Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial

Canal público / Prevención de riesgos laborales

Thanks for your subscription!
3544 vistas
1 Gustos
1 0
Con esta actualización los autores pretenden informar sobre cómo abordar la resolución de algunas dudas frecuentes en el ámbito de la evaluación de los factores de riesgo psicosocial y cuál es el estado de la cuestión en este momento

Compartir en redes sociales

Compartir enlace

Use permanent link to share in social media

Compartir con un amigo

Por favor iniciar sesión para enviar esto document ¡por correo!

Incrustar en su sitio web

Seleccionar página de inicio

2.

25. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 29 del RSP). Dilucidar el peso relativo de toda la información obtenida se decide, en la práctica, sin necesidad de establecer exactamente porcentajes a priori dado que, en cada caso específico, su capaci - dad de influencia será distinta. Es lógico plantear que en el ámbito de los riesgos psicosociales debería ser similar. Al planificar la obtención inicial de datos se ten - dría que considerar la existencia de antecedentes o las problemáti - cas que ya han aparecido, a lo que se pueden incorporar indicadores obtenidos de vigilancia de la salud. Conocemos qué tipo de tarea realizan, horarios, temporalizacio - nes, tipos de exigencia asociados a cada tarea, variabilidad manifies - ta, existencia de procedimientos de trabajo, reuniones, protocolos en caso de..., información proporcionada por la persona responsable, probable recolección previa de algún tipo de información obtenida de los trabajadores, qué datos se obtienen para la evaluación del resto de riesgos del puesto, etc. Toda esta información permitiría realizar la evaluación de esos puestos de trabajo (Oficina Internacional del Trabajo, 2013; ITSS, 2012; artículo 5 del RSP). A partir de aquí, del mismo modo que en el resto de riesgos, se llevaría a cabo un estudio en profundidad, cen - trado habitualmente en la aplicación de algún instrumento específico para determinados riesgos. Probablemente, también en este caso, los datos cuantitativos nos orienten mejor sobre su incidencia, en tanto que los datos cualitativos nos orienten mejor para aclarar su pasillo origen en esos casos concretos. Esta combinación de enfo - ques permite la comprensión más integral y posibilita la exploración de coincidencias o desajustes, ambos aspectos especialmente im - portantes para realizar una adecuada evaluación de estos factores. ¿Es necesario que los encuestados contesten a todas las preguntas de las que consta un cuestionario o escala? Esta es una cuestión importante, no sólo psicométricamente hablan - do, sino también desde un punto de vista eminentemente práctico. Ocurre que, especialmente aunque no de forma exclusiva, en los pro -

26. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 30 cedimientos generales de evaluación (generales porque no están dise - ñados expresamente para un sector u ocupación específica, como por ejemplo el FPSICO 3.1, ISTAS 21 versión 2, DECORE, etc.) nos pode - mos encontrar con el hecho de que las personas que han de contestar consideran que un número significativo de aspectos sobre los que son interrogados se refieren a variables que no están presentes en sus ocu - paciones o con los que se identifican escasamente (por ejemplo, per - sonas que no trabajan de cara al público y que son interrogadas sobre aspectos relacionados con este tema y sobre las exigencias emociona - les que ello comporta). El riesgo que se corre entonces es que un buen número de preguntas puedan quedarse sin contestar. En este caso, se visualiza con claridad meridiana la importante labor técnica previa de hacer una buena elección metodológica que minimice este aspecto. Esta problemática puede ser solventada de diversas maneras y cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes. Hay procedimientos de evaluación, como, por ejemplo, el del INSHT (2014) o el desapareci - do del INSL (Lahera, 2006; Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009a), que exigen que, para introducir la información reco - pilada en sus correspondientes bases de datos, los cuestionarios sean contestados en su totalidad. Otros “métodos” de evaluación atenúan esta fuente de error empleando métodos de adju dicación de valores a las no respuestas -lo que se denomina “imputación”-, y otros informan de que a partir de un cierto número de respuestas omitidas, ese cues - tionario o escala es considerado inválido y el programa informático no lo incluirá al hacer los cálculos pertinentes -por ejemplo, el DECORE señala que si se omiten en total 10 o más respuestas el cuestionario se invalida y la aplicación informática no lo considera; o si se omiten más de 3 ítems en cualquiera de las cuatro escalas de las que consta, el sis - tema de corrección no tendrá en cuenta la puntuación de ese sujeto en los cálculos correspondientes a dicha escala (Luceño y Martín, 2008)-. ¿Se pueden efectuar modificaciones ad hoc de los “métodos” estandarizados o tipificados? En ocasiones, surge la pregunta de si, por ejemplo, un procedimiento de evaluación que emplea cuestionarios o escalas en formato papel ex - clusivamente puede ser informatizado para que sea respondido por orde -

47. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 51 Ortiz (2012) señala que también es importante establecer medidas de mejora incluso si los factores se situasen en valores satisfacto - rios. Se trataría de mantener y potenciar dichos resultados, así como impedir que se tornen insatisfactorios con el paso del tiempo. ¿ Qué criterios pueden utilizarse para priorizar las medidas preventivas de tipo psicosocial? Además de considerar lo establecido en el artículo 15 de la LPRL sobre los principios de la acción preventiva, el procedimiento de evaluación FPSICO 3.1 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2014), en su apartado sobre “propuestas de mejora”, recoge una serie de orientaciones que bien pueden ser generaliza - das si se evaluase también con otros “métodos”. En este sentido, propone que en la priorización se pueden emplear, de forma com - binada, criterios tanto cuantitativos como cualitativos. Entre los pri - meros: número de expuestos, duración y magnitud de la exposición, etc. Entre los segundos: oportunidad de la intervención, coste de la acción y de la inacción, grado de aceptación de las soluciones, pri - macía de las intervenciones que reducen la exposición a más de un factor, etc.

33. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 37 ¿ Se pueden emplear distintos “métodos” de eva - luación en diferentes departamentos, puestos de trabajo, etc. de una misma organización? Por ejemplo, podría darse el caso de que en un instituto de educa - ción secundaria se evaluasen las condiciones de trabajo psicosocial del profesorado con un “método” determinado y las del personal de administración y servicios con otro. O que dentro de una empresa, se decidiese que las condiciones de trabajo psicosocial de un grupo de trabajadores fuesen evaluadas mediante cuestionarios estandari - zados en formato papel, por la facilidad para reunirlos a todos en una misma fecha y lugar, y otro grupo fuese evaluado mediante entre - vistas telefónicas dada la gran dificultad de contactar con ellos pre - sencialmente (por ejemplo, trabajadores que desarrollan su trabajo en localizaciones geográficas cambiantes continuamente) (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2014). Lo que no hay que perder de vista es que toda decisión tiene sus ventajas y desventajas, y en este caso se contaría, entre otros, con el importante inconveniente de que se dificultaría la comparación de resultados (realización de estudios comparativos) entre unidades de análisis, grupos, colectivos,... cuyos factores psicosociales han sido evaluados de diferentes maneras.

53. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 57 En definitiva y resumidamente, donde sí parece haber cierto con - senso en la literatura al uso es sobre el hecho de que se realicen varias evaluaciones para comprobar la evolución de las medidas adoptadas y sobre que la primera de ellas se realice tras dejar un pe - riodo suficiente para que los cambios implantados empiecen a surtir efecto (puede ampliar información en las referencias bibliográficas citadas en la pregunta anterior). Por último y como resumen de esta etapa de seguimiento y con - trol de las medidas adoptadas, se puede decir que existen diversas actividades de supervisión, seguimiento, control y evaluación de las intervenciones, por lo que habrá que elegir en cada caso la estrate - gia que resulte más conveniente, no pudiendo establecerse a priori un criterio único. Los indicadores de evaluación de la intervención psicosocial deben definirse a medida y ser específicos para los ob - jetivos y acciones planificados, siendo recomendable que incluyan tanto el proceso como los resultados. Así mismo, deberán elegirse el momento, los mecanismos y los agentes encargados de evaluar la intervención.

6. 9 LISTA DE SIGLAS APT Acoso Psicológico en el Trabajo EU-OSHA Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo HSE Health and Safety Executive INSHT Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo INSL Instituto Navarro de Salud Laboral (actualmente Insti- tuto de Salud Pública y Laboral de Navarra, ISPLN) ISTAS Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud ITSS Inspección de Trabajo y Seguridad Social LPRL Ley de Prevención de Riesgos Laborales NTP Nota Técnica de Prevención PRL Prevención de Riesgos Laborales RSP Reglamento de los Servicios de Prevención UA Unidad de Análisis

5. 7 ÍNDICE 1. INTRODUCCIÓN ...................................................................... 11 2. ALGUNAS ORIENTACIONES PARA EVALUAR LOS FACTORES DE RIESGO PSICOSOCIAL ......................... 13 Fase 1. Identificación de los factores de riesgo. ..................... 14 Fase 2. Elección de la metodología, técnicas e instrumentos que se han de aplicar. .............................................................. 23 Fase 3. Planificación y realización del trabajo de campo. ....... 38 Fase 4. Análisis de los resultados y elaboración de informe. .... 42 Fase 5. Elaboración y puesta en marcha de un programa de intervención. ............................................................................ 49 Fase 6. Seguimiento y control de las medidas adoptadas. ..... 52 3. HABLEMOS DE... ................................................................... 58 3.1. Conceptos básicos en Psicosociología: algunas orientaciones. .......................................................................... 59 3.2. Conceptos básicos metodológicos: algunas orientaciones. .......................................................................... 67 3.3. Violencia en el trabajo: algunas orientaciones. ................ 77 3.4. La norma UNE-ISO 10667 sobre “Prestación de servicios de evaluación. Procedimientos y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y organizacionales” y la gestión del riesgo psicosocial en las organizaciones. ............ 87 4. REFLEXIÓN FINAL .................................................................. 94 REFERENCIAS......................................................................... .. 95 OTRAS PUBLICACIONES Y FUENTES DE INFORMACIÓN DE INTERÉS ............................................................................ 108

30. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 34 Efectuar una buena recogida de datos a través de la entrevista va más allá de la imagen habitual y reduccionista consistente en la elaboración de un listado intuitivo y apresurado de preguntas a las que se “somete” a alguien. Y es que el éxito de una entre - vista depende, entre otros elementos, de la propia selección y formación de los entrevistadores, la calidad del cuestionario que empleen o la forma en que se acceda al entrevistado (González y Padilla, 1998). Y aunque el formato de esta publicación -es - pecialmente el de este capítulo- exige brevedad en los asuntos tratados, esto no es óbice para que se presenten a continuación algunas pautas para que el desarrollo de las mismas sea lo más exitoso posible. Un primer aspecto que hay que tener en cuenta, para que las en - trevistas puedan tener cierta probabilidad de éxito, es que el entre - vistado cumpla ciertos requisitos como los siguientes: que tenga la información que le vamos a solicitar, que pueda transmitírnosla y que tenga una motivación para hacerlo (Fraile, 2013). Por otra parte, el desarrollo exitoso de las mismas conlleva toda una serie de aspectos que hay que considerar, lo que se denomina la “técnica de realización” (Sebastián, 2002). Entre ellos se encuen - tran:

79. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 83 La exposición a violencia psicológica en el trabajo se puede identi - ficar también por otras vías distintas a la aplicación de “metodología” cuantitativa de un “método” general de evaluación de riesgos psico - sociales. Así, la información que permita identificar dicho riesgo puede llegar a través del propio trabajador, de los mandos, de los delegados de prevención, de algún compañero, etc., o mediante procedimien - tos que se tengan implementados en el sistema de gestión interna. Cuando se obtienen respuestas en los ítems 18 y 20 del FPSICO 3.1, como las mencionadas en la pregunta, se puede sospechar, des - de los porcentajes de respuesta a los ítems referidos y analizando las escalas (grupalmente o una a una), que puede existir una exposición directa del trabajador a violencia psicológica en el trabajo (incluida la violencia que conlleva en sí mismo la exposición a comportamien - tos discriminatorios). Frente a esta situación se hacen las siguientes propuestas: A- Identificar qué colectivo o colectivos y/o puestos de trabajo dentro de la empresa están o pueden estar expuestos a con - ductas de violencia, acoso psicológico, acoso sexual o discri - minatorio, y valorar esas exposiciones para, de forma reactiva, eliminarlas de inmediato. B- Una vez identificados, hay que tener en cuenta que pueden existir procedimientos participados y acordados en el seno de la empresa que marcan el modo en que se realizará la investi - gación y por el cual se determinará si ha habido acoso laboral o qué tipo de exposición a violencia se ha podido producir; se trata ya de investigar la exposición y las consecuencias de la misma. Hay que señalar que, siendo un riesgo laboral, el APT no es absolutamente previsible. En este proceso de investiga - ción es necesario disponer de mecanismos de identificación adicionales (por ejemplo, a través del uso adecuado del “Diario de Incidentes de APT” del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2010b), así como procedimientos de ac - tuación en el sistema de gestión de riesgos laborales. Si en la organización se dispone de estos procedimientos de actuación, bien elaborados, donde se garanticen los derechos de todas las partes afectadas y resulten operativos para es -

15. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 19 dibles que han de cumplir: ser exhaustivas y mutuamente excluyen - tes o incompatibles. Es decir, los diversos valores de una UA deben cubrir todas las posibilidades que esta puede presentar y además deben ser disjuntas (García, 2008). Respecto a la primera propie - dad, la exhaustividad consiste en que ningún encuestado se pueda quedar fuera de la categorización que se ha realizado en una unidad de análisis. Por ejemplo, si se define la unidad de análisis “pues - to de trabajo” y se establecen las modalidades o valores “auxiliar”, “administrativo”, “técnico” y “mando”, si alguien ocupase un puesto de trabajo denominado “conductor”, no tendría posibilidad de se - ñalar ninguna opción. Respecto a la segunda propiedad, la mutua exclusividad significa que no ha de ser posible la pertenencia a dos valores diferentes en una misma UA. Continuando con el ejemplo anterior, si existiese la posibilidad de que alguien pudiese marcar las opciones “auxiliar” y “administrativo” porque ocupa ambos puestos de trabajo, esto significaría que hay un error en la definición de las modalidades de dicha UA, teniendo entonces que crearse una nueva modalidad que contemplase esta circunstancia. En la práctica cotidiana se ha podido observar c ó mo el descuido en este tipo de aspectos conlleva una posterior pérdida en la capa - cidad de análisis de los datos. En las evaluaciones de los factores psicosociales, ¿ hay que contar con toda la población trabajadora o se puede muestrear? Meliá et ál. (2006) dicen al respecto que “en las metodologías cuantitativas (las que utilizan instrumentos como los cuestionarios) en empresas pequeñas y medianas debe aplicarse el instrumento o instrumentos a todos los trabajadores. A partir de cierto tamaño de empresa puede resultar recomendable, por razones prácticas y por razones de calidad de los datos, aplicar técnicas de muestreo y deter - minar los tamaños de muestra de cada colectivo a analizar mediante las fórmulas estadísticas apropiadas para el grado de error muestral técnicamente adecuado. La determinación del tamaño de la muestra, en su caso, es una cuestión técnica. En las metodologías cualitativas (p.e., entrevistas) debe determinarse la elección de las personas que

82. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 86 de una respuesta de estrés). Habrá que estudiar las posibles relacio - nes que estas respuestas de estrés puedan tener con las condicio - nes psicosociales de trabajo presentes en los puestos —FPSICO 3.1 u otro procedimiento de evaluación— en términos de exposición a conductas violentas. Contrastar los datos de consecuencias sobre la salud de los que disponga Vigilancia de la Salud con los resultados de la evaluación (en términos de riesgos de violencia en el trabajo) y el uso de “meto - dologías” cualitativas de contraste complementarias resulta necesa - rio a la hora de evaluar estas situaciones de riesgo e identificar si se produce una exposición.

1. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial (edición ampliada 2015) DOCUMENTOS DIVULGATIVOS

27. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 31 nador. O si un determinado programa informático puede ser modificado para que genere una información distinta a la originalmente prevista. En ambos casos y en otros similares, la respuesta es siempre la misma: hay que contactar con los creadores del procedimiento para solicitar autorización y para consultar sobre la viabilidad y adecuación de esa adaptación particular. Por ejemplo, en el primer caso, si se trata de una escala que fue validada con unas condiciones de aplicación donde exclusivamente se empleaba un test en formato papel, puede que al informatizar el procedimiento de recogida de datos no se pueda estar seguro de la permanencia de los valores que se obtuvieron en fiabilidad y validez, ya que sus condiciones de aplicación fueron dis - tintas (Prieto y Delgado, 2010). En el segundo caso, ocurre que en mu - chas ocasiones las opciones de respuesta de las diversas preguntas que componen una prueba test tienen unos pesos (puntuación asig - nada a cada opción de respuesta) que el procedimiento de evaluación no hace públicos, por lo que los nuevos cálculos que se efect úen (me - dias, medianas,...) carecerán de toda validez (Lara, 2010). ¿Se puede emplear “metodología cualitativa” en las evaluaciones de riesgo psicosocial? Obviando el hecho de si esta es la terminología más adecuada (Guàrdia y Peró, 2010), la respuesta es SÍ . Numerosas publicacio - nes (Alastruey y Gómez, 2013; Confederación de Empresarios de Galicia, 2012; Foment del Treball Nacional, 2006; Gabinete de Pre - vención, Calidad y Medio Ambiente de la Confederación de Aso - ciaciones Empresariales de Baleares, 2009; Grupo de trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo y Tra - bajadores Inmigrantes, 2008; Guàrdia, 2010a; Guàrdia y Peró, 2010; Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005; etc.) y procedimientos de evaluación estandarizados o tipificados (FPSI - CO 3.1, Batería MC-UB, la metodología Prevenlab-Psicosocial, la Batería Valencia PREVACC, etc.) hablan de ella e introducen en las evaluaciones información de este tipo. La ITSS, en su guía (Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012), habla varias veces de la misma. Por ejemplo, cuando afirma

89. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 93 Finalmente, la cuarta y última fase, “revisión post-evaluación”, puede asimilarse en parte a la revisión obligatoria de la evaluación que marca el artículo 6 del RSP. Se refiere a la conveniencia de re - visar el proceso de evaluación para comprobar si los resultados, las consecuencias y la utilidad de la evaluación han respondido a las necesidades y si se han cumplido los objetivos del proceso y, en su caso, para saber qué cambios debería introducir en el futuro el cliente en el proceso de evaluación. Al contrario que en la normativa de PRL, esta revisión post-evaluación no tiene carácter obligatorio, planteándose que sólo se lleve a cabo si así lo han acordado el clien - te y el proveedor del servicio. Las especificaciones técnicas que in - cluye al respecto pueden ser de utilidad también a los profesionales del ámbito de la PRL, una vez realizada la evaluación de riesgos. Todo lo expuesto y algunos aspectos más que no se han de - tallado por no resultar un documento de excesiva extensión, nos lleva a la conclusión de que, si esta norma UNE-ISO 10667:2013 se incorpora a las evaluaciones de riesgos psicosociales en todo aquello que les pueda ser de aplicación y utilidad, repercutirá en una mejora de las garantías técnicas y objetivas de la calidad de la evaluación llevada a cabo, facilitando que el cliente base sus decisiones en resultados de evaluación sólidos, obtenidos tras un proceso metodológico riguroso y acorde a la legislación vigente. La confianza que esto puede generar tanto en los responsables de las empresas como en los trabajadores y sus representantes, puede contribuir a que la gestión de los riesgos psicosociales no quede relegada, como ocurre en ocasiones, a un mero cumpli - miento burocrático con el fin de salvar posibles sanciones por incumplimientos legales.

54. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 58 3. HABLEMOS DE... En el presente capítulo se abordan una serie de aspectos que, o bien porque afectan a todo el proceso de evaluación o bien por su complejidad o su extensión, requieren una explicación que no se ajusta a que sean encajados en una u otra fase del proceso evalua - tivo que se acaba de desarrollar. Así, en primer lugar, se presenta un apartado donde, conscientes de que en el ámbito psicosocial los términos se emplean en no po - cas ocasiones con cierta imprecisión, se pretende arrojar cierta luz al respecto. En un segundo apartado, también dedicado a cuestiones de ter - minología, se exponen las diferencias existentes entre diversos vo - cablos vinculados al área de la metodología donde, al igual que en el caso anterior, es frecuente el empleo inexacto de un buen número de ellos. En tercer lugar, se dará respuesta a cuestiones recurrentes vincu - ladas a situaciones de violencia, especialmente a aquellas relaciona - das con el acoso psicológico en el trabajo. Por último, se disertará con cierto detalle sobre algunos aspectos de interés para la evaluación psicosocial contenidos en una norma que ha sido referenciada en varias ocasiones y por diversos motivos a lo largo de esta publicación: la norma UNE-ISO 10667.

72. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 76 referencia y, a su vez, nos permite también conocer cuánto es la des - viación de las puntuaciones. Existen diferentes formas de obtener la baremación para un grupo normativo: baremos cronológicos -edad mental y cociente intelectual- centiles o percentiles y puntuaciones típicas -estándares, normalizadas, escalas T y D, estaninos o enea - tipos-. Así, para obtener las puntuaciones normales de la población de referencia en los instrumentos de medida de factores psicosocia - les al uso se ha trabajado con los centiles o terciles de la población. Por ejemplo, la baremación de FPSICO (versiones 3.0 y 3.1) se obtuvo transformando en percentil la puntuación directa de cada trabajador (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2011). La evaluación del riesgo se analiza según el porcentaje de tra - bajadores que se halla en los rangos definidos según los percentiles dados (tabla 1). Percentil obtenido Probabilidad de Riesgo Percentil ≥ P 85 Muy elevada P 75  ≤ Percentil < P 85 Elevada P 65  ≤ Percentil < P 75 Moderada Percentil < P 65 Tolerable Tabla 1. Criterios para evaluar la probabilidad de riesgo en una empresa según FPSICO v. 3.1 (fuente: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2011). Es importante, pues, que en la construcción de las escalas y cues - tionarios no sólo se analice su fiabilidad y validez, sino que se anali - cen también los datos del proceso de baremación para la obtención de las puntuaciones referentes.

73. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 77 3.3. Violencia en el trabajo: algunas orientaciones. En el presente apartado se van a considerar una serie de cuestio - nes relacionadas con la violencia en el trabajo. Esta violencia puede dar lugar a situaciones de exposición clasificables en el entorno de los acosos, discriminaciones y agresiones de distinto grado. Mediante técnicas cualitativas y cuantitativas, además de otros elementos de información, se identifican y discriminan las exposicio - nes y los factores de riesgo de violencia laboral. A continuación se comentarán algunas cuestiones de interpreta - ción sobre los resultados de estas evaluaciones psicosociales o de primer nivel al aplicar los procedimientos o “métodos” más habitual - mente empleados en este tipo de evaluaciones. Al utilizar las “metodologías” generales de evaluación de factores de riesgo psicosocial, ¿puede entenderse que se está realizando una evaluación general o básica de situaciones de violencia o acoso? Los procedimientos generales de evaluación de riesgos psicoso - ciales actuales no evalúan el acoso laboral, pero sí examinan algunos factores de riesgo antecedentes de este y también preguntan por la exposición a situaciones de violencia (psicológica, física, sexual, de discriminación,...). La violencia laboral no suele conformar una dimen - sión o un área de análisis específico en los resultados de las “metodo - logías” al uso. A lo sumo, se suele dedicar alguna pregunta a explorar la exposición en algunos campos de la violencia laboral. Por tanto, se entiende que si el proceso de evaluación de los riesgos psicosocia - les se ha hecho correctamente, se interpretará que dichos resultados exploran de una forma genérica la posible exposición al riesgo de vio - lencia psicológica en el trabajo y una serie de aspectos antecedentes, como pueden ser, por ejemplo, los conflictos, las malas relaciones con las personas con las que se trabaja, el aislamiento, etc. Desde las “metodologías” generales de evaluación de riesgos, bá - sicamente se puede identificar la posible existencia de una exposi -

41. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 45 1. Una breve introducción que muestre las características bási - cas de la organización evaluada: actividad, tamaño, distribu - ción geográfica, etc. 2. Un apartado sobre justificación del método seleccionado, ra - zonando los motivos de su elección. 3. Una explicación detallada del procedimiento seguido: c ó mo se ha efectuado el muestreo en las diversas unidades de análisis –si es que se ha llevado a cabo-; plazos para la recogida de datos; etc. 4. Cuando se utilicen diversas técnicas de registro (cuestiona - rios, grupos de discusión, entrevistas, etc.) deben describirse claramente de forma que se sepa qué técnica se aplicó a qué colectivo y de qué forma. 5. Explicación de las garantías que se han adoptado para la ges - tión de la confidencialidad de la información. 6. Debe informarse acerca de cómo se han generado las bases de datos, con qué tipo de software se han generado o qué salvaguar - das se han adoptado para proteger el acceso a la información. 7. El apartado de resultados debe ser claro, lo más simple posi - ble en su exposición. Aunque los análisis sean complejos, su presentación no debe serlo. 8. La simplicidad no está reñida con la exhaustividad en la pre - sentación de resultados. Añadimos a esta afirmación el hecho de que en el cuerpo del informe principal debe ir sólo la infor - mación relevante, dejando la información de tipo secundario para los anexos. 9. Establecer un apartado de conclusiones que est é ajustado a los datos obtenidos. Una buena práctica es ir citando en las conclusiones los datos concretos del informe que apoyan di - chas conclusiones. 10. En el apartado de recomendaciones de intervención y suge - rencias nos remitimos a lo escrito en el apartado 8.4. de esta publicación. 11. Se recomienda añadir un resumen final. En resumen y tal como el propio Guàrdia (2010) menciona, “en esencia, un informe debe ser completo, técnicamente impecable y coherente con el proceso de evaluación efectuado” (p. 98).

59. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 63 serían esas consecuencias negativas. Por ejemplo: la exposición a situaciones de estrés puede generar trastornos gástricos, dolor de cabeza, insomnio, ansiedad, depresión, alteraciones del sistema inmunitario, conductas adictivas, conflictividad laboral, etc., de tal forma que la depresión, la ansiedad, el insomnio, etc., si tienen un origen laboral, no deberían considerarse como riesgos psicosociales sino como consecuencias de estar expuestos a dichos riesgos. Por otro lado, es muy importante recordar aquí que sería deseable no realizar una traslación unívoca entre exposición a riesgo psicoso - cial y patología mental, ya que los riesgos psicosociales producen efectos nocivos para la salud no sólo a nivel mental; además, esta exposición no desemboca en patología mental en sentido clínico en todas las ocasiones. Conviene subrayar también la influencia que tiene la exposición a riesgos psicosociales sobre otros ámbitos preventivos aparente - mente alejados de la Psicosociología y sus consecuencias, como pueden ser los trastornos musculoesqueléticos (TME), las conduc - tas de riesgo, la siniestralidad asociada a patología no traumática (problemas cardiovasculares), etc. Por supuesto, las consecuencias derivadas de la exposición a riesgos psicosociales trascienden la salud individual y, en ocasio - nes, se puede hablar de impacto en la salud colectiva u organizativa. Además, repercuten negativamente en los resultados empresariales, socavan el compromiso personal con la organización y suponen una pérdida de capital humano para las empresas y para la sociedad en general. V. Estresores. Es muy habitual, en el ámbito psicosocial, hablar de estresores. Y a este respecto conviene matizar cuál sería su equivalente preventi - vo en el ámbito de la Psicosociología: ¿serían factores psicosocia - les, factores de riesgo psicosocial o riesgos psicosociales? Cuando se habla de estresores desde la óptica preventiva, nos debemos situar ante condiciones de trabajo diseñadas de manera inadecuada, de tal forma que se convierten en precursores del es -

61. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 65 hacerles frente, en un contexto que puede ser deficitario en apoyo social y/o caracterizado por un sistema de reconocimiento o com - pensación inadecuados. Subyacen en esta consideración del estrés los modelos teóricos explicativos más relevantes y con más grado de implantación en la gestión de los factores psicosociales a día de hoy (tanto en la evaluación como en la intervención psicosocial). Nos referimos al modelo Demanda-Control (Karasek, 1979; Karasek y Theorell, 1990; cit. en Luceño, Martín, Rubio y Díaz, 2004), ampliado posteriormente con la variable Apoyo Social (Johnson y Johansson, 1991) y el modelo del Desequilibrio Esfuerzo-Recompensa (Siegrist, 1996, 1998; cit. en Luceño et ál., 2004). Por tanto, conviene remarcar que, desde la óptica preventiva, el estrés no es una enfermedad o una patología psicosocial o enfer - medad mental, pese a que sea relativamente habitual considerarlo como tal. Otra cosa es que las personas expuestas a estrés puedan enfermar y vean afectada su salud a nivel cognitivo, emocional, conductual y/o social, de tal manera que la exposición a situacio - nes de estrés altere su manera de pensar, de sentir y de compor - tarse. VII. Consecuencias del estrés. Como se ha expuesto en el epígrafe anterior, si se considera el es - trés como riesgo psicosocial y por tanto con la capacidad de afectar negativamente a la salud de los trabajadores, sus consecuencias pueden manifestarse a nivel fisiológico, psicológico (cognitivo, con - ductual y emocional) y social. Estaríamos ante daños de origen psi - cosocial producidos por estrés. Nuevamente cabe remarcar que es preciso diferenciar el estrés de las consecuencias de este tal y como se ha señalado en la diferenciación entre riesgos psicosociales y sus consecuencias. Como ejemplos concretos, se puede citar: taquicardias, déficit de atención, adicciones, depresión o aislamiento. De igual forma, las consecuencias del estrés pueden trascender del ámbito personal al organizativo y social. Por ejemplo, el absentismo, el abandono del puesto de trabajo, el aumento de reclamaciones, las peticiones de traslados, etc. pueden ser valiosos indicadores de la existencia de situaciones de estrés.

81. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 85 • IVAPT-PANDO (Inventario de Violencia y Acoso Psicológico en el Trabajo), de Pando, Aranda, Preciado, Franco y Salazar, 2006. Valiéndose de la evaluación de riesgos psicosociales, de la herra - mienta de la entrevista, del análisis documental de datos relativos al caso identificado, y la colaboración del servicio de vigilancia de la sa - lud en el estudio de las consecuencias a la exposición y de instrumen - tos como los mencionados anteriormente, se puede afrontar la inves - tigación o estudio de un caso con indicios de estar o haber estado expuesto a conductas de violencia psicológica en el trabajo o a APT. Debido a la complejidad y especificidad del riesgo, debe ser un es - pecialista formado en estos riesgos quien realice dicha investigación (en la práctica no suele bastar con disponer solamente de la especiali - dad de Ergonomía y Psicosociología Aplicada para acometer este tipo de trabajo). Es habitual que en cada caso, debido a las peculiaridades que este pudiera tener, se requiera un procedimiento y estrategia de abordaje distinto. En la actualidad no es posible protocolizar o pautar, de forma estandarizada y accesible para personal técnico menos es - pecializado, un “método” de estudio con el que acometer sin incerti - dumbres insuperables la investigación de estos casos. Colaboración con Vigilancia de la Salud Cuando se manifiestan este tipo de exposiciones en las evalua - ciones, puede ser útil contrastar estos resultados con otros datos de consecuencias sobre la salud de los que dispongan en Vigilan - cia de la Salud. En general, datos de sintomatología compatible con exposiciones a conductas violentas o acoso laboral. Esto debe ser, obviamente, un trabajo dirigido por Vigilancia de la Salud. Existen muchos cuestionarios de salud general y “metodología” para examinar estos aspectos. Desde el punto de vista técnico es factible chequear, con consentimiento informado y a modo de che - queo colectivo y anónimo, las posibles manifestaciones psicosomá - ticas (sintomatología inespecífica de corte psicosomática derivada

42. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 46 La de Guàrdia no es la única propuesta. Animamos también al lector a estudiar la proposición efectuada por Sebastián (2008) en el anexo I de su obra. Añadiremos finalmente sobre este asunto del informe que tan im - portante es el “continente” o estructura como el “contenido”, es de - cir, lo que se dice y cómo se dice. Sobre esto último, cabe remar - car que hacer una buena y correcta redacción más allá de lo que un programa de ordenador pueda generar automáticamente , hacer constar también los aspectos positivos que se hayan podido detec - tar en la evaluación, evitar ataques innecesarios o el empleo de un vocabulario violento o provocador, etc. facilitará que este documen - to sea percibido en positivo y transmita la idea de que se ha elabora - do siempre en aras de la mejora de una situación actual (Lara, 2010). Y por último, dentro de esta fase cuatro, una cuestión recurrente... ¿Cuál es la t asa de respuesta aceptable para que una evaluación sea representativa? Esta inquietud responde, normalmente, a la posibilidad de encon - trarse ante una de estas dos situaciones: a) que habiéndose contado con toda la población trabajadora se obtenga, sin embargo, una tasa de respuesta baja; b) que se haya muestreado y las unidades selec - cionadas no hayan respondido total o parcialmente. La consigna general es clara: cuanto mayor sea la tasa de res - puesta, mejor (Manzano, 1998). ¿Por qué? Porque cuanto mayor es la tasa de respuesta, mejores serán las estimaciones que se hagan (o formulado en términos complementarios: conforme mayor es la tasa de no respuesta -no respuesta por unidad- va disminuyendo la credibilidad de los resultados). Pero, ¿cuál es la tasa de respuesta mínima admisible o tasa de no respuesta máxima admisible? La respuesta no es sencilla, ya que en nuestro ámbito preventivo, si se obtienen bajas tasas de participación, habría que cuestionarse muy seriamente las razones de tan escasa implicación. Las respuestas a esta cuestión pueden ser muy variadas:

46. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 50 ridas a medidas de intervención y priorización de las mismas son las siguientes: ¿ Qué medidas de intervención se pueden adoptar para mejorar el factor psicosocial “X”? Aunque un buen número de “métodos” estándar y de publicacio - nes incluyen entre sus páginas información relativa a propuestas de actuación ordenadas generalmente por factores (tiempo de trabajo, desempeño de rol, apoyo social, etc.), no deberíamos olvidar las in - teresantes palabras de Vega (Instituto Nacional de Seguridad e Hi - giene en el Trabajo, 2009b) cuando afirma que “no existe el vademé - cum de la intervención psicosocial que describa el tipo de programas indicados en cada situación... Existen unas pautas de intervención, provenientes de los principales modelos teóricos, y las recomenda - ciones que pueden extraerse del análisis riguroso de las experiencias y buenas prácticas en empresas reales. Pero a partir de esas líneas generales cada situación, cada contexto, requiere una intervención a medida, con soluciones específicas que se construyen entre todos los agentes implicados” (p. 185) (véase también Fernández, 2010; o Lucas, 2008, página 75). En esta misma línea, por ejemplo, el procedimiento de evaluación del INSL, que incluía información relativa a ciertas pautas de actua - ción según los resultados que se obtuviesen, señalaba muy acerta - damente que esas recomendaciones que conten ía pretend ían ser orientativas, no deb ía n ser entendidas como universalmente válidas y de aplicación unívoca, y su implantación dentro de la empresa es - tar ía vinculada a las características específicas de cada organiza - ción. Estas recomendaciones no deb ía n suponer, en ningún caso, la omisión de las condiciones mínimas de seguridad y salud para el trabajador. Finalmente, cabe indicar que las medidas de intervención deben estar vinculadas con los resultados de la evaluación psicosocial. Además, estas medidas las deben sentir como propias los trabaja - dores, mandos intermedios y altos responsables de la organización, para incrementar así sus probabilidades de éxito.

78. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 82 cualitativas como la entrevista o las técnicas grupales (según el caso concreto) para identificar con más precisión si se trata de un riesgo que es expresión de violencia laboral o bien se trata de un riesgo que se puede corregir preventivamente cambiando los fac - tores de riesgo antecedentes (modificando esos aspectos de orga - nización del trabajo precipitantes). El hecho de que las relaciones personales no sean buenas, que existan conflictos o que no existan procedimientos de resolución de los mismos no es un indicativo inequívoco de exposiciones a violencia o acoso laboral. En estos casos, las recomendaciones preventivas tratarán de atajar estos factores de riesgo. Si, además de existir estas respuestas, el perfil valorativo en el factor “Relaciones y Apoyo Social” aparece en zona de riesgo, se deberán implementar actuaciones correctoras sobre esos factores, potenciando aspectos que protejan o eliminen o mi - nimicen aquellos que pueden precipitar la aparición de situaciones de APT. En este supuesto sería deseable verificar, a través de “metodolo - gía” cualitativa, que no existen exposiciones a conductas violentas o de acoso en los puestos de trabajo. Implicaría, si existen indicios de exposición, activar procedimientos de investigación. 3- ¿Qué proceder se recomienda en el caso de darse la res - puesta “2” o “3” (con frecuencia o constantemente) en los ítems 18b, 18c y 18d o bien si ante la pregunta 20 se da la respuesta “siempre”, a menudo” o “a veces”? Hay que recordar que la evaluación de riesgos psicosociales con procedimientos como FPSICO 3.1 u otros análogos sirve para identificar factores de riesgo de violencia y posibles exposiciones. Es importante profundizar en el estudio de este riesgo cuando se ob - servan en los cuestionarios respuestas de exposición a violencia (bastaría con que se manifieste la exposición en uno solo de los cuestionarios aplicados). A partir de los resultados obtenidos me - diante la aplicación de instrumentos generales de análisis de las condiciones psicosociales de trabajo, se derivará la necesidad de realizar un estudio más concreto sobre los riesgos de violencia la - boral identificados, se deberá investigar, comprobar la exposición, determinar el tipo y su magnitud y proponer medidas correctoras (reactivas y preventivas).

106. DD.207.2.15

17. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 21 luación de riesgos” (p. 40); o Martínez-Losa (2006), que descarta el muestreo a la hora de recopilar datos cuantitativos aunque sí lo considera necesario para la toma de datos de tipo cualitativo. En conclusión y aparte de posibles disquisiciones estadísticas al respecto, la consigna general es que, si es viable contar con toda la población trabajadora, la mejor opción es no muestrear (la guía de la ITSS también lo considera así). Téngase en cuenta que la contestación a un cuestionario o escala, entrevista, etc. es un acto voluntario, y este hecho ya supone una pérdida de casos en s í misma. Considérese también que lo que aparentemente puede parecer en un principio ventajoso también tiene sus inconvenien - tes, como, por ejemplo, diseñar y contar con una muestra de sus - titución. Además, participar es motivador y propicia la implicación posterior cuando haya que desarrollar las medidas preventivas (intervención psicosocial). Ahora bien, siendo realistas, hay carac - terísticas presentes en ciertas organizaciones como, por ejemplo, su gran volumen de trabajadores, su amplia dispersión geográfi - ca, etc., que hacen que contar con toda la población trabajadora sea un cometido técnico prácticamente inabordable, por lo que en este tipo de situaciones sí podría ser conveniente, por razones de operatividad, realizar un muestreo. En tal caso, es primordial el hecho de que esté bien realizado (véase Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 1991; Manzano, 1998; Mon - cada et ál., 2014) y que sea verdaderamente representativo de la variedad de puestos de trabajo y situaciones que pueden estar presentes en una organización. ¿Cuál es el número mínimo de trabajadores en una organización que permitiría el uso de cuestionarios o escalas como instrumento de evaluación? Sin ánimo de ser exhaustivos, veamos la información que ofrecen al respecto algunos de los procedimientos de evaluación más cono - cidos y que emplean este tipo de instrumentos. FPSICO 3.1 (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Traba - jo, 2014) indica al respecto -apartado de “instrucciones básicas para la

50. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 54 gunos de los supuestos de revisión contemplados. Los indicadores de seguimiento que deben establecerse y registrarse antes/durante/ después de una intervención psicosocial proveen información para identificar dichos supuestos, pero no sustituyen la eventual necesi - dad de volver a evaluar los riesgos. Ya se ha comentado que la planificación de la actividad preventiva debe ser objeto de un seguimiento continuo (artículo 16.2b LPRL). Se trata de comprobar si las medidas se están implementando y si lo hacen de forma adecuada; si se cumple en tiempo y forma lo es - tablecido (calendario, responsables, recursos, etc.), detectando las razones de los posibles incumplimientos y subsanándolos. Las actividades de control periódico (artículo 16.2a LPRL) permi - ten, entre otras cosas, apreciar si las actividades de prevención es - tán siendo adecuadas y suficientes (artículo 16.2b de la LPRL) o bien deben modificarse, constituyendo una de las fuentes de información que pueden dar lugar a una revisión de la evaluación inicial (artículo 6.1 del RSP). Es necesario utilizar indicadores de seguimiento para conocer si las acciones preventivas están permitiendo lograr los objetivos es - tablecidos, es decir, para evaluar los resultados de la intervención, su eficacia y eficiencia. En psicosociología, las acciones de mejora acostumbran a no tener un efecto inmediato. Además, los cambios organizativos, que están en la esencia de las actuaciones preven - tivas colectivas y dirigidas al origen de la exposición, pueden ser complejos y de implementación paulatina. Por todo ello, resulta con - veniente establecer indicadores, parámetros que permitan explorar en una dimensión temporal los resultados. Ahora bien, la aparición de daños o los resultados de la vigilancia de la salud no pueden constituir las únicas fuentes de información que alerten de una posible insuficiencia de las medidas preventivas. En el caso de los riesgos psicosociales, los daños pueden aparecer a medio-largo plazo, tras años de exposición, no siendo observables en sus primeras fases. Consecuentemente, la revaluación de la exposición, explorando las condiciones de trabajo psicosociales, constituye un procedimien -

10. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 14 Fase 1. Identificación de los factores de riesgo. Los factores de riesgo psicosocial comprenden un amplio es - pectro de factores. Esto no significa que todos ellos estén siempre presentes en todos los puestos de trabajo. Por ejemplo, un puesto de trabajo aislado no se verá afectado por factores de riesgo pro - venientes de la interacción con otros trabajadores o con clientes, pacientes, pasajeros, etc. Sin embargo, poseerá otros factores de riesgo asociados a la ejecución del trabajo en soledad y la falta de comunicación (Meliá et á l., 2006). Por eso, en esta fase es nece - sario definir y acotar de la forma más precisa y menos ambi - gua posible el factor o factores que se han de investigar y sus diferentes aspectos o facetas (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005). Para partir de un conocimiento preciso de la situación que ayude a definir los aspectos que se han de evaluar, se debe intentar con - seguir toda la información posible que nos oriente en este objetivo. Para ello, en esta fase es conveniente, a veces, aplicar técnicas de recogida de información poco estructuradas (entrevistas semidiri - gidas, observación poco estructurada, grupos de discusión, etc.) (véase la figura 2).

37. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 41 normalmente, a cuestionarios, escalas, entrevistas,... donde no se hace constar explícitamente el nombre de la persona que su - ministra esa información. Los motivos pueden ser muy diversos: aumentar la sinceridad y libertad en la respuesta a una serie de preguntas, disipar el temor a represalias por manifestar ciertos aspectos, etc. Por su parte, confidencialidad es la cualidad de confidencial, que es un adjetivo que la vigésima tercera edición del Diccionario de la Lengua Española ( http://www.rae.es ) define como “que se hace o se dice en la confianza de que se mantendrá la reserva de lo hecho o lo dicho” . En nuestro ámbito se emplea para referirse a la cautela con que se han de guardar, mantener y emplear los datos recopilados en una evaluación como la psicosocial. Como manifiesta Sebastián (2008) al respecto, “la persona evaluadora debe hacer un delicado juego de equilibrio para no dañar la intimidad de éstos –los traba - jadores- al tiempo que debe procurar que su acción preventiva sea eficaz” .

16. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 20 participarán. En empresas de cierto tamaño hay que establecer la selección de personas que participarán atendiendo a criterios de re - presentatividad e interés para el estudio. Como anteriormente hemos descrito, el Reglamento de los Servicios de Prevención indica que debemos recoger información para evaluar y adoptar medidas pre - ventivas. Para la recogida de esta información no es necesario con - sultar a todos los trabajadores, pero sí será necesario establecer los medios o técnicas más adecuados para tener la máxima información posible sobre las condiciones psicosociales de trabajo o los factores de riesgo psicosocial” (p. 27). El extinguido procedimiento de evaluación “Factores Psicoso - ciales. Identificación de situaciones de riesgo”, del Instituto Nava - rro de Salud Laboral (INSL, ahora denominado Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra) planteaba en una línea parecida que “la prueba debe ser cumplimentada por el 100 % de la plantilla. En caso de no ser posible, se recomienda hacer un muestreo tenien - do en cuenta la diversidad de puestos de trabajo existentes y ele - gir una muestra que estadísticamente represente a todas y cada una de las condiciones de trabajo que están presentes en la orga - nización. Las unidades de análisis y la presentación de resultados deberán ser de un tamaño tal que se garantice en todo momen - to el anonimato y la confidencialidad de las respuestas emitidas” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009a, p. 2). La “metodología” INERMAP comenta también algo en la mis - ma línea (Gracia, 2006). Otras posiciones son algo distintas de las anteriormente pre - sentadas. Por ejemplo, Niño (2006) manifiesta que “el carácter etiológico de una evaluación de riesgos psicosociales obliga a dar la opción de pasar las encuestas a todas las personas o trabaja - dores, a entrevistar a todos los delegados de prevención y a todos los interlocutores de la empresa designados, y no solamente a una muestra de los mismos, por representativa que se considere para un estudio epidemiológico. Una evaluación de riesgos basada so - lamente en el estudio epidemiológico o estadístico muestral, que se limite a comparar la situación psicosocial de los puestos de una empresa o departamento respecto a una situación de referencia, nunca será el «estudio de objetivación y valoración de las condi - ciones de trabajo» de todos los puestos, que debe ser una eva -

55. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 59 3.1. Conceptos básicos en Psicosociología: algunas orientacio - nes. La gestión de los factores psicosociales genera, en ocasiones, in - certidumbres incluso en los técnicos de prevención especializados. Algunas de ellas están relacionadas con cuestiones aparentemente sencillas pero no exentas de una gran importancia: una cierta impre - cisión terminológica en el ámbito psicosocial. El hecho de que algunos términos sean de uso social frecuente y, por tanto, formen parte del vocabulario que todos hemos interioriza - do - el ejemplo más claro puede ser el del término “estrés”- hace que adquieran visibilidad social, lo cual contribuye a la sensibilización y concienciación frente al riesgo psicosocial, pero, a la vez, hace más necesario, si cabe, clarificar algunos términos fundamentales. Esto es lo que se tratará de hacer en este apartado 3.1. Como habrá intuido el lector, no están todos los que son, pero sí son todos los que están. Comencemos: I. Factores psicosociales. Desde el marco preventivo, se entiende por factores psicosociales las condiciones de trabajo o características del mismo relacionadas con el ámbito psicosocial, esto es, relacionadas “con la organiza - ción, el contenido del trabajo y la realización de la tarea, y que tienen la capacidad de afectar tanto al bienestar o a la salud (física, psíquica

77. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 81 El caso concreto de la interpretación de puntuacio - nes con relación al riesgo de APT en FPSICO 3.1. A continuación se plantea una serie de respuestas a una serie de cuestiones llegadas al INSHT referentes al empleo de FPSICO (ver - siones 3.0 y 3.1) y ciertos resultados obtenidos en.... 1- ¿Qué hacer cuando se manifiestan algunos factores psico - sociales de riesgo relacionados anteriormente? Si los resultados de la evaluación relacionados con el APT, tanto de forma descriptiva como valorativa, contenidos en el factor “Rela - ciones y Apoyo Social”, se sitúan en zonas de riesgo moderado (co - lor amarillo), elevado (color naranja) o muy elevado (color rojo), cabe deducir que pudieran estar relacionados con la aparición de con - ductas violentas o posibles procesos de acoso laboral. Habrá que profundizar en el estudio para confirmar o descartar la exposición o, en su caso, actuar sobre otros factores de riesgo que están produ - ciendo esos resultados en el factor “Relaciones y Apoyo Social”. El riesgo de acoso laboral, en un primer momento, estará en función de que se den resultados específicos básicamente en las preguntas 17-20 del cuestionario. En ese caso, lo que procede es establecer acciones correctivas sobre los aspectos que hayan resultado identifi - cados, dado que son aspectos que, secundariamente, desde el punto de vista de la violencia laboral y los procesos de acoso en particular, son elementos que habitualmente se usan contra el trabajador. 2- ¿Qué hacer en el caso de respuesta “2” o “3” (regulares o malas) en el ítem 17, o “con frecuencia” o “constantemente” en el ítem 18a o “deja que sean los implicados quienes solucionen el tema” en el ítem 19 2 ? En estos casos, convendría realizar un contraste de datos de ca - rácter administrativo u organizativo y valorar la utilización de pruebas 2 La aplicación informática de FPSICO 3.1 considera este ítem 19 sólo a nivel descriptivo, es decir, sus resultados no son incluidos en los cálculos de la media, mediana y desviación típica.

64. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 68 En la evaluación de factores psicosociales se utilizarán con mayor frecuencia los estudios de campo, dentro de los métodos experi - mentales, y el método de encuesta. En los estudios de campo, el investigador busca analizar la relación entre variables predictoras y variables criterio, pero no en términos de efecto-causa, sino en términos comparativos o correlacionales. Esto se debe a que las condiciones de las variables predictoras le vienen determinadas al investigador. Por razones históricas, éticas o por el hecho mismo de ser inmodificables, el investigador no puede manipular las variables predictoras, a diferencia de lo que sucede en los experimentos de laboratorio y en los experimentos de campo. El método de encuesta se lleva a cabo cuando interesa analizar la prevalencia de determinadas preferencias, actitudes o problemas (Drenth, 1984; Sundstrom y Sundstrom, 1986). En el campo de la Salud Laboral es frecuente la utilización del método de encuesta para analizar la percepción de los trabajadores sobre las condiciones y medio ambiente de trabajo. Por ejemplo, el INSHT realiza cada cierto tiempo una encuesta a nivel nacional sobre condiciones de trabajo (la VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo es la última, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2012c). El objetivo que se pretende es la obtención de infor - mación de los trabajadores sobre sus condiciones y medio ambiente de trabajo, las consecuencias para su salud, y la organización de la prevención dentro de la empresa, para el diseño y la planificación de la prevención de riesgos profesionales. Las técnicas de investigación responden a un procedimiento y a una manera sistemática de evaluación de las distintas variables de es - tudio. Como en su día señalaron Castillo y Prieto (1983) “...una técnica de análisis no puede ser nunca un método. A no ser que sea la única utilizada en el proceso de investigación”. Dentro de cada método de in - vestigación se pueden seleccionar diferentes técnicas de investigación. Por ejemplo, en la evaluación de riesgos laborales se han utiliza - do de forma indistinta los términos “método” y “técnica de investi - gación”, sobre todo cuando la denominación de origen de algunas técnicas de evaluación de riesgos laborales se denominan métodos:

28. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 32 que este tipo de técnicas “suele ser útil en las fases iniciales del es - tudio, para la recopilación de información previa, y en las fases pos - teriores para poder profundizar en los motivos reales de una puntua - ción o para poder discutir qué medidas pueden ser más adecuadas en cada situación concreta” (p. 25), o cuando habla de la función inspectora de análisis de la evaluación de riesgos psicosociales que se haya desarrollado, y afirma que a la hora de comprobar si esa evaluación es completa 1 hay que considerar que “si el análisis cuan - titativo (uso de cuestionarios) no facilita toda esta información nece - saria el técnico habrá de recurrir a técnicas cualitativas de entrevistas o grupos de discusión para conocer con mayor rigor el contenido de los factores de riesgo psicosocial a los que están expuestos los tra - bajadores” (p. 27). A nivel de inspección europea, y dentro de la campaña ya co - mentada “Psychosocial Risk Assessments”, la guía elaborada para orientar las actuaciones inspectoras, cuando habla propiamente de la realización de la inspección y de cómo evaluar el procedimiento empleado por la empresa para evaluar los riesgos, comenta que “la evaluación de riesgos psicosociales se debe realizar por un técnico del servicio de prevención propio o ajeno debidamente formado para esta actividad que siga un método de identificación y valoración de los factores de riesgo mediante el uso de cuestionarios, entrevistas o grupos de discusión ” (p. 5). Finalmente, podemos concluir que esta “metodología” permite captar elementos particulares de una organización, analizar inciden - tes críticos o investigar en profundidad ciertos aspectos específicos de interés. Además, es aplicable en organizaciones de todos los ta - maños (Grupo de trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo y Trabajadores Inmigrantes, 2008; Meliá et ál., 2006) y se complementa con la de tipo cuantitativo (Instituto Na - cional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005). 1 Cuenta con información suficiente y precisa sobre los factores de riesgo psicosocial de esa empresa y sobre las posibles causas que los motivan.

71. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 75 como “el grado en que la interpretación y el uso de las puntuaciones de la evaluación son coherentes con los propósitos de la evaluación y se apoyan en la teoría y en los datos empíricos requeridos”. Existen diferentes tipos de validez. En nuestro ámbito son de especial rele - vancia la validez de contenido, de criterio, de constructo y predic - tiva. La elección de un instrumento de medida determinado puede interesar en función de los valores obtenidos en un tipo u otro de validez (Burgaleta y Fernández, 1986). En todo caso, metodológicamente es incorrecto emplear instru - mentos de medida que no hayan sido puestos a prueba en cuanto a su grado de eficacia, esto es, que no hayan demostrado su precisión o fiabilidad y su validez como instrumento de medida. Por otro lado, cuando se utiliza un instrumento de medida fiable y válido, este arroja unas puntuaciones y unos valores que se de - ben valorar. Para ello, es necesario que previamente se conozcan las puntuaciones normales que se dan en la población de referencia. La baremación de un instrumento de medida es el proceso de hallar los valores normales que se obtienen en la población de referencia, y que constituyen la norma de puntuaciones para ese instrumento de medida de una variable dada. De esta manera, se puede comparar los datos obtenidos en nuestro estudio con los datos de la población trabajadora de referencia. Por tanto, no hay que confundir la baremación de una escala o un cuestionario con su fiabilidad y validez. La fiabilidad y validez res - ponden a las propiedades psicométricas del cuestionario o escala en cuestión y nos da información de su grado de rigurosidad para evaluar los factores que se quieren evaluar. Sin embargo, la bare - mación se refiere a la obtención de las puntuaciones normales de la población de referencia en el factor o factores que se evalúen con la escala o el cuestionario. Cuando se aplica una de las técnicas cuantitativas de medida a una muestra representativa de una población se obtienen unas pun - tuaciones, pero se deben valorar estas puntuaciones respecto a los valores que se consideren adecuados en la población de referencia. Esto nos permite observar si los datos obtenidos en la correspon - diente evaluación están mejor, peor o igual que en la población de

88. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 92 u organismo y servicio de prevención, y cómo se establece de forma detallada un procedimiento de “acuerdo” expreso entre ambos –en términos preventivos, el concierto de la actividad preventiva, regu - lado en el artículo 20 del RSP-. Es destacable, en relación con este aspecto, que la norma va más allá de la legislación al exigir también este “acuerdo” en el caso de que el proveedor del servicio pertenez - ca a la organización del cliente. En cualquier caso, el cumplimiento de las exigencias técnicas que se recogen favorecerá una mayor implicación y participación activa de los responsables de la empresa en todo el proceso de evaluación de riesgos psicosociales. Otro aspecto que merece destacarse es que también se propor - cionan orientaciones sobre los derechos y deberes de las personas evaluadas y de las otras partes implicadas en los procesos de eva - luación, como es el caso de los destinatarios de los resultados de la evaluación. Así, por ejemplo, el cliente, es decir, el empresario, debe asegurarse de que las personas evaluadas han recibido información sobre lo que se espera de ellas durante el proceso de evaluación y han dado el correspondiente consentimiento informado (definido este como la acción de informar a la persona evaluada sobre la eva - luación, su finalidad y posibles consecuencias, y de obtener su con - sentimiento para tomar parte en el proceso evaluativo). La norma recoge además la distinción entre “administrador de la evaluación” y “evaluador”, siendo los dos responsables de realizar la evaluación, pero el evaluador además tiene competencia para tomar decisiones sobre el uso y la interpretación de los procedimientos de evaluación, para proporcionar informes y feedback adecuado al clien - te y a las personas evaluadas. Muy oportuna también para el ámbito de la prevención de riesgos psicosociales es la necesidad de contar con profesionales competentes que puedan realizar un feedback co - mentando los resultados de una forma constructiva y positiva. En cuanto a la elaboración y presentación de los informes, la UNE- ISO 10667:2013 recoge unas directrices específicas que, si son adoptadas en los informes de evaluación de riesgos psicosociales, se conseguirá un notable incremento de su calidad técnica (el anexo D de la norma expone una serie de recomendaciones al respecto). Hay que tener en cuenta la alusión que realiza a las limitaciones de los informes automáticos producidos por ordenador.

51. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 55 to imprescindible para valorar la eficacia de las acciones preventivas una vez implementadas y transcurrido el tiempo suficiente para que haya madurado su efecto. Sería asimilable a lo que la Guía Técnica de Simplificación Documental del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2012a) denomina “evaluación de verificación”. Como afirma el Health and Safety Executive (HSE) británico - http:// www.hse.gov.uk/stress/standards/step5/index.htm -, forma parte del proceso de gestión del riesgo psicosocial la evaluación de la eficacia de las soluciones aplicadas, y la modalidad y momento concretos de hacerlo estará en función de dos factores: • El tipo de acciones implementadas y cuánto se tarda en llevar - las a cabo. • El tiempo estimado en que las acciones produzcan efecto/im - pacto. Por tanto y conforme a lo expuesto, se pueden plantear las si - guientes preguntas: ¿Qué indicadores se pueden emplear? Vega (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009b) coordinó un proyecto del INSHT consistente en analizar una serie de intervenciones psicosociales realizadas en España (para más información al respecto, se puede visitar el portal temático de Riesgos Psicosociales del INSHT, concretamente el apartado sobre intervención psicosocial, y el espacio específico de intervención psi - cosocial accesible desde la dirección http://intervencion-psico.ins- ht.es:86/ ). Entre las experiencias de intervención que desarrollaron algún tipo de evaluación de las mismas, los indicadores empleados fueron: • Cuantitativos: análisis de las bajas médicas; número de parti - cipantes/usuarios en determinados programas o actividades; índice de rotación de puestos o del número de incidencias en la producción o el servicio.

45. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 49 Fase 5. Elaboración y puesta en marcha de un programa de in - tervención. Si bien las fases cinco y seis no están incluidas en el proceso evaluativo propiamente dicho y forman parte de lo que se deno - minaría, respectivamente, intervención psicosocial y evaluación de la eficacia de las medidas de intervención (lo que la Guía Técnica de Simplificación Documental del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2012a) denomina “evaluación de verifica - ción”), han sido mantenidas dentro de este esquema para poner de manifiesto lo que sería la gestión integral de los riesgos psicoso - ciales (véase la figura 1). Por tanto, se ofrece a continuación cierta información básica al respecto. En términos legales, la plani - ficación de la acción preventiva viene determinada en el artícu - lo 16 de la LPRL. Este artícu - lo establece literalmente en su apartado 2, párrafo b, que “si los resultados de la evaluación prevista en el párrafo a) pusie - ran de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario realiza - rá aquellas actividades preven - tivas necesarias para eliminar o reducir y controlar tales ries - gos. Dichas actividades serán objeto de planificación por el empresario, incluyendo para cada actividad preventiva el plazo para llevarla a cabo, la designación de responsables y los recursos humanos y mate - riales necesarios para su ejecución... ” (la inclusión de negrita es nuestra). Es decir, la propia Ley establece los aspectos mínimos necesarios que debe incluir la planificación de las actuaciones pre - ventivas a desarrollar. Dejando ahora a un lado el plano legal y centrándonos en una dimensión estrictamente técnica, algunas preguntas habituales refe -

85. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 89 En la parte 2, sobre “ Deberes del proveedor de servicios ”, se establecen los deberes y directrices que incumben a las personas que prestan el servicio de evaluación, tanto si pertenecen a la propia organización del cliente (en nuestro caso, servicios de prevención propios y mancomunados o trabajadores designados), como si son miembros de empresas externas, servicios de prevención ajenos. Aunque se describen reglas básicas para la selección y empleo de los materiales a utilizar, la norma no entra a proponer “métodos” o procedimientos específicos de evaluación. De acuerdo con Barbero (2014), los aspectos técnicos de los procedimientos y evaluación utilizados deberán quedar asegurados por los profesionales que de - sarrollen el proceso de evaluación, quienes deben contar con la pre - paración teórica y práctica suficiente para ello. La adaptación de los procesos de evaluación de los factores psi - cosociales a las directrices marcadas por esta nueva herramienta garantizará, prácticamente en su totalidad, el cumplimiento de las exigencias legales y los criterios técnicos actuales. Figura 4. Objetivo de la norma UNE-ISO 10667. Adaptada del II Curso-Taller sobre la norma UNE-ISO 10667, impartido por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (enero-marzo de 2014). OBJETIVO DE LA NORMA UNE-ISO 10667 LA NORMA PERMITE CLARIFICAR, ACORDAR Y DOCUMENTAR CON REGLAS CLARAS SOBRE EL MANEJO DE LOS DATOS Y LA INFORMACIÓN DEL PROCESO QUÉ Y QUIÉN EVALÚA CON QUÉ MÉTODO ROLES DE LOS INTERVINIENTES RESULTADOS ESPERABLES INFORMACIÓN A QUIÉN Y CUAL

18. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 22 correcta utilización del método” - que, aun siendo posible la obtención de resultados tanto individuales como colectivos, se desaconseja el empleo de datos individualizados. Ello es así por aspectos como la naturaleza de los datos que obtiene, razones deontológicas, etc. Por tanto, establece como unidad mínima de análisis el departamento, categoría profesional, etc. Es decir, no establece un número mínimo concreto pero sí deja claro que es necesario que exista un conjunto de casos lo suficientemente numeroso como para no relacionar las respuestas a un cuestionario específico con una persona concreta. El procedimiento de evaluación del INSL planteaba que “como medi - da para garantizar el anonimato de las respuestas emitidas, se aconseja sea utilizado en empresas u organizaciones que cuenten como mínimo con diez trabajadores; aunque no se desaconseja su uso para tamaños menores, siempre que se acredite la confidencialidad de los datos ob - tenidos y la presentación de los resultados se haga de forma global” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009a, p. 1). Es decir, en este caso sí se recomendaba un tamaño mínimo de la organi - zación que lo emplease, aunque no prohib ía su uso en otras menores siempre y cuando se salvaguardasen ciertas garantías. En definitiva, aunque este tipo de procedimientos de evaluación no descartan el uso de este tipo de instrumentos en empresas pe - queñas (incluso algunos de ellos, como ISTAS, han creado versiones específicas para este tipo de organización), el estado del arte ac - tual apunta a que quizá en este tipo de organizaciones la evaluación de los factores psicosociales también se podría plantear en otros términos (Gabinete de Prevención, Calidad y Medio Ambiente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares, 2009; Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012). Por ejemplo, Guàr - dia y Peró (2010), hablando de los registros cualitativos, o Sebastián (2008), sobre algunas consideraciones acerca de las evaluaciones psicosociales, comentan que en empresas pequeñas podría ser mu - cho más interesante prescindir de los cuestionarios y usar técnicas que impliquen datos cualitativos (lo cual conlleva que el administra - dor de estas técnicas tenga una muy buena preparación, incluso más exigente que la que se puede necesitar para aplicar cuestionarios, baterías o escalas. Como afirma la guía de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (2012), “su aplicación requiere un entrenamiento profesional específico” –p. 25-.

60. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 64 trés. Serían factores de riesgo psicosocial considerados desde la perspectiva de generadores de estrés. Se puede, por tanto, realizar una equivalencia conceptual entre factores de riesgo psicosocial y estresores, bien entendido que los factores de riesgo psicosocial su - ponen un concepto más amplio como potenciales generadores de otros riesgos, como por ejemplo, el acoso psicológico en el trabajo (APT), además del estrés propiamente dicho. Como ejemplo de esta equivalencia conceptual, nos encontramos en la literatura científica con autores que hablan de factores psicosociales de estrés y, por ejemplo, el Comité Mixto de la Oficina Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Salud sobre Medicina del Trabajo (1984), en su publicación “Factores Psicosociales en el Trabajo: naturaleza, incidencia y prevención”, habla de “factores psicosociales estresan - tes” (p. 10). VI. Estrés. La exposición a factores de riesgo psicosocial desemboca en no pocas ocasiones en una situación de estrés laboral. Es el riesgo psi - cosocial más importante y prevalente y las sucesivas fuentes de in - formación tanto nacionales como internacionales así lo confirman, llegando incluso a suponer para algunos estudios entre el 50% y el 60% de las jornadas laborales perdidas (Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, 2014). La Comisión Europea, en su “Guía sobre el estrés relacionado con el trabajo, ¿La «sal de la vida» o el «beso de la muerte»?” (1999), define el estrés laboral como el “conjunto de reacciones emociona - les, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento a ciertos aspec - tos adversos o nocivos del contenido, la organización o el entorno de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos niveles de excitación y angustia, con la frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación ”. Estamos, por tanto, ante un riesgo psicosocial caracterizado por un estado de tensión continuado en el tiempo, en cuyo origen esta - ría la percepción de un desbordamiento causado por un desequili - brio entre las exigencias y las demandas (físicas, cognitivas, emo - cionales, etc.) a las que se enfrenta el trabajador, en relación con su capacidad de control sobre su trabajo y recursos disponibles para

13. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 17 • Numerosas publicaciones, tanto generales como sectoriales, elaboradas por organizaciones empresariales y sindicales, aso - ciaciones, colegios profesionales, institutos de salud laboral o similares de las comunidades autónomas y un largo etcétera (muchas de ellas disponibles en Internet). En definitiva, y además de la información que se pueda recopi - lar por apreciación directa, resulta extraordinariamente útil, en este primer momento, solicitar a los trabajadores que describan abierta - mente con sus propias palabras aquellas situaciones y experiencias en el trabajo que les pueden producir un malestar importante (Ortiz, 2012). Una vez delimitado el conjunto de factores en los que se podría centrar el estudio, y a partir de los datos reunidos anteriormente, tam - bién se podría ir precisando qué centro/s de trabajo, departamento/s, etc. se van a analizar –aspecto este entre las fases uno y dos- (Ins - tituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005). Surgen entonces cuestiones como las siguientes: ¿C ómo se conforman las unidades de análisis? ¿Qué criterios pueden ser orientadores? El manual de la versión 2 del método CoPsoQ-istas 21 (Moncada, Llorens, Andrés, Moreno y Molinero, 2014) establece unos criterios para definir las UA básicas que consideramos de interés y extrapola - bles no sólo al uso de este procedimiento de evaluación (la inclusión de negrita es nuestra): “Los puestos de trabajo son unidades de análisis básicas pero, habitualmente, desde el punto de vista psicosocial no es necesario tratarlos todos por separado, bien por cuestiones de operatividad, cuando hay demasiados, bien por cuestiones de anonimato. Para agruparlos, el grupo de trabajo tendrá en cuenta tres criterios. El primero, es el de la gestión de personas : no se pueden juntar dos puestos, uno que implique mando sobre personas y otro que no, en cambio, por ejemplo, sí se pueden juntar los distintos puestos de

62. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 66 Llegados a este punto, quizá sea oportuno plantear sobre cuáles de estos conceptos debe pivotar la gestión preventiva en el área psicosocial y, más concretamente, cuáles de los elementos explica - dos deben ser objeto de evaluación; es decir: ¿evaluamos factores psicosociales, factores de riesgo psicosocial, riesgos psicosociales o daños y consecuencias de la exposición a dichos riesgos? Evidentemente, cualquiera de ellos es susceptible de evaluación y valoración, obteniendo la información necesaria en cada caso. Así, existen en el mercado herramientas ampliamente utilizadas desde distintos ámbitos para medir, por ejemplo, el estrés o el burnout, así como herramientas que valoran las consecuencias de la exposición a dichos riesgos para la salud de los trabajadores, a través, por ejemplo, de cuestionarios de salud percibida. Sin embargo, es importante clarificar que lo que se busca con la habitualmente denominada “evaluación de los riesgos psicoso - ciales” es determinar qué factores son los responsables de que se puedan producir esas situaciones de estrés, de APT, de burnout o de cualquier otro riesgo psicosocial en una organización, es decir, se buscan predictores o indicadores que en caso de estar pre - sentes denotarían una alta probabilidad de desembocar en una situación de riesgo psicosocial con consecuencias importantes para la salud. De tal manera que lo que debería entenderse por “evaluación de los riesgos psicosociales” es la evaluación de los fac - tores psicosociales tal como se han definido anteriormente. Dicho de otra forma, se evalúan condiciones de trabajo psicosociales so - bre las que se deberá intervenir. Únicamente a partir de la evaluación y valoración de esas condiciones de trabajo predictivas, se estará en condiciones de intervenir sobre ellas y optimizarlas, mediante una planificada intervención psicosocial. Sólo así se puede dar cumplimiento al objetivo último de esta disciplina técnico-preventiva que no es otro que optimizar la salud psicosocial de los trabajadores.

19. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 23 Fase 2. Elección de la metodología, técnicas e instrumentos que se han de aplicar. Una vez que ya se cuenta con información suficiente o al menos inicial sobre qué fac - tores ser ía necesario estudiar, cuáles son las características generales de la organización que determinan unas condi - ciones de trabajo u otras, qué unidades de análisis habría que considerar para poder contar posteriormente con una información más deta - llada que la ofrecida por un perfil general, etc., es habitual que surjan dudas relaciona - das con aspectos como los siguientes: qué procedimiento, técnica o instrumento de evaluación emplear; la posibilidad de modificar ad hoc un “método” estándar; la viabilidad del empleo de técnicas cualitati - vas; el empleo simultáneo de varios “métodos”, técnicas o instrumen - tos de evaluación; etc. Veamos detenidamente estos aspectos. De los diversos “métodos” o procedimientos, téc - nicas e instrumentos existentes, ¿qué criterios pue - den ser útiles para comparar unos con otros y es - coger el que mejor se pueda ajustar a la evaluación concreta a desarrollar? La elección dependerá sobre todo de los factores concretos que se tengan que evaluar (Instituto Nacional de Seguridad e Hi - giene en el Trabajo, 2005), pero también de la respuesta a una serie de condicionantes como los siguientes: • Los objetivos que se persigan en función del tipo de evaluación de que se trate.

22. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 26 A priori, ningún “método”, procedimiento, técnica o instrumento puede ser considerado el mejor. La respuesta sería “depende de”, ya que a día de hoy no se puede plantear la perspectiva del “méto - do” único (Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012; Moreno y Báez, 2008). Bajo este panorama, cobra especial importancia la labor técnica pre - viamente comentada de analizar y comparar los diversos “métodos”, técnicas e instrumentos teniendo en cuenta su abanico de ventajas e inconvenientes (Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012). En cualquier caso, es frecuente, en una misma evaluación de factores psicosociales, la utilización de varios “métodos”, técni - cas y / o instrumentos, siendo, en muchos casos, la combinación de información de tipo tanto cuantitativo como cualitativo la elec - ción más adecuada (Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012; Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005). En este punto, el concepto de triangulación es de suma importancia. Pero... ¿En qué consiste la triangulación de datos? La triangulación es un pr ocedimiento metodológico, introducido por Campbell y Fiske (1959), que combina técnicas cualitativas y cuantita - tivas. Un riesgo psicosocial debe evaluarse mediante el cruce de datos de, al menos, tres tipos de técnicas diferentes (Cox et ál., 2005). Su con - cordancia puede utilizarse como indicador de la fiabilidad de los resul - tados y, en función de las escalas utilizadas, de su validez concurrente. Más recientemente, la Agencia Europea para la Seguridad y la Sa - lud en el Trabajo (2005) y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (2012), entre otros autores, indican la idoneidad y necesidad de este tipo de estrategias metodológicas en la evaluación de los factores de riesgo psicosocial (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005; Guàrdia, 2010a; Niño, 2006; Sebastián, 2008). Una excelente descripción al respecto puede hallarse en Se - bastián y Jiménez (2014).

7. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 11 1. INTRODUCCIÓN Al comienzo de la reflexión final de la edición pasada se decía que “tanto sobre las preguntas incluidas como sobre las orientaciones da - das, se podría decir aquello de <<no están todas las que son pero sí son todas las que están>>. Cuando se <<concluye>> la redacción de un texto de estas características, siempre queda la duda sobre qué otras cuestiones se podrían haber incluido y qué otras orientaciones se po - drían haber dado. Pero esta cuestión, formulada una y otra vez, podría convertirse entonces en una tautología y dar como resultado una obra siempre a punto de cerrarse que jamás verá la luz. De este modo, llega un día en que se toma la decisión de concluir la redacción y albergar la esperanza de que los nuevos aspectos que puedan surgir, tanto en for - ma de pregunta como de respuesta, puedan ver la luz en forma de una segunda parte (haciendo caso omiso del dicho de que <<nunca se - gundas partes fueron buenas>>), un artículo, una ponencia, una guía breve,... el tiempo dirá”. Pues bien, el tiempo ha dictado sentencia y ahora tiene entre sus manos una edición ampliada de aquella primera obra. En la misma podrá encontrar las mismas preguntas y respuestas que aparecían en la primera edición –con las pertinentes ampliaciones y actualizaciones de las referencias bibliográficas y enlaces a páginas web- más un conjunto de nuevos interrogantes y respuestas. La experiencia investigadora y de asistencia técnica desarrollada desde las Unidades Técnicas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) vinculadas al área de Psicosociología, dentro del marco investigador del proyecto “ORIENTA” (10.11.01.15. CNNT.2014), y la colaboración de destacados expertos en el ámbito psicosocial laboral, ha dado lugar al presente documento. Para su realización, se han llevado a cabo las siguientes acciones y consultado las siguientes fuentes de información: • Revisión de las consultas llegadas al INSHT en materia psico - social en los últimos años, especialmente las relativas a la eva - luación de los factores psicosociales. • Consulta de los apartados de “preguntas frecuentes” -más po - pularmente conocidas por su acrónimo inglés FAQ (Frequently Asked Questions)- en diversas páginas web de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) y publicaciones específicas.

69. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 73 -subfactores-, todos ellos contribuyen a la medida de un factor úni - co y se obtiene, por tanto, una puntuación total sobre el conjunto de todos los ítems). Existe una variedad de cuestionarios para evaluar los factores de riesgo psicosocial, entre los más frecuentemente utilizados se en - cuentran los incluidos en FPSICO (versión 3.1), desarrollado por el INSHT, y en CoPsoQ-istas-21 (versión 2), que se corresponde con la adaptación al castellano del CoPsoQ de Copenhague. Ambos cues - tionarios son multifactoriales y miden diferentes factores, es decir, están compuestos por diferentes escalas de forma que cada una de ellas evalúa un determinado factor. Pero algo importante que los técnicos de prevención y los evalua - dores de factores psicosociales deben conocer es que “...no pueden modificarse a placer, ni aplicarse parcialmente ni modificarse las pau - tas de administración” (Guàrdia y Peró, 2010). La estructura interna de los cuestionarios (que integran diferentes escalas) se configura atendiendo a un análisis psicométrico de manera que se identifican los factores que evalúa y los ítems, con los pesos correspondientes, que integran cada factor. Cualquier modificación altera la configura - ción del cuestionario y los datos obtenidos no garantizan una eva - luación fiable. III. Técnicas cualitativas. Las técnicas cualitativas, a veces llamadas “métodos” cualitativos, se utilizan cuando se desea profundizar en los resultados obtenidos de forma cuantitativa o cuando los resultados no pueden medirse fácilmente o convertirse a números. Como señalan Cook y Reichardt (2005) “por métodos cuantitativos los investigadores se refieren a las técnicas experimentales aleatorias, cuasi-experimentales, test “ob - jetivos” de lápiz y papel, análisis estadísticos multivariados, estudios de muestras, etc. En contraste, y entre los métodos cualitativos, figu - ran la etnografía, los estudios de caso, las entrevistas en profundidad y la observación participativa”. Por tanto, no son, como tales, “métodos” sino técnicas de recogi - da de datos. En los primeros, los datos se cuantifican y se transfieren a números, en los segundos se analizan de forma cualitativa, utili -

52. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 56 • Cualitativos: opiniones de los agentes más directamente impli - cados en la intervención. Evidentemente, el número de indicadores no se agota con los aquí presentados (se puede ampliar información en: Agencia Eu - ropea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, 2003; en la web del HSE, http://www.hse.gov.uk/stress/standards/step5/index.htm ; Kompier y Cooper, 1999; Kompier, Cooper y Geurts, 2000; Leka, Var - tia, Hassard, Pahkin, Sutela, Cox y Lindstrom, 2008; Oeij y Morvan, 2004; Peiró, 2007). Cada organización tiene que encontrar y/o definir los que mejor se puedan adaptar a sus características y necesida - des. Lo que sí facilita enormemente las cosas es el hecho de que si la evaluación de la eficacia, eficiencia y/o efectividad de las actua - ciones propuestas forma parte de la planificación de la intervención desde el principio, va a ser más fácil contar con datos de base y por tanto crear un sistema de indicadores más potente. Y por último... ¿Cuándo evaluar las intervenciones? Sobre el momento específico en que llevar a cabo el seguimiento de las acciones preventivas (recogida de datos), no hay consenso al respecto. Peiró (2007) considera que para determinar esos momen - tos hay que tener en cuenta aspectos como los siguientes: • Considerar el tiempo que va a r equerir que se produzcan los cam - bios (aspecto también apuntado por el HSE). Esto va a depender de la naturaleza de los fenómenos que se quieran cambiar. • Dejar suficiente tiempo para que los cambios se consoliden y sus efectos alcancen el nivel habitual, una vez se han estabiliza - do los procesos que los producen. Comenta también que una elección inadecuada del periodo tem - poral que ha de transcurrir desde el inicio de la intervención hasta que se pueden medir sus efectos puede producir decisiones erró - neas sobre el programa y su continuidad.

74. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 78 ción en curso y algunos factores que pueden estar relacionados con la aparición de las conductas de violencia laboral, así como analizar algunos factores que pueden ser precedentes a la ocurrencia de la exposición al mismo. Cuando, a través de los resultados de este tipo de evaluaciones, se pone de manifiesto la posible exposición a conductas violentas en el trabajo, procede estudiar en profundidad dicho riesgo. Se ha de verificar la exposición y determinar si la misma puede también constituir una situación de acoso psicológico en el trabajo (APT), con la caracterización propia de estos casos (ver Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009c). Los procesos de investigación de APT, descritos en muchos casos en los protocolos de actuación de APT de las empresas e institucio - nes, tratan de contrastar si están presentes todos los elementos exi - gibles para calificar (desde el punto de vista de la PRL) la situación como acoso laboral. El proceso de investigación de una potencial exposición es un análisis reactivo, tanto de las posibles consecuen - cias de la misma (si se comprueba que existe o ha existido) como de los factores asociados o precipitantes de la aparición del riesgo. No es, por tanto, una evaluación de riesgos. Estos procedimientos de investigación, a diferencia de los proce - dimientos de evaluación de riesgos, no están estandarizados en su metodología, pero pivotan sobre: • la recogida de información y el contraste documental en rela - ción con los distintos elementos implicados en la exposición, • el análisis de las consecuencias de la exposición, • la utilización de cuestionarios e inventarios, • la aplicación de técnicas cualitativas de recopilación de infor - mación como la entrevista y las técnicas grupales, etc. ¿Cuáles son los factores organizativos o de riesgo psicosocial de los “métodos” generales relaciona - dos con el acoso psicológico en el trabajo?

76. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 80 • Niveles extremos de exigencias laborales o entornos con sobre - carga de trabajo (por ejemplo, presión temporal). • Modelos de liderazgo con estilos de mando autoritarios o laissez-faire (se abdica de las responsabilidades de dirección). • Sistemas de promoción con mucha competencia para el as - censo. Estos aspectos inciden en una mayor desprotección del trabaja - dor frente a posibles situaciones de acoso laboral. Se han de iden - tificar en la evaluación inicial de riesgos psicosociales para estudiar, valorar en profundidad y proponer las medidas correctoras adecua - das. Cuando en una evaluación aparecen resultados de exposición a violencia en el trabajo (descriptivos o valorativos), se deben revi - sar los demás factores organizativos para determinar, a modo de hipótesis de trabajo, qué elementos psicosociales presentes entre los contemplados en los instrumentos de evaluación psicosocial po - drían estar siendo usados como presión ilegítima sobre el trabaja - dor, especialmente si los trabajadores manifiestan estar expuestos a conductas de APT. Desde un punto de vista preventivo, resulta evidente que, si estos factores de riesgo se eliminan o se minimizan, la probabilidad de que se produzca una situación de APT será baja. En general, mejorando las condiciones psicosociales de trabajo, se minimiza la aparición del APT. Hay que tener en cuenta, sin perjuicio de lo comentado anterior - mente, que en el campo del APT media la voluntad de un ser huma - no de conducirse de forma violenta o no hacia otro, y en ese sentido prever una exposición a APT no es del todo posible. En muchas situaciones de APT se utilizan (desde la posición de poder que os - tenta quien violenta a la otra parte), sea de forma intencionada o ne - gligente, condiciones psicosociales nocivas de trabajo (a través de sobrecarga o infracarga, aislamiento, ambigüedad de rol, conflicto de rol, etc.) como instrumentos para violentar al trabajador. Se debe verificar por tanto, desde un posterior análisis específico de violencia laboral, si esos comportamientos constituyen, o no, un proceso de exposición a APT (véase Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009c). En consecuencia, hay que señalar que resulta necesario disponer en las organizaciones de procedimientos de ac - tuación sobre el APT, para corregir, ya desde sus estadios iniciales, cualquier exposición que se pudiera producir.

14. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 18 jefes intermedios aunque entre ellos exista una jerarquía. El segun - do, es el margen de autonomía a la hora de realizar la tarea : no se pueden juntar puestos con distintas posibilidades de decidir a la hora de realizar la tarea; por ejemplo, a los trabajadores en el puesto de mecánico nadie les dice cómo deben arreglar las máquinas, en cambio los trabajadores en el puesto de operario no deciden ni cómo realizan el movimiento que hacen para aparear la pieza que le toca con la que le llega; las trabajadoras en el puesto de caja no deciden ni cómo se dirigen al cliente, en cambio las trabajadoras en el puesto de técnica informática programan con el sistema que ellas escogen. El tercero, es la naturaleza de la tarea : por ejemplo, no se pue - de unir el puesto de trabajo de mecánico con el de administrativo, sus tareas no tienen nada que ver; en cambio sí podemos juntar el puesto de administrativo/a de recursos humanos con el puesto de administrativo/a de almacén, que realizan tareas parecidas. La división básica de ocupaciones puede ser útil para guiar la agru - pación de puestos: directivos/as, encargados/as, técnicos/as, admi - nistrativos/as, trabajadores/as con oficio, trabajadores/as sin oficio (pero atención: no debe usarse nunca esta nomenclatura, hay que usar los nombres de los puestos de trabajo existentes en la empresa, de forma que todo el mundo pueda identificar su puesto)” (p. 64). Evidentemente, estos no son los únicos criterios a tener en cuenta para la creación de las UA. Otros criterios como el hecho de que una determinada UA no sea tan pequeña que se descuide la preservación del anonimato, o considerar el hecho de que a veces los resultados globales de una organización pueden enmascarar datos relevantes pertenecientes a puestos/departamentos/grupos de edad... más es - pecíficos, u otras variables de interés particular de cada organiza - ción, pueden también determinar las decisiones acerca de qué UA conformar (véase también el punto 3.2.a.2. de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, 2012 o Lucas, 2008, página 74). En cualquier caso, considérese que más no es necesariamente sinónimo de mejor. Las UA han de ser estrictamente las necesarias para cumplir con los objetivos que se buscan en la evaluación. Finalmente y respecto a los valores o modalidades concretas que conforman una UA, se deben recordar dos propiedades imprescin -

58. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 62 bajo, tiene una alta probabilidad de afectar a la salud del trabajador y cuyas consecuencias suelen ser importantes” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2010a). Es preciso significar que los riesgos psicosociales suelen ser mul - ticausales, habitualmente no se deben a la presencia de un único factor de riesgo (incluso pueden coadyuvar factores no psicosocia - les como condiciones ambientales o higiénicas y también pueden influir las posibles condiciones de vulnerabilidad personal y/o situa - ción familiar o social). Siguiendo con el ejemplo mencionado en el apartado anterior, el factor de riesgo psicosocial tiempo de trabajo descrito puede contribuir a generar algún riesgo psicosocial como el estrés. En función de la exposición y de las consecuencias más o menos importantes que suponga estar expuesto a este factor de riesgo, este contribuirá en mayor o menor medida a la generación del riesgo de estrés. En este caso, por tanto, si el tiempo de trabajo se convierte en un factor de riesgo psicosocial, decimos que puede ser un desencadenante de tensión y de estrés laboral. Y, además, ese riesgo de estrés será tanto más importante cuanto más probable sea que genere daños a las personas expuestas. Por tanto, según Moreno y Báez “los riesgos psicosociales se definirían como aquellos que tienen una alta probabilidad de tener consecuencias importantes para la salud” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Traba - jo, 2010a). IV. Daños de origen psicosocial. A menudo nos encontramos con una cierta confusión entre lo que son los riesgos psicosociales y sus consecuencias. No es infrecuen - te escuchar o leer que los trabajadores se enfrentan cada vez más a riesgos psicosociales como la ansiedad, la depresión o las conduc - tas adictivas (abuso de alcohol, medicación, etc.), cuando en reali - dad deberían ser considerados como consecuencias o daños para la salud de las personas, alteraciones de la esfera emocional y con - ductual respectivamente y no como riesgos psicosociales. Como se ha explicado, la exposición a riesgos psicosociales pue - de suponer, con gran probabilidad, la afectación de la salud del tra - bajador. Y esta afectación se puede producir a nivel físico, psíqui - co, emocional y social. Los daños de origen psicosocial, por tanto,

83. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 87 3.4. La norma UNE-ISO 10667 sobre “ Prestación de servicios de evaluación. Procedimientos y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y organizacionales ” y la gestión del riesgo psicosocial en las organizaciones. Como explica la Asociación Española de Normalización y Certifi - cación (AENOR) en su página web ( http://www.aenor.es ), una norma es un documento técnico de aplicación voluntaria, fruto del consen - so, basado en los resultados de la experiencia y del desarrollo tec - nológico y aprobado por un organismo de normalización reconocido (en este caso, por ISO –International Organization for Standardiza - tion- en 2011 y adoptada como Norma UNE –Una Norma Española- en 2013). Actualmente existen normas UNE para casi todo, hasta para los requisitos que deben reunir las figuras de arcilla cocida de los bele - nes. Varias de ellas están dirigidas a normalizar productos, procesos y servicios relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo, pero el número de estas que tienen que ver con la psicosociología aplicada a la prevención de riesgos laborales es muy limitado. La más conocida, sin duda, es la norma UNE-EN ISO 10075:2001 sobre principios ergonómicos relativos a la carga de trabajo mental, que consta de tres partes. Si bien su utilización no es obligatoria, en ocasiones estas normas pueden incorporarse en los instrumentos legislativos a través de su referencia. No ocurre así en el caso del RSP, aunque su artículo 5 adopta una redacción que propone, como medio para llevar a cabo la obligación legal de evaluar los riesgos laborales cuando no exista normativa específica, la aplicación de normas UNE, entre otras. Algo de sobra conocido por todos es que no se cuenta con dicha “normativa específica” en lo referente al proceso de la evaluación de los factores o riesgos psicosociales (en este apartado se emplea - rán ambos términos como sinónimos, aunque ya se comentaron en el apartado 3.1 las diferencias entre ellos). Por tanto, no se puede pasar por alto la publicación, aún reciente, de la norma UNE-ISO 10667:2013 titulada “Prestación de servicios de evaluación. Procedi - miento y métodos para la evaluación de personas en entornos labo - rales y organizacionales” que describe y orienta sobre los procesos

87. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 91 aportar y las condiciones de anonimato a cumplir en los informes de resultados, 3) ejecución de la evaluación, 4) interpretación y uso de los resultados, 5) elaboración y presentación de los informes, 6) re - troalimentación (feedback) a las personas evaluadas y 7) valoración continua del proceso de evaluación (véase figura 5). Figura 5. Actuaciones para la realización de la evaluación. Adaptado de AENOR, curso TR-04, la Norma ISO 10667 para la evaluación de personas en entornos laborales (Madrid, 27 de febrero de 2014). 7. Valoración continua del proceso 1. Planificación de la evaluación 2. Información a partes interesadas 3. Ejecución de la evaluación 4. Interpretación de resultados 5. Informe 6. Feedback En relación con el apartado 6) retroalimentación o feedback a las personas evaluadas, hay que indicar que, en materia de PRL, este momento es el adecuado para “...informar directamente a cada tra - bajador de los riesgos específicos que afecten a su puesto de trabajo o función y de las medidas de protección y prevención aplicables a dichos riesgos” (LPRL, artículo 18.1). De interés también en esta fase, como aportación a tener en cuen - ta en las actuaciones preventivas, es la supervisión y control del pro - ceso de evaluación durante su propio desarrollo. En tercer lugar, cabe resaltar, al igual que Gestoso y Barbero (2013), la importancia que la norma concede al trabajo colaborativo entre el proveedor de servicios y el cliente; en nuestro caso, entre empresa

90. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 94 4. REFLEXIÓN FINAL Ya dijo Diógenes de Sínope hace no pocos siglos que “el movimiento se de - muestra andando” . Y en tiempos más modernos Antonio Machado escribió aquello de “caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Y aunque en nuestra área de estudio por supuesto que hay camino andado y movimien - to, no es menos cierto que de hace unos años a esta parte el camino se va ensanchando y el movimiento se hace más intenso, posiblemente gra - cias al empuje de determinadas inicia - grupos de investigación o trabajo, estrategias, publicaciones, etc., y posiblemente también, por qué no decirlo, por una mirada ampliada desde diferentes actores -instituciones públicas, agentes sociales, profesionales de la prevención, etc.- que pretende disminuir la bre - cha existente entre este tipo de riesgos y los más “tradicionales”. tivas, campañas (EU-OSHA, SLIC,...), En este entorno descrito, es importante que todos los que tene - mos algo que aportar en el campo de la Psicosociología entendamos que hay que aprovechar los mimbres que tenemos a nuestr o alcance y sepamos construir un cesto que, además de bonito, sea robusto. Los ámbitos de trabajo son numerosos (Sánchez y Lara, 2014): el incremento de la consideración que se hace sobre este tipo de ries - gos en las estrategias de seguridad y salud en el trabajo; la mejora de la información/indicadores sobre la actividad psicosocial que se desarrolla en nuestro país; la mejora de las líneas de investigación específicas; la mayor homogeneización de la formación especializa- da impartida; el incremento del número de actividades de fomento para la reducción del riesgo psicosocial, así como del número de actividades de información, asistencia y orientación; etc., etc. Esperemos que este camino por recorrer, que, no nos engañemos, unas veces será llano y cómodo de andar, otras veces pedregoso y molesto, sea fructífero por el bien de todos: trabajadores, empresa - rios y sociedad en conjunto.

