecha, se han producido importantes avances en las investig aciones y en el progreso en el ámbito científico y en el de la medicina, que han permitido un mejor conocimiento de los mecanismos de aparición de algunas enfermedades profesionales y de su vinculación con el trabajo. El Real Decreto 1299/2006, de 10 de no viembre, contiene el listado de enfermedades profesionales en el anexo 1 y se incluye como anexo 2 la lista complementaria de enfermedad es cuyo origen profesional se sospecha y cuya inclusión en el anexo 1, como enfermedad profesional, podría contemplarse en el futuro. Como ejemplo de las modificaciones posibles teníamos que en el anexo 2, con el código C601, se encontra ba el cáncer de laringe producido por la inhalación de polvo de amianto. Asimismo, sólidas evidencias científicas han puesto de manifiesto que existe una evidente relación entre el cáncer de laringe y el amianto. Por eso se publico, el Real Decreto 1150/2015, de 18 de diciembre, por el que se modifica el Real Decr eto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el 70

179. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Una vez se produce el accidente, D. º “Trabajador Accidentado”, acompañado por el empresario y, debido a las condiciones de nocturnas en las que se produjo el accidente, necesitaron más tiempo de lo deseado para encontr ar el vehículo que les trasladó al Hospital “X” de Aracena, donde se tomó la decisión de su traslado a la Unidad de Quemados del Hospital X de Huelva a posteriori. .La normativa de Seguridad y Salud Laboral, a través del artículo 17 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, insta a la empresa a: 1) Adoptar las medidas necesarias con el fin de que los equipos de trabajo sean adecuados para el trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados a tal efecto, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizarlos. 174

155. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- Análisis área Seguridad en el Tr abajo: Ejemplo Práctico Informe pericial Accidente Contacto Eléctrico. Dña. Josefa Úbeda Marin (PREVENMUR) DICTAMEN PERICIAL Murcia, a 1 de marzo de 2018 Identificación del perito. El presente informe ha sido realizado por: Josefa Úbeda Marín, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada. Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia. Responsable del Dpto. Técnico de l Servicio de Prevención Ajeno Prevención y Salud, s.l. Identificación de la parte solicitante. Dictamen pericial solicitado por el Sr. Carlos Mojón, en el contexto del Curso de formación de Perito Judicial en Prevención de Riesgos Laborales Objetivo del peritaje El objetivo del presente peritaje es determinar las causas por las que se produce el accidente del trabajador Benjamín, así como los fallos que se dieron para la materialización de l citado accidente del trabajador de la mercantil Servicios Técnicos de Mantenimiento de Alta Tensión de Castilla y León S.A (S.T.M ). Acaecido en las instalaciones de alta tensión de la planta sita en carre tera de Palencia s/n de Aranda de Duero de la mercantil Leche Pasteurizada España S.L.U. 150

173. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Seguridad Social, la Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social. IX. CONCLUSIONES El peritaje de parte realizado al empleado, D.LMG, con DNI: XXXXXXXXP y con número de afilia ción a la SS 29101254789 y según toda la documentación revisada y cotejada, el accidente ocurrido el pasado 31 de Agosto del 2013, se produjo por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo por parte de la mercantil Buceo del Norte, S.L., ya que: En el procedimiento a seguir se necesita utilizar la radio para comunicarse con la superficie, que es la forma habitual, pero en este caso no se encontraba con dicho medio, por lo que se utilizo un código de señales consistente en efectuar diferentes tirones a la manguera de suministro de aire denominada umbilical. Cuando dio la orden de subir, quedo atrapado el sobrante del guante entre la cincha y la herramienta de trabajo, sufriendo la amputación de los dos dedos de la mano izquierda. X. DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD E IMPARCIALIDAD El técnico que suscribe el present e informe promete haber dicho la verdad y haber actuado con objetivi dad en la obtención y estudio de la información en la qu e se basa el presente in forme de acuerdo con lo establecido en el Art. 335 de la Le y 1/2000 de Enjuiciamiento Civil. Alejandro Ríos Santos Ingeniero Técnico Industrial Técnico Superior en Prev ención de Riesgos Laborales 168

199. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     De igual manera, la formación a la qu e todo trabajador tiene derecho en materia de prevención de riesgos labora les, fue facilitada a D º “Trabajador Accidentado” en fecha XX/XX/2013 ( Anexo XI ), de manera práctica y teórica, además de adecuada y suficientemente, ya que entre las tareas adjudicadas al accidentado no se enco ntraba el contacto, en ningún momento, con la maquinaria existente en el centro de trabajo (Buggy, tractor y/o recogedor de fardos); como dicta el artículo 19 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. .En relación al artículo 19 de la citada ley, recoge que “ en cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica , suficiente y adecuada, en materia preventiva, tanto en el momento de su contratación, cualquiera que sea la modalidad o duración de ésta, como cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe o se introduzcan nuevas te cnologías o cambios en los equipos de trabajo. La formación deberá estar centrada específicamente en el puesto de trabajo o función de cada trabajador, adaptarse a la evolución de los riesgos y a la aparición de otros nuevos y repetirse periódicamente, si fuera necesario”. La cuadrilla utilizada para las labore s de recogida de aceituna aquella mañana, se encontraba organizada y jerarquizadas sus responsabilidades, dado que su actividad, en general, es monótona y repetitiva. La utilización de la maquinaria, ya sean los mandos de la misma o el trabajo a desarrollar en su cercanía (nunca en el interior del radio de seguridad de 5 metros) estaba reservado a aquellos operarios que habían sido formados para tales operaciones. .La normativa de Seguridad y Salud Laboral, a través del artículo 17 de la Ley 31/1995 de Prevención de Ries gos Laborales, insta a la empresa a: 1) Adoptar las medidas necesarias con el fin de que los equipos de trabajo sean adecuados para el trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados a tal efecto, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizarlos. Cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda presentar un riesgo específico para la seguridad y la salud de los trabajadores, el empresario adoptará las medidas necesarias con el fin de que: a) La utilización del equipo de trabajo quede reservada a los encargados de dicha utilización. b) Los trabajos de reparación, transformación, mantenimiento o conservación sean realizados por los trabajadores específicamente capacitados para ello. 194

213. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     .Según la jurisprudencia que ha quedado expuesta, debe valorase cada caso concreto y si n que se puedan establecer unas reglas fijas que nos desvíen de la diferenciación entre jurisprudencia profesional y temeraria. La juri sprudencia trabajada junto con la normativa vigente nos ha de servir pa ra interpretar y va lorar cada caso concreto para llegar a la concusió n más justa y apropiada para todas las partes involucradas. Por tanto, el hecho de que no aparezca una definición que incluya las acciones concretas que convierte una acción en imprudencia temeraria nos ayuda a poder personalizar cada caso y dar más importancia a la investigació n del suceso que en la definición del mismo. Bibliografía: .Martín Rojo, Francisco Javier (2012). Análisis extenso sobre jurisprudencia de accidentes laborales debidos a imprudencia temeraria del trabajador. .Buscador de jurisprudencia de Lex Nova, Portal Prevención.       208

56. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo fuerza. 9 En las labores de mantenimiento de la toma de fuerza o próximo a ella. 9 Cualquier otra operación que se realice próxima a la toma de fuerza. PROTECCIÓN: Los resguardos a contempl ar requieren que estén certificados por el fabricante y hayan satisfec hos unos ensayos, según normativa europea, para su adecuación. La Es tación de Mecáni ca Agrícola del Ministerio de Agricultura, realiza ensayos de protectores de ejes de juntas cardan para máquinas agrícolas. La s protecciones, a utilizar, serían: • Protección del eje cardánico. Evitando el giro de dicha protección mediante un elemento de sujeción co mo es una cadena. • Protección de las juntas cardan mediante un a coraza que deberá cubrirlas completamente. • Protección de la to ma de fuerza que deberá cubrir al menos la parte superior y ambos lados al rededor de la toma de fuerza. • Un protector suplementario no rotativo de berá además cubrir por completo la toma de fuerza y deberá ser entreg ado junto con el tractor para la protección de la toma de fuerza cuando ésta no se utilice. OTRAS MEDIDAS: - Antes de poner en ma rcha la toma de fuerza hay que asegurar que el número de revoluciones elegido se corresponde con el permitido para la máquin a. - Impedir el ascenso y descenso del tractor por la parte posterior. - Montaje del ej e cardánico con la toma de fuerza desconectada, motor parado y llave de arranque quitada. - El tractorista debe evitar la proximidad de trabajadores en la zona de la toma de fuerza, juntas y eje cardan en movimiento. - Formación en la tarea tanto del tractorista como del operario que real ice el acoplamiento de la máquina al tractor. 13) Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Sevilla (Sala de lo Social 1ª). Sentencia núm. 3945/2009 de 12 noviembre AS\2010\167 Recurso de Suplicación núm. 3978/2008 Accidente Vial. No calificado como Accidente Laboral. Ingesta de Estupefacientes y Alcohol. D. Bernardino sufrió un accidente de tráfico con el resultado de fallecimiento, aproximadamente sobre las 2,05 de la madrugada, cuando se dirigía desde su domicilio al centro de trabajo. Perdió el control del vehículo que conducía, muy probab lemente debido a una velocidad inadecuada para el trazado de la ví a, saliendo de la misma por el margen derecho, impactando contra la barre ra de seguridad móvil de hormigón (...) chocando de nuevo contra varias barreras móviles de hormigón y el bordillo de la acera, y volcando fina lmente en la calzada, sobre el lateral izquierdo. El Sr. Bernardino había consumido poco antes de su falle cimiento alcohol y cocaína; la cantidad de etanol que pr esentaba en sangre era de 1,72 gr/l, y asimismo presentaba en sangre 0,02 mg /l de benzoilecgonia (metabolito de cocaína). 51

60. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo nuestro país que recoja con claridad y de manera unificada la distintas formas de protección de este ti po de riesgos, hace que debamos acudir a las resoluciones judiciales de los diversos Tribunales Superiores de Justicia, Tribunal Supremo y Trib unal Constitucional, así como a la experiencia inspectora, para cono cer cuál está siendo la atención preventiva, reparadora y sancionado ra en relación con los mismos. Riesgos psicosociales como contingencia causante de incapacidad temporal por Accidente de Trabajo. Con fecha 21 de octubre de 2010, la parte actora presentó demanda sobre determinación de la contingencia causante de incapacidad temporal, en la que, tras la relación de hechos y fundamentos de derecho, suplicaba que se dicte sentencia por la que sean calificados los períodos de baja padecidos por la actora entre las fechas 7 de abril de 2010 y 2 de agosto de 2010 como derivados de accidente de trabajo, al traer su causa en el trabajo realizado por esta por cuenta y orden de la empresa demandada, condenando a los demandados o a cualquiera de ellos que resulte re sponsable al reconocimiento de esa contingencia como derivada de accidente de trabajo y al abono de las prestaciones económicas y el impo rte de las prestaciones sanitarias originadas por el período de baja y los que precise de asistencia médica con motivo del síndrome que afecta a la actora, todo ello con recargo de prestaciones ex art 164 de la LGSSS . Artículo 164 Recargo de las prestaciones económicas derivadas de accidente de trabajo o enfermedad profesional 1. Todas las prestaciones económicas que tengan su causa en accidente de trabajo o enfermedad profesional se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por ciento, cuando la lesión se produzca por equi pos de trabajo o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los medios de protección reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de seguridad y salud en el trabajo, o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador. 2. La responsabilidad del pago del recargo establecido en el apartado anterior recaerá directamente sobre el empresario infractor y no podrá ser objeto de seguro alguno, siendo nulo de pleno derecho cualquier pacto o contrato que se realice para cubrirla, compensarla o trasmitirla. 3. La responsabilidad que regula este artículo es independiente y compatible con las de todo orden, incluso penal, que puedan derivarse de la infracción. 55

261. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Respecto a este último aspecto, la consistencia de la aplicación del reglamento deberá ser analizada desde un punto de vista laboral, destacando que la misma se aplica de igual manera a otros residentes, no apreciándose ni excl usividad, arbitrariedad o abuso de autoridad. El informe psicológico de parte apor tado por D. R asocia su trastorno adaptativo a un maltrato o acoso de origen laboral, no obstante, no identifica ni el/los sujeto/s caus ante/s del mismo ni las acciones concretas que éste/estos haya/n podi do llevar a cabo. Sólo ha podido concluirse que el trabajador padece un trastorno de adaptativo con afecto mixto depresivo-ansioso vinc ulado a problemática laboral. No consta tampoco que el demandante haya cursado propuesta para un cambio de contingencia en el proceso de IT, solicitando el cambio de calificación a accidente de trabajo por enfermedad de origen laboral. A pesar de que el demandante considere que está recibiendo un trato inmerecido, injustificado y fruto de una persecución de la jefatura de servicio, objetivamente no se apreci an actuaciones violentas ni graves dirigidas al menoscabo de la dignid ad de D. R con la pretensión de menoscabar su salud o su salida de l programa formativo (la rescisión del contrato renovado fue solicitado por el mismo). Por todo ello, esta situación de conflicto tutor-alumno no se ajusta a la definición de hostigamiento laboral y no puede calificarse como acoso/mobbing . VII. Declaración de objetividad e imparcialidad Yo, Nuria Pastor Ramos con DNI decl aro bajo mi única responsabilidad, que todo lo que afirmo en el pres ente dictamen se basa únicamente en los hechos que he podido constata r y en mi propio conocimiento y experiencia adquirido en el ejercicio profesional. La elaboración del presente informe es independient e de cualquier otra actividad desarrollada por mi persona. No ma ntenemos ningún ti po de relación con el demandante de nuestro tr abajo que pudiera menoscabar el principio de imparcialidad e independ encia. Previo a la aceptación del trabajo hemos procedido a identificar y analizar las fuentes potenciales de conflicto de interés para determ inar en qué casos no debe ofrecer, proporcionar o mantener servicios de colaboración. En todo momento se establecen y documentan medidas concretas que garantizan la 256

52. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 11) Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (Sala de lo Social, Sección 1ª). Sentencia núm. 472/2006 de 16 marzo AS\2006\1494 Recurso de Suplicación núm. 1389/2005 . Accidente de trabajo. Plataforma elevadora. Caída a distinto nivel. Tres trabajadores se subieron a la plataforma del montacargas y ascendieron a la planta quinta con la intención de sustituir un marco. Al llegar a la planta quinta comprobaron que desde esa altura no alcanzaban a realizar la operación y subieron la plataforma un poco más, siendo en ese momento cuando se produjo la caída libre de la plataforma un poco más, siendo en ese momento cuando se produjo la caída libre de la platafor ma con los tres trabajadores dentro, falleciendo uno. El Inspector actuante , que considera que el accidente fue debido a causas imputables a los tr abajadores, quienes, aun conociendo la prohibición de utilizar el montacarga s para subir y bajar personas, haciendo caso omiso de la misma, así como de las advertencias efectuadas por los mandos intermedios de la empresa. La cuestión a dilucidar en la present e litis es determinar si existió imprudencia temeraria por parte del operario en el accidente, o sólo existió imprudencia profesional. Excluye la naturaleza laboral del accidente cuando el trabajador incurre en dolo o imprudencia temeraria. Dicha imprudencia ha de ser, per se, grave. Si la imprudencia no es temeraria sino simple, el accidente labo ral sigue siéndolo pese a su concurrencia. La Ley conserva la naturaleza de laboral de los accidentes de trabajo en los que concurre imprudencia profesional y a los ocasionados por actuación de un tercero. La imprudencia profesional o simple, se conceptúa como la que se produce por la confianza que el ejerci cio de trabajo aporta al trabajador. Esta imprudencia se entiende no romp e el nexo causal del accidente con el trabajo. En este caso, si bien existió una im prudencia por parte del trabajador, la misma no puede ser calificada como te meraria, pues la temeridad hay que apreciarla restrictivamente, aunque sí como profesional, pero ello no conlleva la calificación de accidente como no laboral. 47

129. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo UNE-EN 60812:2008 Técnicas de análisis de la fiabilidad de sistemas. Procedimiento de análisis de los modos de fallo y de sus efectos (AMFE) Análisis modal de fallos y efectos Un análisis modal de fallos y efectos (AMFE) es un procedimiento de análisis de fallos potenciales en un sistema de clasificación determinado por la gravedad o por el efecto de los fallos en el sistema. Es utilizado habitualmente por empres as manufactureras en varias fases del ciclo de vida del producto, y recientemente se está utilizando también en la industria de servicios. Las causas de los fallos pueden ser cualquier error o defecto en los pr ocesos o diseño, especialmente aquellos que afectan a los consumidores, y pueden ser potenciales o reales. El término análisis de efecto s hace referencia al estudio de las consecuencias de esos fallos. Historia El sistema AMFE fue introducido formalmente a finales de los años 40 para su uso por las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Más adelante fue utilizado también en el desarrollo aeroespacial, con el fin de evitar fallos en pequeñas muestras y experimentos; fue utilizado por ejemplo en el programa espacial Apolo. El primer boom del uso de este sistema tuvo lugar durante los años 60, con los intentos de enviar un hombre a la luna y lograr su retorno a la tierra. En los años 70 Ford introdujo el sistema AMFE en la industria del automóvil para mejorar la seguridad, la producción y el diseño, tras el escándalo del Ford Pinto. Aunque inicialmente fue desarrollado para el ejército, actualmente la metodología AMFE es utilizada en un gran número de industrias incluyendo la fabricación de semiconductores, software, industria alimentaria y salud. Está integrado en la planificación avanzada de la calidad de los productos (APQP) para ser utilizado como un instrumento para disminuir el riesgo y el tiempo de las estrategias preventivas, tanto en el diseño como en el desarrollo de procesos. El grupo de acción de la industria automovilística necesita utilizar AMFE en el proceso APQP y publica un manual detallado de cómo aplicar la metodología. Cada causa potencial de riesgo debe ser considerada por su efecto en el producto y proceso, y según este riesgo, implementar una serie de acciones, y una vez completadas se revisan los riesgos. Toyota ha llevado este proceso un paso más lejos con su enfoque Design Review Based on Failure Mode (DRBFM). Este método es aceptado por la Sociedad Americana para la Calida d que ofrece guías detalladas para su aplicación. 2 124

182. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     .El empresario debe tomar en consideración las capacidades profesionales de lo s trabajadores en materia de seguridad y salud en el momento de encomendarles las tareas. .El empresario adoptará las medidas necesarias a fin de garantizar que sólo los trabajadores que hayan recibido información suficiente y adecuada puedan acceder a las zonas de riesgo grave y específico . .La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador”. La organización del trabajo en la finca “X” no garantiza la seguridad y salud de los trabajadores, no depara en los equipos de trabajo protecciones colectivas de las partes móviles/activas del cajón (rodillos) que permitan respetar una distancia de seguridad mínima a la hora de realizar alcances en las inmediaciones cuando se recogen los fardos de aceitunas. No existe procedimiento de trabajo para la recogida de los fardos con la maquinaria objeto del accidente que nos ocupa. .-En relación al uso y estado del cajón recogedor de fardos, su naturaleza rudimentaria obliga a que la evaluación de riesgos que debe disponer la empresa contratante del accidentado, presente medidas preventivas en pr oporción suficiente a dichas características. Esto es, dada s las circunstancias de poca visibilidad, limitada comunicación entre peones recogedores de fardos y tractorista y, especialmente, de significativa accesibilidad de los trabajadores a los elem entos móviles de la máquina (rodillos), lo recogido en las Disposiciones Mínimas de los diferentes Anexos pertenecientes al Real Decreto 1215/97, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo y las consideraciones del RD 1644/2008, de 10 de octubre, del Ministerio de la Presidencia por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas ; toman especial relevancia, sin perjuicio de aquéllas otras que establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo (RD 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo ) y otra s normativas competentes en la materia. 177

198. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     a) Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función. b) Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señalados en el apartado anterior. c) Las medidas adoptadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de la citada ley (Medias de Emergencias)”. También, el punto 1.5 del Anexo II del RD 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, recoge lo siguiente: “Cuando se empleen equipos de tr abajo con elementos peligrosos accesibles que no puedan ser totalm ente protegidos, deberán adoptarse las precauciones y utilizarse las protecciones individuales apropiadas para reducir los riesgos al mínimo posible”. El accidentado disponía en el momento del accidente de un equipo de trabajo adecuado a la tarea que realizaba, que no era otro que la retirada de lienzos para evitar el pisado de la aceituna por la maquinaria. Disponían de luz suficiente durante el desarrollo de las tareas que facilitara las mismas en condiciones de seguridad y que, sobre to do, facilitara la comunicación entre peones y tractorista. La cuadrilla (12 personas) disponía de un procedimiento de trabajo ( Anexo X ) que garantizara la eficaz comunicación entre el tractorista y el operario encargado de ésta, además de identificar la posición y responsabilidad de cada operario durante las labores de recogida. El centro de trabajo se encontraba adaptado a las características intrínsecas de dicha actividad, disponiendo de hileras anchas, suficiente visibilidad y posibilidad real de respeto por parte de los trabajadores de un radio de seguridad de maniobra mínimo del recogedor de fardos establecido por el fabricante (Fig. 1) (Fig. 1) Mínimo 5 metros 193

252. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ‐ El factor Interés por el trabajador / Compensación hace referencia al grado en que la empresa muestra una preocupación de carácter personal y a largo plazo por el trabajador. Estas cuestiones se manifiestan en la preocupación de la organización por la promoción, formación, desarrollo de carrera de sus trabajadores, por mantener informados a los trabajad ores sobre tales cuestiones así como por la percepción tanto de seguridad en el empleo como de la existencia de un equilibrio entre lo que el trabajador aporta y la compensación que por ello obtiene. Destacaremos que el resultado de este factor es situación adecuada. La formación se valora por la totalidad de los participantes como suficiente y adecuada. ** Se adjunta Documento 3. Result ados Perfil Psicosocial Personal Médico Complexo Hospitalario Universitario . Del análisis de siniestralidad facilitados por el Servicio de Prevención Propio se comprueba que las ba jas por enfermedades asociadas a riesgos psicosociales representan un 0.5% del total, siendo este índice inferior a la media del sector y a la media de la población trabajadora. Respecto a la documentación médica aportada por D. R, se aprecia dos partes de baja firmados por el médico de familia del Centro de Salud asignado al médico resident e, una semana en (24 al 31 de octubre) y otra de dos días (4 al 5 de diciembre de 2012) por enfermedad común. Se presenta as imismo un certificado de un psicólogo clínico privado afirma ndo que está en tratamiento por trastorno adaptativo con afecto mixto depresivo-ansioso de origen laboral desde abril de 2012. No se cuenta con certificado de aptitud médico-laboral al haber renunciado voluntariamente a la realización del exámen de salud por parte del servicio de prevención propio del Complexo Universitario .. 2. De las entrevistas De las mismas se ex traen los siguientes antecedentes de hecho : D. R inicia relación contractual con el Servicio Galego Saúde el 13 de mayo de 2011, asociado a su proceso de formación como médico interno residente (MIR) adscrito al servicio de cirugía torácica del Complexo Hospitalario Universitario ., concretamente al Hospital XC. Transcurridas poco más de dos sema nas del inicio de su programa formativo, y sin antes mantener un a reunión con los responsables del 247

260. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     esencialmente grave, de tal manera que se origine un entorno negativo no sólo desde la percepción subjetiva de quien la padece, sino objetivamente considerada , atendiendo al conjunto de circunstancias concurrentes, como su intensidad, la susceptibilidad de la víctima, el entorno laboral en que se desarrolla la actividad y su desempeño por el afectado en relación con el resto de compañeros de trabajo, al poderse derivar de un comportamiento ajeno al propio empresario o, incluso, provenir de l propio perfil psicológico del trabajador” (Juzgado de lo social nº6 de Alicante, sentencia núm.374). Por lo tanto, no se puede confun dir el mobbing con lo que es un ejercicio abusivo de las facultades empresariales, puesto que en el primero se vulneran derechos fund amentales del trabajador, mientras que en el segundo lo comprometido son derechos laborales, y también existe una distinta motivación ya que en el mobbing la intención es perjudicar al trabajador y en el ejercicio indebido de la actividad directiva prima el interé s empresarial pero mal entendido. Tampoco debe ser confundido con una situación de conflicto en las relaciones entre empresario y trab ajador, y tampoco puede limitarse a una valoración subjetiva del trab ajador que lo alega (mobbing subjetivo), sino que la conducta ha de ser reprochable valorada desde un punto objetivo. 2. Del análisis de la evaluación de riesgos y de la evaluación de riesgos psicosociales, no se evidencia que las condiciones organizacionales durante el periodo analizado fueran favorecedoras de conflictos interpersonales que pudieran deri varse en situaciones de mobbing, siendo valorada la supervisión en situación adecuada. Salvo el demandante, el resto de los entrevistados, incluida la representación legal de los trabajadores, no ha apreciado ni indicios ni situaciones de abuso de autoridad, de supervisión excesiva, ni de descrédito laboral por pa rte de los demandados. Analizadas las reclamaciones plante adas (rechazo de vacaciones, de asistencia a congresos o de ampliación de la rotación, etc.), éstas no pueden considerarse conductas de acoso al no constituir comportamientos violentos . Los informes negativos y los rechazos, en ningún caso contienen descal ificaciones improcedentes, ni amenazantes ni intimidatorios, y está n fundados en la mala realización del trabajo, impuntualidad y en la apli cación de la normativa interna. 255

11. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo con un modo de actuación adecuado. Cualquier interacción verbal o escrita está regida por el princi pio de cooperación: "Haz que tu contribución sea la requerida pa ra la finalidad del intercambio conversacional en el que estas impl icado". este principio básico se desglosa en cuatro máximas: De ca ntidad: Haz que tu contribución sea tan informativa como sea neces ario. De cualidad: Haz que tu contribución sea verdadera. De relación: Sé pertinente, no digas algo que no viene al caso. De manera: Sé claro, evita la ambigüedad, sé breve, sé ordenado.  Asertividad: La asertividad consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad, que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o pasen por alto nuestros derech os; y por otro lado tenemos la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás. Las funciones de un perito judicial están designadas dentro de tres dimensiones fundamentales entre los cuales están: el ejecutar, el aplicar, y el utilizar absolutamente cada una de las técnicas de recursos para hacer un uso adecuado y correcto de todos aquellos elementos o instancias necesarios para desempeñarse en su campo laboral. Entre dichos elementos, destacamos principalmente la preservación, la recolección de pruebas, el manejo de una cadena de custodia como mecanismo esclarecedor de la verdad , y el aseguramiento, entre otros. Elementos que debe manejar de manera correcta y unánime con la profesionalización que le merece. En ese orden de ideas, las funciones de un perito judicial no se reducen meramente a la emisión de conceptos, ideas, o suposiciones sobre un caso en particular, sino que debe explicar de manera exhaustiva, compleja, y con argumentos muy bien fundados, la si tuación que se esté analizando. Lo anterior con el fin de dar cumplimient o a los requerimientos del caso según sus habilidades y conocimientos en pro de la proposición de pasos a seguir. Entre otros objetivos que deben marc arse, el perito judicial debe:  conocer la reglamentación y normativa vigente y que sea de aplicación.  conocer y aplicar las técnicas a fi n de poder identificar y/o valorar las condiciones del hecho a peritar.  conocer las características y prob lemas más habituales en el campo de la prevención de riesgos laborales. 6

172. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     sin que exista deudor de seguridad. V. METODOLOGÍA Recibida la petición de dictamen de valoración y evaluada la documentación e información aporta da por la parte demandante, se determinó de resolver el peritaje de parte a partir del estudio de sus antecedentes, de la documentación administrativa relacionada con el caso, así como de la consulta y contraste de todo ello con la normativa referente al desarrollo y a la práctica de la vigilancia de la salud. VII. NORMATIVA AFECTADA Por lo que respecta a la normativ a que afecta al caso, también a continuación relacionamos las no rmas que se han consultado y tenido en cuenta para la realización de este dictamen: - La Ley de Prevención de Ri esgos Laborales de 31/1995, que establece los principios generale s a los que debe someterse la Vigilancia de la Salud de los tr abajadores, y constituye la base normativa actual en la que se sustenta esta actividad. - ORDEN de 14 de Octubre de 1997, por la que se aprueba las Normas de Seguridad para el Ejercicio de Actividades Subacuáticas, BOE DE 22 de noviembre. - Real Decreto Legislat ivo 5/2000, de 4 de ag osto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social. Ley Lisos). - Artículo 123 de la Ley General de la Seguridad Social por el R. D 1/1994, de 20 de junio. - Real Decreto 1300/ 1995, de 21 de julio, por el que se desarrolla, en materia de incapacidades laborales del sistema de la 167

46. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo suficiente para excluir tota lmente o alterar la imputaci ón de la infracción a la empresa, que es la que está obli gada a garantizar a sus trabajadores una protección eficaz en materia de seguridad e higiene en el trabajo; siendo de resaltar que incluso la prop ia LPRL dispone que la efectividad de las medidas preventivas deberá prever la distracción o imprudencia no temerarias que pudiera cometer el trabajador. Como en el presente caso, en el que la conducta del trabajador carece de cuantos requisitos y nota s características determin an la existencia de temeridad de acuerdo con la doctrina jurisprudencial. Hasta el punto que el propio Encargado adopta simila r conducta, haciendo buena la del demandado. 9) Tribunal Superior de Justicia de País Vasco (Sala de lo Social). Sentencia de 30 mayo 2000 AS\ 2000\1747 Recurso de Suplicación Accidente de Trabajo. Contacto eléctrico. El trabajador accidentado, al parecer se hallaba recogiendo la máquina de cortar que utiliza marca HILTI, que utiliza unos grandes discos para cortar el hormigón, la cual tiene una salida de corriente para enchufar el taladro que a su vez utiliza para perforar la pared y colocar las sujeciones que agarran a la pared las guías que sujetan la máquina de cortar. Al necesitar un alargador para enchufar el taladro y a modo de éste, el fallecido utilizó un cable de unos cinco metros de longitud y de dos hilos, que sin clavijas conectó quitándole el plástico por ambos lados, uno de ellos a la salida de electricidad de la máquina y por el otro anudó uno de los hi los al borne del e nchufe del taladro y el otro lo atornilló a una regleta, queriendo desconectarlo tirando de los cables con los dedos de la mano, lo que unido que la zona en que se encontraba estaba encharcada debido a que la máquina de cortar utilizaba agua para enfriar los discos, por lo que tenía los pies mojados, reci bió una descarga eléctrica que le ha producido la muerte. La distinción entre ambos tipos de impr udencia (temeraria y profesional) no siempre es fácil. Sin embarg o, la Sala de lo Social del TS ha ido sentando una doctrina que permite deslindar am bas figuras. Para conocerla, nada 41

184. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Los dispositivos de parada de emergencia deben servir para apoyar otras medidas de protección y no para sustituirlas”. -El Anexo I. 1.8 del RD 1215/1997 presenta la siguiente disposición: “ Cuando los elementos móviles de un equipo de trabajo puedan entrañar riesgos de accidente por contacto mecánico, deberán ir equipados con resguardos o dispositivos que impidan el acceso a las zonas peligrosas o que detengan las maniobras peligros as antes del acceso a dichas zonas. Los resguardos y los dispositivos de protección: a) Serán de fabricación sólida y resistente. b) No ocasionarán riesgos suplementarios. c) No deberá ser fácil anularlo s o ponerlos fuera de servicio. d) Deberán estar situados a su ficiente distancia de la zona peligrosa. e) No deberán limitar más de lo imprescindible o necesario la observación del ciclo de trabajo. f) Deberán permitir las intervenciones indispensables para la colocación o la sustitución de las herramientas, y para los trabajos de mantenimiento, limitando el a cceso únicamente al sector en el que deba realizarse el trabajo sin desmontar, a ser posible, el resguardo o el dispositivo de protección”. .Las condiciones lumínicas del centro de trabajo no favorecían la comunicación entre trabajadores y tractorista. Esto es: - El Anexo I. 1.9 del RD 1215/1997 establece que “las zonas y puntos de trabajo o de mantenimiento de un equipo de trabajo deberán estar adecua damente iluminadas en función de las tareas que deban realizarse”. .El cajón recogedor de fard os de aceitunas carecía de dispositivos de señalización , pictogramas o cualquier otro símbolo fácilmente comprensible qu e advirtieran del peligro de las partes en movimientos y, al menos, estipularan distancias de seguridad: 179

32. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Ejemplo 2 de imprudencia temeraria: Un trabajador que entra en la nave de la empresa tras haber estado en la calle cargando un camión. Ve a compañeros alrededor de un cubo metálico en cuyo interior había encendi da una fogata de poca intensidad y, como venía con frío, vierte disolvente sobre el fuego, lo que le ocasiona graves quemaduras. El Tribunal mantiene que el trabajad or utilizó de forma imprudente un producto altamente inflamable, lo qu e ha de calificarse como un acto temerario Ejemplo 1 de imprudencia profesional: El trabajador que intenta limpiar con la mano unas virutas próximas a la fresa con la máquina en funcionamiento sufriendo importantes lesiones. Su conducta ha de calificarse como im prudencia profesional «al no valorar debidamente el riesgo de la acción, por mera confianza y también con la falta de formación e información en su acceso al puesto de trabajo concreto Ejemplo 2 de imprudencia profesional: El caso del trabajador que operaba una grúa y que no trató de salir de la misma por el acceso correcto, sino por otro, que en la práctica utilizaban siempre todos los operarios por suponer una menor dificultad y peligro. Al salir por el lugar incorrecto sufrió un accidente. El Tribunal Supremo mantiene que la conducta del trabaja dor constituye mera imprudencia profesional Por tanto vemos que la línea que divi de la imprudencia temeraria de la imprudencia profesional no es muy fina y no nos podemos fijar en solo el hecho sino que en su determinación también influyen el entorno y el contexto. B) Concepto de “Enfermedad Profesional” . Real Decreto Legislat ivo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Ge neral de la Seguridad Social. El hombre, debido a su actividad profesional está expuesto a contraer enfermedades. Unas, aunque están relacionadas con el trabajo que realiza, no son debidas a que éste sea nocivo pa ra la salud, sino a circunstancias externas al mismo, mientras que otras resultan consecuencia directa de las modificaciones ambientales provocadas por el propio trabajo, que son las denominadas enfermedades profesionales . Artículo 157.- Concepto de enfermedad profesional. Se entenderá por enfermedad profesional la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta aj ena en las acti vidades que se 27

113. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Identificación del perito, incluyendo nombre y apellidos, DNI, colegio y/o asociación pericial a la que pertenece, dirección, ... Datos de la entidad o personas que han solicitado el informe pericial. Dirección a donde va dirigido. Si procede nombre y apellidos del letrado o procurador. Fecha de emisión. Respecto de las tachas o imparcia lidad, se debe hacer constar la imparcialidad del perito o bien si es tá aplicando el sistema de tachas. La palabra "tacha" tiene un signif icado equivalente a reprobación, recusación. El Diccionario de la Leng ua la define "falta, nota o defecto que se halla en una cosa y la hace imperfecta". En la esfera jurídica adquiere sign ificado en los períodos de prueba de los procesos, concretamente, respecto de la prueba de testigos y peritos; y encuentra su fundamento en el principio de imparcialidad que debe presidir la intervención de aque llos en el juicio. Aunque tanto los testigos, como los peritos, sean aportados por las partes, su actuación procesal debe estar presidida por la imparcialidad y objetividad posible. No en balde, tanto a unos, como a otros, se les exige juramento o promesa de decir la verdad, a los primeros; y en el mismo sentido y, además, de actuar bien y fielmente en el desempeño de su función, a los segundos. La Ley de Enjuiciamiento Civil, en cuanto a los testigos, dice en su artículo 365. Juramento o promesa de los testigos. "1. Antes de declarar, cada testigo prestará juramento o promesa de decir verdad, con la conminación de las penas establecidas para el delito de falso testimonio en causa civil, de las que le instruirá el tribunal si manifestare ignorarlas". El hecho de faltar a la verdad en el testimonio que se preste en un juicio constituye un elemento bastante para generar la acción típica de este delito. Y ésto es así porque, como recuerda la jurisprudencia, faltar a la verdad en la declaración que se presta como testigo en un procedimiento judicial es delito po rque el testimonio es uno de los medios de prueba sobre los que se puede basar la convicción del juzgador sobre los hechos que han de constituir la premisa menor del silogismo judicial (...) un testimonio falso, si induce a error al Juez o Tribunal ante el que se presta y es valorado como verdadero, provoca una resolución injusta (...). Artículo 458 1. El testigo que faltare a la verdad en su testimonio en causa judicial, será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y multa de tres a seis meses. 2. Si el falso testimonio se diera en contra del reo en causa criminal por delito, las penas serán de prisión de un o a tres años y multa de seis a doce meses. Si a consecuencia del testimonio hubiera recaído sentencia condenatoria, se impondrán las penas superiores en grado. 108

191. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo II. Identificación parte solicitante Que requerida por la parte “Empresa empleadora del accidentado”, realizo el informe sobre el accidente que sufrió el trabajador, el mismo Don “Trabajador Accidentado”, el X de diciembre de 2015 en la finca sita en la localidad portuguesa de “X” y denominada “X”. III. Objeto y finalidad del dictamen pericial Valoración acerca de las causas y condiciones de trabajo que provocaron el accidente a Don “Trabajador Accidentado”. IV. Metodología      Para l a elaboración del presente informe me he basado en los siguientes elementos: a) Declaraciones realizadas mediante Acta Notarial de Notifi cación por parte de D. “X” y D. “X”. (Anexos I y II) b) Declaraciones realizadas por los tr abajadores de la empr esa y testigos de lo acontecido, D. º “X” y D. º “X”. c) Declaraciones realizadas por el empresario, Don “X” d) Análisis del puesto de trabajo que D. º “Trabajador Accident ado” de sempeñaba en el momento del acci dente, elaborado en base a las declaraciones y/o testificaciones notariales de los compañeros y testigos del accidente D. º “X”, D. º “X”, D. º “X” y del empresario D. º “X”. e) Comunicaci ones telefónicas con el técnico de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía D. “X” acerca de los requisitos de inscripción de la maquinaria agrícola en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (R.O.M.A.). ( Anexo III ) f) Comunicación de apertura de expediente de recargo de prestaciones derivadas del accidente de trabajo o enfermedad profesional elaborado por el inspector de trabajo y seguridad social D. “X”. g) Recurso de alzada elaborado por D. “Abogado” ante la Dele gación Terri torial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. h) Resolución de la Dirección General de Relaciones Laborales y Segu ridad y Salud Laboral recaída en el Recurso de Alzada mencionado en el punto g). i) Certificado de la Actividad Preventiva de la empresa “Y” en relación a la vigencia del contrato de prevención de riesgos laborales de las disciplinas técnicas (seguridad laboral, higiene industrial y ergonomía y psicosociología aplicada) y médica (vigilancia de la salud) en el momento del accidente objeto del informe pericial. 186

207. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     CONCEPTOS ACERCA DE IMPRUDENCIA TEMARARIA EN LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES-PERITAJES JUDICIALES .-¿Puede ser tipificada como temeraria una imprudencia del trabajador en materia de prevención de riesgos laborales? La respuesta, a priori y sin entrar en co ntenido legal, es SÍ rotundo. Si la imprudencia temeraria (y a sabiendas) de un trabajador es la causa de un accidente, ¿por qué debería el empresario hacerse cargo de ese accidente? ¿Qué dice la legislación? ¿Qué jurisprudencia disponemos al respecto? . Legislación vigente: -Punto 4 del artículo 15 (Principios de la Acción Preventiva) de la Ley 31/1995: “La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador. Para su adopción se tendrán en cuenta los riesgos adicionales que pudieran implicar determinadas medidas preventivas, las cuales sólo podrán adoptarse cuando la magnitud de dichos riesgos sea sustancialmente inferior a la de los que se pretende controlar y no existan alternativas más seguras.” - En el artículo 115 de la Ley de Seguridad Social, se define el alcance de accidente laboral. La parte final del artículo recoge lo siguiente: “ 4. No obstante lo establecido en los apartados anteriores, no tendrán la consideración de accidente de trabajo: a. Los que sean debidos a fuerza mayor extraña al trabajo, entendiéndose por ésta la que se a de tal naturaleza que no tenga relación con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente. b. Los que sean debidos a dolo o imprudencia temeraria del trabajador accidentado. 5. No impedirán la calificación de un accidente como de trabajo: a. La imprudencia profesio nal que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que éste inspire. 202

10. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo La aplicación de la Ley 31/95, de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales y, por tanto, la le gislación preventiva en nuestro país, se asienta en el principio de Interdisciplinariedad. Existen cuatro disciplinas preventivas (aunque algunos profesiona les abogan por el reconocimiento de la distinción entre la Ergonomía y la Psicosociología Aplicada como disciplinas independientes), por tanto, en la ocurrencia de un accidente o el desarrollo de una enfermedad profesional pueden aparecer consecuencias de los riesgos que afect en a más de una de las disciplinas. Es aquí, donde a la hora de peritar un accidente de trabajo o enfermedad profesional en un proceso judicial, la vi sión interdisciplinar adquiere vital importancia. El aumento creciente de pleitos de rivados de los accidentes laborales y enfermedades profesionales, que tanto en vía civil como penal se desarrollan en los distintos distritos judicial es; la creación de un cuerpo Fiscal que tiene por objeto actuar contra los incumplimientos en la vía de la seguridad laboral, incluso sin que se pr oduzca el accidente, y si el hecho o acción grave que lo puede motivar: la abundancia de sentencias en las que ya las responsabilidades de los di stintos entes operan tes en el marco de las mismas que en materia de prevención de riesgos existe...etc. Todo esto, unido a la necesidad de expertos que aporten al Juez una realidad de los hechos, no jurídica y normalmente ci entífico-técnica de las causas que desde el marco de la prevención de riesgos laborales, motivan el hecho o causa por la que normalmente se produc e el accidente e, incluso, lo que se debió hacer y no se hizo. Un perito judicial, es aquel prof esional cuyo saber y conocimientos suministran y aportan información importante para aquellos casos enmarcados dentro del contexto de los tribunales de justicia. Se conocen principalmente dos tipos de peritos judiciales, aquellos que han sido nombrados de manera judicial, y aquellos que son propuestos por una o dos partes involucradas en un juicio a merced de la aceptación de un juez o fiscal. El perito, para poder ejercer como tal y como categoría especial diferenciada del conocimiento científi co y experto, debe reunir estas características:  Tener un conocimiento en su haber de marcado carácter científico.  Sagacidad: Capacidad de previs ión, astucia y prudencia. Las personas sagaces se consideran que son muy astutas, sabias, con gran capacidad para discernir todo lo que tienen delante, prácticas, inteligentes y nada crédulas. Todo sin olvidar que saben cómo utilizar el tacto y que cuentan con una estupenda capacidad para poder argumentar de manera sólida.  Tener capacidades comunicativas, empáticas y verbales. (Orales como escritas) La competencia comunicativa es la habilidad del que utiliza la lengua para negociar, inte rcambiar e interpretar significados 5

258. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     aprueba y publica el Acuerdo de 6 de Abril de 2011 de la Mesa General de Negociación de la Administración General del Estado sobre el Protocolo de actuación frente al acoso laboral en la Administración General del Estado, en su artículo II, recoge las definiciones y objeto del acoso laboral, destacando: “ El acoso psicológico o moral se define como «la exposición a conductas de Violencia Psicológica intensa, dirigidas de forma reiterada y prolongada en el tiempo hacia una o más personas, por parte de otra/s que actúan frente a aquélla/s desde una posición de poder –no necesariamente jerárquica sino en términos psicológicos–, con el propósito o el efecto de crear un entorno hostil o humillante que perturbe la vida laboral de la ví ctima. Dicha violencia se da en el marco de una relación de trabajo, pero no responde a las necesidades de organización de l mismo; suponiendo tanto un atentado a la dignidad de la persona, como un riesgo para su salud». En este contexto, para que una co nducta pueda ser calificada de acoso psicológico o moral (mobbing ), se requerirá que se cumplan todas las condiciones que se han subrayado en la definición . No tendrán, por tanto, la consideración de acoso psicológico/mobbing :  Aquellas conductas que se producen desde una relación simétrica y definen un conflicto en tre las partes en el ámbito del trabajo, bien sea de carácter puntual, en un momento concreto, o más permanente. Evidentemente , todo conflicto afecta al ámbito laboral, se da en su ento rno e influye en la organización y en la relación laboral; pero no puede considerarse «mobbing» si no reúne las condiciones de la definición.  Las acciones de violencia en el trabajo, realizadas desde una posición prevalente de poder respec to a la víctima, pero que no sean realizadas de forma reiterada y prolongada en el tiempo. Puede tratarse de auténticas situ aciones de «maltr ato psicológico en el trabajo», similares a las incluidas en el «mobbing», pero sin el componente de repetición y duración que se requiere en aquél, ya sea porque son realmente esporádi cas o porque sean denunciadas en una fase precoz. Como tales conductas violentas deben ser igualmente prevenidas y/o abortadas cuanto antes y, en su caso, sancionadas de acuerdo a la normat iva propia de cada organización; 253

200. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     2) Proporcionar a sus trabajadores equipos de protección individual adecuados para el desempeño de sus funciones y velar por el uso efectivo de los mismos cuando, por la naturaleza de los trabajos realizados, sean necesarios. .El cajón recogedor de fardos que pr odujo las lesiones del accidentado disponía de Certificado CE de Conformidad ( Anexo V ), Manual de Instrucciones y Mantenimiento ( Anexo VI ) y dispositivo de parada de emergencia, esto es: -El Anexo I. 1.3 del RD 1215/1997 dispone que: “si fuera necesario en función de los riesgos que presente un equipo de trabajo y del tiempo de parada normal, dicho equipo deberá estar provisto de un dispositivo de parada de emergencia”. -Igualmente, el Anexo I, 1.2.4.3 correspondiente al RD 1644/2008 recoge lo siguiente: “Parada de emerge ncia: Las máquinas estarán provistas de uno o varios dispositivos de parada de emergencia por medio de los cuales se puedan evitar situaciones peligrosas qu e puedan producirse de forma inminente o que se estén produciendo. La función de parada de emergencia deberá estar disponible y ser operativa en todo momento, independientemente del modo de funcionamiento. Los dispositivos de parada de emerge ncia deben servir para apoyar otras medidas de protección y no para sustituirlas”. -El Anexo I. 1.8 del RD 1215/1997 presenta la siguiente disposición: “Cuando los elementos móviles de un equipo de trabajo puedan entrañar riesgos de accidente por contacto mecánico, deberán ir equipados con resguardos o dispositivos que impidan el acceso a las zonas peligrosas o que detengan las maniobras peligrosas an tes del acceso a dichas zonas. Los resguardos y los dispositivos de protección: a) Serán de fabricación sólida y resistente. b) No ocasionarán riesgos suplementarios. c) No deberá ser fácil anularlos o ponerlos fuera de servicio. d) Deberán estar situados a suficiente distancia de la zona peligrosa. e) No deberán limitar más de lo impres cindible o necesario la observación del ciclo de trabajo. f) Deberán permitir las intervenciones indispensables para la colocación o la sustitución de las herramientas, y para los trabajos de mantenimiento, limitando el acceso únicamente al sector en el que deba realizar se el trabajo sin desmontar, a ser posible, el resguard o o el dispositivo de protección”. 195

164. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     (1) T rataremos brevemente de explicar esta confusión reciente con estos dos términos de la ingeniería eléctrica. Originalmente estos términos pudieron interp retarse como sinónimos porque la fórmula original de potencia dice que si multiplicas la corriente eléctrica (Amperaje) por su tensión (Voltaje) obtienes Watts o Vatios. Si te fijas Voltio por Amperio se puede leer como VA y al multiplicar por 1000 se puede leer como KVA. Así que en teoría podrías decir que KW es igual a KVA (MVA). L o cierto es que por convención no significan lo mismo. En alguna ocasión explique como es que palabras del castellano que eran sinónimos ciclo y frecue ncia, en la física no lo eran. En este caso se trata de una fórmula. Lo cierto es que todo gira en torno a las variables del entorno eléctrico. Cuando calculas el consumo de un local comercial para pedir el servicio eléctrico sumas lo que consumirán en Watts todos los dispositivos eléctricos que allí funcionarán (Computadora s, cafeteras, aire acondicionado, nevera, etc.) y los sumas. Estos datos los obtienes de las etiquetas, norm almente laminadas que poseen los equipos. Cuando la compañía de electricidad va a elaborar tu factura mensual lo hace en base a KWh (Kilo Watts por hora). SI tu máquina de Aire Acondicionado dice que consume 2.400 W, esto es 2.4KW. Luego si la tienes encendida todo el día a la máxima capacidad este será en promedio su consumo. Estas máquinas también tienen marcados sus picos de consumo máximo, como son por ejemplo los arranques de la unidad condensadora y aquí es donde comienzan los problemas. L as cargas de un circuito son variables y en el caso de motores y otros equipos de los llamados inductivos las variaciones son mayores y pueden llegar a ser realmente un problema de consumo. A tales efectos las Industrias medianas se ven en muchas ocasiones obligadas por las compañías de suministro eléctrico a instalar condensadores en su alimentación eléc trica para no generar desviaciones que aumenten innecesariamente su consumo y muchas veces sanciones. LA EQUIVALENCIA Técnicamente la diferencia entre las dos unidades se llama Factor de potencia (FP) y está representado matemáticamente por el Coseno del ángulo entre la corri ente y la Tensión. En la práctica el Factor de potencia lo determinan las características del equipo. En computadoras por ejemplo ese factor esta ajustado hasta para un 90% de eficiencia, pero en el caso de motores puede bajar a 35%. Como estándar se persigue siempre al menos un 60%. Cuando se conoce el factor de potencia se puede obtener la unidad de KVA de la siguiente fórmula. KVA= KW/FP Si por ejemplo tiene un equipo inductivo que consume 2000W (2KW) y su factor de potencia FP es de 60% (0,6)tendremos que en KVA será 2 KW/0,6 = 3.33KVA http://www.escuelasuperiordeaudio.com.ve/Ampca/kva_y_kw.htm 159

94. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo de amianto con el que trabajaban, esta Sala, como anunciábamos, ya se ha pronunciado en sentido afirma tivo, cual puede apreciarse, entre otras, en SSTS de 18 de mayo de 2011 (R. 2621/10) y 16 de enero de 2012 (R. 4142/10) en relación con recl amaciones sobre recargo de prestaciones, y en las más recientes de 24 de enero de 2012 (R 813/2011), 30 de enero de 2012 (R. 1607/11), 1 de febrero de 2012 (R. 1655/11), 14 de febrero de 2012 (R. 20 82/11) y 18 de abril de 2012 (R. 1651/11) sobre reclamación de daños y perjuicios, y en ellas se ha expresado claramente el contenido de las normas entonces vigentes, demostrativas de la existencia de unas reglas específicas de prevención, como las contenidas en las siguientes disposiciones: A) La Orden 31-enero-1940, que apro bó el Reglamento General de Seguridad e Higiene en el Trabajo (BOE 28-02-1940), en la que se contienen normas sobre el trabaj o en ambientes pulvígenos. Desde dicha fecha ya se dictan normas sobre estado y ventilación de los locales de trabajo en ambientes pulv ígenos, así como sobre la dotación de medios de protección individual a los traba jadores cuando no sea posible conseguir una eliminación satisfactoria de polvos u otras emanaciones nocivas para la salud. Estableciéndose, entre otros extremos, que " El aire de los locales de trabajo y anexos se mantendrá en un grado de pureza tal que no resu lte nocivo a la salud personal [...] " (art. 12.III); que " No se permitirá el barrido ni las operaciones de limpieza de suelo, paredes y techos suscepti bles de producir polvo, a cuyo objeto se sustituirán por la limpieza húmeda [...] o [...] por aspiración " (art. 19.II); que " Los locales de trabajo en que se desprendan polvos, gases o vapores fácilmente inflamables, incómodos o nocivos para la salud, deberán reunir óptimas condic iones de cubicación, iluminación, temperatura y grado de humedad, el suelo, paredes y techos, así como las instalaciones deberán ser de materiales no atacables por los mismos y susceptibles de ser sometidos a las limpiezas y lavados convenientes " (art. 45); que " Si fuere preciso, los trabaj os se realizarán junto a campanas aspiradoras o bajo cámaras o dispositivos envolventes, lo más cerrados posibles, en comunicación con un sistema de aspiración o ventilación convenientes " (art. 46.II); así como que en orden a la protección personal de los obrero s lo patronos están obligados a proporcionar, entre otros elementos, " máscaras o caretas respiratorias, cuando por la índole de la industria o trabajo no sea posible conseguir una eliminación satisfactoria de lo s gases, vapores, polvos u otras emanaciones nocivas para la salud " (art. 86). B) La Orden 7-marzo-1941 por la qu e se dictan normas para la prevención e indemnización de la silicosis como enfermedad profesional (BOE 18-03-1941), que afectaba a aq uellas industrias en la que se desprendía polvo mineral o metálico " por la mayor existencia en su ambiente de polvo capaz de producir afecciones neumoconiósicas, 89

98. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo tales normas, obliga a entender que la enfermedad contraída por el demandante deriva de aquel incumplimiento empresarial y por lo mismo que las consecuencias nocivas le son imputables a título de culpa a quien incumplió tal normativa, en aplicación de las previsiones contenidas en el art. 1101 del Código Civil por cuanto, conforme a la doctrina recogida en nuestra sentencia de 30 de junio de 2010 (rcud.- 4123/2008 ) antes citada, fundada en las reglas que rigen la responsabilidad por el incumplimient o de obligaciones contractuales o legales - art. 1091 CC -, la responsabilidad derivada de un incumplimiento de las normas de seguridad sólo puede ser enervada por éste demostrando que actuó con la debida diligencia, mas allá incluso de las meras exigencias re glamentarias, quedando exento de responsabilidad tan solo cuando el resultado lesivo se hubiera producido por caso fortuito o fuerza mayor conforme a lo previsto en el art. 1105 del Código Civil , en doctrina que, aun no aplicable al presente caso, ha hecho suya el legislador al incluirla en el art. 96.2 de la reciente Ley Reguladora de la Jurisdicción Laboral - Ley 36/2011, de 10 de octubre - al establecer que "en los procesos sobre responsabilidades derivadas de accidentes de trab ajo y enfermedades profesionales corresponderá a los deudores de seguridad y a los concurrentes en la producción del resultado lesivo probar la adopción de las medidas necesarias para prevenir o evitar el riesgo, así como cualquier factor excluyente o minorador de su responsabilidad" (STS 1-2-2012, R. 1655/11). 3. La conclusión a la que nos cond uce todo lo hasta aquí expuesto, al igual que en los mencionados y recientes precedentes, no es otra que la de entender que la empresa demandada sí que debe ser considerada responsable civil por los daños derivados de la enfermedad profesional que aquejab a al trabajador, y que, como vimos, determinó que se le de clarara en incapacidad permanente absoluta por tal contingencia, la misma que condujo a la pensión de viudedad de su esposa. Es probable que en el óbito también incidieran otras cuestiones, como el tabaquis mo que parecía padecer igualmente el causante, pero lo determinante para concluir estimando en lo sustancial la pretensión es que, co mo con acierto decía la sentencia referencial, si el amianto no llegó a ser la causa definitiva del óbito, es indudable que al menos agravó las dolencias e incidió en el fatal desenlace, como, también sin duda alguna, originó la incapacidad permanente absoluta del trabajador qu e motivó su demanda inicial por daños y que, ahora (y esta cuestión de la sucesión procesal de la viuda e hija, y sus consecuencias, no nos ofrece dudas en línea con la doctrina de la Sala 1.ª de este Tribunal sobre la legitimación activa de los herederos para el ejercicio de acciones que correspondían inicialmente al causante: STS1.ª 5/11/2012, R. 2124/200 9 ], y no ha merecido la menor atención en el escrito de impugnación de la empresa), ha de beneficiar a las recurrentes. 93

125. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo localizar el origen o raíz de la falla. Identificar la causa raíz es fundamental, pero sólo de por sí, no resuelve el problema, para ello habrá que estudiar distintas acciones correctivas. El Análisis de Causa Raíz es una herramienta utilizada pa ra identificar causa de falla, de manera de evitar sus consecuencias Un análisis más profundo es mejor para ayudar a comprender los ev entos y mecanismos que actuaron como raíz del problema, los cuales se pueden clasificar de la siguiente  forma: Análisis de falla de comp onentes (CFA), la cual implica el  estudio de las piezas dañadas. Inve stigación de Causa de Raíz (RCI),  ésta herramienta incluye a la anterior , e investiga las causas físicas. Análisis de Causa Raíz (RCA), ésta herramienta incluye a los dos anteriores, y estudia además el error humano. Ejemplo: Falla en Embrague centrífugo: Fractura de zapata y perno de la misma A continuación se observa el árbol de fallos de una falla registrada en el embrague centrífugo que acopla la caja de transferencia con el motor diesel, a través éste análisis se pudo detectar que la rotura del perno de la zapata (falla primaria) ocasionó a su vez la rotura de la zapata (falla secundaria) y concluir que la falla fue causada por un acordamiento inadecuado en el perno (causa física), el cual actuó como concentrador de tensiones, causando la fisura que ocasionó la fractura del perno. La causa raíz es una falla de diseño en el perno. La solución 120

174. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- Análisis área Seguridad en el Tr abajo: Ejemplo Práctico Informe pericial Maquinaria Agrícola I. D. Jorge López Rodríguez (Director Técnico PREVENTEL SL) DICTAMEN PERICIAL SOBRE LAS CAUSAS QUE PROVOCARON EL ACCIDENTE LABORAL AL TRABAJADOR D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, FECHADO EL X DE OCTUBRE DE 2016 REALIZADO POR Nombre JORGE LÓPEZ RODRÍGUEZ Categoría Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales (Disciplinas técnicas: Seguridad en el T rabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada) Ingeniero T. Industrial Teléfono Fax ÍNDICE I. Identificación del Perito II. Identificación parte solicitante III. Objeto y finalidad del peritaje IV. Metodología V. Otros datos VI. Formativa afectada VII. Conclusión VIII. Declaración de objetividad e imparcialidad 169

156. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Antecedentes La mercantil Leche Pasteuriza da España S.L.U, mantiene un concierto de mantenimiento eléctr ico de las instalaciones con la mercantil Servicios Técnicos de Mantenimiento de Alta Tensión , S.A (HKK). Que con motivo de la actividad de mantenimiento eléctrico en la mercantil de Leche Pasteurizada el trabajador Benjamín, así como el también trabajador de HKK Rupert o y el encargado de HKK Juan Francisco se encontraban en el transformador de 7 ́2 MVA (1) para realizar sus labores de mantenimiento una vez que fábrica indico a los técnicos de Leche Pasteurizada que la zona quedaba fuera de servicio para proceder a la revisión. Que los trabajadores de HKK entonces y en primer lugar llevaron a cabo las denominadas cinco reglas de oro: 1. Se abrió el interruptor de 45 kv y se procedió a su enclavamiento que llevaba consigo el del ruptor de 11 kv. 2. Se abrió el seccionador con corte visible aguas arriba y se enclavó. 3. Mediante una pértiga se comprobó si había efectivamente ausencia de corriente 4. Se colocaron tierras portátiles en el lado de 45 kv y en el caso de 11 kv ya se habían cerrado las tierras de la propia celda 5. Se utilizaron barreras físicas y señalización mediante la especificación y cierre de la celda imposibilitando su acceso. A continuación procedieron a real izar el mantenimiento, esto es, limpieza de los elementos aislantes y pruebas de aislamiento y resistencia de contactos. El aislamiento contra cámaras se hizo con el interruptor de 45 kv abierto, pero pa ra el aislamiento contra tierras era necesario quitar las tierras previamente colocadas tanto en el interruptor de 11 kv como el de 45 kv , así como cerrar el interruptor de 151

175. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     I. Identificación del Perito Judicial Don Jorge López Rodríguez, con DNI.: X, domiciliado en número 34 de la avenida de Andalucía, en Málaga. - Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especialidad en Seguridad Industrial, Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología Aplicada. - Auditor IRCA de Sistemas de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales. - Perito Judicial en Prevención de Riesgos Laborales por la Universidad de Málaga. - Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad de Málaga. II. Identificación parte solicitante Que requerida por la parte “Tra bajador Accidentado”, realizo el informe sobre el accidente que sufrió el trabajador, el mismo X, el X de octubre de 2016 en la finca “X” propieda d de la empresa “Y”, sita en la localidad de Aracena, provincia de Huelva. III. Objeto y finalidad del dictamen pericial Valoración acerca de las causas y condiciones de trabajo que provocaron el accidente a Don “Trabajador Accidentado”. 170

239. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Este Método es aplicable a la mayoría de las situaciones de manipulación manual de cargas, de forma que es posible realizar una evaluación de manera más o menos sencilla. No trata de recoger todas las situaciones que se puedan presentar, ya que esa circunstancia complicaría el Método y dificultaría en gran medida su aplicabilidad, contrariamente a lo que se pretende. Por tanto, si al realizar la evaluación aparecen dudas, o existen situaciones que no se encuentran recogidas en el Método, debería realizarse una evaluación más detallada por un experto en Ergonomía . A continuación de desarrolla el procedimiento para evaluar riesgos por la manipulación manual de cargas: 1. Este peso se calcula multiplicando el peso teórico por los factores de reducción que se explicaran mas adelante, correspondientes al desplazamiento vertical, el giro del tronco, el tipo de agarre y la frecuencia de manipula ción, respectivamente. A continuación en el cuadro 4.2 se muestra la ecuación para el cálculo del Peso Aceptable (PA): ECUACIÓN DEL INSHT PA (1) = PT · FC · FG · FA · FM PA : Peso Aceptable PT : Peso Teórico FC : Factor de Corrección FG : Factor de Giro FA : Factor de Agarre FF : Factor de Frecuencia Cuadro 1 Ecuación del INSHT para manipulación manual de carga (1) Si se desea proteger al 95% de la población , el peso Aceptable se deberá multiplicar por un factor de corrección nuevo (0,6), que equivaldría a tener como punto de partida un Peso Teórico máximo de 15 kg en lugar de 25 kg. Para situaciones esporádicas con tr abajadores jóvenes y entrenados, 234

245. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- CONCLUSIONES Las operaciones de mayor exposición a riesgos de sobrecarga personal son las que se ciñen en el ámbito de la distribución hasta los vehículos nevera y de éstos hacia las distintas carnicerías clientes (con dificultad de acceso en ciertas ocasiones) (Solamente la llegada ya que la carga interior se hace con un brazo hi dráulico) ya que nos enfrentamos con cargas a pulso, sobre los hombros, de cuartos traseros o delanteros con un peso mayor de 80 Kg (hasta 100 Kg). Teniendo en cuenta los resultados obtendríamos una reducción de los niveles indicativos de 7.7, que establece una situación intolera ble, hasta 2,8, despiezando las piezas en unidades de menos de 50 Kg. que aun siendo significativa sí que conformaría una exposición menor. Podríamos resumir las medidas preventivas para operaciones de carga en:  Formación e Información de los Trabajadores Art. 19 LPRL  Dotación correcta de EPIs (Uniforme de trabajo, fajas dorsolumbares, calzado antidesliz ante, guantes de carga, etc..)  Vigilancia Periódica de la Salud. (Protocolo manipulación manual carga)  Dotación con carretillas especifi cas de transporte de carga.  Despiece en unidades menores de los cuartos iniciales (Prevalece la salud de los trabajadores que los intereses comerciales de los clientes finales) 240

180. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda presentar un riesgo específico para la seguridad y la salud de los trabajadores, el empresario adoptará las medidas necesarias con el fin de que: a) La utilización del equipo de trabajo quede reservada a los encargados de dicha utilización. b) Los trabajos de reparación, transformación, mantenimiento o conservación sean realizados por los trabajadores específicamente capacitados para ello. 2) Proporcionar a sus trabajador es equipos de protección individual adecuados para el desempeño de sus funciones y velar por el uso efectivo de los mismos cuando, por la naturaleza de los trabajos realizados, sean necesarios. También, el punto 1.5 del Anexo II del RD 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disp osiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, recoge lo siguiente: “Cuando se empleen equipos de trabajo con elementos peligrosos accesibles que no puedan ser totalmente protegidos, deberán adoptarse las precauciones y utilizarse las protecciones individuales apropiadas para reduci r los riesgos al mínimo posible”. El accidentado no disponía en el momento del accidente de un equipo de trabajo adecuado a la tarea que realizaba. No disponían de luz suficiente durante el desarrollo de las labores que facilitara las mismas en condiciones de seguridad y que, sobre todo, facilitara la co municación entre peones y tractorista. No disponía de un procedimiento de trabajo que garantizara la eficaz comunicación entre el tractorista y su persona. El centro de trabajo no se encontraba adaptado a las características intrínsecas de dicha actividad. No existe constancia de que la empresa “Y” proporcionara al accidentado equipos de protecci ón individual adecuados para el desempeño de sus funciones, tales como guantes contra las 175

204. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     1. EL RESPONSABLE PRINCIPAL DE LA PROTECCIÓN DEL ACCIDENTADO ES LA EMPRESA “Y”, EMPRESA QUE VIGILA SU SALUD, POSEE UNA EVALUACIÓN DE RIESGOS LABORALES Y PLANIFICA SU ACTIVIDAD PREVENTIVA, INFORMÁNDOLE DE LOS RIESGOS EXISTENTES EN EL TRABAJO, CONSULTÁNDOLE Y HACIÉNDOLE PARTICIPAR EN MATERIA DE SEGURIDAD Y SALUD, FORMÁNDOLE DE MANERA ADECUADA, PRÁCTICA Y TEÓRICAMENTE Y FACILITÁNDOLE LOS EQUIPOS DE TRABAJO Y MEDIOS DE PROTECCIÓN APROPIADOS, ADEMÁS DE GARANTIZÁNDOLE DISPOSICIONES MÍNIMAS DE SEGURIDAD Y SALUD EN LA FINCA DONDE RECOGÍA LAS ACEITUNAS. 2. LA EMPRESA CONTRATANTE DEL ACCIDENTADO D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, CUMPLE LA NORMATIVA VIGENTE EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES. GARANTIZANDO EL CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES EN MATERIA DE FORMACIÓN E INFORMACIÓN Y MANTIENDO EL CENTRO DE TRABAJO EN CONDICIONES HIGIÉNICAS Y DE SEGURIDAD DE CARA AL CUMPLIMIENTO DE LAS DISPOSICIONES MÍNIMAS EN MATERIA DE SEGURIDAD Y SALUD DURANTE LA EJECUCIÓN DE LAS TAREAS REALIZADAS POR EL ACCIDENTADO. 3. SE PLANIFICÓ LA RECOGIDA DE FARDOS DE ACEITUNAS CON EL CAJÓN RECOGEDOR, EXISTIENDO PROTOCOLOS/PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO AL RESPECTO. HUBO COMUNICACIÓN DE LAS ÓRDENES DE TRABAJO, CUIDÁNDOSE POR TANTO LA SEGURIDAD Y SALUD DE LOS TRABAJADORES AL LLEVARSE A CABO LOS TRABAJOS DE RECOGIDA DE LOS FARDOS CON EL CAJÓN CON PREVISIÓN Y PLANIFICACIÓN EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” FUE IMPRUDENTE DE MANERA TEMERARIA AL ACERCARSE A LA MAQUINARIA PARA REALIZAR UNA FUNCIÓN INNECESARIA, YA ESTABLECIDA Y PREVISTA POR LA EMPRESA DE MANERA ALTERNATIVA, PARA EVITAR, SIN PERJUICIO DE OTROS OBJETIVOS, ROMPER EL RADIO DE SEGURIDAD ESTABLECIDO EN LOS PROTOCOLOS DE LA EMPRESA EN BASE A LAS RECOMENDACIONES DEL FABRICANTE DEL EQUIPO DE TRABAJO. 4. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” FUE INFORMADO DE LOS RIESGOS INHERENTES A SU ACTIVIDAD, DE LOS PRESENTES EN EL LUGAR DE TRABAJO Y DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS REFERENTES A DICHOS RIESGOS, LA MISMA MAÑANA EN LA QUE SUCEDIÓ EL ACCIDENTE. 5. FUE FORMADO TEÓRICA, PRÁCTICA, SUFICIENTE Y ADECUADAMENTE EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES. SU FORMACIÓN ESTABA ADAPTADA ESPECÍFICAMENTE AL PUESTO DE TRABAJO QUE DESEMPEÑABA EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE: RECOGIDA DE LOS LIENZOS ESCLUSIVAMENTE. 6. EN EL CENTRO DE TRABAJO EXISTÍAN PROCEDIMIENTOS OPERATIVOS DE TRABAJO QUE INTEGRABAN LA MAQUINARIA DE MANERA SEGURA EN EL DESARROLLO DE LAS LABORES DE RECOGIDA DE LIENZOS, FARDOS Y VACIADOS DE LOS RECOGEDORES EN LA PALA CARGADORA, CONSTATANDO PUES QUE LA ORGANIZACIÓN LA BORAL DEL CENTRO DE TRABAJO GARANTIZABA LA SEGURIDAD Y SALUD DE LOS TRABAJADORES. 199

190. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- Análisis área Seguridad en el Tr abajo: Ejemplo Práctico Informe pericial Maquinaria Agrícola II. D. Jorge López Rodríguez (Director Técnico PREVENTEL SL) DICTAMEN PERICIAL SOBRE LAS CAUSAS QUE PROVOCARON EL ACCIDENTE LABORAL AL TRABAJADOR D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, FECHADO EL X DE OCTUBRE DE 2016 REALIZADO POR Nombre JORGE LÓPEZ RODRÍGUEZ Categoría Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales (Disciplinas técnicas: Seguridad en el T rabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada) Ingeniero T. Industrial ÍNDICE I. Identificación del Perito II. Identificación parte solic itante III. Objeto y finalidad del pe ritaje IV. Metodología V. Otros datos VI. Formativa a f ectada VII. Conclusión VIII . Declaración de objetivid ad e imparcialidad I. Identifica ción del Perito Judicial Don Jorge López Rodríguez, con DNI.: X, domiciliado en el número 34 de la Avenida de Andalucía, Málaga. - Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especialidad en Seguridad Industrial , Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología Aplicada. - Auditor IRCA de Sistemas de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales. - Perito Judicial en Prevención de Ri esgos Laborales por la Universidad de Málaga. - Ingeniero Técnica Industrial por la Universidad de Málaga. 185

269. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo      Desempeño de Rol  Relaciones y Apoyo Social. - Del análisis de la distribución de respuestas por factores e ítems, hay destacar para los factores Carga de Trabajo y Relaciones y Apoyo Social que arrojan medias con desviaciones típicas elevadas y distribuciones de respuestas extremas. Se tendrán en cuenta por lo tanto medidas preventivas para este perfil en estos factores. - Un factor de los nueve: Demandas Psicológicas. se sitúa en una zona de riesgo muy elevado, por lo qu e podría hallarse indicadores de riesgo psicosocial. Las demandas psicológicas se refieren a la naturaleza de las distintas exigencias a las que se ha de hacer frente en el trabajo. Tales demandas suelen ser de naturale za cognitiva y de naturaleza emocional. Las exigencias cognitiv as vienen definidas por el grado de presión o movilización y de esfu erzo intelectual al que debe hacer frente el trabajador en el desempeño de sus tareas (procesamiento de información del entorno o del sistema de trabajo a partir de conocimientos previos, actividades de memorización y recuperación de información de la memoria, de razonamiento y búsqueda de soluciones, etc.). De esta form a el sistema co gnitivo se ve comprometido en mayor o menor medida en función de las exigencias del trabajo en cuanto a la demanda de manejo de información y conocimiento, demandas de planificación, toma de iniciativas, etc. Se producen exigencias emocionales en aquellas situaciones en las que el desempeño de la tarea con lleva un esfuerzo que afecta a las emociones que el trabajador puede sentir. Con carácter general, tal esfuerzo va dirigido a reprimir los sentimientos o emociones y a mantener la compostura para dar respuesta a las demandas del trabajo, por ejemplo en el caso de trato con pacientes, clientes, etc. El esfuerzo de ocultación de emociones puede también, en ocasiones, ser realizado dentro del propio entorno de trabajo; hacia los superiores, subordinados,... Las exigencias emocionales pueden derivarse también del nivel de implicación, compromiso o involucración en las situaciones emocionales que se derivan de las relaciones interpersonales que se producen en el trabajo y, de forma especial, de trabajos en que ta l relación tiene un componente emocional importante (personal sanitario, docentes, servicios sociales, etc...). Otra fuente de exig encia emocional es la exposición a situaciones de alto impacto emocional, aún cuando no necesariamente exista contacto con clientes. 264

53. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Plataformas de Trabajo: La plataforma estará equipada con ba randillas o cualquier otra estructura en todo su perímetro a una altura mínima de 0,90 m. y dispondrá de una protección que impida el paso o desl izamiento por debajo de las mismas o la caída de objetos sobre personas de acuerdo con el RD 486/1997 sobre lugares de trabajo: Anexo I.A.3.3 y el RD 1215/1997 sobre equipos de trabajo: Anexo 1.1.6. (La norma UNE- EN 280 especifica qu e la plataforma debe tener un pretil superior a 1,10 m. de altura mínima, un zócalo de 0,15 m. de altura y una barra intermedia a menos de 0,55 m. del zócalo o del pretil superior; en los accesos de la plataforma, la altura del zócalo puede reducirse a 0,1 m. La barandilla de be tener una resistencia a fuerzas específicas de 500 N por persona aplica das en los puntos y en la dirección más desfavorable, sin producir una deformación permanente). Tendrá una puerta de acceso o en su defecto elementos movibles que no deben abrirse hacia el exterior. Deben es tar concebidos para cerrarse y bloquearse automáticamente o que impidan todo movimiento de la plataforma mientras no estén en posici ón cerrada y bloqueada. Los distintos elementos de las barandillas de seguridad no deben ser extraíbles salvo por una acción directa intencionada. El suelo, comprendida toda trampilla, debe ser antideslizante y permitir la salida del agua (por ej. enrejado o metal perforado). Las aberturas deben estar dimensionadas para impedir el paso de una esfera de 15 mm. de di ámetro. Las trampillas deben estar fijadas de forma segura con el fin de evitar toda apertura intempestiva. No deben poder abrirse hacia abajo o latera lmente. El suelo de la plataforma debe poder soportar la carga máxima de utilización m calculada según la siguiente expresión: M (carga máxima) = n x mp + me mp =80 Kg (masa de una persona) me ≥ 40 Kg (valor mínimo de la masa de las herramientas y materiales) n = nº autorizado de personas sobre la plataforma de trabajo Deberá disp oner de puntos de enganche para poder anclar los cinturones de seguridad o arneses para cada persona que ocupe la plataforma. Las PEMP del ti po 3 deben estar equipadas con un avisador sonoro accionado desde la propia plataforma, mientras que las del tipo 2 deben estar equipadas con medios de comunicación entre el personal situado sobre la plataforma y el conductor del vehículo portador. Las PEMP autopropulsadas deben disp oner de limitador automático de velocidad de traslado. Sistemas de seguridad de inclinación máxima La inclinación de la plataforma de trabajo no debe variar mas de 5º respecto a la horizontal o al plano del chasis du rante los movimientos de la estructura extensible o bajo el efecto de las carg as y fuerzas de servicio. En caso de fallo del sistema de mantenimiento de la horizontalidad, debe existir un dispositivo de seguridad que mantenga el nivel de la plataforma con una tolerancia suplementaria de 5º. 48

167. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     V. OTROS DATOS El artículo 6 de la Orden Ministerial de 14 de Octubre de 1997, sobre el equipamiento mínimo obligatorio para la utilización de los distintos sistemas de buceo empleados en tr abajos en medio hiperbárico, establece que en el buceo con su ministro desde superficie las comunicaciones: a) Serán por telefonía por cable. b) Tendrá línea de comunicaci ón buceador-superficie, superficie-buceador, buceador-buceador. c) Tendrá un sistema de al imentación eléctrica de emergencia además del principal. En el caso que nos ocupa, no existía tal forma de comunicación. Por lo tanto, se aprecia infra cción de la normativa apuntada como causantes del accidente relatado. Por otro lado, de conformidad con la Orden Ministerial de 14 de octubre de 1997 (BOE de 22 de noviembre) que establece Normas de seguridad para el ejercicio de actividades subacuáticas, artículo 5, el núme ro de personas mínimo que debe intervenir en el buceo con suministro desde superficie es: Un jefe de equipo que atenderá el cuadro de distribución de gases, además de las funciones encomendadas, pudiendo designar a otra persona capacitada para ello; un buceador; un buceador de socorro (en caso de bucear dos, éste no será necesario), y una ayudante por cada buceador, que co ntrolará el umbilical en todo momento. En el caso que nos ocupa había un solo buceador y un ayudante que controlaba el umbilical. Se recoge toda la documentación e informes aportados, por la persona arriba mencionada: • Informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de 162

166. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     I. IDENTIFICACIÓN DEL PERITO El autor de dicho dictamen es Don Alejandro Ríos Santos con DNI 77.452.844E. Ingeniero Técnico Industrial y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales (en sus tres especialidades Seguridad, Higiene y Ergonomía) por la Universidad de Málaga. C oordinador de Seguridad y Salud en Ejecución de Obras. II. IDENTIFICACIÓN PARTE SOLICITANTE Dicho dictamen pericial, se elabora a petición de Don Luís Merino Gómez (buzo profesional, trabajador accidentado en los muelles de la ciudad de Málaga durante labores de desencofrado), siendo oficial de primera, de construcción submarina, con DNI: XXXXXXXX -P III. OBJETO Y FINALIDAD DEL PERITAJE El objeto de este peritaje es la valoración pericial de parte, sobre la observancia de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, y realizar dicho peritaje de parte y/o valoración acerca de las causas y condiciones de trabajo que provocaron el accidente de Don LMG IV. METODOLOGÍA Recibida la petición de dictamen de valoración y evaluada la documentación e información aporta da por la parte demandante, se determinó de resolver el peritaje de parte a partir del estudio de sus antecedentes, de la documentación administrativa relacionada con el caso, así como de la consulta y contraste de todo ello con la normativa referente al desarrollo y a la práctica de la vigilancia de la salud. 161

251. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     evaluación Fpsico. Factores Psicosociales (INSHT, 2012) 1 . De los resultados del perfil psicosocial evaluado “Personal Médico”, y más concretamente analizado este perfil ubicado en el Servicio de Cirugía Torácica, se descata que todos los factores de riesgo se colocan en situación adecuada, salvo el factor de Demandas Psicológicas (DP) que se sitúa en riesgo muy elevado. Más concretamente, resaltaremos: ‐ Que los resultados para este perfil y este servicio no difieren de los resultados obtenidos respecto de otros Servicios. ‐ Que el riesgo muy elevado de Demandas Psicológicas (DP) se produce eminentemente por factor es intrínsecos al puesto de trabajo y a su elevado nivel de cualificación, dando lugar a elevadas exigencias psicológicas tanto de naturaleza cognitiva como emocional. En relación a las exigencias cognitiv as, el puesto de Personal Médico requiere de un aprendizaje co ntinuo de métodos nuevos y creatividad, así como una alta ca pacidad de adaptación a nuevas situaciones, toma de iniciativas y memorización. Respecto de las exigencias emocionales, las mismas se producen básicamente por el hecho de tratar directamente con personas, lo que conlleva, además, la ocultación de las emociones y sentimientos, la exigenc ia de responder emocionalmente, así como la exposición a situaciones de impacto emocional. ‐ El factor Participación/Supervisión (PS) recoge dos formas de las posibles dimensiones del control sobre el trabajo; el que ejerce el trabajador a través de su participación en diferentes aspectos del trabajo y el que ejerce la organiza ción sobre el trabajador a través de la supervisión de sus quehaceres. Así, la “supervisión” se refiere a la valoración que el trabajador ha ce del nivel de control que sus superiores inmediatos ejercen so bre aspectos diversos de la ejecución del trabajo. En este caso, el riesgo se coloca en situación adecuada en ambos factores, de stacando que en la dimensión supervisión, todos los ítems puntúa n en situación adecuada. Extraídos los datos concretos del “Perfil Médico” para este factor, se comprueba asimismo que todos lo s ítems se colocan en situación adecuada.                                                               1 Pérez Bilao, J. y Nogareda Cuixart, C. (2012). Fa ctores psicosociales: metodología de evaluación. Notas Técnicas de Prevención . Madrid: INSHT.   246

205. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     7. EL ESTADO DEL CAJÓN RECOGEDOR DE FARDOS GARANTIZABA LA SEGURIDAD Y SALUD DE LOS TRABAJADORES QUE LO MANIPULABAN Y/O TRABAJABAN EN SU ÁMBITO DE ACCIÓN DEBIDO A QUE: .DISPONÍA DE DISPOSITIVO DE PARADA DE EMERGENCIA. .DISPONÍA DE CERTIFICADO DE CONFORMIDAD CE. .DISPONÍA DE INSTRUCCIONES DE MANEJO Y MANTENIMIENTO. 8. LA ÚNICA FUNCIÓN A REALIZAR POR D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” UNA VEZ LLEGADO AL FINAL DE LA HILERA, ERA REGRESAR ANDANDO AL PUNTO INICIAL DE UNA NUEVA HILERA, SIN NECESIDAD DE REALIZAR TRABAJO ALGUNO. 9. LA CONDUCTA DEL ACCIDENTADO DEFINE UN PROCESO DE IMPRUDENCIA TEMERARIA, IMPLICANDO LA INOBSERVANCIA DE LAS MÁS ELEMENTALES MEDIDAS DE PRECAUCIÓN. 10. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” PUSO DE MANIFIESTO QUE, CONSCIENTE DE LA SITUACIÓN EN LA QUE SE ENCONTRABA, ACEPTABA, POR SU PROPIA VOLUNTAD, LA REALIZACIÓN DE UN ACTO ARRIESGADO E INNECESARIO (YA QUE PARA EVITAR DICHA ACCIÓN EXISTÍA UN PROCEDIMIENTO EN LA EMPRESA) PARA SU ACTIVIDAD LABORAL Y QUE LLEVA A CABO CON MENOSPRECIO DE CUALQUIER CUIDADO QUE LE ACONSEJE SU EVITACIÓN. 11. CORRIÓ UN RIESGO INNECESARIO QUE PUSO EN PELIGRO SU VIDA Y LOS BIENES, CONTRARIANDO VOLUNTARIAMENTE LAS ÓRDENES RECIBIDAS POR LA EMPRESA ESA MISMA MAÑANA, JUNTO CON LAS MÁS ELEMENTALES NORMAS DE PRECAUCIÓN, PRUDENCIA Y CAUTELA EXIGIBLES. 12. LA EVALUACIÓN DE RIESGOS QUE PRESENTA LA EMPRESA EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE RECONOCE LA EXISTENCIA DEL EQUIPO DE TRABAJO OBJETO DEL ACCIDENTE, PERO LA EVALUACIÓN DEL RIESGO DE ATRAPAMIENTO NO ES ADECUADA. AUN ASÍ, NO EXISTE RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE LA POSIBLE INFRACCIÓN COMETIDA Y LA LESIÓN SUFRIDA POR D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”. 13. NO EXISTE UNA ADECUADA RELACIÓN CAUSAL ENTRE EL SINIESTRO PRODUCTOR DEL RESULTADO LESIVO PARA LA INTEGRIDAD FÍSICA DE D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” Y LA CONDUCTA DEL EMPLEADOR. 14. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” FUE VÍCTIMA DE SU IMPRUDENCIA TEMERARIA, LA CUAL TUVO COMO CONSECUENCIA EL ACCIDENTE LABORAL OBJETO DEL PRESENTE INFORME. SE HA ACREDITADO QUE SE PROPUSIERON MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL CENTRO DE TRABAJO. 200

186. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     5.-Los requisitos y condiciones de las comprobaciones de los equipos de trabajo se ajustarán a lo dispuesto en la normativa específica que les sea de aplicación. VI. Normativa afectada -Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269 de 10 de noviembre (sin perjuicio de sus desarrollos y posteriores revisiones). -Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. BOE nº 188 07/08/1997. -Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. BOE nº 97 23/04/1997. -Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas. - Directiva 2006/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2006, relativa a las máquinas. -Real Decreto 773/1997 , de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud rela tivas a la utilización por los trabajadores de equipos de prot ección individual. BOE nº 140 12- 06-1997. Artículos 3, 4, 5, 6 y 8. -Ley 54/2003, de reforma del marco normativo de la prevención de riesgos laborales. BOE nº 298 13-12-2003.¡ 181

201. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     .El artículo 15 de la Ley 31/1995, dispone “que el empresario aplicará las medidas que integren el deber general de prevención con arreglo, entre otros, al principio de planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo. .El empresario debe tomar en consideración las capacidades profesionales de los trabajadores en materia de seguridad y salud en el momento de encomendarles las tareas. .El empresario adoptará las medidas necesarias a fin de garantizar que sólo los trabajadores que hayan recibido información suficiente y adecuada puedan acceder a las zonas de riesgo grave y específico. .La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador”. Es, justo este último punto del artículo 15 de la ley ya citada, el que muestra un nexo entre la depuración de responsabilidades en la ocurrencia del accidente que nos ocupa. La organización del tr abajo en la finca “X” garantizaba la seguridad y salud de los trabajadores, existía un procedimiento de trabajo ( Anexo X ) que permitía respetar una distancia de seguridad mínima a la hora de realizar alcances en las inmediacio nes cuando se recogían los fardos de aceitunas y cuando se descargaba el fruto en la pala desde el cajón; la comunicación entre tractorista y resto de operarios era operativa y estaba garantizada. Estaba prevista la caída de la aceituna cuando se descargaba ésta desde el cajón hacia la pala carg adora, posicionando un lienzo debajo de ésta última para facilitar su recogi da a continuación. Los operarios recibían indicaciones e información al comenz ar cada jornada de trabajo, una asignación de responsabilidades y medidas preventivas para evitar que los riesgos existentes en el centro de tr abajo favorecieran la ocurrencia de accidentes laborales y/o enfermedades profesionales. .-En relación a la evaluación de riesgos que presenta la empresa en el momento del accidente ( Anexo IX ) y al uso y estado del cajón recogedor de fardos, su naturaleza obliga a que la evaluación presente medidas preventivas en proporción suficiente a dichas cara cterísticas. Si bien el riesgo de atrapamiento no se encuentra evaluado convenientemente, ya que aunque identificado, indica, y cito: “que los elementos móviles del equipo de trabajo están equipados con resguardos que impi den el acceso a las zonas peligrosas”, concluyendo dicha evaluación “cumple” con el precepto, de manera práctica, y dado que el resultado del accidente se debe al alcance que 196

246. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 9.- Análisis área Psicosociología Aplicada. Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Acoso Laboral. Dra. Dña. Nuria Pastor Ramos (Grupo ESOC) INFORME PERICIAL SERVICIO DE SAL U D I. Identificación del perito II. Identificación del solicitante III. Objetivo del dictamen pericial IV. Metodología seguida V. Resultados obtenidos VI. Conclusiones VII. Declaración de objetividad  Documento 1. Organigrama Simplificado del Complexo Hospitalario Universitario (Servicio de Salud)  Documento 2. Fichas de riesgo del perfil “Personal Médico”  Documento 3. Resultados Perfil Psicosocial Personal Médico Complexo Hospitalario Universitario . 241

117. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Índice 1. Identificació n del perito. 2. Identificación del solicitante. 3. Objetivo del dictamen pericial y Antecedentes. 4. Metodología. 5. Resultados obtenidos. 6. Conclusiones. 7. Declaración de objetividad Anexos Documentales:  Documento 1: Informe Técnico.  Documento 2: Informe  Documento 3: Informe  Documento 4: Informe  Documento 5: Informes Metereologicos CMAOT  Documento 6: Guía Técnica  Documento 7: Certificados Curriculum Profesional misma, tenga un conocimiento extenso de la litis lo que le permitirá centrar los hechos y preguntas. Así mi smo este tipo de prueba potencia al perito que es didáctico en sus exposiciones, más que académico, porque en definitiva, se trata de convencer en el acto a quien debe tomar la decisión, de que mi planteamiento es el valido, y no el del perito que esta junto a mí. Y respecto a los peritos, expone en su artículo 335. Objeto y finalidad del dictamen de peritos. Juramento o promesa de actuar con objetividad: "2. Al emitir el dictamen, todo peri to deberá manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha ac tuado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, toma ndo en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea su sceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que cono ce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpli ere su deber como perito". La tacha de testigos y peritos tiene su razón de ser en la valoración probatoria de la declaración o dictamen de uno y otro. "La tacha se refiere a la valoración de la pr ueba" (Sentencia Tribunal Supremo 15 noviembre 2001). La tacha de testigos y peritos tiene la consideración formal de incidente que surge en el proceso, aunque se tramite en los mismos autos en que se suscita la cuestión, y no en piez a separada, como requiere otro tipo de incidentes, aunque no esté excluida de tramitación en pieza separada. El siguiente punto habla del clásico juramento promesa reflejando claramente que el perito está procediendo bajo ju ramento o promesa de decir la verdad, actuando con veracidad y con la mayor objetividad posible, indicando el conocimiento de las sanciones penales de no actuar de forma debida. Respecto del índice general: Se explica que su obje tivo es facilitar la búsqueda y localización de la información. Se incluirán títulos y numeración de los puntos más relevantes del análisis pericial. Sobre el cuerpo del informe: 112

124. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo UNE-EN 62740:2015 Análisis de causa raíz. (Root cause analysis (RCA)) Análisis de Causa Raíz (ACR o RCA en sus siglas en inglés) es un método para la resolución de problemas que intenta evitar la recurrencia de un problema o defecto a través de identificar sus causas. Existen varias medidas efectivas (mét odos) que abordan las causas raíz de un problema, Por lo tanto ACR es un proceso reiterativo y una herramienta para la mejora continua. Esta metodología es usada norm almente en forma reactiva para identificar la causa de un evento, para revelar problemas y resolverlos. El análisis se realiza después de ocurrido el evento. Con un buen entendimiento de los ACR permite qu e la metodología sea preventiva y pronosticar eventos probables antes de que sucedan. El análisis de causa raíz no es una metodología simple y definida; hay muchas herramientas, procesos y filoso fías a la hora de realizar un ACR. Sin embargo, existen varios abordaje s de amplia definición o corrientes que pueden identificarse por su trat amiento sencillo o su campo de origen: basados en la seguridad, basa dos en la producción, basados en los procesos, basados en las falla s, y basados en los sistemas.  ACR basados en la segurida d provienen del campo de los accidentes y de la seguridad y salud laboral  ACR basados en la producción se origina en los campos del control de calidad para la manufactura industrial.  ACR basados en los procesos es una variación de los ACR basados en la producción, pero con un alcance que se expandió para incluir a los procesos de los negocios.  ACR basados en las fallas surge de las prácticas del análisis de fallas como se emplea en la ingeniería y mantenimiento.  ACR basados en los sistemas es el resultado de la mezcla de corrientes anteriores, en conjunto a ideas tomadas de campos como gestión de cambios, gestión de riesgos y análisis de sistemas. A pesar de los distintos abordajes entre las distintas corrientes del análisis de causa raíz, todos tienen algunos pr incipios en común. Lo que permite definir procesos generales para realizar un ACR. Cuando ocurre una falla, ésta se percibe a través de ciertas manifestaciones o síntomas, no así la causa de falla. Esto lleva en muchas oportunidades a actuar sobr e las consecuencias y no sobre la raíz del problema, de modo que la falla vuelve a repetirse una y otra vez. A mayor complejidad del sist ema, habrá mayor dificultad en 119

139. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Anexo 2: Elaboración de Profesiogramas. El profesiograma consiste en un docum ento que organiza las conexiones técnico-organizativas por medio de una gráfica en la que se resumen las aptitudes y capacidades de los puestos de trabajo que existen y las que cumplen los trabajadores. Por eso mismo, debe recoger obligatoriamente con respecto a los puestos de trabajo: la denominación del puesto de trabajo, su descripción profesional, su descripción técnica, su descripción orgánica y otras características y necesidades que se pudieran requerir.  La identificación del puesto de trabajo  El objetivo  Las responsabilidades  Las relaciones  Las condiciones físicas que se requieren para el trabajo, así como sus riesgos  Los requerimientos que se exigen para ocupar el puesto Debe ser un documento detallado, con todas las características del candidato ideal. Estas serán los punt os clave para redactar el perfil profesional del puesto. Pero no existe una plantilla univ ersal para los profesiogramas. Un profesiograma no debe prescindir de los siguientes datos, pongamos un ejemplo: Nombre del puesto a cubrir. “Director de Recursos Humanos” Objetivos del puesto de trabajo: ¿c uál es su función dentro de la empresa? Planificación, organización y desarrollo estratégico del capital humano. Responsabilidades del puesto. ¿Cómo se llevan a cabo estos objetivos? ¿Cuáles son las funciones del empleado? Elaboración de estrategias y políticas de RRHH orientadas a la consecución de los objetivos de la compañía. Dirigir y controlar las funciones de RRHH a nivel nacional e internacional con un equipo de personas a su cargo. Relaciones con otros puestos de la empresa. Cuál es su departamento, ubicación en el organigrama, miembros del equipo, etc. Dentro del departamento de recursos humano s, ejercerá la dirección y organización de este, manteniendo relaciones con los reclutadores, técnicos de recursos humanos, el coordinador del departamento, ejecutivo de cuentas y con el director general de la empresa. 134

183. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     .Las tareas de recogida de fardos se llevaban a cabo en condiciones de visibilidad míni mas. El accidente se produjo alrededor de las 07h30 ́a.m., produciéndose el orto dicho día en la localidad de Aracena a las 08h26 ́a.m. ( Anexo III: Documento Ministerio Fomento Observatorio Nacional sobre el Orto del día 08 de octubre de 2016 (08.26 horas a.m.)). La iluminación de cada zona o parte de un lugar de trabajo debe adaptarse a las características de la actividad que se efectúa en ella , tal y como recoge el punto 1 del anexo IV del RD 486/1997, teniendo en cuenta especialmente: a) Los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores dependientes de las condiciones de visibilidad. b) Las exigencias visuales de las tareas desarrolladas. Es, el artículo 8 de dicho Real Decreto, el que recoge lo siguiente: “La iluminación de los lugares de trabajo deberá permitir que los trabajadores dispongan de condiciones de visibilidad adecuadas para poder circular por los mi smos y desarrollar en ellos sus actividades sin riesgo para su seguridad y salud.” .El cajón recogedor de fardos que produjo las lesiones del accidentado carecía de dispositivo de parada de emergencia, esto es: - El Anexo I. 1.3 del RD 1215/1997 dispone que: “si fuera necesario en función de los riesgos que presente un equipo de trabajo y del tiempo de para da normal, dicho equipo deberá estar provisto de un dispositivo de parada de emergencia”. -Igualmente, el Anexo I, 1.2.4.3 correspondiente al RD 1644/2008 recoge lo siguiente: “Parada de emergencia: Las máquinas estarán provistas de uno o varios dispositivos de parada de emergencia por medio de los cuales se puedan evitar situaciones peligrosas que puedan producirse de forma inminente o que se estén produciendo. La función de parada de emerg encia deberá estar disponible y ser operativa en todo momento, independientemente del modo de funcionamiento. 178

157. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     45 kv. Entonces el trabajador accidentado Benjamín, se subió a la plataforma, a unos dos metros y medio de altura para acceder a los polos del interruptor para lo que util izó unas pinzas de ohmiómetro de medición, situándose ente el primer y segundo polo, encontrándose un poco más abajo Ruperto con el equipo de lectura , y entonces pidió a Juan Francisco, que se encontrab a en la caseta del centro de transformación, que cerrase el interruptor de 45 kv, momento en el cual y como quiera que al cerra r el interruptor de 45 kv se cerró también el interruptor de aguas debajo de 11 kv (el cual tenía tensión), como consecuencia de la instalación de ambos, se produjo un retorno de tensión hacía la cabecera donde estaba el trabajador, ocasionando una explosión que alcanzó al trabajad or Benjamín que cayó al suelo y a consecuencia de ellos sufrió lesi ones consistentes en quemaduras eléctricas con afectación de aproxi madamente el 45% de la superficie corporal, que precisaron para su curación de tratamiento médico y quirúrgico, y tardaron en curar 437 día, impeditivos de ocupaciones habituales, quedándole secuelas. Los trabajadores de HKK dijero n desconocer la existencia de ese sistema de automatismo entre los ru ptores que Leche Pasteurizada de España SLU, habían instalado en el año 2001 y diseñado la empresa ISMEL. Jose Pablo, jefe de mantenimiento y responsable de las instalaciones eléctricas y seguridad de Leche Pasteurizada España SLU, no había puesto en conocimiento de HKK y sus trabajadores la existencia de dicho automatismo eléctrico, el cual tampoco aparecía indicado en el esquema unifilar que ex istía en el exterior de la celda. Metodología seguida El estudio de las fuentes normativas. ‐ Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. ‐ RD 3275/1982 sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en centrales eléctricas y centros de transformación. ‐ RD 614/2001 de 8 de junio sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente a los riesgos eléctricos. ‐ RD 171/2004, de 30 de enero, por el que se desarrolla el art.24 de la Ley 31/1995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales. ‐ Informe de inspección de trabajo 152

120. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo causa que la ha generado. Este aspecto es determinante ya que si no se llega a conocer la causa, difícilmente podremos aplicar el siguiente paso: el trat amiento. A continuación deberá exponerse el tipo de reparación o tratamiento, acompañándolo de un presupuesto desglosado. Por último y en base a todas las consideraciones señaladas se podrá determinar - si el defecto se debe a fallos relacionados con el proyecto y del diseño, con el control de ejecución o simplem ente con defectos puntuales de ejecución. Aunque pueden dars e situaciones, donde por una razón u otra el defecto puede estar vinculado a más de un origen.) Accidente de Trabajo/ Enfermedad profesional  Partes intervinientes. Se debe recopilar, a los efectos de una posible corresponsabilidad que pe rsonas o empresas han podido intervenir en la producción de los daños.  Valoración de los daños. En el caso de que sea posible, habrá que valorar desde un punto de vista económ ico y de la forma mas aproximada posible el coste de l siniestro. Hay que indicar que tipo de precios, tablas, presupuest os, se han utilizado para llegar a esa cuantificación. Por ultimo, deberá completarse el dictamen con el apartado de conclusiones, que recogerá de modo resumido los aspectos más determinantes del trabajo.  Anexos. Compondrá este apartado los diferentes documentos obtenidos de nuestras investigacio nes: fotografías, resultados de los análisis, documentación obtenida y relevante como prueba, catálogos de productos aplicados en la reparación propuesta, normativa infringida, etc) Por último hay que tener muy pres ente lo importante que resulta ser meticuloso y ordenado tanto en la fase de elaboración del análisis, como en la elaboración del documento y sobre todo entender que irá dirigido a jueces y abogados, po r lo que el lenguaje, sin dejar de ser técnico debe ser comprensible y sobre todo muy didáctico Pruebas periciales impropias El art. 95 LPL regula la prueba peri cial impropia antes llamada prueba de asesores, que se trata de una fi gura específica del proceso laboral. En efecto, además de los peritos pr opiamente dichos, existe en la LPL unas figuras peculiares que se identific an por su carácter de auxiliar del Juez al aportar ciertos conocimientos especializados pero que no son tratados exactamente como peritos propiamente dichos. Se trata del dictamen de una o varias personas ex pertas en la cuestión objeto del pleito, el informe de la comisión paritaria de un convenio colectivo y el dictamen de los organismos públicos competentes en cuestiones sobr e discriminación de sexo. Real Decreto Legislativo 2/ 1995, de 7 de abril, por el que se 115

165. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo 6.- Análisis área Seguridad en el Tr abajo: Ejemplo Práctico Informe peric ial Accidente “Hiperbárico” D. Alejandro Ríos Santos (PREVENTOR SL) Estepona, 19 de Febrero de 2018 INDICE DEL DICTAMEN PERICIAL I. IDENTIFICACIÓN DEL PERITO II. IDENTIFICACIÓN PARTE SOLICITANTE III. OBJETO Y FINALIDAD DEL PERITAJE IV. METODOLOGÍA V. OTROS DATOS VI. NORMATIVA AFECTADA VII. CONCLUSIÓN VIII. DECLARACIÓN DE OBJETIVIDAD E IMPARCIALIDAD 160

192. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo j) Certificado de Formación/Información del accidentado D. º “Trabajador Accidentado”, fechado el XX/XX/2013. k) Informe de investigación del accidente objeto de la presente pericial , el aborado por el Técnico Superior en materia de Prevención de Riesgos Laborales D ª “X”, perteneciente al Servicio de Prevención Ajeno “SPA SL”. l) Certificados de características técnicas de la máquina objet o del acci dente laboral (Recogedor de fardos). ( Anexo IV ) m) Declaración CE de Conformidad de la máquina objeto del accide nte labo ral. ( Anexo V ) n) Manual de Instrucciones (uso y mantenimiento) de la máquina objeto del accidente laboral. ( Anexo VI ) o) Procedimiento de Gestión de la Prevención PGP-03: Control de uso de equipos de trabajo. ( Anexo VII ) p) Planificación de la Actividad Preventiva de la empresa vigente en el momento del accidente. ( Anexo VIII ) q) Evaluación Específica de Riesgos Laborales vigente en el momento de l accidente. ( Anexo IX ) r) Declaraciones realizadas por la té cnica de prevención de riesgos labora les del Servicio de Prevención Ajeno “SPA SL”, “Doña X”. V. Otros datos Teniendo en cuenta todos los document os y pr uebas recogidas que se indican en el punto IV: .-La máquina objeto del accidente laboral es un recogedor de fardos, definida como máquina compacta dise ñada para ser enganchada como accesorio de una pala o en un autocargador que a su vez irá montada en la parte delantera o trasera, respectivamente, de un tractor, y sobre la que se monta un sistema de recogida de fa rdos, para facilitar y aumentar el rendimiento de las labores de recolección de aceituna. El recogedor de fardos está compuesto por una estructura principal o chasis, sobre la que se aloja dos ejes para introducir el sistema de recogida. El movimiento rotatorio se realiza mediante un motor hidráulico. CARACTERÍSTICAS/ MODELO RA 0 01 Masa en vacío y en orden de marcha (kg.) Masa máxima en carga admisible 187

3. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Índice de Contenidos Prólogo (D. Miguel Ángel Nogales Presidente ASPA Andalucía) 1.- Introducción. Las principales Funciones del los Peritos Judiciales en materia de Seguridad y Salud Laboral. Pág.1 2.- Concepto de Accidente de Trabajo y Enfermedad Laboral. Cotizaciones. Tarifas de primas de Riesgo. Imprudencia Temeraria o Imprudencia Profesional. Ejemplos Prácticos. Pág.20 3.- Riesgos Psicosociales. Reconocimiento de contingencias causadas por situaciones de acoso moral o laboral como “Accidentes de Trabajo”. Factores “estresores” en el trabajo. Ejemplos Prácticos. “Síndrome de Burnout” Pág.54 4.-Riesgos Ambientales. Higiene Industrial. Reconocimiento de Enfermedades profesionales causadas por situaciones de exposición a Agentes Físicos, Químicos o Biológicos. Ejemplos Prácticos. Pág.70 5.- UNE 197001:2011 Criterios gene rales para la elaboración de informes y dictámenes peri ciales. Pruebas Periciales impropias. UNE-EN 62740:2015 Análisis de causa raíz. (Root cause analysis (RCA)) UNE-EN 60812:2008 Técnicas de análisis de la fiabilidad de sistemas. Procedimiento de anális is de los modos de fallo y de sus efectos (AMFE) Análisis modal de fallos y efectos. Anexos: Informe Pericial y Elaboración de Profesiogramas. Pág.107 6.- Análisis área Seg uridad en el Trabajo: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Atmósferas Explosiva Dña. Ana Belén Luque Gallardo (GSL Prevención) Pág.140 Ejemplo Práctico Informe pericial Accidente Contacto Eléctrico. Dña. Josefa Úbeda Marin (PREVENMUR) Pág.150 Ejemplo Práctico Informe perici al Accidente “Hiperbarico”. D. Alejandro Ríos Santos (PREVENTOR SL) Pág.160 Ejemplo Práctico Informe pericial Maquinaria Agrícola I. Pág.169 Ejemplo Práctico Informe pericial Maquinaria Agrícola II. D . Jorge López Rodríguez (Director Técnico PREVENTEL SL) Pág.185 7.- Análisis área Higiene Industrial: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Exposición Agentes Químicos. “Neumopatía Intersticial Difusa” o “Síndrome Ardystil”.Delito contra la seguridad de los trabajadores. Dña. Irene Weidner Aparicio // D. Oscar Nevado Alcoy // D. Jesús Ángel Ortiz Sierra (CORDIAL PREVENCION SL) Pág.209 8.- Análisis área Ergonomía: Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Riesgos Ergonómicos. Manipulación Manual de Cargas. D. Francisco Jesús Cobo Martos (Equipo Técnico en prevención Procarion SL) Pág. 230 9.- Análisis área Psicosociología Aplicada. Ejemplo Práctico Informe pericial sobre Acoso Laboral. Dra. Dña. Nuria Pastor Ramos (Grupo ESOC) Pág.241

140. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Condiciones físicas requeridas para desempeñar el trabajo, riesgos laborales y elementos de Protección Individual (EPI’s) del puesto: Problemas de espalda o fatiga visual. Requisitos para ocupar el puesto:  Formación superior universitaria, posgrado o master en área de RRHH.  Experiencia de al menos 8 años en posiciones de responsabilida d del á rea de rrhh.  Muy valorable experiencia en sect ores industriales y entornos in ternacionales.  Muy buen nivel de inglés.  Funciones a desarrollar. Cuanto más extensa y específica sea est a des cripción mucho más eficaz será el profesiograma, siempre y cuando sea reali sta .  Defi nir y ejecutar el plan estrat égico y el presupuesto de Recurso s Humanos .  Definir la política de selección de la firma: análisis de necesidades, problemática en la selección y lanzamiento de acciones específicas.  Elaborar el Plan Estratégico de Formación: seguimiento y cumplimient o del plan anual de los t rabajadores.  Detectar potencial en la empresa: programas de high-potential o jóvenes talentos.  Dirigir y coordinar el departamento de Administración de Personal y Relaciones Laborales. 135

96. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo hilado, tejido). Fabricación de guarniciones para frenos, material aislante de amianto o productos de fibrocemento " (art. 2 en relación con su Anexo de " Cuadro de enfermedades profesionales y lista de trabajos con riesgo de producirlas "); estableciéndose, dentro de las " normas de prevención de la enfermedad profesional " (arts. 17 a 23), la exigencia de " mediciones técnicas del grado de peligrosidad o insalubridad de las industrias observado " y el que " Todas las empresas que hayan de cubrir puestos de tr abajo con riesgos de enfermedad profesional están obligadas a practi car un reconocimiento médico de sus respectivos obreros, previamente a la admisión de los mismos y a realizar los reconocimientos periódicos que ordene el Ministerio, y que serán obligados y gratuitos para el trabajador... " (art. 20.1), destacándose, por tanto, la obliga ción de reconocimientos médicos específicos. F) El Decreto 2414/1961, de 30-noviemb re (BOE 07-12-1961), por el que se aprueba el reglamento de activida des molestas, insalubres, nocivas y peligrosas, estableciéndose una conc entración máxima permitida en el ambiente interior de las explotacio nes industriales, que tratándose de polvo industrial en suspensión cuan do consiste en amianto era de 175 millones de partículas por metro cúbico de aire (Anexo II). G) La Orden de 12-enero-1963 (BOE 13-03-1963), -- dictada para dar cumplimiento al art. 17 del Decreto 792/1961 de 13-abril y el art. 39 del Reglamento de 9-mayo-1962 --, dond e se concretan normas sobre las " asbestosis " y para los reconocimientos médicos previos " al ingreso en labores con riesgo profesional asbestósico ", así como la posterior obligación de reconocimientos médicos periódicos " cada seis meses " (plazo inferior al establecido para detectar otro tipo de enfermedades profesionales) en los que específicamente deben realizarse obligatoriamente, al igual que para lo s trabajadores con riesgo silicósico o neumoconiósico fibrótico, una expl oración roentgenológica de tórax por alguno de los procedimientos qu e detalla (foto- radioscopia en películas de tamaño mínimo de 70x70, radiografía normal o radioscopia). H) La Orden de 9-marzo-1971, por la que se aprueba la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo (BOE 16 y 17- 03-1971), en la que se establece como obligación del empresario " adoptar cuantas medidas fueran necesarias en orden a la más perfecta organización y plena eficacia de la debida prevención de los riesgos que puedan afectar a la vida, integridad y salud de los trabajadores al servicio de la empresa " (art. 7.2); que " En los locales susceptibles de producir polvo, la limpieza se efectuará por medios hú medos cuando no sea peligrosa, o mediante aspiración en seco cuando el proceso productivo lo permita " (art. 32.2); que " 1. Los centros de trabajo donde se fabriquen, 91

158. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ‐ Informe e investigación del accidente por parte del Instituto de Seguridad e Higiene del Trabajo. ‐ Informe de Evaluación de la empresa y planificación del centro de trabajo de Leche Pasteurizada España SLU. ‐ Informe de Evaluación y planificación específica de los trabajos a realizar para ese centro de transformación de la empresa HKK. ‐ Equipos de protección que llevaban los trabajadores. ‐ Formación de los trabajadores. ‐ Planos unifilares y trabajos realizados por la empresa JKL. ‐ Contrato de mantenimiento. Observación directa de las inst alaciones de la empresa Lecha Pasteurizada España. Entrevista con Benjamín (Trabajador accidentad o) Y testigos del accidente de la empresa HKK Ruperto, Juan Francisco, Técnico de prevención de la planta y encargad o de mantenimiento eléctrico de baja tensión de Leche Pasteurizada. Resultados obtenidos En el estudio del RD 3275/1982 sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en centrales eléctricas y centros de transformación, en el art. 12 dice que “los titulares de las instalaciones, deberán presentar, antes de su puesta en marcha, un contrato suscrito con persona física o jurídica co mpetente en las que estas se hagan responsables de mantener las instalaciones en el debido estado de conservación y funcionamiento. Si el propietario de la instalación, (es decir Leche Pasteurizada), a juicio del Órgano competente dispone de los medios y organización necesarios para efectuar su propio mantenimiento, podrá eximírsele de la obligación de presentación de dicho contrato”. Este contrato se celebra entre ambas partes el 20 de diciembre de 2002, porque la empres a Leche Pasteurizada no dispone de medios y organización necesarios para efectuar su propio mantenimiento de las instalaciones. Con respecto a la Ley de Prevención de Riesgo Laborales, el art. 24 en el apartado 2, obliga a las empresas que contraten o subcontraten con otras la realización de actividades o servicios correspondientes a distinta actividad de aquellas. En este caso es la empresa Leche Pasteurizada España SLU es la que contrata por estar 153

238. Compendio Didá ctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En particular, proporcionará a los trabajadores una formación e información adecuada sobre la form a correcta de manipular las cargas y sobre los riesgos que corren de no hacerlo de dicha forma, teniendo en cuenta los factores de riesgo que figuran en el anexo de este Real Decreto. La información suministrada deberá incluir indicaciones generales y las precisiones que sean posibles sobre el peso de las cargas y, cuando el contenido de un embalaje esté descentrado, sobre su centro de gravedad o lado más pesado. La consulta y participación de los trabajadores o sus representantes sobre las cuestiones a las que se refi ere este Real Decreto se realizarán de conformidad con lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 18 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales . 3.- Proceso de evaluación. Método INSHT. Este Método tiene presentes los factores y propone una metodología que tiene en cuenta sus efectos combinados a la hora de evaluar el riesgo. Para facili tar el proceso de evaluación, se han agrupado de forma diferente, re cibiendo el nombre de Factores de Análisis . No todas las situaciones de manipu lación manual de cargas pueden entrañar la existencia de riesgos dorsos lumbares. Como criterio general se consideran cargas en sentido estricto aquellas cuyo peso exceda de 3 kg y por tanto se podrán evaluar con este Método las tareas donde la carga manipulada exce da de este valor . Este Método ha sido diseñado para evaluar los riesgos derivados de las tareas de levantamiento y depósito de cargas en postura "de pie". ¿En qué casos será necesario hacer una evaluación más detallada? A modo de ejemplo, a continuación se expone una lista no exhaustiva de situaciones donde es probable que se necesite una evaluación más detallada:  Tareas que no se realicen en postura "de pie" (de rodillas, sentado...).  Puestos de trabajo con manipulación manual de cargas "multitareas" , donde las tareas que se efectúan son muy d iferentes unas de otras, variando sustancialmente los pesos de las cargas ma nipuladas, la posición de las cargas con respecto al cuerpo, las frecuencias con que se manipulan, etc.  Aquellas que conlleven un esfuerzo físico adicional importante, debido a ot ra t area diferente a la manipulación manual de cargas.  Situaciones poco usuales en general , que generan dudas a la hora de realizar l a evaluación o son difícile s de evaluar en sí mismas. 233

266. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     afecta sensiblemente a las relaci ones familiares, personales y sociales. Esta contradicción entre los beneficios y perjuicios que la organización del tiempo de trabajo, puede suponer para el trabajador, desde el punto de vist a fisiológico y de sus necesidades psicosociales, refleja la compleji dad del problema de la rotación horaria. Más concretamente se aconseja (UGT, 2010): o Preferir los ciclos cortos: no trabajar durante seis a siete noches sucesivas sino hacer de preferencia tres o cuatro como máximo. El déficit de sueño tiende a acumul arse luego de varios turnos nocturnos sucesivos, mientras que las rotaciones rápidas de turno permiten variar los horarios de de scanso y preservar los contactos sociales. El organismo vive así má s a menudo en su estado normal, con consecuencias menos nefastas en términos de fatiga y de salud. o Preferir la rotación de turnos hacia adelante: el sueño y el bienestar en general son mejores cuando se rota en el sentido mañana, tarde, noche. o Evitar el paso directo o de un ho rario a otro. Por ejemplo: terminar a las 22 horas para retomar a las 6 de la mañana siguiente, lo que evidentemente no deja suficiente ti empo para descansar. Debe haber un intervalo de por lo meno s 11 horas entre el final de un período de trabajo y el comienzo de otro. o El equipo de la mañana no de be comenzar demasiado pronto, de ser posible no antes de las siete: en el caso del sistema «3x8», algunos estudios preconizan un horario «de 8 a16 horas; de 16 a 24 horas; de 24 a 8 horas», lo que permite que dos terceras partes de los trabajadores descanse cuan do el cuerpo más lo necesita (entre 2 y 5 de la mañana). o Intentar disponer servicios no cturnos más cortos: el trabajo nocturno reclama mayor esfuerzo , lo que debería hacer que la duración de trabajo fuera más corta. El sistema «2x12» se desaconseja cuando la carga física o mental del trabajo es muy grande.  Toda organización de turnos debe prever fines de semana libres de al menos dos días consecutivos.  Intentar aumentar el número de periodos en los que se puede dormir de noche, facilitar la posibilidad de descanso después de hacer el turno de noche, o acumular días de descanso. Después de dos o tres turnos de noche consecutivos da r al menos una jornada completa de descanso. 261

119. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo hagan innecesario el juicio. No existe un “código deontológico” regularizado desde el punto de vista del perito en si mismo ya que la actividad de perito tiene su orig en en distintas profesiones que ya cuentan con su propio código de conducta. Distinguimos “código deontológica” de las sanciones incl uso penales a las que puede estar sometido el perito según el ordenamiento actual. El código deontológico entra más en un plano moral que jurídico. Como decimos cada profesión tiene su propio código deontológico (médicos, abogados) que será el aplicable cuando dicho profesional pase a ser perito. Si no existe dicho código son las asociaciones de profesionales las que imponen a sus afilia dos unas reglas de conducta que regulan el ejercicio ético de una profesión Traemos a modo de ejemplo, el llamado código europeo de deontoló gica de las asociación europea de grafólogos, que intenta ser un a especia de guía ética de sus profesionales. Básicamente el citado código exige: Compromiso de veracidad.  Colaboración con los tribunales de Justicia.  Voluntad de formación técnica.  Independencia de criterio Respecto al contenido del informe, y sin perjuicio de los mínimos establecidos en la UNE 197001 que ante s se ha citado, entendemos la estructura básica de cualquier inform e atendería al siguiente esquema:  Antecedentes (Solicitante. Encargo profesional o tipo de trabajo. Situación. Redactor) Promesa de decir verdad al amparo de lo dispuesto en el art. 335.2 de la LEC  Documentos facilitados, recopilados y examinados (Proyectos, expedientes administrativos, cont ratos, cartas de reclamaciones, burofax, escrituras, datos registrales, etc.)  Inspecciones realizadas (Visuales, calicatas, mediciones, pruebas del tipo requerido en función del material a analizar y del tipo de daño a valorar)  Metodología del informe (Se expondrán los criterios que se han seguido para su elaboración) Rela ción de lesiones (Se expondrá un relación detallada de todos los defectos existentes y motivo del informe y que serán posteriormente analizados. Deberá ser ordenada y clara, diferenciando las lesiones en base a su situación y al elemento afectado) An álisis de las lesiones o daños (Se iniciará indicando la localización, su aspecto visual y su características físicas y las po sibles afecciones sobre otros elementos próximos. Posteriormente y en base a las pruebas realizadas se concretará su denominación, es decir, se definirá o diagnosticará. Posteriormente se deberá determinar su origen o la 114

133. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo que deben ser de mayor preocupación. Los modos de fallo que tengan un mayor número de prioridad del riesgo deben ser los que reciban la mayor prioridad para desarrollar accion es correctivas. Esto significa que no son siempre los modos de fallo con los números de severidad más altos los que deben ser solucionados primero. Pueden existir fallos menos graves, pero que ocurran más a menudo y sean menos detectables. Tras asignar estos valores se recomiendan una serie de acciones con un objetivo, se reparten responsabilidades y se definen las fechas de implementación. Estas acciones pueden incluir inspecciones específicas, testeo, pruebas de calida d, rediseño, etc. Tras implementar las acciones en el diseño o proces o, debe comprobarse de nuevo el número de prioridad del riesgo para confirmar las mejoras. Estas pruebas se representan normalmente de forma gráfica para una fácil visualización. Siempre que se realicen cambios en un proceso o diseño, debe actualizarse el AMFE. Deben tenerse en cuenta algunos puntos obvios pero importantes:  Intentar eliminar el modo de fallos (algunos fallos son más evitables que otros)  Reducir la incidencia del modo de fallos  Mejorar la detección Nota: No se puede "Minimizar la severidad del fallo" dado que la severidad mide la gravedad del efecto (un hecho). Por ejemplo, si el efecto de un fallo es "posible muerte de un usuario", la severidad es "10" - se minimice o no la frecuencia del fallo. Interpretación de resultados Al analizar los resultados del AMFE se deberá actuar en aquellos puntos prioritarios para la optimización de l diseño del producto/servicio. Estos puntos son los que tienen un NPR elevado y los de Índice de Gravedad más grande. Las acciones que se realizan como consecuencia del análisis del resultado del AMFE solo se pueden orientar a:  Reducir la Probabilidad de Ocurrencia (preferible). Hay que cambiar el diseño del proceso o del producto.  Aumentar la Probabilidad de Lo calización (implica aumento de coste). Una interpretación errónea puede provenir de:  No haber identificado todas las funciones o prestaciones del objeto de estudio, o bien, no co rresponden dichas funciones con las necesidades y expectativas del usuario o cliente.  No considerar todos los Modos de Fallo Potenciales por creer que alguno de ellos no podría darse nunca. 128

128. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo mismo), pero si no se sabe la causa raíz, no será posible determinar la efectividad de la acción correctiv a para el problema detectado.  Definir el problema o describir el evento con hechos. Incluir atributos cuantitativos y cualitativ os de la consecuencia. Esto es especificar la naturaleza, la magnitud, la ubicación y el momento del hecho.  Recolectar datos y evidencia, or denarla en una línea de tiempo hasta el momento de la falla/cr isis. Para cada comportamiento, condición, acción e inacción ac larar en la línea de tiempo qué debería haberse hecho cuando difiera de lo que se hizo.  Preguntarse el porqué e identificar las causas asociadas con cada paso en la secuencia hacia el problema. El porqué se refiere a ¿Cuáles son los factores que contribuyeron directamente con el problema?  Clasificar las causas en factores causales que llevan al problema y aquellos que si fueran eliminados lograrían interrumpir los pasos hacia el problema.  Identificar los demás factores perjudiciales que puedan también ser consideradas causas raíces. Si existen múltiples causas, que es lo que suele suceder, detectarlas para accionar sobre ellas en el futuro.  Identificar acciones correctiv as que puedan prevenir la reiteración del efecto dañino, incluyendo las consecuencias y factores. Verificar que cada acción correctiva, si es implementada antes del evento, logrará reducir o prevenir el problema.  Identificar soluciones, cuando efectivas y con el consenso del grupo, prevengan la reiteración, se mantengan dentro del control de la institución, cumpla con los objetivos y no derive en otros problemas.  Implementar correcciones a la causa raíz recomendada.  Asegurar la efectividad observ ando las recomendaciones de soluciones ya implementadas.  Identificar otras metodologías para resolver problemas y evitarlos.  Identificar y abordar las otras instancias de cada consecuencia y factor perjudicial.  Tener una documentación de todo lo realizado para futuras fallas. 123

95. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo cuando el trabajo no se efectúa al aire libre o se utiliza maquinaria ", entre otras, a las " industrias en que se actúa sobre materias rocosas o minerales " y a las " industrias metalúrgicas en las que se desprende polvo metálico " (art. 3). Entre otras normas sobre las debidas condiciones respecto a ventilación o a los locales para cambios de ropa y armarios para los mismos fines (art. 4), dest aca ya la exigencia de reconocimientos médicos específicos (cavidad naso-faríngea, aparato respiratorio a efectuar mediante Rayos X, aparto cardio- vascular, fijando el diagnóstico lo más exac tamente posible de las lesiones cardio-pulmonares existentes), tanto al ingreso en el trabajo, con posteriores revisiones anuales y en los casos de cese en el trabajo por despido (art. 6). C) El Decreto de 10-enero-1947 (creador del seguro de enfermedades profesionales -BOE 21- 01-1947), que deroga en parte la Orden 7-marzo-1941, y en cuyo cuadro de enfermedades profesionales se incluye directa y expresamente la asbestosis, al definir la " neumoconiosis (siliocosis con o sin tu berculosis, antracosis, siderosis, asbestosis, etc.) y otras enfermedades respiratorias producidas por el polvo... " relacionándola, entre otras, "con todas las industrias, minas y trabajos en que se desprenda polvo de naturaleza mineral - pétreo o metálico -, vegetal o animal, su sceptible de causar enfermedad " (anexo en relación art. 2), evidenciándos e el constatado riesgo de sufrir tal enfermedad profesional en dicho tipo de trabajos nocivos. D) El Decreto de 26-julio-1957 (por el que se regulan los trabajos prohibidos a la mujer y a los m enores -BOE 26-08-1957, derogado en cuanto al trabajo de las mujeres por Disposición Derogatoria Única de la Ley 31/1995, 8 noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales), reitera el carácter nocivo de tales acti vidades, excluyendo a los referidos colectivos de trabajos que considera " nocivos " (conforme se explica en su Preámbulo), incluyendo entre la s actividades prohibidas el " Asbesto, amianto (extracción, trabajo y molienda) ", siendo el motivo de la prohibición el " polvo nocivo " y centrado en los " talleres donde se liberan polvos " (art. 2 en relación Grupo IV -trabajo de piedras y tierras), así como el " Amianto (hilado y tejido) ", siendo el motivo de la prohibición el " polvo nocivo " y centrado en los " talleres donde se desprenda liberación de polvos " (art. 2 en relación Grupo XI - industrias textiles). E) El Decreto 792/1961 de 13-abril (sobre enfermedades profesionales y obra de grandes inválidos y huérfa nos de fallecidos por accidentes de trabajo o enfermedad profesional -BOE 30-05-1961), en la que se incluye también como enfermedad profesional la " asbestosis " por " extracción, preparación, manipulación del amianto o sustancias que lo contenga. Fabricación o reparación de tejidos de amianto (trituración, cardado, 90

271. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     Se me consulta 0 % Sólo recibo información 0 % Ninguna participación 0 % - Participación en el lanzamiento de nuevos productos (Ítem 11 c) Puedo decidir 50 % Se me consulta 50 % Sólo recibo información 0 % Ninguna participación 0 % - Participación en la reorganización de áreas de trabajo (Ítem 11 d) Puedo decidir 50 % Se me consulta 0 % Sólo recibo información 50 % Ninguna participación 0 % - Participación en la introducción de cambios en la dirección (Ítem 11 e) Puedo decidir 0 % Se me consulta 50 % Sólo recibo información 50 % Ninguna participación 0 % - Participación en contratacion es de personal (Ítem 11 f) Puedo decidir 50 % Se me consulta 0 % Sólo recibo información 50 % Ninguna participación 0 % - Participación en la elaboración de normas de trabajo (Ítem 11 g) Puedo decidir 50 % Se me consulta 50 % Sólo recibo información 0 % Ninguna participación 0 % - Supervisión sobre los métodos (Ítem 12 a) no interviene 0 % insuficiente 0 % adecuada 100 % excesiva 0 % - Supervisión sobre la planificación (Ítem 12 b) no interviene 0 % insuficiente 0 % adecuada 100 % excesiva 0 % - Supervisión sobre el ritmo (Ítem 12 c) no interviene 0 % insuficiente 0 % 266

249. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     V. Resultados obtenidos 1. De la documentación organizacional El Hospital XC es un centro hospitalario de la ciudad , integrado en el Complexo Hospitalario Universita rio . dependiente del Servicio de Salud. De una Dirección General asistida por las áreas de Calidad y Seguridad (asumiendo entre otras las funciones de Servicio de Prevención Propio), Recursos Humanos , Servicio de Atención e Información al Paciente y Docencia y Difusión del Conocimiento , dependen las diferentes direcciones estratégicas de la empresa como la Dirección Económica , la Dirección de Enfermería , la Dirección Médica de Asistencia Primaria y la Dirección Médica del Hospital Clínico . Esta última dirección está orga nizada por servicios en función de las diferentes especialidades que conforman la atención hospitalaria. Uno de estos servicios es el Servicio de cirugía torácica del Complexo Hospitalario Universitario ., ubicado en el Hospital XC y cuyo jefe de servicio es D. J M. El área de Docencia y difusión del conocimiento, además de dar respuesta a las inquietudes formativ as tanto en el marco teórico como las que se plantean en la práctica diaria de los profesionales de los distintos estamentos que configuran el Hospital, como departamento de marcado carácter universitario y doce nte, también asume la función de facilitar, organizar, y coordinar la implantación y desarrollo de las distintas prácticas de los alumnos de pendientes de inst ituciones con las que la Consellería de Sanidade tiene suscritos acuerdos, entre los cuales destaca la formación de los médicos internos residentes (MIR). ** Se adjunta Documento 1. Organigrama Simplificado del Complexo Hospitalario Universitario (Servicio de Salud) El departamento de Recursos Humanos del Complexo Hospitalario Universitario, del que forma parte el Hospital XC, cuenta con un sistema de gestión de recursos humanos para facilitar la gestión del personal. Este sistema se constituye, además de por la política de la organización, por el organigrama organizacional con la definición de los puestos de 244

203. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     VI. Normativa afectada -Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269 de 10 de noviembre (sin perjuicio de sus desarrollos y posteriores revisiones). -Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. BOE nº 188 07/08/1997. -Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. BOE nº 97 23/04/1997.   -Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, por el qu e se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.   - Directiva 2006/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2006, relativa a las máquinas . -Conformidad con las normas UNE siguientes: UNE-EN ISO 14121-1, UNE-EN 12100-1/2 y UNE-EN 4254-1-2010. -Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Gene ral de la Seguridad Social.       VII. Conclusión Tras las informaciones de las que dispongo basadas en los documentos, experiencias y declaraciones sobre el accidente laboral sufrido por D º “Trabajador Accidentado”, llego a las siguientes conclusiones: 198

247. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     INFORME PERICIAL SERVICIO DE SALUD I. Identificación del Perito Nuria Pastor Ramos, con NIF 21515499B, Doctorado Europeo por la UMH (Dpto. Psicología de la Salud), Máster en Introducción a la investigación en Psicología Social por la Universi tat Autònoma de Barcelona, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en Psicosociología Aplicada. II. Identificación del Solicitante El presente informe pericial se realiza a petición del Servicio de Prevención Propio del Hospital, del que depende el Hospital XC, donde han acaecido los hechos objeto de litigio en el periodo comprendido entre el 13 de mayo de 2011 y 12 de mayo de 2013. III. Objetivo del Dictamen pericial Determinar los siguientes puntos: 1. Qué es el acoso laboral. Más conc retamente, definir los requisitos que se deben cumplir para poder hablar de hostigamiento psicológico, distinguiéndolo de ot ras conductas como el defectuoso ejercicio de las facultades empresariales. 2. Determinar si se puede hablar de acoso laboral en las conductas acaecidas y denunciadas que tuvi eron lugar en el Servicio de Cirugía Torácica durante el periodo objeto del informe. IV. Metodología 1. Análisis de la documentación del SERVICIO DE SALUD en la que se encuentra: a. Organigrama del hospital y del Servicio de Cirugía Torácica. 242

137. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Anexo 1: Modelo Informe Pericial  Antecedentes (Solicitante. Encargo profesional o tipo de trabajo. Situación. Redactor)  Promesa de decir verdad al amparo de lo dispuesto en el art. 335.2 de la LEC  Documentos facilitados, recopilados y examinados (Proyectos, expedientes administrativos, cont ratos, cartas de reclamaciones, burofax, escrituras, datos regi strales, etc.) Informes de Enfermedades Profesionales, Partes Delta, Investigación de Accidentes, Actas de infracción y sanción, etc  Inspecciones realizadas (Visuales, mediciones, pruebas del tipo requerido en función del material a analizar y del tipo de daño a valorar, Evaluaciones específicas, Dosimetrías, muestreos ambientales, inspecciones técnic as, comprobaciones personales, entrevistas, encuestas, etc.)  Metodología del informe (Se expondrán los criterios que se han seguido para su elaboración. Norm as UNE, métodos oficiales, ISO, etc.)  Relación de acciones y lesion es (Se expondrá una relación detallada de todos los defectos existentes y sucesos acaecidos, identificando con máxima prec isión ubicación temporal y geográfica de los sucesos motivo del informe y que serán posteriormente analizados. Deberá ser ordenada y clara, diferenciando las lesiones en base a su situación y al elemento afectado. Accidente de trabajo, siniestro, enfermedad profesional, etc..)  Análisis de las lesiones o daños (Se iniciará indicando la localización, su aspecto visual y su características físicas y las posibles afecciones sobre otros elementos próximos. Posteriormente y en base a las prue bas realizadas se concretará su denominación, es decir, se definirá o diagnosticará. Posteriormente se deberá determinar su origen o la causa que la ha generado.  Partes intervinientes. Se debe recopilar, a los efectos de una posible corresponsabilidad que personas o empresas han podido intervenir en la producción de los daños.  Conclusiones técnicas: determinac ión de las causas materiales específicas de las cuestiones objeto de la pericia. Valoración de los daños. En el caso de que se a posible, habrá que valorar desde un punto de vista económico y de la forma mas aproximada posible el coste del siniestro. Hay que indicar que tipo de precios, tablas, presupuestos, se han utilizado para llegar a esa cuantificación. Por ultimo, debe rá completarse el dictamen con el apartado de conclusiones, que recogerá de modo resumido los aspectos más determinantes del trabajo. 132

272. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo adecuada 100 % excesiva 0 % - Supervisión sobre la calidad (Ítem 12 d) no i nterviene 0 % insuficiente 0 % adecuada 100 % excesiva 0 % Interés por el trabajador / Compensación Rango Media Desviación típica Mediana 0-73 5,50 2,12 5,50 El interés por el trabajad or hace referencia al grado en que la empresa muestra una preocupación de carácter personal y a largo plazo por el trabajador. Estas cuestiones se manifiestan en la preocupación de la organización por la promoció n, formación, desarrollo de carrera de sus trabajadores, por mantener informados a los trabajadores sobre tales cuestiones así como por la percepción tanto de seguridad en el empleo como de la existencia de un equilibrio entre lo que el trabajador aporta y la compensación que por ello obtiene. Los ítems que comprendes este factor son: - Información sobre la formación (Ítem 13 a) no hay infor mación 0 % insuficiente 0 % es adecuada 100 % - Información sobre las posibilida des de promoción (Ítem 13 b) no hay infor mación 0 % insuficiente 0 % es adecuada 100 % - Información sobre requisitos pa ra la promoción (Ítem 13 c) no hay infor mación 0 % insuficiente 0 % es adecuada 100 % - Información sobre la situación de la empresa (Ítem 13 d) no hay infor mación 0 % insuficiente 0 % es adecuada 100 % - Facilidades para el desarro llo profesional (Ítem 41) adecuadamente 100 % regular 0 % insuficientemente 0 % no existe posibilidad de desarrollo profesional 0 % - Valoración de la formación (Ítem 42) muy ade cuada 0 % suficiente 100 % insuficiente en algunos casos 0 % totalmente insuficiente 0 % - Equilibrio entre esfuerzo y recompensas (Ítem 43) muy adecuada 50 % 267

135. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo Limitaciones Puesto que un AMFE depende de los miembros del comité que examinan los fallos, está limitado por su experienci a previa. Si un fallo no puede ser detectado, será necesario contar con ayuda externa de consultores que conocen una amplia variedad de problemas y fallos. AMFE se convierte así en un sistema parte de los controles de calidad, donde la documentación es vital para la implementación. Textos generales y documentación detallada existen sobre la ingeniería forense y el análisis de fallos. Es un requisito general en muchos países el uso de un sistema AMFE para evaluar la integridad de un producto. Si se utiliza como una herramienta vertical y jerárquica, AMFE puede identificar solo los grande s fallos del sistema. El análisis por árboles de fallo es más adecuado. Cuando se utiliza como una herramienta jerárquica de abajo hacia arriba, AM FE puede mejorar los análisis por árboles de fallo e identificar un mayor número de causas y fallos. La multiplicación de la severidad, incidencia y detección puede resultar en cambios en las numeraciones, donde un fallo menos serio recibe una mayor importancia que un fallo grave. El motivo de esto es que estas cifras son escalas ordenales de núme ros y la multiplicación no es una operación válida con ellos. El proble ma es que esta escala no marca la diferencia entre una cifra y otra. Por ejemplo un resultado “2” no tiene porque ser el doble de negativo qu e un resultado “1”, u “8” no tiene porque ser el doble de negativo que “4 ”, aunque la multiplicación haga que parezca así. Ver niveles de medida para más información. Software El uso de software mejora la documentación de un proceso de AMFE. Debe seleccionarse un software que sea de fácil uso y permita la actualización constante de la documentación. Es importante contar con la aceptación del equipo antes de comenzar con la implantación de un sistema AMFE. El software mas recomendable es una simple hoja de cálculo. Tipos de AMFE  Proceso: análisis de los procesos de fabricación y ensamblaje.  Diseño: análisis de productos antes de su producción.  Concepto: análisis de sistemas o subsistemas en las fases iniciales de diseño.  Equipo: análisis de maquinaria y equipo de diseño antes de su adquisición.  Servicio: análisis de los procesos del sector servicio antes de que sean puestos en marcha y su impacto en el consumidor.  Sistema: análisis del sistema de funciones global. 130

189. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo .NO   DISPONÍA   DE   PR OTECCIÓN   COLECTIVA   DE   SUS   PARTES    ACTIVAS   O   MECÁNICAS   (RULOS   HORIZONTALES).   10. NO PUEDE ACOGERSE FAVORABL EMENTE LA TESIS DE LA IMPRUDENCIA TEMERARIA DE DON “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, YA QUE ÉSTE NO TENÍA UNA FORMACIÓN ADECUADA SOBRE LOS RIESGOS INHERENTES A SU TRABAJO, NO HABÍA RECIBIDO LA INFORMACIÓN RELATIVA AL ART. 18 DE LA LEY 31/1995, NI HABÍA UN PR OCEDIMIENTO/PROTOCOLO QUE INDICARA Y/O PROHIBIERA EN SU JUSTA MEDIDA Y MOMENTO. 11. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” FUE VÍCTIMA DE UN CÚMULO DE INCUMPLIMIENTOS LEGALES EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES QU E TUVIERON COMO CONSECUENCIA EL ACCIDENTE LABORAL OBJETO DEL PR ESENTE INFORME. NO SE HA ACREDITADO QUE SE PROPUSIER AN PROPUESTAS DE MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL CENTRO DE TRABAJO, POR TANTO NECESARIAMENTE NI SE ADOPTARON NI ASUMIERON. EXISTE PUES RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE LAS INFRACCIONES CITADAS DE LA NORMATIVA EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES LLEVADAS A CABO POR PARTE DE LA EMPRESA QUE MANT ENÍA CONTRADO POR CUENTA AJENA AL ACCIDENTADO EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE, Y RESULTADO DAÑOSO. VIII. Declaración de objetividad e imparcialidad Con el presente dictamen, manifi esto bajo juramento o promesa decir la verdad, que he actuado co n la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conozco las sanciones penales en las que podría incurrir si incurriera mi deber como perito judicial. Lo que en concepto de dictamen tengo el honor de poner en conocimiento de Su Señoría a los efectos que se digne estimar oportunos y por ello expido el pr esente dictamen por duplicado y a un sólo efecto en X, a X de febrero de 201_. 184

267. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo      Disminuir el número de años que el individuo realice su trabajo a turnos, establecer limitaciones de edad,... Es conveniente evitar la exposición a estos tipos de trabaj o en individuos menores de 25 años y mayores de 50 años.  Los menores de 18 años no podrán realizar trabajos nocturnos (art.6 Estatuto de los Trabajadores).  Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, si los resultados de la evaluación revelasen un ri esgo para la seguridad y salud o posibles repercusiones sobre el em barazo o la lactancia, no podrán realizar trabajos a turnos ni nocturnos (art 26 Ley 31/1995).  Reducir la carga de trabajo por la noche, ya que se necesita un mayor esfuerzo para conseguir los mi smos resultados que durante el trabajo diurno. Se deben progra mar aquellas actividades que se consideran imprescindibles, evitan do las tareas que supongan una elevada atención, en la franja horaria entre las 3 y las 6 h de la madrugada.  Mantener los mismos miembros en un grupo fomentando relaciones estables entre los trabajadores. Medidas relativas a la Vigilancia de la Salud  Dar facilidades para comer caliente a los trabajadores nocturnos (microondas, cafetería, etc.).  Desarrollar un plan de educación sa nitaria a fin de explicar a los interesados/as los principios de una alimentación sana y modificar, paulatinamente, los hábitos alimentarios.  Comunicar la turnicidad y noctur nidad a los responsables de la Medicina en el Trabajo, para qu e tengan en cuenta estos factores en la vigilancia de la salud de los trabajadores, previa a su incorporación y durante en los exámenes periódicos. Más concretamente se recomienda:  Implantar un sistema de rotación corto antiestrés (MM/TT/N/d/d/d)  Estudiar, para aquellos trabajador es que presenten sintomatología de fatiga o estrés laboral, el cambio a un sistema de rotación corto, dejando el sistema actual de tres semanas y una de descanso. 262

264. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     ** Se adjunta Documento 2. Fichas de riesgo psicosocial del perfil “Personal Médico”   RIESGO: 350 – Estrés laboral Puesto de trabajo: Personal Médico (N - No Sensibles) Relación detalla de las causas del riesgo Causa Ti p o P C Valoración Estrés producido puntas de trabajo. - 1 2 Tolerable Ritmo de trabajo - 1 2 Tolerable P  Probabilidad C  Consecuencias 1. BAJA 2. MEDIA 3. ALTA 1. BAJA 2. MEDIA 3. ALTA Medidas preventivas del riesgo • Medidas preventivas para la prevención del estrés 1.- El trabajador deberá recibir por parte de la empresa, información y formación suficiente para la realización de las tareas propias de su puesto de trabajo, así como formacio nes específicas que le faciliten el afrontamiento al estrés. 2.- El personal médico podrá acudir al servicio de atención psicológica del departamento de medicina prev entiva para asesoramiento sobre las estrategias de afrontamiento y para la evaluación y seguimiento de las posibles consecuencias a su salud. 3.- Se recomienda: - Mantener al día y disponibles las ayudas y procedimientos de trabajo (documentación, claves, accesos, códigos, etc.). - Mantener localizables las alternat ivas de consulta y asistencias para los casos de fallo del sistema principal. - Conocer las ayudas de la organiza ción y de consul ta para cada demanda o situación especial que se salga de su ámbito de aplicación. - Solicitar las aclaraciones sobre las pautas de comportamiento a seguir en los diferentes situaciones potencialmente conflictivas y recabar información sobre los resultados a los que no se tenga acceso. - Plantear al trabajador las tareas más frecuentes de su puesto de 259

270. Compendio Didáctico Peritos Judiciale s en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo En este caso, el riesgo viene ponderado tanto por: Exigencias cognitivas - el 100% de los participantes de este perfil considera que siempre/casi siempre o a menudo su trabajo requiere aprender cosas o métodos nuevos y crea tividad, y que siempre/casi siempre, requiere adaptarse a nuevas situaciones, tomar iniciativas y memorización. Exigencias emocionales - el 100% manifiesta que siempre/ca si siempre su trabajo requiere tratar directamente con personas. - Con respecto a ocultar sus emocio nes y sentimientos el 100% de los trabajadores opina que siem pre/casi siempr e o a menudo debe ocultar estas emociones an te sus superiores; un 25%, a menudo ante sus subordinados (el 75% no tiene personas a cargo); y, ante sus compañeros, un 25% a menudo, un 25% a veces y un 50% nunca/casi nunca. - Con respecto a los clientes, el 100 % de los participantes manifiesta que siempre/casi siem pre tiene que ocultar emociones. - La totalidad de los trabajador es manifiestan estar expuestos siempre/casi siempre o a menu do a situaciones de impacto emocional en un 75% y 25% respec tivamente y que su trabajo le exige responder emocionalmente siempre/casi siempre. Participación   /   Supervisión   Rango Media Desviación típica Mediana 4-87 12, 00 8,49 12,00 Este factor recoge dos formas de la s posibles dimensiones del control sobre el trabajo; el que ejerce el trabajador a través de su participación en diferentes aspectos del trabajo y el que ejerce la organización sobre el trabajador a través de la supervisión de sus quehaceres. Así, la “supervisión” se refiere a la valoración que el trabajador hace del nivel de control que sus superiores inmediatos ejerce n sobre aspectos diversos de la ejecución del trabajo. La “participación” explora los distintos niveles de implicación, intervención y colaboración que el trabajador mantiene con distintos aspectos de su trabajo y de la organización. Los ítems que comprendes este factor son: - Participación en la introducción de camb ios en equipos y materiales (Ítem 11 a) Pue do decidir 100 % Se me consulta 0 % Sólo recibo información 0 % Ninguna participación 0 % - Participación en la introducción de métodos de trabajo (Ítem 11 b) Pue do decidir 100 % 265

265. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     trabajo, incidiendo en los errores más comunes a evitar, la importancia de sus consecuencias y cómo evitarlos. - El trabajador deberá aprender a gestionar su tiempo. Establecer prioridades de actuación. Planificando su tiempo y tratando de prever ciertas circunstancias ante las cuales se puede encontrar, eso le permitirá adelantarse un poco a la situación y saber cómo actuar. - El trabajador deberá tener ordenado su puesto de trabajo, procurar tener todo lo que necesite esté localizable y disponible en el momento que lo necesit e, permitiendo una rápida actuación. - El trabajador deberá adoptar hábito s saludables si su trabajo le exige un elevado esfuerzo cognitiv o, deberá dormir lo suficiente antes de ir al trabajo, hacer ejerci cio, cuidar la alimentación, etc. 4.- La empresa deberá aplicar las medidas establecidas en el ANEXO: FACTORES PSICOSOCIALES RIESGO: 570 - Por la organización del tiempo de trabajo Relación detalla de las causas del riesgo Causa Ti p o P C Valoración Nocturnidad. - 1 3 Moderado Turnicidad. - 1 3 Moderado P  Probabilidad C  Consecuencias 1. BAJA 2. MEDIA 3. ALTA 1. BAJA 2. MEDIA 3. ALTA Medidas preventivas del riesgo Medidas relativas a la Organización del Tiempo de Trabajo  Dar a conocer con antelación el ca lendario con la organización de los turnos, de modo que exista la po sibilidad de planificar actividades extralaborales y se favorezcan las relaciones sociales.  Los turnos de noche y de tarde nunca serán más largos que los de mañana, preferiblemente serán más cortos.  Los turnos deberán respetar al máximo el ciclo de sueño, evitando que el turno de mañana empiece a una hora demasiado temprana. Los cambios de turno pueden situarse, por ejemplo, entre las 6 y las 7 h las 14 y las 15 h y las 22 y alrededor de las 23 h.  Rotación: preferentemente ciclos cortos (cambios de turno cada dos o tres días) que parecen alterar, en menor medida, los ritmos circadianos. No obstante, parece qu e este tipo de rotación horaria 260

188. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     EL LUGAR DE TRABAJO NI DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS REFERENTES A DICHOS RIESGOS. NO FUE FORMADO TEÓRICA, PRÁCTICA, SUFICIENTE Y ADECUADAMENTE EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALE S, NI EN EL MOMENTO DE SU CONTRATACIÓN NI EN EL CA SO DE QUE SE PRODUJERAN CAMBIOS EN LAS FUNCIONES QUE DESEPEÑABA. SU FORMACIÓN NO ESTABA ADAPTADA ESPECÍFICAMENTE AL PUESTO DE TRABAJO QUE DESEMPEÑABA EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE. 5. NO SE ADOPTARON LAS MEDIDAS NECESARIAS QUE GARANTIZARAN QUE SÓLO LOS TRABAJADORES QUE HUBIESEN RECIBIDO INFORMACIÓN Y FORMACIÓN SUFICIENTE Y ADECUADA RESPECTO DE LOS RIESGOS EXISTENTES EN EL CENTRO DE TRABAJO PUDIERAN ACCEDER A LAS ZONAS DE RIESGO GRAVE Y ESPECÍFICO. 6. LA SITUACIÓN DE INCUMPLIMIENTO LEGAL ESTÁ AGUDIZADA EN SU GRAVEDAD POR LA CARENCIA DE ELEMENTOS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL DE LOS QUE D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” CARECÍA, EL EMENTOS QUE PUDIERAN HABER ATENUADO LA GRAVEDAD DEL ACCIENTE. 7. EN EL CENTRO DE TRABAJO NO EXISTÍAN PROCEDIMIENTOS OPERATIVOS DE TRABAJO RESPECTO A LA MAQUINARIA PARA EL DESARROLLO DE LAS LABORES DE RECOGIDA DE FARDOS, CONSTATANDO PUES QUE LA ORGANIZACIÓN LABORAL DEL CENTRO DE TRABAJO NO GARANTIZABA LA SEGURIDAD Y SALUD DE LOS TRABAJADORES, ESPECIALMENTE EN MOMENTOS DE ESCASA VISIBILIDAD, DONDE LOS RIESGOS EXISTENTES SE AGUDIZABAN. 8. LAS CONDICIONES LUMÍNIMAS DE L CENTRO DE TRABAJO NO GARANTIZABAN EL DESARROLLO DE LAS LABORES DE RECOGIDA DE LOS FARDOS CON EL CAJÓN EN CORRECTAS CONDICIONES DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES PARA LOS TRABAJADORES, ESTO ES:    .DISTANCIAS MÍNIMAS DE SEGURIDAD.    .COMUNICACIÓN   EFICAZ   ENTRE   LOS   PEONES   RECOGEDORES   Y   EL       TRACTORISTA. 9. EL ESTADO DEL CAJÓN RECOGEDOR DE FARDOS NO GARANTIZABA LA SEGURIDAD Y SALUD DE LOS TRABAJADORES QUE LO MANIPULABAN Y/O TRABAJABAN EN SU ÁMBITO DE ACCIÓN DEBIDO A QUE:    .CARECÍA   DE   DISPOSITIVO   DE   PARADA   DE   EMERGENCIA.    183

248. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     b. Definición de puestos de trabajo del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital XC, incluyendo horarios, turnos, planes de formación... c. Convenio laboral de aplicación d. Procedimientos y normas internas e. Evaluación de riesgos laborales f. Evaluación de riesgos psicosociales g. Informes de siniestralidad y epidemiológicos h. Estructura de participación de los trabajadores i. Informe de evaluación del demandante j. Análisis absentismo 2. Entrevistas Individuales Se mantienen entrevistas con los dife rentes agentes implicados en el asunto de referencia. Todos ellos firman consentimiento para que lo alegado en las mismas pueda ser utilizado en esta pericia: ‒ D. R, Demandante ‒ D. JM, Jefe del Servicio de Cirugía Torácica y tutor final del demandante. ‒ Dª. R, primera tutora del demandante ‒ D. L, responsable del área de Docencia y responsable del área de Docencia y Difusión del conocimiento ‒ Dª Marisa, responsable de recursos humanos ‒ Dª. Lucía y D. Juan Luis, representantes legales de los trabajadores y delegados de prevención del Complexo Hospitalario Universitario. ‒ D. Blas ( Comisión Nacional de Docencia de Cirugía Torácica) , ‒ Otros miembros del Servicio de Cirugía Torácica del CHUVI: Dª. L, D.H , Dª V, Dª F, Dª A, Dª Elisa, D. F, D. E, Dª A, Dª V. Los médicos residentes D. S y D. P M. Para estos miembros se utilizó una guía para la dete cción de situaciones de acoso. 243

257. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     2012 por un trastorno de adaptativo con afecto mixto depresivo- ansioso. La representación legal de los trab ajadores entiende que los procesos y cauces seguidos por D. R no han sido los adecuados, destacando que el mismo debía haberse puesto en co ntacto con sus delegados primero, con el fin de haber obtenido un buen asesoramiento, y no haber recurrido a un sindicato ajeno al Hospital. Consideran que las irregularidades puestas de manifiesto del Servicio de Cirugía no pueden considerarse como conductas propias de acoso, pero sí que mostrarían que los procesos formativos de los MIR tienen mucho que mejorar, teniendo que personalizarse los itinerar ios a cada residente, y facilitando en mayor medida la información. El Hospital se habría acostumbrado a utilizar a los MIR para llevar a cabo las tareas que otros médicos no quieren realizar y que no siempre es tán recogidas, como por ejemplo las guardias en agosto o festivos, etc. Los jefes de servicio se acostumbran a adoptar decisiones sin consultar a los trabajadores o a sus representantes. La inexistente consulta y participación de los trabajadores así como la mala gest ión de la docencia se da en todos los servicios, y a todos los MIR, pudi endo generalizarse a todo el Hospital. VI. Conclusiones 1. El Instituto Nacional de Segurida d e Higiene en el Trabajo, órgano científico técnico especializado de la Administración General del Estado que tiene como misión el anál isis y estudio de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, define el acoso psicológico en el trabajo en tanto que riesgo laboral como: “ Exposición a conductas de viol encia psicológica, dirigidas de forma reiterada y prolongada en el tiempo , hacia una o más personas por parte de otra/s que actúan frente aquella/s desde una posición de poder (no necesariamente jerárquica). Dicha exposición se da en el marco de una relación laboral y supone un riesgo importante para la salud ”(INSHT, 2009) 2 . Respecto a las Administraciones Públ icas, la Resolución de 5 de mayo de 2011, de la Secretaría de Estado para Función Pública, por la que se                                                               2   Fidalgo   et   al   (2009).   Acoso   psicológico   en   el   trabajo:   definición.   Notas   Técnicas   de   Prevención ,   854.   Madrid:   Instituto   Nacional   de   Seguridad   e   Higiene   en   el   Trabajo.    252

134. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo  Realizar una identificación de Causas posibles superficial  Un cálculo de los índices de incidencia y detección basados en probabilidades no suficientemente contrastadas con los datos históricos de productos/servicios semejantes. Timing de un AMFE Un AMFE debe ser actualizado:  Al comenzar un ciclo (nuevo producto / proceso).  Al cambiar las condiciones de funcionamiento.  Cuando se realizan cambios en el diseño.  Con la aprobación de nuevas leyes y normativas.  Si el feedback recibido de lo s usuarios indican que hay un problema. Usos de AMFE  Desarrollo de un sistema que mini mice la posibili dad de fallos.  Desarrollo de métodos de diseño y sistemas de prueba para asegurar que se eliminan los fallos.  Evaluación de los requisitos del consumidor para asegurar que estos no causan fallos potenciales.  Identificación de elementos de diseño que causan fallos y minimización o eliminación de esos efectos.  Seguimiento y gestión de riesgos potenciales en el diseño, evitando cometer los mismos errores en proyectos futuros.  Asegurar que cualquier fallo que pueda ocurrir no cause daño al consumidor o tenga un impacto grave en el sistema. Ventajas  Mejora de la calidad, fiabilidad y seguridad de un producto o proceso  Mejorar la imagen y competitiv idad de la organización  Aumentar la satisfacción del usuario  Reducir el tiempo y coste de desarrollo del sistema  Recopilación de información para reducir fallos futuros y capturar conocimiento de ingeniería  Reducción de problemas posibles con las garantías  Identificación y eliminación temp rana de problemas potenciales  Énfasis en la prevención de problemas  Minimización de los cambios a última hora y sus costes asociados  Catalizador del trabajo en equipo y el intercambio de ideas entre departamentos 129

268. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo       ** Documento 3. Resultados Perfil Psicosocial Personal Médico Complexo Hospitalario Universitario .   PERSONAL MÉDICO Factor Rango Media Desviación Típica TT 0-37 5,00 AU 0-113 2,50 CT 0-106 40,00 DP 10-112 57,00 VC 0-69 13,00 PS 4.87 12,00 ITC 0-73 5,50 DR 1-109 9,50 RAS 0-97 18,00 Distribución de respuestas Factores Psicosociales Valoración del Factor Adecuado Mejorable Elevad o Muy Elevado Tiempo de trabajo (TT) Situación adecuada 4 0 0 0 Autonomía (AU) Situación adecuada 3 0 1 0 Carga de trabajo (CT) Situación adecuada 2 0 0 2 Demandas psicológicas (DP) Riesgo muy elevado 0 0 0 4 Variedad/contenido (VC) Situación adecuada 3 1 0 0 Participación/Supervisión (PS) Situación adecuada 0 0 0 4 Interés trabajador/Compensación (ITC) Situación adecuada 0 0 1 3 Desempeño de rol (DR) Situación adecuada 0 1 1 2 Relaciones y apoyo social (RAS) Situación adecuada 0 0 3 1   Descripción de los resultados - Ocho factores obtienen resultados en Situación adecuada. Estos factores son:  Tiempo de Trabajo  Autonomía  Carga de Trabajo  Variedad/Contenido  Participación/Supervisión  Interés por el Trabajador/Compensación 263

187. Compendio Didáctico Peritos Judiciales en Materia de Seguridad y Salud en el Trabajo     VII. Conclusión Tras las informaciones de las que dispongo basadas en los documentos, experiencias y declaraciones sobre el accidente laboral sufrido por D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, llego a las siguientes conclusiones: 1. EL RESPONSABLE PRINCIPAL DE LA PROTECCIÓN DEL ACCIDENTADO ES LA EMPRESA “Y”, EMPRESA QUE DEBE VIGILAR SU SALUD, POSEER UNA EVALUA CIÓN DE RIESGOS LABORALES Y PLANIFICAR SU ACTIVIDAD PREV ENTIVA, INFORMARLE DE LOS RIESGOS EXISTENTES EN EL TR ABAJO, CONSULTARLE Y HACERLE PARTICIPAR EN MATERIA DE SEGU RIDAD Y SALUD, FORMARLE DE MANERA ADECUADA PRÁCTICA Y TEÓRICAMENTE Y FACILITARLE LOS EQUIPOS DE TRABAJO Y MEDIOS DE PROTECCIÓN ADECUADOS, ADEMÁS DE GARANTIZAR DISPOSICIONES MÍNIMAS DE SEGURIDAD Y SALUD EN LA FINCA DONDE RECOGÍA LAS ACEITUNAS. 2. LA EMPRESA CONTRATANTE DEL ACCIDENTADO D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO”, NO CUMPLE LA NORMATIVA VIGENTE EN MATERIA DE PREVEN CIÓN DE RIESGOS LABORALES. NO GARANTIZA EL CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES EN MATERIA DE FORMACIÓN E INFORMACIÓN NI MANTIENE EL CENTRO DE TRABAJO EN CONDICIONES HIGIÉNICAS (lumínicas) DE CARA AL CUMPLIMIENTO DE LAS DISPOSICIONES MÍNIMAS EN MA TERIA DE SEGURIDAD Y SALUD DURANTE LA EJECUCIÓN DE LAS TAREAS REALIZADAS POR EL ACCIDENTADO. 3. NO SE PLANIFICÓ LA RECOGIDA DE FARDOS DE ACEITUNAS CON EL CAJÓN RECOGEDOR, YA QUE NO EXISTÍAN PROTOCOLOS/PROCEDIMIENTOS DE TRABAJO AL RESPECTO. DEBIÓ HABER EXISTIDO UNO PARA LA UTILIZACIÓN DE DICHA MAQUINARIA. NO   HUBO   COMUNICACIÓN   DE   LAS   ÓRDENES   DE   TRABAJO,   DESCUIDÁNDOSE   POR   TANTO   LA   SEGURIDAD   Y   SALUD   DE   LOS   TRABAJADORES   AL   LLEVARSE   A   CABO   LOS   TRABAJOS   DE   RECOGIDA   DE   LOS   FARDOS   CON   EL   CAJÓN   SIN   PREVISIÓN   NI   PLANIFICACIÓN   ALGUNA   EN   MATERIA   DE   PREVENCIÓN   DE   RIESGOS   LABORALES. 4. D. “TRABAJADOR ACCIDENTADO” NO FUE INFORMADO DE LOS RIESGOS INHERENTES A SU ACTIVI DAD, NI DE LOS PRESENTES EN 182

Vistas

  • 1055 Vistas totales
  • 847 Vistas del sitio web
  • 208 Embedded Views

Acciones

  • 0 Social Shares
  • 0 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Veces compartido

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+