103. 107 Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 107 Sundstrom, E. y Sundstrom, M.G. (1986). Work Places. The Psychol - ogy of the Physical Environment in Offices and Factories . New York: Cambridge University Press. Yin, R.K. (1984). Case Study Research . Londres: Sage.

24. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 28 • intra técnicas: comparando los datos obtenidos de distintas unidades. • entre técnicas: comparando los datos obtenidos sobre una misma unidad empírica o varias. En resumen, la triangulación metodológica consiste en dilucidar las diferentes partes complementarias de la totalidad del fenómeno y analizar por qué distintos instrumentos arrojan diferentes resultados o se afianzan unos a otros, enriqueciendo con ello el análisis y con - firiéndole rigor (Sebastián y Jiménez, 2014). Continuando con el tema de la triangulación, otra cuesti ó n que se puede plantear es: ¿Cuál es el peso relativo de cada tipo de prueba? Probablemente no exista un acuerdo, y puede que tampoco deba existir, sobre cuáles son exactamente los datos necesarios y cómo deben ser tenidos en cuenta para realizar una adecuada evaluación de los factores psicosociales. Sí parece existir acuerdo en que de- pende fundamentalmente (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005; Pérez et ál., 1998) de cuál sea su objetivo, la tipología de empresa a evaluar, su tamaño, el tiempo disponible para efectuarla y, por qué no decirlo, también de la pericia y experiencia previa del técnico responsable de esa evaluación. Aun así, se debe equiparar la evaluación de dichos factores al res - to de los factores de riesgo laboral. Parece adecuado partir de una primera evaluación general de puestos de trabajo. Esta evaluación debería incluir e identificar todos los riesgos existentes (artículo 16 de la LPRL; artículo 20 del RSP; ITSS, 2012). Para ello, por ejemplo, en el caso de riesgos de origen ergonómico, probablemente se in - tentaría identificar la presencia de posturas forzadas, la manipulación de cargas, etc. A partir de aquí, en el caso de que fuera necesario en función de los riesgos detectados, se llevaría a cabo un estudio en profundidad, centrado habitualmente en la aplicación de algún ins - trumento específico para evaluar dicha tipología de riesgo (artículo 5

8. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 12 • Consulta y estudio de diversos libros, informes, monografías, artículos, etc., que el lector podrá encontrar referenciados a lo largo del texto. • Recopilación de preguntas frecuentemente planteadas en ma - teria psicosocial a los autores y colaboradores de este docu - mento en diversos cursos, seminarios, talleres, jornadas, etc. • Visita/consulta a diversos organismos relacionados con algu - nas de las cuestiones planteadas. • Entrevista con técnicos de prevención especialistas en deter - minadas materias. Finalmente, hay que puntualizar dos aspectos de este documento. El primero, referido al ámbito de aplicación de los contenidos que van a aparecer. En este sentido, se han considerado, fundamental aunque no exclusivamente, las evaluaciones genéricas de factores psicosociales (o que utilizan “métodos” de primer nivel, en termino - logía de Meliá, Nogareda, Lahera, Duro, Peiró, Salanova y Gracia, 2006). El segundo aspecto a puntualizar tiene que ver con dos vocablos del título de esta obra. El primero se refiere al porqué de la palabra “algunas”. Somos conscientes de que las propuestas dadas no se agotan con las presentadas en esta obra, ya que la multiplicidad de organizaciones y formas de organizarse, tipos de puestos de traba - jo, actividades que se desarrollan, etc., hacen que, aun habiendo algunos patrones de actuación más o menos fijos para evaluar los factores psicosociales, haya que estudiar caso por caso cu á l es la estrategia de evaluación más acorde. El segundo vocablo es “orien - tación”. Según la vigésima tercera edición del Diccionario de la Len - gua Española ( http://www.rae.es ), orientar es “dar a alguien infor - mación o consejo en relación con un determinado fin” . Por tanto, sencillamente se pretende informar de cómo abordar la resolución de algunas dudas frecuentes en este ámbito y cuál es el estado de la cuestión en este momento.

4. Agradecimientos: A los colaboradores externos al INSHT de la primera edición: Mª A. Paloma Alcalá Toca; José Antonio Lara; Luis Ortiz Sastre y Servicio de Prevención Mancomunado del Grupo Telepizza. A los colaboradores externos al INSHT de esta segunda edición: Inés Dalmau Pons y Ramón Ferrer Puig, de la Universidad de Barcelona, por la realización de las cuestiones relacionadas con la triangulación; Yolanda García Rodríguez, de la Universidad Com - plutense de Madrid, por la elaboración del apartado de conceptos básicos metodológi - cos; Mª José Lasa Gorraiz, del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y Grupo de Trabajo de Psicología y Salud Laboral del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, por la realización del apartado sobre la norma UNE-ISO 10667. Catálogo general de publicaciones oficiales: http://publicacionesoficiales.boe.es Catálogo de publicaciones del INSHT: http://www.insht.es/catalogopublicaciones / Nota sobre el uso del masculino: El empleo en esta publicación del masculino plural cuando nos referimos a mujeres y hombres como colectivo no tiene intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva, facilitadora de la lectura con el menor esfuerzo posible. Citar este documento como: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2015). Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial (edición ampliada 2015) . Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

40. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 44 ampliar información en la norma UNE-ISO 10667 -Asociación Española de Normalización y Certificación, 2013a, 2013b-. Por ejemplo, cuando considera la retroalimentación informativa o la información complementaria sobre los informes -anexo D-). • Dejar muy claro en los informes que los resultados de los tests son confidenciales. • Dejar claro que los datos de los tests representan una sola fuen - te de información que debe analizarse conjuntamente con otras fuentes (recuérdese el concepto de triangulación mencionado unas páginas antes). • Explicar el peso que debe darse a las puntuaciones de los tests en relación con otras fuentes de información acerca de las per - sonas evaluadas. • Si procede, proporcionar información a quienes toman las deci - siones acerca de cómo pueden usar los resultados de los tests para mejorar sus decisiones. • Explicar y fundamentar la utilización que se hace de los resul - tados en los tests para la clasificación de las personas en cate - gorías con fines diagnósticos, u otros. Siguiendo con la temática sobre el informe de evaluación, una de - manda de información frecuente es la siguiente: ¿Existe algún esquema estandarizado u obligato - rio por legislación que disponga los apartados o in - formación mínima que debe contener el informe de evaluación? Aparte de lo establecido de manera genérica en la Ley de Preven - ción de Riesgos Laborales (LPRL), Ley 31/1995, en sus artículos 16 y 23, y en el capítulo II del RSP, no se cuenta, a día de hoy, con un patrón legal más específico. Sin embargo, la propuesta de Guàrdia (2010b) nos parece suficien - temente sencilla y clara como para que, siguiendo un esquema del tipo que plantea, puedan quedarse sin plasmar aspectos tanto obliga - torios como importantes. Resumidamente, plantea lo siguiente:

48. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 52 Fase 6. Seguimiento y control de las medidas adoptadas. El ya comentado artículo 16 de la LPRL establece en su apartado 2, párrafo b, que “el empresario deberá asegurarse de la efectiva ejecución de las actividades preventivas incluidas en la planifica - ción, efectuando para ello un seguimiento continuo de la misma. Las actividades de prevención deberán ser modificadas cuando se aprecie por el empresario, como consecuencia de los controles pe - riódicos previstos en el párrafo a) anterior, su inadecuación a los fines de protección requeridos” (la negrita incluida es nuestra). Por otra parte, el artículo 20 del RSP, sobre el concierto de la ac - tividad preventiva con un servicio de prevención ajeno a la empre - sa, consigna una serie de aspectos mínimos que han de contener dichos conciertos, entre los que figura “la obligación del servicio de prevención de realizar, con la periodicidad que requieran los riesgos existentes, la actividad de seguimiento y valoración de la implan - tación de las actividades preventivas derivadas de la evaluación ” (la negrita incluida es nuestra). Visto el anclaje legal de esta etapa, hemos de coincidir con Fer - nández (2010) en que esta fase es totalmente necesaria para concluir si las intervenciones producen los efectos deseados o si se necesita un cambio de rumbo en las medidas preventivas desarrolladas. Ade -

80. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 84 tos casos (violencia física, violencia psicológica y acoso laboral, conductas y acosos discriminatorios, etc.), se debería facilitar su activación y uso por parte de los trabajadores. Si no se dispone de estos procedimientos, o bien el trabajador no quiere tramitar la denuncia preceptiva, el empleador o el empresario (según el mo - delo de organización preventiva de que disponga), a través de un técnico de PRL con la especialidad de Ergonomía y Psicosocio - logía Aplicada, deberá investigar si se da el riesgo, el proceso de exposición y qué actuaciones son oportunas. Todo ello sin perjui - cio de lo que se acuerde por parte del empresario al respecto y/o en quien delega (Departamento de Recursos Humanos), ya que en este tipo de situaciones pueden verse vulnerados otros derechos en el ámbito laboral, no referidos a la salud laboral. El acoso es una exposición a violencia psicológica en el trabajo en la que concurren unas características concretas (véase Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2009c). Hay que decir que por sí mismo, mediante la aplicación de un solo instrumento de análisis tipo cuestionario, no se logrará determinar la exposición al riesgo. Como ya se ha dicho anteriormente, para verificar esta expo - sición se debe realizar un proceso de estudio o investigación con el que se puede concluir (mediante una interpretación no mecánica de los resultados) si se produce o no la exposición a APT. Existen distintos “métodos” e instrumentos que se utilizan en el proceso de estudio del APT. A continuación se mencionan algunos: • SATA (Sistema de Análisis Triangular del Acoso Moral en el Tra - bajo), de Sebastián, Cárdenas, Llano y Almanzor, 2007. SATA 3.0 (Conflicto Interpersonal, Acoso Laboral y Violencia Externa en Entornos Laborales), de Sebastián y Jiménez, 2014. • LIPT-45 (Leymann Inventory of Psychological Terrorization), de Leymann, 1990. • LIPT-60, versión española del LIPT, de González de Rivera y Rodríguez-Abuín, 2003. • CAPT (Cuestionario de Acoso Psicológico en el Trabajo), de Moreno, Muñoz, Gamarra y Herrer, 2007. • EAPA-T (Escala de Abuso Psicológico Aplicado en el Trabajo), de Escartín, Rodríguez-Carballeira, Gómez-Benito y Zapf, 2010.

84. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 88 de evaluaciones psicológicas en el ámbito laboral, sin centrarse ex - clusivamente en las evaluaciones de riesgos psicosociales. A continuación se plantean un par de cuestiones relacionadas con esta norma UNE-ISO. ¿ Es de utilidad en el ámbito de la Psicosociología Laboral? Un aspecto que conviene aclarar, antes de entrar a comentar en detalle dicha norma, es que aunque en su título aparece textualmente “Procedimiento y métodos para la evaluación de personas” , en la In - troducción del propio documento se expresa claramente su aplicación para las evaluaciones en sentido amplio, dando cabida a evaluaciones individuales de los empleados, a evaluaciones grupales y a evaluacio - nes de la organización. Además, en el apartado Términos y definicio - nes, la UNE-ISO 10667:2013 aplica el término “cliente” también a las organizaciones que requieren evaluaciones de s í mismas, señalando, entre los ejemplos, las “evaluaciones de las condiciones laborales”. Por tanto, no cabe duda de la posibilidad de implantar la UNE-ISO 10667:2013 en el ámbito de la prevención de los riesgos psicosociales en aquellos aspectos que sean pertinentes. Así lo consideran también Picazo y Barbero (2013) y Peiró, Yeves y Lorente (2013). El objetivo de esta nueva norma es promover las buenas prácti - cas en lo referente a las evaluaciones psicosociales que se realizan en el ámbito laboral y organizativo, proporcionando una guía clara y concisa para los clientes y para los proveedores implicados en la prestación de los servicios de evaluación. Describe sus respectivas obligaciones y responsabilidades antes, durante y después del pro - cedimiento de evaluación. Precisamente con esa finalidad, la norma se estructura en dos partes. La primera trata de los “Deberes del cliente”, que es quien decide encomendar dichos servicios de evaluación a un proveedor de servicios. Aplicado a nuestra terminología preventiva, se podría denominar “cliente” a la organización que encarga la realización de una evaluación de factores psicosociales.

57. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 61 to, cambian sin previo aviso, no existe ninguna flexibilidad, el traba - jador no puede intervenir en ningún caso, dificultan o imposibilitan la conciliación, etc., el tiempo de trabajo puede convertirse en un factor de riesgo psicosocial. El tiempo de trabajo puede ser una condición de trabajo que no afecte negativamente al trabajador o incluso que le afecte de manera positiva o, por el contrario, puede ser una con - dición de trabajo mal diseñada, convirtiéndose por tanto en un factor de riesgo psicosocial. Estaríamos hablando entonces de “aquellos aspectos del diseño del trabajo, de la organización y de la dirección del trabajo y sus contextos sociales y organizacionales que tienen el potencial de causar daño psicológico o físico” (Cox y Griffiths, 1996). En la práctica técnico-profesional y también en distintas investiga - ciones y publicaciones se vienen utilizando como términos equiva - lentes “factores psicosociales” y “factores de riesgo psicosocial”, lo cual no supone un h á ndicap a la hora de abordar su gestión preven - tiva necesariamente; no obstante, sería deseable, en especial desde el ámbito técnico-preventivo, ser conscientes de a qué nos estamos refiriendo en cada caso ya que en palabras de Moreno y Báez “los factores psicosociales y elementos de riesgo organizacional son ele - mentos contiguos pero diferentes” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2010a), del tal manera que, un factor psico - social puede o no convertirse en un factor de riesgo psicosocial, siendo estos últimos predictores o desencadenantes de situa - ciones de riesgo psicosocial. III. Riesgos psicosociales. Al igual que ocurre con el resto de riesgos, la primera y fundamen - tal labor de un técnico de prevención especialista en Psicosociología es evitar que se generen riesgos de naturaleza psicosocial. Del mis - mo modo que ocurre con el resto de los riesgos laborales atendidos por las demás especialidades preventivas, en Psicosociología tra - bajamos en términos de probabilidad, es decir, hablamos de la pro - babilidad de sufrir un daño como consecuencia de la exposición a una situación laboral presidida por factores de riesgo psicosocial, de tal forma que una situación de riesgo psicosocial tiene una alta probabilidad de dañar la salud de las personas que están ex - puestas. “Un riesgo psicosocial laboral es el hecho, acontecimiento, situación o estado que es consecuencia de la organización del tra -

70. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 74 zando categorías de respuestas, analizando el significado semántico de las respuestas, etc. En una evaluación psicosocial puede resultar de interés que una vez aplicado alguno de los cuestionarios al uso y obtenidas las pun - tuaciones cuantitativas correspondientes, se requiera profundizar en algunos de los factores psicosociales evaluados con objeto de implantar medidas preventivas pertinentes. Para ello, es útil aplicar alguna técnica de recogida de datos cualitativa. Entre ellas, las más frecuentes son la entrevista -estructurada o semiestructurada-, el focus group y la observación sistemática. Con estas técnicas “se analiza todo aquello que se ha dicho en un ámbito determinado de registro que sea relevante al objetivo del registro. Se supone que del registro literal de lo que un sujeto dice a propósito de un asunto determinado no todo ello es relevante y por tanto debe ser filtrado de forma que se extraiga aquello que es decisivo tener en cuenta” (Guàrdia y Peró, 2010), para ello, se pueden utilizar programas infor - máticos pertinentes. IV. Fiabilidad, validez y baremación de los instrumentos de medida. Antes de utilizar un instrumento de medida u otro hay que asegu - rarse del grado de confianza que presenta el instrumento en cues - tión, es decir: se debe analizar la fiabilidad y la validez que presentan. La fase final en la elaboración y construcción de los instrumentos de medida es la evaluación de la fiabilidad y validez del instrumento. La fiabilidad es el grado de precisión que muestra el instrumen - to de medida para medir lo que quiere medir, es decir, el grado de confianza que nos proporciona los resultados que recoge. Desde el punto de vista estadístico, hay varias maneras de hallar la fiabili - dad: índice de fiabilidad, coeficiente de homogeneidad, coeficiente de equivalencia y coeficiente de estabilidad (Burgaleta y Fernández, 1986). La validez de un instrumento de medida es la que proporciona información sobre si el instrumento mide realmente lo que preten - de medir. En la norma UNE-ISO 10667:2013 (Asociación Española de Normalización y Certificación, 2013a, 2013b), la validez se define

34. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 38 Fase 3. Plani fi cación y realización del trabajo de campo. Esta fase es mucho más importante de lo que a priori se considera en numerosas ocasiones. Se han observado procesos de evaluaci ó n que estaban muy bien planteados en su inicio y que finalmente se han ido al traste por una inadecuada planificación/ejecución de esta etapa. Y es que la entrevista o entrevistas con las personas implica - das, la observación de su trabajo, la entrega de escalas o cuestio - narios, etc. no debería realizarse de improviso. Es imprescindible haber previsto con antelación los aspectos prácticos del trabajo de campo (el momento más idóneo, el lugar de realización,...). Asi - mismo, se debe haber informado previamente a las personas im - plicadas de estos aspectos y del objetivo que se persigue (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2014). Es necesario el planteamiento técnico de aspectos como los si - guientes (algunos ya comentados): • La factibilidad de contar para la evaluación con todos los traba - jadores o, por el contrario, efectuar un muestreo. • Si se emplean tests: cómo se efectuará la entrega, respuesta y devolución; vías para la resolución de dudas; etc. • Espacio y tiempo de realización de las pruebas de evaluación (pr eferentemente durante la jornada laboral pero garantizando que la prestación de servicios queda asegurada. Por ejemplo, en un hospital los turnos no pueden quedar descubiertos de personal).

43. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 47 • La estrategia de información fue insuficiente. • Falló la estrategia de recogida de información: los momentos elegidos, los plazos dados, etc. no fueron los adecuados. • Las cautelas sobre el anonimato de la información no se con - sideraron suficientemente y se sembró así la duda y la descon - fianza para participar. • El procedimiento / método / técnica / instrumento de recogida de información que se seleccionó está “quemado” en esa orga - nización y no ha sido eficaz. • La desmotivación para participar en aspectos preventivos es elevada (provocada, por ejemplo, por reiteradas negativas an - teriores para implantar determinadas propuestas de actuación preventiva). • Etc. Como se puede comprobar, a veces, una escasa participación ya es un dato muy interesante a tener en cuenta y que hay que analizar exhaustivamente. En palabras de Hernández y Martínez (n.d.), la respuesta a esta cues - tión depende de la naturaleza de la no respuesta: si las unidades que no responden son completamente aleatorias, entonces se podría ignorar la no respuesta y utilizar a quienes contestan como muestra representati - va de la población. Si quienes no contestan tienden a diferir de quienes sí lo hacen, entonces los sesgos de los resultados al usar sólo a quienes sí respondieron puede hacer que la encuesta pierda su valor. Precisamente una utilidad del cálculo de la tasa de respuesta es la de comprobar si la no respuesta es aleatoria, es decir, si los trabajado - res que no responden se concentran o no en un grupo de la población con unas características particulares (González, Padilla, Pérez, 1998). Parafraseando de nuevo a Hernández y Martínez (n.d.), muchas re - ferencias proporcionan consejos acerca de las cuotas para la acep - tación de las tasas de respuesta, pero en general el establecimiento de tales criterios absolutos para establecer una tasa de respues - ta aceptable es peligroso y ha llevado a muchos investigadores de encuestas a una complacencia infundada acerca de la ausencia de respuesta.

44. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 48 Uno de los pocos procedi - mientos de evaluación que sí establece un valor numérico es - pecífico es el CoPsoQ-istas 21, versión 2. Su manual (Monca - da, Llorens, Andrés, Moreno y Molinero, 2014) dice al respec - to que “una tasa de respuesta se considera aceptable a partir del 60% de la plantilla del ámbi - to de evaluación, mejor cuanto más cercana al 100%” (p. 67). Finalizaremos las reflexiones sobre este asunto recordan - do la máxima que dice que “ la mejor manera de enfrentar la ausencia de respuesta es pre - venirla ”. Por tanto, algunos aspectos que podrían mejorar esta tasa de respuesta son, por ejemplo: • Efectuar una adecuada presentación del estudio de factores de riesgo psicosocial que se va a llevar a cabo (marco legal, fases del estudio, compromiso de llevar a cabo las acciones de me - jora que se consensuen, etc.). • Concienciar a los trabajadores de la importancia de contar con una alta participación para que los resultados sean lo más re - presentativos posible. • Facilitar una información rigurosa sobre la preservación del anonimato y la confidencialidad en el tratamiento de los datos. Figura 3. Fórmulas de cálculo de las tasas de respuesta y no respuesta en porcentaje tr = (nº de unidades que responden / unidades de población) x 100 tnr = (nº de unidades que no responden / unidades de población) x 100

56. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 60 o social) del trabajador como al desarrollo del trabajo” (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 1997). Que influyan negativamente en la salud de los trabajadores depende de su dimen - sionamiento. Es preciso remarcar que los factores psicosociales están presen - tes en todos los ámbitos laborales y organizativos al margen del sec - tor, el puesto de trabajo, la función, etc., y que, frente a otro tipo de condiciones de trabajo relacionadas, por ejemplo, con la seguridad o la higiene, tienen la gran ventaja de que, si están bien diseñadas, no sólo no dañan la salud de los trabajadores sino que contribuyen a su bienestar, motivación y satisfacción laboral, lo cual redunda necesa - riamente en la consecución de los objetivos empresariales. Se puede decir, por tanto, que contribuir a la optimización de los factores psicosociales es la mejor garantía de velar por la salud psicosocial de los trabajadores . Así se señala en la NTP 926 cuando se afirma que “una característica que diferencia los factores psicosociales de otras condiciones de trabajo es que, si bien son potencialmente factores de riesgo, un objetivo preventivo ha de ser no su eliminación o reducción sino su optimización, a fin de evitar los efectos adversos y promover sus efectos beneficiosos” (Instituto Na - cional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2012b). Como ejemplo de factor psicosocial se puede citar el tiempo de trabajo. II. Factores de riesgo psicosocial. Cuando esas condiciones de trabajo a las que se ha hecho refe - rencia en el apartado anterior están configuradas deficientemente o con un diseño inadecuado, suponen la exposición a unas condicio - nes de trabajo con el potencial de causar malestar y/o daño y, por tanto, se convierten en factores de riesgo psicosocial, que, si se dan las condiciones, pueden contribuir a la generación de un riesgo psi - cosocial propiamente dicho. En otras palabras: “los factores psico - sociales cuando son factores con probabilidad de afectar negativa - mente a la salud y el bienestar del trabajador son factores de riesgo” (Benavides, Gimeno, Benach, Martínez, Jarque y Berra, 2002). Siguiendo con el ejemplo del tiempo de trabajo, si la jornada y/o el horario de trabajo se alargan sistemáticamente más allá de lo previs -

29. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 33 Si se emplean entrevistas, ¿ cuántas hay que realizar? El número “ideal” está en función de dos aspectos: el nivel de con - creción de los objetivos planteados y la diversidad social que existe alrededor del objeto a examinar. A mayor diversidad, mayor será el número de entrevistas a realizar (Gabriel, 2001). La regla para fijar el número concreto viene determinada por el principio de saturación : realizar un número suficiente de entrevis - tas que permita cubrir las distintas posiciones discursivas que pue - den existir respecto al objeto a investigar (por ejemplo: categoría profesional, tipo de centro, tipo de tarea, posición jerárquica, depar - tamento de pertenencia, destino geográfico,...). Plantear una sola entrevista por categoría es, en general, incorrec - to, ya que impediría “discriminar lo que de particular o atípico tiene el discurso del entrevistado y aprehender lo social...” (Gabriel, 2001, p. 491). Precisamente es la repetición “lo que permite extraer de las entrevistas la componente social que existe en el comportamiento o posición del sujeto, pero cuando esta repetición es ya redundante y está claro el discurso, la realización de más entrevistas no resulta práctico al no aportar o significar un plus informativo” (Gabriel, 2001, p. 491). Por tanto, un número excesivo de entrevistas lo único que podría conseguir es alargar y encarecer innecesariamente la recopi - lación de datos sin aportar un incremento significativo de aspectos que ya se conocían. ¿Algunas pautas para la realización de las entrevistas? “Es importante dejar claro que afirmar que la entrevista, por ejem - plo, es un método útil para la evaluación de riesgos psicosociales, no significa que cualquier entrevista (más o menos improvisada) lo sea” (p. 23). Coincidimos plenamente con esta afirmación de Peiró (2011).

95. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 99 Grupo de trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicoso - cial en el Trabajo y Trabajadores Inmigrantes (2008). Principios comu - nes de la Intervención Psicosocial en Prevención de Riesgos Laborales . Pamplona: Fondo de Publicaciones del Gobierno de Navarra. Dispo - nible en http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/76DF548D-769E-4DBF- A18E-8419F3A9A5FB/145897/IntervencionPsicosocialMayo09.pdf Guàrdia, J. (2008). Evaluación de los principales métodos de eva - luación de riesgos psicosociales . Disponible en http://www.junta - deandalucia.es/empleo/webiaprl/larpsico/sites/es.empleo.webiaprl. larpsico/files/recursos/documentacion_normativa/VALORACION - METODOSDEEVALUACIONRIESGOSpdf.pdf Guàrdia, J. (Coor.) (2010a). La Evaluación de Riesgos Psicosociales. Guía de buenas prácticas. Métodos de evaluación y sistemas de ges - tión de riesgos psicosociales: un balance de utilidades y limitaciones . Jaén: Blanca Impresores, S.L. Disponible en http://www.ugtbalears. com/es/PRL/Psicosociologia/Metodologas%20de%20evaluacin/ La%20Evaluacion%20de%20riesgos.pdf Guàrdia, J. (2010b). Elaboración de informes. En J. Guàrdia (Coor.), La Evaluación de Riesgos Psicosociales. Guía de buenas prácticas. Métodos de evaluación y sistemas de gestión de riesgos psicosocia - les: un balance de utilidades y limitaciones (pp. 96-98). Jaén: Blanca Impresores, S.L. Disponible en http://www.ugtbalears.com/es/PRL/ Psicosociologia/Metodologas%20de%20evaluacin/La%20Evalua - cion%20de%20riesgos.pdf Guàrdia, J. y Peró, M. (2010). La evaluación de riesgos de origen psicosocial, ¿una cuestión de método, de técnica, de instrumentos, de improvisación? En Secretaría de Salud Laboral UGT-CEC (Ed.), Anuario Internacional sobre Prevención de Riesgos Psicosociales y Calidad de Vida en el Trabajo. Regulación de los Riesgos Psicosocia - les en la Sociedad Global: Una perspectiva comparada entre Europa y América (pp. 89-110). Jaén: Blanca Impresores, S.L. Disponible en http://portal.ugt.org/saludlaboral/observatorio/publicaciones/anua - rios/anuario2010.pdf Hernández, R. y Martínez, R. (n.d.). No respuesta. Técnicas de mues - treo . Disponible en http://slideplayer.es/slide/1720957/

97. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 101 Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2010a). Fac- tores y riesgos psicosociales, formas, consecuencias, medidas y buenas prácticas . Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Conteni- dos/Documentacion/PUBLICACIONES%20PROFESIONALES/fac - tores%20riesgos%20psico.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2010b). Aco- so Psicológico en el Trabajo. Diario de incidentes . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http:// www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/Aplicaciones/ ficherosCuestionarios/Acosopsicologico%20en%20el%20trabajo. Diario%20de%20incidentes.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2011). Pro- piedades Psicométricas del Instrumento de Valoración de Riesgos Psicosociales del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Tra - bajo (FPSICO) . Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Conteni- dos/Documentacion/NOVEDADES%20EDITORIALES/FPsico/Infor - me%20justificación.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2012a). Guía Técnica de Simplificación Documental . Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht. es/InshtWeb/Contenidos/Normativa/GuiasTecnicas/Ficheros/Guia - SimplificacionDocumental.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2012b). NTP 926: Factores psicosociales: metodología de evaluación . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/NTP/ NTP/926a937/926w.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2012c). VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo . Madrid: INSHT. Dispo - nible en: http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/ FICHAS%20DE%20PUBLICACIONES/EN%20CATALOGO/OBSER - VATORIO/Informe%20(VII%20ENCT).pdf

100. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 104 Moreno, B., Muñoz, A.R., Gamarra, M.M. y Herrer, M.G. (2007). As - sessing workplace bullying: spanish validation of a reduced versión of the Negative Acts Questionnaire. Spanish Journal of Psychology, 10 (2), 449-457. Muñiz, J. (Coord.), Anguera, M.T., Fernández-Ballesteros, R., Fernán - dez, J.R., García, M., Martínez, M., Martínez, R., Montes, E., Prieto, G., Rodríguez, C. y Seisdedos, N. (2001). Directrices internacionales para el uso de los tests . Madrid: Colegio Oficial de Psicólogos, Comi - sión Internacional de Tests (ITC). Disponible en http://www.cop.es/ index.php?page=directrices-internacionales Niño, J. (2006). Los errores en las evaluaciones de riesgos psicoso - ciales. Prevenir la confusión. Mapfre Seguridad . 3er trimestre 2006, año 26, 103, 29-42. Disponible en http://www.mapfre.com/ccm/con - tent/documentos/fundacion/prev-ma/revista-seguridad/n103-art3- confusion.pdf Nogareda, C., Catalina, C., Gil, P.R., Llaneza, F.J. y Pascual, I. (2014). Evaluación del riesgo. En G. Soriano, P. Guillén y E. Carbonell (Coor.), Guía de recomendaciones para la vigilancia específica de la salud de trabajadores expuestos a factores de riesgo psicosocial. Protocolo PSICOVS2012 (pp. 33-48). SGS Tecnos. Disponible en http://www. aeemt.com/contenidos/Recursos/Guia_PSICOVS2012/guia_PSI - COVS2012.pdf Oeij, P.R.A. y Morvan, E. (Eds.) (2004). European Ways to Combat Psycho - social Risks Related to Work Organisation: Towards Organisational Inter - ventions? TNO Work and Employment-PEROSH. Disponible en http:// www.av.gu.se/digitalAssets/1343/1343292_annikas-arikel-110914. pdf Oficina Internacional del Trabajo (2013). La prevención del estrés en el trabajo, puntos de control: las mejoras prácticas para la prevención del estrés en el lugar de trabajo. Ginebra: Oficina Internacional del Trabajo. Disponible en http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/- --dcomm/---publ/documents/publication/wcms_251057.pdf Ortiz, L. (2012). Evaluación de riesgos psicosociales: una experiencia de éxito a través de la implicación. Madrid: documento no publicado.

63. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 67 3.2. Conceptos básicos metodológicos: algunas orientaciones. I. Método, técnica de investigación e instrumento de medida. La evaluación de riesgos psicosociales y el análisis de los datos relevantes para la valoración de los factores psicosociales se pueden realizar bajo diferentes métodos de investigación, diferentes técnicas de investigación y diferentes técnicas de recogida de datos. Pero es importante no confundir los términos: la distinción adecuada entre ellos será de suma importancia para poder realizar un estudio fiable y sistemático de la situación. El término método responde a un procedimiento de investigación según el cual el investigador o el evaluador lleva a cabo las accio - nes necesarias para comprobar empíricamente las relaciones entre las variables establecidas en las hipótesis de trabajo (Drenth, 1984; Sundstrom y Sundstrom, 1986; Yin, 1984). Según sea el objeto de estudio se puede optar por distintas categorías de métodos: expe - rimentales, de encuesta, de observación o de caso (no hay que confundir el método de observación con la técnica de recogida de datos mediante la observación). A su vez dentro de cada categoría de método se puede elegir en - tre distintos tipos (ver cuadro 1). Cuadro 1. M étodos de investigación (elaboración propia). Categorías Tipos Métodos Experimentales Experimentos de laboratorio Experimentos de campo Estudios de campo Método de Encuesta Encuesta sistemática Métodos de Observación Sistematización de la observación Grado de participación del observador No sistematizada Externa o no partici - pante Sistematizada Interna o participante Muy sistematizada Autoobservación Métodos de caso Diseños de caso único (intraseries, interseries temporales y combinados)

66. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 70 En este estudio se empleó un método experimental , concreta - mente, un estudio de campo, en un momento dado, es decir, fue un estudio transversal-transeccional (comparación de dos seccio - nes poblacionales, hombres y mujeres); se eligió como técnica de investigación la aplicación de la técnica de muestreo con fines de investigación, que permite la elección de una muestra de hombres y mujeres representativa de la población de forma que se controlen las variables ajenas al estudio, y como técnica de recogida de datos se empleó una encuesta sistematizada. Posteriormente, para poder analizar los datos y valorar los resultados se aplicaron diversas téc - nicas estadísticas, entre ellas el análisis de “cluster”. En la evaluación psicosocial es importante distinguir entre méto - do, técnica de investigación y técnica de recogida de datos. Lo más frecuente, y salvo que se realice con fines científicos, es que se uti - lice como método de investigación un “estudio de campo” , dado que no hay manipulación por parte del evaluador de los factores psicosociales y vienen dados en el entorno de trabajo. En cuanto a la técnica de investigación destaca el procedimiento de análisis es - tablecido por el INSHT (2005) o bien por el ISPLN (Grupo de Trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo del INSL, 2005) y que enlaza con las recomendaciones establecidas en la norma UNE-ISO 10667:2013 “Prestación de servicios de eva - luación. Procedimiento y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y organizacionales” . Por último, como instru - mentos de medida o de recogida de datos se puede optar por las escalas, los cuestionarios, los tests o las técnicas de medidas cuali - tativas, como se verá a continuación. II. Técnicas cuantitativas: test, escala y cuestionario. Ya se ha comentado que existen diversos tipos de técnicas psi - cosociológicas de recogida de datos , pero en ocasiones tienden a confundirse, sobre todo, en la evaluación de riesgos psicosociales que es donde con mayor frecuencia se utilizan. Los tests, las escalas y los cuestionarios son todos ellos técnicas psicosociológicas cuan - titativas y estructuradas de recogida de datos. A diferencia de las técnicas no estructuradas, aquellas definen y determinan la informa - ción que se va obtener y establecen con anterioridad las categorías de recogida de datos, y son técnicas psicosociológicas en la medida

9. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 13 2. ALGUNAS ORIENTACIONES PARA EVALUAR LOS FAC - TORES DE RIESGO PSICOSOCIAL Para no hacer una simple enumeración de preguntas y respuestas, estas se han clasificado según qué fase del proceso de evaluación se vea fundamental –que no exclusivamente- afectada, es decir: que ciertas preguntas y sus correspondientes respuestas podrían estar ubicadas en más de una fase. Estas etapas son las referidas en la Nota Técnica de Prevención (NTP) número 702 editada por el INSHT (2005). Recordemos las mismas (figura 1): • Identificación de los factores de riesgo. • Elección de la metodología, técnicas e instrumentos que se han de aplicar. • Planificación y realización del trabajo de campo. • Análisis de los resultados y elaboración de un informe. • Elaboración y puesta en marcha de un programa de intervención. • Seguimiento y control de las medidas adoptadas. Identificación de los factores de riesgo Elección de Análisis de los metodología y técnicas factores de riesgo Aplicación de metodología y técnicas Evaluación de los factores de riesgo Análisis de resultados y elaboración informe Elaboración y puesta en Gestión de los marcha de programa riesgos Seguimiento y control de medidas Figura 1. Fases de la evaluación de los factores psicosociales Otras cuestiones más genéricas, que afectan a todo o buena parte del proceso evaluativo, se abordarán en el capítulo tres.

96. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 100 Inspección de Trabajo y Seguridad Social (2012). Guía de Actuacio - nes de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social sobre Riesgos Psicosociales . Disponible en http://www.empleo.gob.es/itss/web/ Atencion_al_Ciudadano/Normativa_y_Documentacion/Documenta - cion/Documentacion_ITSS/001/Guia_psicosociales.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (1991). NTP 283: Encuestas: metodología para su utilización. Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http:// www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecni - cas/NTP/Ficheros/201a300/ntp_283.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (1997). NTP 443: Factores psicosociales: metodología de evaluación . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/Fichas - Tecnicas/NTP/Ficheros/401a500/ntp_443.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2005). NTP 702: El proceso de evaluación de los factores psicosociales . Barce - lona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Dispo - nible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/ FichasTecnicas/NTP/Ficheros/701a750/ntp_702.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2009a). NTP 840: El método del INSL para la identificación y evaluación de factores psicoso - ciales . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/ FichasTecnicas/NTP/Ficheros/821a921/840%20web%20.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2009b). Expe - riencias en intervención psicosocial. Más allá de la evaluación del ries - go . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Instituto/No - ticias/Noticias_INSHT/2009/ficheros/Libro%20ExperienciasCD.pdf Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2009c). NTP 854: Acoso psicológico en el trabajo: definición . Barcelona: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Disponible en http:// www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecni - cas/NTP/Ficheros/821a921/854%20web.pdf

21. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 25 • Objetivos y contenido: exploratorio, general, específico,...; es - tructura factorial más o menos amplia (además, algunos incor - poran aspectos vinculados a la Psicología Positiva, la Calidad de Vida Laboral, etc.). • Facilidad de uso y accesibilidad (para los evaluadores). • Adaptabilidad: a un sector, tamaño de empresa, etc. • Validez y fiabilidad. A estos criterios se podrían añadir algunos más (Asociación Espa - ñola de Normalización y Certificación, 2005, 2013a) como: • Objetividad: grado en que los resultados obtenidos con un ins - trumento son independientes de la persona que lo usa y analiza e interpreta los datos. • Sensibilidad: grado en que un método o instrumento es ca - paz de diferenciar entre diferentes grados del objeto de me - dida. • “Generalizabilidad”: grado en que una puntuación puede ser generalizada a un determinado universo de situaciones o a una población de trabajadores. • Valor crítico: valor de referencia para la evaluación de la pun - tuación medida y de las decisiones de tipo pasa-no pasa. Toda esta información se debería encontrar en los manuales, ins - trucciones generales de uso, ficha técnica, etc. que suelen acom - pañar a estos procedimientos de evaluación. También existen cada vez más publicaciones recopilatorias donde encontrar información de algunos de los criterios anteriormente expuestos (Comisión Eje - cutiva Confederal de UGT. Secretaría de Salud Laboral y Medio Am - biente, 2008; Foment del Treball Nacional, 2006; Grupo de trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo del INSL, 2005; Guàrdia, 2008, 2010a; Nogareda, Catalina, Gil, Llaneza y Pascual, 2014). ¿Cuál es el mejor “método” o procedimiento, téc - nica o instrumento de evaluación de los denomina - dos “estandarizados” o “tipificados”?

99. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 103 Luceño, L. y Martín, J. (2008). DECORE. Cuestionario de evaluación de riesgos psicosociales . Madrid: Tea Ediciones. Luceño, L., Martín, J., Rubio, S. y Díaz, E. (2004). Factores psicosociales en el entorno laboral, estrés y enfermedad. EduPsykhé, Vol. 3, No. 1, 95-108. Disponible en http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1071126 Manzano, V. (1998). Selección de muestras. En A.J. Rojas, J.S. Fer - nández y C. Pérez (Eds.), Investigar mediante encuestas. Fundamen - tos teóricos y aspectos prácticos (pp. 51-97). Madrid: Síntesis. Martín, B. (2011). Técnicas e instrumentos de recogida de informa - ción. En S. Cubo, B. Martín y J.L. Ramos (Coords.), Métodos de in - vestigación y análisis de datos en ciencias sociales y de la salud (pp. 173-233). Madrid: Pirámide. Martínez-Losa, J.F. (2006). Prevención de Riesgos Psicosociales: una oportunidad para innovar a través de las personas. En Foment del Treball Nacional (Ed.), Perspectivas de Intervención en Riesgos Psicosociales. Evaluación de Riesgos (pp. 251-284). Barcelona: Fo - ment del Treball Nacional. Meliá, J.L., Nogareda, C., Lahera, M., Duro, A., Peiró, J.M., Salano - va, M. y Gracia, D. (2006). Principios Comunes para la Evaluación de los Riesgos Psicosociales en la Empresa. En Foment del Treball Nacional (Ed.), Perspectivas de Intervención en Riesgos Psicosocia - les. Evaluación de Riesgos (pp. 13-36). Barcelona: Foment del Treball Nacional. Moncada, S., Llorens, C., Andrés, R., Moreno, N. y Molinero, E. (2014). Manual del método CoPsoQ-istas21 (versión 2) para la evaluación y la prevención de los riesgos psicosociales en empresas con 25 o más trabajadores y trabajadoras. Versión media. Barcelona: Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud. Disponible en: http://www. istas.net/copsoq/ficheros/documentos/v2/manual%20Copsoq%20 2(24-07-2014).pdf Moreno, B. y Báez, C. (2008). Análisis comparado de los métodos de evaluación de riesgos psicosociales. Balance de perspectiva . Dis - ponible en http://www.prl.ugtgalicia.org/public/files/Estudio_UAM_ osb_psico_UGT1.pdf

101. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 105 Padilla, J.L., González, A., Pérez, C. (1998). Elaboración del cuestio - nario. En A.J. Rojas, J.S. Fernández y C. Pérez (Eds.), Investigar me - diante encuestas. Fundamentos teóricos y aspectos prácticos (pp. 115-140). Madrid: Síntesis. Pando, M., Aranda, C., Preciado, L., Franco, S.A. y Salazar, J.G. (2006). Validez y confiabilidad del inventario de violencia y acoso psi - cológico en el trabajo (IVAPT-PANDO). Enseñanza e Investigación en Psicología, 11, 002, 319-332. Peiró, J.M. (2007). La intervención en riesgos psicosociales como cambio organizacional. En Foment del Treball Nacional (Ed.), Pers - pectivas de Intervención en Riesgos Psicosociales. Medidas Preven - tivas (pp. 65-90). Barcelona: Foment del Treball Nacional. Peiró, J.M. (2011). Cuestiones fundamentales en la evaluación de los riesgos psicosociales: avances y resistencias para su clarifica - ción. Revista de Prevención de Riesgos Psicosociales y Bienestar en el Trabajo , 02/2010, 13-66 (edita el Laboratorio-Observatorio de Riesgos Psicosociales de Andalucía e Instituto Andaluz de Pre - vención de Riesgos Laborales). Disponible en http://www.junta - deandalucia.es/empleo/webiaprl/larpsico/sites/es.empleo.webia - prl.larpsico/files/recursos/revista_cientifica/RevistaLarpsico02.pdf Peiró, J.M., Yeves, J. y Lorente, L. (2013). El análisis de los riesgos psicosociales en el trabajo: investigación y práctica profesional en España. En C. Molina y E. González (Coords.) Anuario Internacional sobre prevención de riesgos psicosociales y calidad de vida en el tra - bajo , (pp. 34-35). Madrid: UGT. Disponible en: http://portal.ugt.org/ saludlaboral/observatorio/publicaciones/new2013/Anuario2013ESP. pdf Pérez, C., Rojas, A.J. y Fernández, J.S. (1998). Introducción a la in - vestigación social. En A.J. Rojas, J.S. Fernández y C. Pérez (Eds.), Investigar mediante encuestas. Fundamentos teóricos y aspectos prácticos (pp. 17-29). Madrid: Síntesis. Perpiñá, C. (2012). Manual de la entrevista psicológica. Saber escu - char, saber preguntar . Madrid: Pirámide.

49. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 53 más, este seguimiento “permite adaptar las estrategias a los aconte - cimientos o cambios que puedan acontecer en la organización que pueden alterar el desarrollo de las medidas preventivas” (p. 111). El Grupo de Trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psi - cosocial en el Trabajo del INSL (2005) señala que el seguimiento de las medidas preventivas debe contemplar: • la aceptación o no de las medidas propuestas, • el cumplimiento de los plazos, • las dificultades en la implantación de las medidas y • la comprobación de la eficacia real de las medidas adoptadas. Algunos interrogantes habituales son: Para realizar la evaluación de la intervención, ¿hay que “repetir la evaluación de riesgos” o basta con “utilizar indicadores de seguimiento”? A nuestro juicio, la duda se expone de modo confuso y falsea el verdadero sentido de la evaluación de la actividad preventiva. En primer lugar, si se trata de interpretar los artículos 4.2 y 6.1 del RSP conviene emplear sus mismos términos, lo que supondría situar el debate entre revaluar a partir de la evaluación inicial (artículo 4.2) y revisar la evaluación de los riesgos (artículo 6.1). La revaluación de los puestos contemplada en el artículo 4.2 del RSP no está ligada a la evaluación de las acciones preventivas, sino a tres supuestos de cambio que pueden producirse en el devenir de la actividad de una organización, independientemente de las inter - venciones preventivas concretas que se hayan puesto en marcha en ella. Por otra parte, la revisión de la evaluación contemplada en el artí - culo 6.1 del RSP puede dar lugar, o no, a una revaluación de todos o varios puestos de trabajo. En cualquier caso, la presencia de daños o la inadecuación de las actividades preventivas implantadas son al -

12. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 16 cuestionario destinado a averiguar si puede existir un problema de estrés laboral en el lugar de trabajo. Son preguntas ordena - das en dimensiones de estudio clásicas de este ámbito como exigencias/demandas, control, apoyo, etc. Téngase en cuenta que no se trata de un instrumento validado o baremado, sino de una sencilla recopilación de preguntas. • Otra interesante publicaci ó n de la EU-OSHA es la de Cox, Griffiths y Rial-González (2005). Contempla 10 características psicosociales del trabajo potencialmente peligrosas, clasifi - cándolas según su relación con el contexto o con el contenido del trabajo. • La publicación “Risk assessment essentials” de la EU-OSHA (2007) contiene también algunos interesantes listados para la comprobación de la existencia de ciertos peligros en los luga - res de trabajo. • La campaña de la EU-OSHA “Trabajos saludables. Gestione - mos el estrés” ( https://hw2014.healthy-workplaces.eu/es?set_ language=es ), desarrollada durante los años 2014 y 2015, con - tiene una importante cantidad de información. • Las listas de control de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Kompier y Levi, 1995). • Diversos materiales realizados al amparo de la campaña euro - pea de inspección “Psychosocial Risk Assessments”, ejecuta - da en el año 2012 por el Comité de Altos Responsables de la Inspección de Trabajo (CARIT) -Committee of Senior Labour Inspectors (SLIC)- (disponibles en http://www.av.se/SLIC2012/ spanish.aspx ). • La publicación “Guía de Actuaciones de la Inspección de Tra - bajo y Seguridad Social sobre Riesgos Psicosociales” de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) (2012), guía realizada siguiendo las pautas marcadas por la campaña citada del SLIC, también contiene información interesante al respecto. • Información contenida en las páginas web temáticas de Psi - cosociología y Ergonomía de la página web del INSHT ( http:// www.insht.es ). • El análisis de indicadores de efectos sobre las personas y sobre el proceso productivo de la guía “Ergonomía: Pautas de actua - ción. Guía para la realización de evaluaciones ergonómicas y psicosociales” (Sebastián, 2008).

32. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 36 por ejemplo, puede ser conveniente perder algo de preci - sión para “suavizarla” y animar así al entrevistado para que facilite una respuesta verdadera en vez de una socialmente aceptable. • Evitar redacciones con sesgo o que induzcan al mismo. Por ejemplo, no es lo mismo preguntar “¿Escuchó Ud. la amenaza?” que “ ¿ Escuchó Ud. una amenaza?” El artículo, en este caso, es de suma importancia. • Evitar preguntas con más de una idea o concepto, como, por ejemplo: “¿Cree que sus tareas son muchas y difíciles de reali - zar?” Sería más adecuado preguntar por los aspectos cuantita - tivos y cualitativos separadamente. • Evitar enunciados negativos. La evidencia acumulada consta - ta que es más difícil entender las frases negativas que las que expresan la misma idea pero de forma positiva. Por ejemplo: “¿Considera que las medidas preventivas adoptadas para la mejora de la carga de trabajo no son adecuadas?” La partícu - la negativa, en este caso, no aporta nada y confunde tanto al entrevistado al responder como al entrevistador al tener que interpretar la respuesta emitida. (Puede consultar otros aspectos de interés en la cita anteriormen - te expuesta y en Martín, 2011 y Perpiñá, 2012). Finalmente, una vez elaborado el borrador del guión de la entrevis - ta, algunas pistas para revisar las preguntas elaboradas e identificar y prevenir a tiempo determinados defectos pueden ser (Padilla, Gon - zález y Pérez, 1998): • Sobre el contenido: ¿es necesaria?, ¿son necesarias más pre - guntas sobre este tema? • Sobre la redacción: ¿se podría expresar de un modo más cla - ro?, ¿cómo?, ¿puede tener varias interpretaciones?, ¿presenta algún sesgo o prejuicio? • Sobre la ubicación: ¿está situada en el lugar adecuado?, ¿pue - den influir en la respuesta las preguntas precedentes?

35. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 39 • Decidir las unidades de análisis definitivas ya que, si, por ejem - plo, se emplean cuestionarios o escalas, habrá que determinar previamente qué preguntas al respecto se van a incluir. • Preservación del anonimato en la respuesta y / o garantía de la confidencialidad en el tratamiento de los datos. • Otros aspectos. En cuanto a los “métodos” de evaluación estandarizados o tipifica - dos deberían proveer orientaciones sobre cómo desarrollar esta fase. En definitiva, es importante no perder de vista dos importantes objetivos de esta etapa (Martínez-Losa, 2006): • Obtener información válida y fiable. • Facilitar la participación de todos los trabajadores que deben formar parte de la evaluación. A continuación y para finalizar esta etapa, se analizarán varios as - pectos relativos al buen uso de los tests y dos importantes aspectos como son el anonimato y la confidencialidad. ¿Existen directrices sobre cómo administrar los tests correctamente? Además de las indicaciones que el “método” seleccionado pueda contener en su manual, instrucciones, etc. sobre este tema, y de ma - nera genérica sobre la aplicación adecuada de los tests, las Direc- trices internacionales para el uso de los tests (elaboradas por la Co- misión Internacional de Tests - http://www.intestcom.org - y asumidas por la Comisión de Tests del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España -disponibles en http://www.cop.es/index. php?page=directrices-internacionales -) establecen algunas orienta - ciones para los usuarios (aplicadores) como las siguientes: • Establecer una buena relación con las personas evaluadas, dándoles la bienvenida y dirigiéndose a ellas de forma positiva.

94. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 98 Palma de Mallorca: CAEB. Disponible en http://www.caeb.es/intra - net/archivos/16_10_1415_11_00RIESGOS_PSICOSOCIALES.pdf Gabriel, C. (2001). Metodología cualitativa. En M.J. Navas (Coor.), Métodos, diseños y técnicas de investigación psicológica (pp. 481- 522). Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia. García, A. (2008). Estadística aplicada: Conceptos básicos . Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia. Gestoso, F. y Barbero, L. (2013). Evaluación y calidad. Norma UNE- ISO 10667. ¿Quién no ha sido evaluado alguna vez a lo largo de su trayectoria profesional? (Cómo mejorar la evaluación de perso - nas en el ámbito laboral) . Disponible en: http://www.tdd-online.es/ content/c%C3%B3mo-mejorar-la-evaluaci%C3%B3n-de-perso - nas-en-el-%C3%A1mbito-laboral González, A. y Padilla, J.L. (1998). La entrevista. En A.J. Rojas, J.S. Fernández y C. Pérez (Eds.), Investigar mediante encuestas. Funda - mentos teóricos y aspectos prácticos (pp. 141-153). Madrid: Síntesis. González, A., Padilla, J.L. y Pérez, C. (1998). La calidad de la encues - ta. En A.J. Rojas, J.S. Fernández y C. Pérez (Eds.), Investigar me - diante encuestas. Fundamentos teóricos y aspectos prácticos (pp. 199-214). Madrid: Síntesis. González de Rivera, J.L. y Rodríguez-Abuín, M. (2003). Cuestionario de estrategias de acoso psicológico: el LIPT-60. Psiquis, 24 (2), 59-66 Gracia, D.A. (2006). Método del Instituto de Ergonomía Mapfre (INERMAP). En Foment del Treball Nacional (Ed.), Perspectivas de Intervención en Riesgos Psicosociales. Evaluación de Riesgos (pp. 83-104). Barcelona: Foment del Treball Nacional. Grupo de trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psico - social en el Trabajo del INSL (2005). Procedimiento general de Eva - luación de Riesgos Psicosociales . Pamplona: Fondo de Publicacio - nes del Gobierno de Navarra. Disponible en http://www.navarra.es/ NR/rdonlyres/54675C79-A455-4B62-B714-E9200642BF83/145962/ ProcedEvalRiesgosPsico.pdf

98. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 102 Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (2014). F-PSI - CO. Factores Psicosociales. Método de evaluación. Versión 3.1 . Dispo - nible en http://www.insht.es/portal/site/Insht/menuitem.1f1a3bc79 - ab34c578c2e8884060961ca/?vgnextoid=cddc31dd88ca0310VgnV CM1000008130110aRCRD&vgnextchannel=9f164a7f8a651110Vgn VCM100000dc0ca8c0RCRD Kompier, M.A.J. y Cooper, C.L. (Eds.) (1999). Preventing stress, improving productivity. European case studies in the workplace. London: Routledge. Kompier, M.A.J., Cooper, C.L. y Geurts, S.A.E. (2000). A multiple case study approach to work stress prevention in Europe. European Jour - nal of Work and Organizational Psychology, 9 (3), 371–400. Disponible en http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/135943200417975 Kompier, M.A.J. y Levi, L. (1995). Estrés en el trabajo: causas, efectos y prevención (guía para pequeñas y medianas empresas). Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. Lahera, M. (2006). Método del Instituto Navarro de Salud Laboral (INSL). En Foment del Treball Nacional (Ed.), Perspectivas de Inter - vención en Riesgos Psicosociales. Evaluación de Riesgos (pp. 61- 82). Barcelona: Foment del Treball Nacional. Lara, A. (2010). Algunos errores en las evaluaciones de riesgo psi - cosocial. Seguridad y Salud en el Trabajo , 58, 28-33. Disponible en http://issuu.com/lamina/docs/sstjulio2010?mode=embed&lay out=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout. xml&showFlipBtn=true Leka, S., Vartia, M., Hassard, J., Pahkin, K., Sutela, S., Cox, T. y Lind - strom, K. (2008). Best Practice in Interventions for the Prevention and Management of Work-Related Stress and Workplace Violence and Bullyng. En S. Leka y T. Cox (Eds.), The European Framework for Psy - chosocial Risk Management: PRIMA-EF (pp. 136-173). Nottingham: Institute of Work, Health and Organisations. Disponible en http://www. prima-ef.org/uploads/1/1/0/2/11022736/prima-ef_ebook.pdf Leymann, H. (1990). Handbook för användning av LIPT-formuläret för kartläggning av risker psykiskt vald arb etsmiljön (The LIPT question - naire-a manual) . Stockholm: Violen.

23. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 27 Las técnicas de recogida de información se pueden clasificar, en función de tres tipos de fuentes principales, en cuanto a su posible repercusión en la discusión de los resultados de la evaluación, del siguiente modo: • Datos prexistentes internos (estadísticas e informes de acci - dentes, índices de recursos humanos o aportados desde estos, normativas, procedimientos, denuncias, etc.) y externos (análi - sis documental de publicaciones del sector, bibliografía sobre el tema, etc.), que permiten conocer el estado de la organiza - ción en un momento dado. • Datos indirectos cuantitativos (tests, cuestionarios, etc.), que posibilitan la obtención eficiente de estadísticos de respues - ta, y cualitativos (p.e. entrevistas, grupos de discusión, inven - tarios), opiniones y propuestas de los propios interesados que matizan la información más estandarizada. • Datos directos (listas de chequeo, observación de las condicio - nes de trabajo, instrumentos de análisis de puestos de trabajo, etc.) que realiza el propio experto. Como se menciona en la pregunta “De los diversos “métodos” o pro - cedimientos, técnicas e instrumentos existentes, ¿qué criterios pueden ser útiles para comparar unos con otros y escoger el que mejor se pue - da ajustar a la evaluación concreta a desarrollar?” , la elección de las técnicas específicas en cada caso dependerá de los factores concre - tos a evaluar (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005), de las cualidades métricas de cada instrumento (descritas por la Asociación Española de Normalización y Certificación, 2005 y 2013a) y de una serie de condicionantes descritos en respuesta a esa pregunta. Los datos obtenidos de los distintos instrumentos, evaluadores y trabajadores se analizan independientemente mediante técni - cas de reducción, categorización, clasificación y síntesis para, posteriormente en la fase de elaboración de conclusiones, com - pararlos entre sí. En función de la tipología de escalas utilizadas o procedimientos de reducción de categorías mediante agrupación, pueden aplicarse contrastes estadísticos que objetivarán el análisis de los resultados. De este modo puede valorarse su validez y ampliar la investigación de las posibles discrepancias halladas. Puede trian - gularse, entre diversas posibilidades:

67. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 71 que recaban información de las personas expuestas a determinada situación. Pero hay diferencias importantes entre ellas: Un test en sentido literal es una prueba . En palabras de Burgaleta y Fernández (1986) se considera “una situación experimental nor - malizada que sirve de estímulo a un comportamiento” . Es decir, la persona es sometida a una prueba de evaluación y en el transcurso de su comportamiento se recaba información sobre un constructo ya sea capacidad intelectual, rasgos de personalidad, etc. Según las Directrices Internacionales para el Uso de los Tests (ci - tadas en las fases 3 y 4 del capítulo 2) “los tests incluyen un amplio abanico de procedimientos utilizados en la evaluación psicológica, educativa y ocupacional; los tests incluyen procedimientos para la medición de conductas tanto normales como anormales o disfun - cionales; los tests son procedimientos diseñados para ser aplicados bajo condiciones controladas o estandarizadas, y conllevan la utiliza - ción de protocolos de puntuación rigurosos; estos procedimientos proporcionan medidas de ejecuciones y conllevan la obtención de inferencias a partir de muestras de conducta. También pueden incluir procedimientos que proporcionan clasificaciones cualitativas u orde - namientos de las personas”. En el campo de la Psicología se dispone de diversos tests como el Test de Raven, que evalúa la capacidad intelectual de forma no verbal, los Tests Psicotécnicos, como los empleados en la evaluación de las capacidades psicotécnicas para la obtención del carné de conducir, el Peabody, un test diseñado para la detección de dificultades en el lenguaje y evaluación de la aptitud verbal y el vocabulario, etc. Una escala es un instrumento de recogida de datos por la que se obtiene una cuantificación graduada de la variable evaluada, con dos polos opuestos de menor a mayor valor. Todos los ítems de la escala contribuyen a la medida de la variable que se pretende eva - luar. Se puede utilizar para evaluar fenómenos sociales, actitudes, etc.; por ejemplo, la Escala de Locus de Control de Rotter (1966) que evalúa el grado de atribución de los acontecimientos que nos suceden a causas externas a uno mismo o a causas internas como el propio comportamiento. Un ejemplo de ítem sería el siguiente (se ha de elegir entre la opción A -causa interna- o B -causa externa-):

31. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 35 • La preparación de la entrevista: presentación del entrevistador anunciando previamente su visita y los motivos para la misma; efectuar las entrevistas en un momento en que no se interrum - pan tareas urgentes de los entrevistados, etc. • La creación de una atmósfera de confianza: es muy impor - tante, nada más comenzar la entrevista, generar una con - fianza mutua entre entrevistador y entrevistado. Para ello es necesario que el entrevistador informe de: la finalidad de la entrevista, los aspectos relacionados con la confidencialidad de la información, la importancia de conocer la opinión del entrevistado, etc. • Saber escuchar: el entrevistador debe permanecer atento no sólo a lo que el entrevistado le expone explícitamente, sino también a lo que no se quiere o no se puede manifestar sin ayuda; manejar adecuadamente los silencios;... • Mantener el control de la entrevista: intentar no perder el con - trol de la misma yéndose a temas secundarios o que no tengan que ver con el objeto de la entrevista. • Ayudar al entrevistado a percibir su responsabilidad: el entre - vistador tiene que dejar claro al entrevistado que sus respues - tas deben ser sinceras y veraces y que la responsabilidad a este respecto le corresponde a él. • Saber finalizar: hay que saber “cortar” en el momento adecuado, sobre todo si va a ser necesario realizar más entrevistas, para que la puerta quede abierta para las siguientes ocasiones; aña - dir que «si quiere comentar, añadir, aclarar algo más, estamos a su disposición en...» ; valorar y agradecer su participación. A continuación se abordan algunos aspectos muy concretos rela - cionados con la redacción precisa que han de tener las preguntas. Algunas recomendaciones al respecto son las siguientes (Padilla, González y Pérez, 1998): • Hacer preguntas concretas. Una pregunta es precisa si diferen - tes entrevistados la entienden de la misma forma. • Cuidar especialmente la redacción de las preguntas com - prometidas. Por ejemplo, una pregunta del tipo “¿Es habitual que Ud. grite a sus subordinados?” , es una pregunta cargada de deseabilidad social (entre otros aspectos). En este caso,

36. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 40 • Tratar de reducir la ansiedad de las personas a las que se va a evaluar, evitando crear o reforzar ansiedad innecesaria. • Eliminar fuentes potenciales de distracción, tales como alarmas de relojes de pulsera, teléfonos móviles, buscas, etc. • Asegurarse de que todas las personas disponen de los materia - les necesarios para responder al test antes de comenzar este. • Supervisar convenientemente la aplicación de los tests. • Ajustarse estrictamente a las instrucciones del manual del test, haciendo los ajustes pertinentes para las personas con alguna discapacidad. • Leer las instrucciones pausada y claramente. • Observar y anotar las posibles desviaciones de los procedi - mientos estándar del test. • Asegurarse de que están todos los materiales al final de cada sesión. • Permitir a los ayudantes hacerse cargo de la aplicación sólo si han sido entrenados adecuadamente (hay “métodos” que dife - rencian entre examinador o aplicador y responsable de la eva - luación. De hecho, la norma UNE-ISO 10667 diferencia estas dos figuras denominándolas “administrador de la evaluación” y “evaluador” –Asociación Española de Normalización y Certifi - cación, 2013a, 2013b-). • Asegurarse de que durante la sesión de aplicación no se deja desatendidas o sujetas a distracción a las personas evaluadas. ¿Qué diferencia existe entre anonimato y confiden - cialidad? Con demasiada frecuencia se observa un empleo inadecuado de ambos términos, bien porque se consideran sinónimos sin serlo, bien porque se confunde uno con otro. Basta con echar un vistazo a las defi - niciones de la Real Academia Española para comprender su diferencia. Anonimato es el carácter o condición de anónimo, palabra esta última derivada del griego que significa “sin nombre”. Cuando nos referimos a este término en nuestro ámbito es para referirse,

93. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 97 Cox, T., Griffiths, A. y Rial-González, E. (2005). Investigación sobre el estrés relacionado con el trabajo . Luxemburgo: Oficina de Publica - ciones Oficiales de las Comunidades Europeas. Di Salvo, V., Lubbers, C., Rossi, A.M. y Lewis, J. (1988). The Impact of Gender on Work-Related Stress. Journal of Social Behavior and Personality, 3 (3), 161-176. Drenth, P.J.D. (1984). Research in Work-and Organizational Psychology: Principles and Methods. En P.J.D. Drenth, H. Thierry, P.J. Willems y C.J. de Wolff (Eds.), Handbook and Organizational Psychology , Vol.1. Chichester: John Wiley & Sons. Escartín, J., Rodríguez-Carballeira, Á., Gómez-Benito, J. y Zapf, D. (2010). Development and validation of the workplace bullying scale EAPA-T. International Journal of Clinical and Health Psychol - ogy , 10 (3), 519-539. Disponible en http://www.redalyc.org/articulo. oa?id=33714079008 European Agency for Safety and Health at Work (2007). Risk assessment essentials . Nurnberg: European Agency for Safety and Health at Work. Disponible en https://osha.europa.eu/en/publications/ promotional_material/rat2007 Fernández, J.C. (2010). Las propuestas de intervención como resul - tado de la evaluación. En J. Guàrdia (Coor.), La Evaluación de Ries - gos Psicosociales. Guía de buenas prácticas. Métodos de evaluación y sistemas de gestión de riesgos psicosociales: un balance de utili - dades y limitaciones (pp. 103-112). Jaén: Blanca Impresores, S.L. Disponible en http://portal.ugt.org/saludlaboral/observatorio/publi - caciones/estudios/2010_estudio_04.pdf Foment del Treball Nacional (Ed.) (2006). Perspectivas de Interven - ción en Riesgos Psicosociales. Evaluación de Riesgos . Barcelona: Foment del Treball Nacional. Fraile, A. (2013). Curso de Formación Interna sobre Investigación de Accidentes . Madrid: INSHT. Gabinete de Prevención, Calidad y Medio Ambiente de la Confede - ración de Asociaciones Empresariales de Baleares (2009). Guía para la integración de los factores psicosociales en la gestión em presarial.

65. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 69 “Método LEST”, “Método del Árbol Causal” o “Método NIOSH”. En los tres casos se trata de técnicas de análisis de variables y por tanto establecen un procedimiento sistemático para la evaluación de las variables que determinan. Estas técnicas de investigación pueden utilizarse bajo diferentes métodos de investigación, bien sea experi - mental, de encuesta, de caso, etc. Sobre los instrumentos de medida o técnicas de recogida de datos hay que indicar que dentro de las técnicas de investigación se puede optar, a su vez, por diferentes técnicas de recogida de datos –también llamadas instrumentos de medida- para evaluar las distintas variables de estudio. Estas técnicas son procedimientos sistemáticos de recogida de datos y pueden ser de diferentes ti - pos: fisiológicas (p.e.: EEG o escáner), bioquímicas (p.e.: análisis de orina o de sangre), psicosociológicas (p.e.: escalas o cuestio - narios) y observacionales (p.e.: registros narrativos o esquemas de codificación). Por tanto, si se quiere realizar una evaluación de riesgos psico - sociales se debe, en primer lugar, diseñar el estudio optando por un determinado método de investigación; delimitar las variables, se - leccionando una técnica de investigación; y, por último, elegir unos determinados instrumentos de medida para obtener datos relativos a las variables del estudio. Con ello se está ya en disposición de em - prender los análisis estadísticos pertinentes. Como ejemplo, valga el estudio realizado por Di Salvo, Lubbers, Rossi y Lewis (1988). Estos autores analizaron entre profesionales las diferencias existentes entre hombres y mujeres en la percepción de las causas del estrés laboral. La muestra del estudio estuvo confor - mada por 85 mujeres y 63 hombres de edades comprendidas entre 23 y 68 años. A los sujetos se les preguntó cuáles serían las causas del estrés en el trabajo, a lo que respondieron generando 1.001 cau - sas. Mediante un análisis de contenido se obtuvieron dos grandes “clusters”. Estos fueron: contenido del trabajo -demandas impuestas por el trabajo- y contexto laboral -contexto físico y social del trabajo-. Los resultados mostraron que en los hombres lo que genera con más frecuencia estrés son las tareas desagradables y las conductas y acti - tudes de otras personas. A las mujeres lo que más frecuentemente les causa estrés son la sobrecarga de trabajo y el poder.

86. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 90 ¿Qué aspectos de interés contiene? En primer lugar, la definición que la norma UNE-ISO 10667:2013 da del término “evaluación” apunta en la misma línea que la esta - blecida por el RSP (artículo 3) para la evaluación de los riesgos la - borales. Ambas recogen la idea de la evaluación como un proceso o procedimiento sistemático de actuación. Así, la norma divide este proceso en cuatro fases, tratando cada una de ellas en un capítulo diferente: • Procedimiento para formalizar el acuerdo. • Procedimientos de la fase previa a la evaluación. • Realización de la evaluación. • Revisión posterior. Las actuaciones básicas que se recogen en cada una de estas fases también están presentes en la normativa básica de PRL y en diversas guías y otros documentos técnicos de expertos y organis - mos especializados en Psicosociología Laboral. En segundo lugar, resulta especialmente destacable la tercera fase del proceso que se presenta, denominada “realización de la evalua - ción” , pues cubre todas las actividades referidas a la preparación y ejecución de las evaluaciones psicosociales planteando un proceso muy similar al presentado en las fases que el INSHT (2005) deno - mina “Planificación y realización del trabajo de campo”, “Aplicación de la metodología y las técnicas” y “Análisis de los resultados y ela - boración del informe” , y a las que el INSL (Grupo de Trabajo de la Comisión sobre Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo, 2005) se refiere como aplicación de los “Métodos de evaluación”, “Análisis de datos” y “Elaboración de informe y presentación de resultados”. Se explicitan claramente siete actuaciones que deben llevarse a cabo durante la “realización de la evaluación”: 1) planificación de la evaluación, 2) información a las partes interesadas sobre el proce - dimiento de evaluación, la confidencialidad de los datos que han de

102. 106 Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 106 Picazo, L. y Barbero, L. (2013). La norma ISO 10667 para la evalua - ción de personas en los entornos laborales. Grupo de Responsables de Formación en Entidades Financieras, 42, 15-16. Disponible en: http://www.gref.org/nuevo/grefnoticias/grefnoticias42.pdf Prieto, G. y Delgado, A.R. (2010). Fiabilidad y Validez. Papeles del Psicólogo, 31 (1) , 67–74. Disponible en http://www.papelesdelpsico- logo.es/pdf/1797.pdf Rotter, J.B. (1966). Generalized Expectancies for Internal versus Exter - nal Control of Reinforcement. Psychological Monographs, N. 609, Vol. 80, No. 1. Sánchez, A. y Lara, A. (2014). El Grupo de Trabajo “Riesgos Psicoso - ciales” de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo: análisis del presente y del pasado para un futuro mejor. Seguridad y Salud en el Trabajo , 79, 30-35. Disponible en http://www.insht.es/In- shtWeb/Contenidos/Documentacion/PUBLICACIONES%20PERIO - DICAS/Rev_INSHT/2014/79/SST79.pdf Sebastián, M.L. (2008). Ergonomía: Pautas de actuación. Guía para la realización de evaluaciones ergonómicas y psicosociales . Sevilla: Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental. Disponible en http://www.copao.es Sebastián, O. (2002). Unidad Didáctica 3 de la Especialidad de Ergo - nomía y Psicosociología: Técnicas de Investigación en Ergonomía y Psicosociología: la observación, la entrevista, la encuesta y los gru - pos de discusión. En Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo y Tesorería General de la Seguridad Social, Curso de Técni - co Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Versión 2 . Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Sebastián, M.L., Cárdenas, S., Llano, M. y Almanzor, F. (2007). SATA: Sistema de Análisis Triangular del Acoso Moral en el Trabajo . Sevilla: Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental. Sebastián, M.L. y Jiménez, R. (2014). SATA 3.0: conflicto, acoso y violencia en entornos laborales . Sevilla: Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental. Disponible en http://www.copao.es

75. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 79 Los factores de riesgo son aquellas condiciones psicosociales de los puestos de trabajo que en este caso actúan como potenciadores, precipitantes o antecedentes de la conducta violenta. Habitualmente se estudian a través de los “métodos” cuantitativos de evaluación de los factores de riesgo psicosocial. Las formas de relación del APT con los factores psicosociales que se analizan en estos “métodos” de evaluación pueden ser diversas y no están suficientemente de - sarrolladas como para determinar con precisión dicha relación (y el sentido de la misma) a nivel preventivo. Es habitual que trabajadores que manifiestan estar expuestos a conductas violentas de distinto tipo evidencien también otras condiciones organizativas asociadas a la situación. Estas condi - ciones organizativas suelen evidenciarse mejor a través de dis - tintos procedimientos de captura de información que se utilizan dentro del proceso de evaluación (documentación organizativa de la empresa, estudios de clima laboral facilitados por la empresa, utilización de “metodología” cualitativa de captura o contraste, etc.). Entre las condiciones psicosociales de riesgo que interaccionan como precipitantes o favorecedoras de la aparición de APT, que se han podido observar por distintos investigadores en estos últimos años, destacan las siguientes: • Malas relaciones entre empleados y dirección. • Malas relaciones entre trabajadores. • Falta de colaboración en el desarrollo del trabajo. • Conflictos interpersonales. • Comunicación inadecuada, negativa o nula entre compañeros. • Contextos de cambios organizativos (cambios repentinos en la organización, inestabilidad y reestructuraciones). • Existencia de múltiples jerarquías. • Poco o nulo flujo de información en la empresa. • Organizaciones que no desaprueban los comportamientos de violencia psicológica. • Clima social laboral negativo. • Actitudes de generalizado individualismo.

92. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 96 Barbero, L. (2014). La Norma ISO 10667, herramienta para la evaluación de personas en los entornos laborales. Revista Capital Humano, 284, 92-96. Benavides, F., Gimeno, D., Benach, J., Mart í nez, J. M., Jarque, S., y Berra, A. (2002). Descripción de los factores de riesgo psicosocial en cuatro empresas. Gaceta Sanitaria, 16, 222-229. Burgaleta, R. y Fernández, J. (1986). Metodología de la Psicología Di - ferencial . Madrid: Departamento de Psicología Diferencial y del Tra - bajo. Facultad de Psicología, Universidad Complutense de Madrid. Campbell, D.T. y Fiske, D.W. (1959). Convergent and discriminant validation by the multitraitmultimethod matrix . Psychological Bulletin, 56, 81-105. Castillo, J.J. y Prieto, C. (1983). Condiciones de Trabajo. Un Enfoque Renovador de la Sociología del Trabajo . Madrid: CIS. Comisión Ejecutiva Confederal de UGT. Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente (2008). Procesos de evaluación en riesgos psicoso - ciales . Disponible en http://www.feteugtcyl.es/sites/default/files/Folle - to%20Procesos%20Evaluacion%20Riesgos%20Psicosociales.pdf Comité Mixto de la Oficina Internacional del Trabajo y la Organiza - ción Mundial de la Salud sobre Medicina del Trabajo (1984). Facto - res psicosociales en el trabajo: Naturaleza, incidencia y prevención. Serie Seguridad, Higiene y Medicina del Trabajo . Núm. 56. Ginebra: Oficina Internacional del Trabajo. Confederación de Empresarios de Galicia (2012). Guía sobre a avalia - ción de riscos psicosociais . Santiago de Compostela: Confederación de Empresarios de Galicia. Disponible en http://www.normalizacion. ceg.es/attachments/article/273/GUIA_SOBRE_A_AVALIACION_DE_ RISCOS_PSICOSOCIAIS.pdf Cook, T.D. y Reichardt, Ch.S. (2005). Métodos Cuantitativos y Cuali - tativos en Investigación Evaluativa . Madrid: Morata. Cox, T. y Griffiths, A. J. (1996). The assessment of psychosocial hazards at work. En M.J. Schabracq, J. A. M. Winnubst, y C.L. Cooper (Eds.), Handbook of Work and Health Psychology (pp. 127- 146). Chichester: Wiley and Sons.

38. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 42 Fase 4. Análisis de los resultados y elaboración de informe. La fase de análisis debe permitir encontrar la causa o causas del problema o problemas detectados al examinar los resultados obte - nidos. En la determinación de estas causas hay que tener en cuenta que un problema concreto puede tener diversos motivos y que hay que tratar de identificar las causas “reales” y no sólo las “aparentes”. Además de detectar las causas reales de los problemas que pu - diera haber, en esta fase se debe proceder a una valoración de los riesgos -artículo 5.1. del Reglamento de los Servicios de Prevención (RSP)- (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2014). Ciñéndonos a los cuestionarios y escalas (tests), las Directrices internacionales para el uso de los tests ( http://www.cop.es/index. php?page=directrices-internacionales ) también establecen algunas indicaciones para los usuarios (aplicadores) sobre la puntuación, análisis e interpretación de los resultados, que se resumen a conti - nuación: • Seguir al pie de la letra los procedimientos estandarizados de puntuación. • Asegurarse de que no se sacan conclusiones erróneas debido a la utilización de baremos desfasados o inadecuados para el colectivo evaluado. • Calcular las puntuaciones compuestas cuando proceda, utili - zando las fórmulas y ecuaciones propuestas en el manual del test. • Inspeccionar los resultados para detectar posibles errores o anomalías en las puntuaciones. • Describir e identificar con precisión los resultados, normas, ti - pos de escalas, fórmulas, etc. utilizados. • Tener una buena comprensión profesional de las bases teóricas y conceptuales del test, de la documentación técnica y de las directrices para el uso e interpretación de las puntuaciones. • Tener una buena comprensión profesional de las escalas utili - zadas, de las normas y baremos, así como de las limitaciones de las puntuaciones. • Tratar de minimizar cualquier sesgo que pueda existir hacia las per - sonas evaluadas en la interpretación de las puntuaciones del test.

3. Título: Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial (edición ampliada 2015) Autor: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) Elaborado por: Integrantes del Proyecto de Investigación “Orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial (ORIENTA)”: Ángel Lara Ruiz (coordinador). CNNT - INSHT María Jesús Otero Aparicio. CNNT - INSHT Noemí Manzano Santamaría. CNNT - INSHT Manuel Fidalgo Vega. CN C T - INSHT Sofía Vega Martínez. CN C T - INSHT Jesús Pérez Bilbao. CN VM - INSHT Edita: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) C/ Torrelaguna 73, 28027 Madrid Tel. 91 363 41 00, fax 91 363 43 27 www.insht.es Composición: Servicio de Ediciones y Publicaciones del INSHT Edición: Madrid, diciembre 2015 NIPO (en línea): 272-15-076-X NIPO (papel): 272-15-075-4 Depósito Legal: M-27930-2015 Hipervínculos: El INSHT no es responsable ni garantiza la exactitud de la información en los sitios web que no son de su propiedad. Asimismo la inclusión de un hipervínculo no implica aprobación por parte del INSHT del sitio web, del propietario del mismo o de cualquier contenido específico al que aquel redirija.

105. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 109 • La prevención del estrés en el trabajo. Lista de puntos de compro - bación , de la Oficina Internacional del Trabajo. Disponible en http:// www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_protect/---protrav/--- safework/documents/instructionalmaterial/wcms_235393.pdf • Manual para la evaluación y prevención de riesgos ergonómicos y psi - cosociales en PYME , del INSHT-IBV. Disponible en http://www.insht. es/portal/site/Insht/menuitem.1f1a3bc79ab34c578c2e8884060961c a/?vgnextoid=b03797bbf52a8110VgnVCM1000000705350aRCRD& vgnextchannel=a90aaf27aa652110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD • P ágina web de Ergonomía del INSHT. Disponible en http://www. insht.es/portal/site/Ergonomia2/ • P ágina web de Riesgos Psicosociales del INSHT. Disponible en http://www.insht.es/portal/site/Riesgos-Psicosociales/ • Psychosocial Risk Management Excellence Framework (PRIMA- EF) . Disponible en http://www.prima-ef.org/ • Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones , del Co - legio Oficial de Psicólogos de Madrid. Disponible en http://www. copmadrid.org/web/publicaciones • Risques psychosociaux en el Institut National de Recherche et de Sécurité (INRS). Disponible en http://www.inrs.fr/accueil/inrs/the - mes-travail/rps.html

91. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 95 REFERENCIAS 3 Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (2002). Factsheet 31. Consejos prácticos para los trabajadores sobre cómo abordar el estrés relacionado con el trabajo y sus causas. Disponi - ble en http://osha.europa.eu/es/publications/factsheets/31 Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (2003). Pre - vención de riesgos psicosociales y estrés laboral en la práctica . Luxem - burgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Euro - peas. Disponible en http://osha.europa.eu/es/publications/reports/104 Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (2014). Campa - ña Europea “Trabajos Saludables. Gestionemos el Estrés”. Datos y cifras so - bre el estrés y los riesgos psicosociales . Disponible en https://www.healthy- workplaces.eu/es/stress-and-psychosocial-risks/facts-and-figures Alastruey, J.C. y Gómez, M. (2013). Guía de Introducción a los Riesgos Psi - cosociales Organizativos . Barakaldo: Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales. Disponible en http://www.osalan.euskadi.net/libro/guia-de- introduccion-a-los-riesgos-psicosociales-organizativos/s94-osa9999/es/ Asociación Española de Normalización y Certificación (2005). Prin - cipios ergonómicos relativos a la carga de trabajo mental. Parte 3: Principios y requisitos referentes a los métodos para la medida y evaluación de la carga de trabajo mental . (UNE-EN ISO 10075-3: 2005) . Madrid: AENOR. Disponible en http://www.aenor.es Asociación Española de Normalización y Certificación (2013a). Pres- tación de servicios de evaluación . Procedimientos y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y organizaciones. Par - te 1: Deberes del cliente (UNE-ISO 10667-1: 2013) . Madrid: AENOR. Disponible en http://www.aenor.es Asociación Española de Normalización y Certificación (2013b). Pres- tación de servicios de evaluación . Procedimientos y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y organizaciones. Par - te 2: Deberes del proveedor de servicios (UNE-ISO 10667-2: 2013) . Madrid: AENOR. Disponible en http://www.aenor.es 3 Todas las direcciones de Internet incluidas estaban operativas a 30 de enero de 2015.

39. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 43 • Utilizar normas o grupos de comparación apropiados cuando estén disponibles. • Evitar la generalización de los resultados de un test a rasgos o características de la/s persona/s que no han sido medidos por el test. • Tener en cuenta la fiabilidad y el error de medida de cada es - cala, así como otros factores que puedan alterar artificialmente los resultados a la hora de interpretar las puntuaciones. • Tener muy en cuenta los datos disponibles sobre la validez del constructo medido en relación con las características de los grupos evaluados, tales como cultura, edad, clase social, gé - nero, etc. • Utilizar puntos de corte en la interpretación de las puntuaciones sólo cuando se disponga de datos empíricos sobre su validez. • Ser conscientes de los estereotipos sociales que pueden existir sobre las personas evaluadas (en relación con su cultura, edad, clase social, sexo, etc.), evitando interpretar los tests de forma que se perpetúen dichos estereotipos. • Tener en cuenta cualquier variación individual o colectiva que se haya hecho respecto al procedimiento estándar en la aplica - ción de las pruebas. • Tomar en consideración cualquier experiencia previa que la persona evaluada haya tenido con el test, en el caso de que se disponga de datos sobre los efectos de dicha experiencia sobre el rendimiento en la prueba. Finalmente, los resultados del análisis y la valoración deben mate - rializarse en un documento de evaluación. Precisamente sobre la co - municación de resultados, las Directrices mencionadas aconsejan: • Asegurarse de que el nivel técnico de los contenidos de los in - formes es adecuado para su comprensión por los receptores. • Proporcionar la información sobre los resultados en un lenguaje comprensible para el receptor, de modo que se minimice la po - sibilidad de interpretaciones incorrectas. • Utilizar una forma y estructura para el informe que encaje en el contexto de la evaluación. • Dar información a las personas evaluadas de forma constructi - va y positiva (sobre estos primeros aspectos citados se puede

20. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 24 • Las características del colectivo (si tiene un bajo o alto nivel cultural; la facilidad o dificultad para reunir a todos colectiva - mente; su nivel de lectoescritura, etc.). • Si el tipo o tipos de instrumentos a emplear han sido utilizados en numerosas ocasiones para hacer otros estudios (por ejem - plo: en organizaciones donde sus trabajadores responden to - dos los años sistemáticamente tres o cuatro cuestionarios so - bre clima laboral, cultura organizativa, etc., y además luego no reciben ninguna información al respecto ni sobre los resultados ni sobre las medidas adoptadas para la mejora de estos aspec - tos, puede que el uso de cuestionarios o escalas no sea lo más conveniente por estar ya muy “quemados”, con el consiguiente riesgo de obtener una tasa de respuesta muy baja). • El nivel de rigor y calidad (en términos de validez) que nos pro - porcionará (Pérez, Rojas y Fernández, 1998). • La posibilidad real de desarrollo (Pérez et ál., 1998): - El acceso a las fuentes de información. A veces, decididos a em - plear un “método” determinado, cuando se va a aplicar la corres - pondiente técnica de recogida de datos es cuando uno se perca - ta de que es complicado el acceso a la fuente de información. - El tiempo que va a ser necesario para desarrollar la evaluación de riesgos con el “método”, técnica o instrumento en cuestión. - Los recursos reales disponibles: presupuesto, materiales, aparatos, personal, etc. - El cuidado que se ponga en aspectos éticos como el anoni - mato y la confidencialidad. Para analizar los diversos procedimientos estándar de evaluación existentes (o “tipificados” según la Asociación Española de Normali - zación, 2013a), se podrían seguir los criterios empleados por Moreno y Báez (2008) para recopilar y analizar el material existente en lengua española para evaluar los factores psicosociales de origen laboral. Es - tos criterios son elementos orientadores de valoración global y ade - cuación, y son los siguientes: • Marco teórico de referencia. • Sistema de evaluación: cuestionario, entrevista, grupo de dis - cusión, etc.

68. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 72 A) El ciudadano corriente puede tener influencia en las decisiones del gobierno. B) Este mundo está gobernado por las pocas personas que están en el poder y el ciudadano de a pie no puede hacer mucho. También se denomina escala a la forma de respuesta de los cues - tionarios, entre ellas, la más utilizada es la escala tipo Likert, que pre - senta varias categorías de respuesta, con diferente valoración gradual. En mi puesto de trabajo es imprescindible el uso de equipos de protección individual (EPI) A) Totalmente en desacuerdo. B) En desacuerdo. C) Ni de acuerdo ni en desacuerdo. D) De acuerdo. E) Totalmente de acuerdo. Se incluyen por tanto las escalas de respuesta “desde el sistema de escalas Likert, hasta el uso de respuestas dicotómicas, hasta el uso de respuestas de elección múltiple, o los sistemas combinados y los poco usados por ahora tests ipsativos, adaptativos, situaciona - les, comportamentales o la generación automática de ítems (Nielsen, Randall, Holten y Rial, 2010)” (Guàrdia y Peró, 2010). Respecto al cuestionario , permite la obtención de datos median - te una serie de preguntas realizadas por escrito. Los cuestionarios pueden tener un formato de respuesta abierta, y ser utilizados como una técnica de recogida de datos cualitativa , o bien un formato de respuesta cerrado con categorías dicotómicas de respuesta (por ejemplo, sí o no) o categorías de respuesta múltiple (escala tipo Likert), del que se obtiene una cuantificación de las respuestas. La estructura del cuestionario suele ser multifactorial de manera que evalúe diferentes factores con su propia puntuación. En este caso no es metodológicamente aceptable obtener una puntuación única del conjunto de todos los ítems, pues evalúan diferentes factores (Muñiz et ál., 2001). En caso contrario, la técnica de recogida de datos sería en sí una escala multidimensional (ya que, además de obtener puntuaciones de cada uno de los factores que evalúa

104. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 108 OTRAS PUBLICACIONES Y FUENTES DE INFORMACIÓN DE INTERÉS • Campaña Trabajos Saludables 2014-2015: “Gestionemos el estrés” , de la EU-OSHA. Disponible en https://hw2014.healthy-workplaces. eu/es/?set_language=es • Código Deontológico del Psicólogo , del Colegio Oficial de Psicó - logos de Madrid. Disponible en http://www.copmadrid.org/web - copm/recursos/codigodeontologicojunio2010.pdf • Common errors in the risk assessment process , de la EU-OSHA. Disponible en https://www.osha.europa.eu/en/publications/e-facts/ efact32 • Espacio de Intervención Psicosocial del INSHT . Disponible en http://intervencion-psico.insht.es:86/ • Ethical Principles of Psychologists and Code of Conduct. 2010 Amendments , de la American Psychological Association. Disponi - ble en http://www.apa.org/ethics/code/index.aspx# • European Association of Work and Organizational Psychology (EAWOP) . Disponible en http://www.eawop.org/ • Factsheet 80 - Evaluación de riesgos: funciones y responsabili - dades , de la EU-OSHA. Disponible en https://osha.europa.eu/es/ publications/factsheets/80 • Factsheet 81 - Evaluación de riesgos: la clave para unos trabajos saludables , de la EU-OSHA. Disponible en https://osha.europa.eu/ es/publications/factsheets/81 • Guía La protección de datos en las relaciones laborales , de la Agencia Española de Protección de Datos. Disponible en: http:// www.agpd.es/portalwebAGPD/canaldocumentacion/publicacio - nes/common/Guias/GUIA_RelacionesLaborales2.pdf • Guía de Seguridad de Datos, de la Agencia Española de Protec - ción de Datos. Disponible en: https://www.agpd.es/portalwebA - GPD/canaldocumentacion/publicaciones/common/Guias/GUIA_ SEGURIDAD_2010.pdf

11. Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial 15 Figura 2. Fuentes de información (adaptado de Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2005). Fuentes de información (listado no exhaustivo) : • Opinión de todos los grupos sociales implicados. • Observación del trabajo mientras este se está llevando a cabo. • Registro de las posibles tensiones y «desviaciones » entre los procedi - mientos de trabajo teóricos y los procedimientos reales. • Documentos, estadísticas e informes que puedan aportar información y que puedan estar relacionados con el tema: • Datos generales sobre la empresa : antigüedad, organigrama, sistemas de horarios, de salarios, de promoción, etc. • Características de la plantilla : sexo, edad, antigüedad en la empresa y en el puesto, etc. • Diferentes aspectos que afectan al persona l: absentismo, enfermedades, formación, siniestralidad, rotación del personal, solicitudes de cambios de puesto, sanciones, etc. • Diferentes aspectos que afectan a la producción : calidad de la producción, recha - zos, índices de producción, intervenciones de mantenimiento, averías, etc. • Actas e informes del comité de empresa, del comité de seguridad y salud, del servi - cio de prevención, etc. • Consulta de otros estudios, teorías y conocimientos existentes relacionados con el tema. Algunas preguntas habituales que surgen en esta fase inicial de acercamiento tienen que ver con: el empleo de instrumentos de ayu - da u organización de la información, que sean específicos para esta etapa; la conformación de las futuras unidades de análisis (UA); la cuestión población/muestra; etc. Veámoslas. ¿ Existe algún listado estandarizado de preguntas, factores (demanda, control, tiempos de trabajo, desempeño de rol...), que pueda ayudar a elaborar un guión de entrevista previa, unas primeras cate - gorías de observación,... algo que pueda orientar de forma global? A día de hoy, se cuenta con un número muy amplio de publicacio - nes y p áginas web de calidad que pueden ser útiles en este cometi - do. Sólo por citar algunas de ellas (listado no exhaustivo): • El Factsheet 31 de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo -EU-OSHA- (2002) presenta un sencillo

Vistas

  • 3544 Vistas totales
  • 2893 Vistas del sitio web
  • 651 Embedded Views

Acciones

  • 0 Social Shares
  • 1 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Veces compartido

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+

Incrusta 1

  • 1 www.google.es